Facebook Twitter Google +1     Admin
juegos gratis
juegos gratis

Artículo Periodístico 173º: “¿Sobre Dios?, III”.

                        Artículo Periodístico 173º: “¿Sobre Dios?, III”.

                        0. ¿Debemos intentar analizar, razones y argumentos, mitad de ciencia, mitad de filosofía, mitad de la fenomenología religiosa, etc., sobre el tema de Dios? ¿Ya que éste es tan importante y tan esencial al ser humano, que no es lo mismo creer en Dios que no creer…? ¿Puede que el cubismo no te guste o el flamenco, pero creer o no creer en Dios es esencial para todo ser humano, es decir, crea una marca intelectual y volitiva en su conciencia y en su inconsciencia…? ¿Además de todas las cuestiones derivadas de ésta, de la inmortalidad del ser humano, de la eternidad del ser humano, del hipotético Juicio Particular, de que exista Cielo y No Cielo, etc.?

                        1. Si las religiones se pusiesen de acuerdo, y no se causasen violencia entre ellas, ayudaría mucho a la extensión de la creencia en Dios. De que los hombres crean libremente en Dios, no que crean por obligación o por control social…

                        Es imposible pensar que hoy, se siga persiguiendo a personas por sus creencias religiosas, de religiones que llevan existiendo siglos. Es imposible pensar que esto suceda. Y esto sucede. Por tanto, las jerarquías religiosas y sus grandes teólogos de esas religiones tienen un deber moral ante Dios y ante la humanidad de que esto no suceda. Y si no ponen remedio a esto, creo que Dios, si Dios existe esto se lo tendrá en cuenta, y quién sabe, si existe Cielo y No Cielo, acabarán en el Lado Obscuro de la Eternidad…

                        Si las altas jerarquías religiosas condenasen a las personas que matan o secuestran o venden o violan a otras personas por tener diferente religión. Si las altas jerarquías de esas religiones condenasen con las penas del infierno, de la apostaría y de ser echados de sus religiones, en pocas décadas se acabarían estas aptitudes. Pero esto tendrían que hacerlo todas las religiones. El cristianismo ya lo ha hecho. Pero otras religiones y sus jerarquías tienen, dicho de forma correcta y sin desear ofender y de maneras sutiles y débiles, tienen posturas contradictorias y paradójicas sobre este tema…

                        Es una enorme ofensa a Dios, un pecado que quizás Dios no pueda perdonar, porque el sujeto cuando reflexione en la hora de su muerte y vea lo que ha hecho, y encima no se haya arrepentido nunca, puede que Dios no pueda perdonar, porque el individuo no será capaz de perdonarse a sí mismo. Que se utilice la muerte, el pillaje, la venta de personas, la esclavitud, y otras crueldades, utilizando el nombre de Dios o del Misterio, por parte de una población que dice creer en Dios, es lo más cruel que se puede hacer a Dios, o al menos, unos de los males y pecados y crímenes mayores que se pueden hacer contra Dios… Y hacerlo hoy, hoy, en cualquier lugar del mundo, no tiene nombre, ni existen palabras para calificar esta barbaridad…

                        2. No es de extrañar que existan muchos colectivos e individuos, de cualquier lugar del mundo, que piensen que las religiones y el concepto dios solo ha servido a lo largo de la historia para machacarse unos hombres contra otros, para controlar a los pueblos y a las sociedades, para dominar a unos hombres por parte de otros, etc.

                        Es decir, una de las causas del ateismo moderno, es ésta. No es solo Kant, ni Hume, ni todos los demás filósofos, que apenas nadie lee, nada más que los especialistas. Nos guste o disguste. Y todas las jerarquías religiosas deberían escuchar estas palabras y pensarlas, dentro de sus templos sagrados, en sus habitaciones, en la naturaleza cuando estén pensando en Dios…

                        No pueden dejar que en nombre de un Dios, de una religión equis, personas masacren a otras, por el solo hecho de tener otra religión, que al final, todas buscarán a Dios, se supone…  Es una monstruosidad, esto es peor o comparable a los campos de exterminio de la segunda guerra mundial o del siglo veinte… Es peor, incluso que eso, porque encima está hecho hoy mismo… hoy, no hace sesenta años… hoy…

                        3. Si de verdad aman a Dios, si de verdad buscan a Dios, todas las religiones, todas sus teologías, todas sus jerarquías religiosas deben buscar, racionalizar lo más posible sus mandatos y normas. De tal modo, que las razones que hoy el saber humano ha encontrado, pueda matizar razones e ideas surgidas hace siglos o hace milenios…

                        4. Aunque Dios sea una idea imaginaria, abstrusa, sin realidad, inventada e imaginada por los seres humanos. Se debe por un lado dejarla que los hombres la sigan teniendo, y por otro lado, racionalizarla y moralizarla. Es decir, que no se debe aceptar, que en nombre de Dios se hagan barbaridades. Por consecuencia, todos los hombres, tienen derecho, con respeto y con modestia, indicar al resto de los seres humanos, con sus distintas concepciones de Dios que tienen, si les parece bien o no bien, si les parecen racionales o no racionales, si les parecen morales o no morales… Y eso hacerlo con respeto, pero como una obligación de todos los seres humanos con el resto de seres humanos. Y los humanes que creen en Dios, deben permitir que los demás hombres, con respeto, pero con firmeza puedan dar su opinión, analizar sus ideas, analizar sus argumentos, etc.

                        Ni unos, pueden criticar negativamente sin respeto y sin razones, y los otros, no pueden negarse a que los demás seres humanos puedan opinar sobre su concepto de Dios, sus religiones, sus fundadores, su historia, sus morales, sus dogmas…

                        5. Si Dios existe, o si Dios no existe. No creo que Dios le importe que los hombres intenten, con mesura y con modestia, que utilicen sus conocimientos y su razón y hablen de Él. Indiquen lo que les parece el mismo Dios, el concepto de Dios, la moralidad o las formas de prácticas o de ideas o de enunciados que presuntamente nos ha revelado o, y que los hombres creen o aceptan o dejar de creer o de aceptar.

                        Si existe Dios, Dios no es como los hombres. Por tanto, no le importará de ninguna forma, de ninguna manera que podamos hablar de Él. Ustedes creen que si las hormigas pensasen y hablasen entre ellas de nosotros los hombres, a nosotros nos incomodaría mucho si sus juicios fuesen acertados o desacertados sobre nosotros…

                        6. De todas formas quien cree que su concepción de Dios es la verdadera, y además quiere imponerla al resto de los hombres. Antes de imponer la idea a los demás hombres, con violencia o con leyes o con obligaciones de todo tipo, pues que vaya a un sanatorio de enfermos terminales y que en Nombre de su Dios los cure. Entonces si los cura inmediatamente, entonces esa persona será consciente de que ni siquiera con ese signo prodigioso puede obligar a nadie a creer en su Dios, pero si ni siquiera consigue eso, menos aún. Por tanto, a las personas creyentes en tal o cual religión, si su Dios no obliga a las personas a que crean, Él personalmente no les obliga o no se manifiesta obligándoles, serían más exacto, menos los hombres, aunque digan que tienen autorización del Ser Supremo.

                        Pongamos un poco de racionalidad en este asunto. Pero los que no creen en Dios, tampoco obliguen a nadie a no creer en Dios. Porque también se ha dado esta segunda postura, y en el siglo veinte masivamente… 

                        7. Las propias tradiciones religiosas y las filosofías que aceptan la religión, a Dios, la metafísica deben depurar sus elementos, que sean más racionales en el sentido común, y desde luego más morales. Porque a veces, en nombre de Dios se pueden hacer verdaderas crueldades y crímenes. Cosa que de existir Dios, le parecerá una aberración.

                        8. No se puede en nombre de Dios tener a los hombres y a los pueblos atados, esclavizados a mil normas y mil mandatos. Por supuesto que cada tradición religiosa tiene que tener unas normas, dogmáticas y morales y éticas, pero también todo, todo debe ser con prudencia. Porque si Dios existe y Dios ha creado al ser humano, lo ha creado libre. Incluso obligarse a creer debe ser con y en la libertad humana. Porque Dios desea la libertad o debe desearla del hombre, para ser amado libremente por el hombre, no amado a la fuerza…

                        9. Exista Dios o no exista, hay que ser muy prudente en la utilización de Dios, por parte de los hombres… hay que ser muy comedido, muy racionales, muy morales, muy espirituales, no vayamos a utilizar a Dios, para nuestros fines.

                        Y en este sentido habría con moderación y mesura y prudencia ir revisando quizás prácticas que se hayan hecho en el pasado en Nombre de Dios. Más si se siguen realizando normas parecidas o similares en nombre de Dios. Porque esto puede ser una blasfemia.

                        10. Insultar a Dios, puede ser y debe ser y es una blasfemia muy grave, pero utilizar a Dios con otros fines, y utilizar a Dios para violencias y muertes y crueldades, es y debe ser una blasfemia muchísimo mayor, con consecuencias más nefastas…

                        Quizás realizar un chiste en contra de Dios, sea además de una ridiculez, sea también una falta moral, sea también una blasfemia, pero matar a una persona por haber hecho un chiste sobre Dios, parece o debe parecerle a Dios, que es aún más blasfemia. Y posiblemente tenga un castigo eterno para la persona que lo haga, si no se arrepiente… pongamos las cosas en orden. Si Dios permite al hombre que tenga libertad, sabe Dios que el hombre puede utilizar la libertad como quiera y como desee…, y ya tenía previsto que el hombre utilizaría la libertad de forma incorrecta, pero Dios lo ha creado libre, y después en la Otra Vida le dará el premio o el castigo, y no necesariamente en ésta. Si hubiese quiero dárselo en ésta, no lo habría creado libre, y desde luego impartiría el castigo Él, y no otro hombre…

                                             © jmm caminero (28 dic. 14-21 enero 15 cr).

Fin Artículo 173º: “¿Sobre Dios?, III”.

                                                                                  *



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris