Facebook Twitter Google +1     Admin
juegos gratis
juegos gratis

Artículo Periodístico 190º: “¿Sobre Dios?, IV”.

                        Artículo Periodístico 190º: “¿Sobre Dios?, IV”.

                        0. Exista Dios o no exista, Dios es una realidad esencial para el ser humano. Ha sido durante docenas de milenios y sigue siendo hoy. Si no para toda la población, si para la inmensa mayoría. Por tanto, debemos estudiar y analizar algunos puntos sobre esta cuestión.

                        1. No puede ser utilizado un concepto de Dios, o una tradición religiosa, como excusa o motivo o razón para que en nombre de ese Dios o esa tradición religiosa se haga mal, mal real y efectivo a otras personas, de otra confesión religiosa, de otra ideología, incluso de personas que no crean en ninguna y se consideren ateos o agnósticos. Es decir, de existir Dios, Dios no justificará, ni permitirá, y castigará al que en su Nombre mate a otros seres humanos, o en su Nombre a otros seres humanos los meta en la cárcel, o en su Nombre castigue a otros seres humanos…

                        2. Las guerras y conflictos entre religiones, es una de las razones de que muchos hombres y mujeres del mundo duden de las religiones y duden de la existencia de Dios.

                        Por tanto, ningún individuo, grupo, colectivo, o ideología religiosa debe utilizar a su religión o a su Dios en contra de otras religiones, de otras ideologías religiosas o no religiosas.

                        3. Toda religión o tradición religiosa debe irse analizando a lo largo de los siglos e ir adaptando normas y medidas. Especialmente las que tienen una enorme incidencia sobre la existencia humana, o normas que al final, no tienen tanta importancia en sí mismas, ni siquiera en el orden religioso… Podríamos poner multitud de ejemplos…, incluso las normas religiosas, se deben ir adaptando a los tiempos y al saber, sin que el núcleo de ellas, no se cambie o se matice… Pondré un ejemplo o un experimento mental, si una tradición religiosa lleva prohibiendo que sus fieles coman pepinos o pimientos porque así se ha revelado hace veinte o treinta o diez siglos…, creemos que no es o no sería faltar a Dios, que las actuales jerarquías religiosas de esa ideología religiosa pusiesen en análisis dicho principio, o al menos, lo matizarán tanto, que lo ampliarán o de alguna forma permitieran comer pepino o, y pimientos en todas las circunstancias, etc.

                        4. El tema de Dios es tan serio y tan profundo, que hay que tomarlo con sumo respeto. Y no se le respeta a Dios si no dejamos que analicemos la multitud de normas religiosas que en toda tradición religiosa existen…

                        Nos enfrentamos con el problema eterno de que ha sido revelado por Dios…, pero las normas, sin entrar en detalle, las normas religiosas, son diríamos de cuatro clases: unas, que han sido reveladas directamente por Dios, existiendo distintos grados de revelación; segundo, las normas dichas o dadas por los profetas, inspiradores, reveladores, grandes creadores de esas tradiciones religiosas; tercero, normas que se adoptaron en las primeras generaciones de ese movimiento religioso, en sus primeros tiempos; cuarto, normas derivadas a lo largo de los siglos, teniendo en cuenta, su tradición, los tiempos, las circunstancias…

                        Por tanto, el análisis y estudio y por tanto, la renovación, la matización y renovación y adaptación de cada norma y de cada tipo de normas religiosas es distinta. Y existirían muchas que se podrían si no abolir totalmente, si parcialmente, y otras casi totalmente…

                        5. El ser humano no puede pasar sin Dios. Sea Dios una realidad inventada o imaginaria del ser humano. Sea un producto de la evolución histórica, biológica, psicológica, cultural del ser humano. O sea Dios una realidad en sí mismo o en si misma. El ser humano está orientado a Dios… Sea por la razón que sea, o mejor dicho por la combinación de razones que sean….

                        Hasta ahora todas filosofías, ideologías, culturas, sistemas teóricos y prácticos que se han enfrentado a Dios. Algunos enormemente complejos y con enorme fuerza, como se han visto en el siglo veinte. Todos esos sistemas han fracasado contra Dios, sea Dios una idea real en sí o sea una realidad en sí o solo sea una invención humana…

                        Es cierto que la aceptación de Dios ha disminuido ostensiblemente en el siglo veinte, en un tanto por ciento de la población. Pero como la población ha aumentado, hoy hay viviendo más personas que nunca han vivido en una época que creen en Dios, en el Misterio, o en alguna concepción de algún tipo o de algún modo o de alguna realidad o de alguna forma…

                        6. ¿Por qué ese deseo de Dios que durante milenios la inmensa mayoría de seres humanos han tenido, si no en toda su vida, en muchos momentos de su vida, y desde luego en algunas épocas de su existencia más que en otras…?

                        ¿Quizás porque tengamos algunos radares internos que nos llevan a necesitar a Dios, quizás porque en si exista Dios, quizás porque ambas cosas se dan y se producen, que nosotros tenemos algo dentro de nosotros que nos lleva a buscar a Dios, y además exista ese Dios de forma objetiva, aunque no sepamos lo que es, y además si quieren razones históricas, culturales, sociales a y en todos los ámbitos…?

                        7. No olvidemos que ante el problema de Dios, desde el punto de vista religioso hay unas dos docenas de grandes tradiciones religiosas que lo afirman de una manera o de otra, excepto quizás el budismo. Y existen una docena de posturas filosóficas en cuanto al problema de Dios…

                        Después existen diríamos distintas formas de práctica o de praxis ante el tema de Dios y de lo religioso y de lo sagrado, desde el escepticismo práctico hasta la creencia práctica más profunda y esencial…

                        También no podemos negar que existen, algunas, muy pocas, ideologías claramente en contra de Dios, pero unas porque creen que no existe esta realidad en sí, sino que son solo fenómenos psicológicos, sociales, culturales, históricos, y otros creyendo que existen, que creo que es la postura peor, sabiendo que existe Dios, no quieren adorarlo, no quieren alabarlo, no quieren que exista, aunque creen que existe Dios, no quieren estar a su lado, ni ahora, ni en la eternidad… Lo cual incluso diríamos los pocos que lo niegan de esta última postura, no niegan que exista Dios, sino que saben que existe Dios, pero no quiere que exista. Creo que es la posición más perniciosa que el hombre ha creado y ha concebido, es como de forma analógica, saber que existe el Everest y negarse a admitir que exista, incluso ir en contra del Everest…

                        8. Si existe Dios podemos pensar también que existe o tenemos un principio de inmortalidad que en occidente llamamos alma y en oriente una concepción de eternidad, variantes del panteísmo…

                        Si existe Dios y tenemos alma inmortal somos como seres humanos una cosa distinta que si no existe Dios y no tenemos alma inmortal. En este segundo caso seríamos primates más o menos evolucionados, pero nada más. No es poco pero desde luego es inmensamente más que exista Dios y que tengamos eternidad.

                        Ciertamente esa concepción eterna exige, al menos en las metafísicas religiosas y filosóficas occidentales que existen dos destinos diferentes, una eternidad en Dios, que llamamos Cielo, y una eternidad sin Dios pero sabiendo que existe Dios, que se llama infierno…

                        9. Todo ser humano tiene la obligación de buscar a Dios. Crea o no crea, crea esta realidad como posible o solo es una convención de milenios o sea un producto de su cerebro o de la historia o de la endoculturación. Porque si existe Dios, todo es de un modo diferente de si no existe…

                        10. De todas formas los que tanto negáis a Dios, mirad a las generaciones que os precedieron, la mayoría de los que se pasaron toda la vida negando a Dios, cuando llega la hora o los días anteriores a la muerte, de alguna forma, sea por miedo o sea por claridad mental, intentan reconciliarse con Él. Esta es la realidad, guste o no guste. Esto ha pasado a la mayoría de ateos, agnósticos, indiferentes, no practicantes… O al menos, eso es lo que se dice…

                        Por tanto, si así es, al menos tú reconcíliate, ahora que eres joven o eres adulto o estás en la plenitud de tus fuerzas físicas o psicológicas, o estás empezando ya en el declive…

                        11. Piensa que si tu postura es debida a la endoculturación familiar, porque a tu abuelo o bisabuelo le pasó algo. Pues piensa que tu bisabuela iba vestida de una manera y tú vas de otra… Es decir, busca de verdad las razones de tu negación de Dios, busca de verdad las razones de tu afirmación de Dios.

                        Exista o no exista Dios, nada es y nada será como Dios. Si existe nada es y nada será jamás como Dios. Si ha sido inventado por el ser humano, ninguna idea de las que invente será tan grande como ésta…

                                         © jmm caminero (21 enero-19 febr. 15 cr).

Fin Artículo 190º: “¿Sobre Dios?, IV”.

                                                            *



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris