Facebook Twitter Google +1     Admin
juegos gratis
juegos gratis

Artículo Periodístico 242º: “La ropa, el protocolo, la autoridad, la política”.

                   Artículo Periodístico 242º: “La ropa, el protocolo, la autoridad, la política”[1].

                   0. ¿La autoridad política mientras ejerce sus actos y actividades, especialmente en las representaciones, cámaras, parlamentos, consistorios deben llevar una ropa adecuada? ¿En Occidente el símbolo de autoridad para los varones es la chaqueta y la corbata, al menos?

                   1. Nos debemos preguntar que ante la minusvaloración del ejercicio de la actividad política, uno de las varias docenas de factores o variables es la presentación de la ropa o el vestido. O dicho de otro modo, una vestimenta correcta y adecuada para el momento es necesaria para el ejercicio de la autoridad política.

                   2. Una persona en la calle, mientras pasea, puede ir vestida como quiera, dentro de unos límites. Pero en un despacho de una representación política (sea ayuntamiento, diputación, autoridad regional o nacional) no se le debe exigir que al menos lleve la ropa correcta que representa y simboliza la autoridad de su cargo.

                   3. Un cargo es una representación del pueblo. Sea este pueblo una ciudad, sea una provincia, sea una región, sea una nación o Estado.

                   4. No se es menos democrático porque los varones vayan vestidos de traje y corbata en sus actos de representación política. Aunque después en la calle, quizás cuando salgan de sus despachos y de sus parlamentos se quiten la corbata y vayan sin ella, o incluso se quiten corbata y chaqueta y vayan caminando por la calle en camisa…

                   5. Quizás uno de los problemas añadidos y que quizás no tenga solución es que las autoridades políticas por multitud de razones no caminan por la calle, salvo en algunos periodos electorales. Comprendemos que la seguridad debe primar sobre todos los valores. Entendemos que por la calle, todo el mundo o les pediría favores o los abordarían exigiéndoles unas cosas u otras, o incluso polemizando con ellos, con distintos cariz y distintos niveles. Comprendo todo ello y todas las razones añadidas.

                   Pero viendo la enorme necesidad de la elevación de la estima por lo público, lo político, la cosa pública, la función pública, la autoridad. Todos los cargos, desde los de nivel más bajo hasta los más altos, al menos deberían dedicar un día a la semana. Un día a caminar por la calle. Ir a su trabajo de representación política andando o en los medios convencionales de transporte. Quizás, salvo el presidente de gobierno. Eso sí con la suficiente seguridad para sus personas.

                   6. Nos podemos encontrar en las próximas semanas y meses que parte de las autoridades o de las personas que son la representación del pueblo, no solo en las calles que tienen derecho, no solo en los despachos que diríamos sería un terreno admisible en algunos casos, sino en las altas representaciones o en las cámaras de representación (sean de consistorios o ayuntamientos, sean de diputaciones, sean de parlamentos regionales, sean de Cortes Nacionales) vayan en camisa, simple camisa, sin corbata, sin chaqueta, sin traje.

                   Este problema cuando llegue el momento, supongo que llegará a los medios de comunicación y llegará a las columnas de opinión este problema o esta cuestión o este hecho. Quizás este artículo en  concreto se está adelantando a este problema.

                   Pero es obvio que la autoridad política hoy en Celtiberia, en todos sus niveles y escalas está en una situación de bajo nivel, tiene una valoración por la mayoría del pueblo muy baja, está demasiado criticada. Por lo cual todo lo que pueda contribuir a elevar la fama y el honor y la autoridad de la política y de la rex pública seria necesario. Y el detalle de la ropa sería uno de las docenas de factores que habría que tener en cuenta.

                   7. Por todo lo cual parece que aunque sea una variable pequeña, la ropa correcta en el lugar correcto, haya que plantearse que la autoridad y el ejercicio de la autoridad política, la ropa correcta, la representación de dicha autoridad, la simbología de la autoridad, etc., debe ir unida también al traje o al vestido o al vestuario correcto. Al menos al que en Occidente se considera correcto.

                   No se es más progresista, ni menos, ni más conservador, ni menos por ir en las Cámaras de Representación política, a y en todos los niveles territoriales vestidos de la forma correcta occidental. La imagen, según el dicho, y ahora las imágenes viajan a velocidad de la luz, es esencial para el ejercicio de la autoridad.

                  Tal como está la situación política en la Piel de Toro, lo pequeño también tiene importancia. Más cuándo desde fuera están mirando con lupa.

                   Por aclaración personal, no suelo ponerme chaqueta, y menos aún chaqueta con corbata. Por si alguien cree que estoy defendiendo o proyectando una forma personal de vestuario.

                   8. Si nos encontramos en las distintas cámaras de representación territorial dentro de unas semanas o meses, como ya en algunas sucede, y como aún podría suceder más personas solo con camisa qué proyección de autoridad y de poder estamos enviando al mundo.

                   ¿O dicho de otra manera cuándo las elites políticas y económicas extranjeras vean las fotografías de que personas de la autoridad política de Celtiberia, en parlamentos regionales o en consistorios de ayuntamientos o en Cortes Nacionales van vestidos solo con camisa o con jersey, qué pensarán de dicho país, de dicha sociedad, de dicha autoridad política, qué simbología o mensaje están enviando? ¿Pensarán que somos un país y una sociedad y tenemos unas autoridades que son serias y responsables o pensarán que quizás solo somos unos advenedizos…?

                   ¡Pero puede ser que esto no se produzca a nivel de grandes ayuntamientos, de cámaras parlamentarias regionales o nacionales, o solo siga produciéndose en los ayuntamientos, en docenas o cientos de ayuntamientos que no salen en las fotografías de los medios de comunicación!

                   ¡Qué país, qué paisaje, qué paisanaje decía Unamuno, pues eso, qué país, qué paisaje, qué paisanaje…! ¿Y nadie se ofenda, porque a nadie se desea, ni se quiere, ni se necesita se sienta ofendido!

                                    © jmm caminero (28 mayo-18 junio 2015 cr).

Fin Artículo 242º: “La ropa, el protocolo, la autoridad, la política”.

                                                                  *



[1] Enviado y publicado en el per. dig. El Periodista Digital, el día 18 junio 2015.

Domingo, 04 de Diciembre de 2016 09:44 soliloquios #. Artículos Politica y Economia y Salud


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris