Facebook Twitter Google +1     Admin
juegos gratis
juegos gratis

Se muestran los artículos pertenecientes al tema Epopeya XXVIII-Poesía-Epopeya Filosófica.

Epopeya Filosófica, XXVIII. VERSOS, I. © jmm caminero

              Epopeya Filosófica, XXVIII[1]. Versos I-X[2].(c) jmm caminero.

 

                        Índice.

                        - Prólogo.

                        - Versos I. 

                        - Versos II.

                        - Versos III.

                        - Versos IV.

                        - Versos V.

                        - Versos VI.

                        - Versos VII.

                        - Versos VIII.

                        - Versos IX.

                        - Versos X.

                                                           Prólogo.

                        1. ¿Cómo explicar la simpleza y la complejidad de algo? Empecemos por los poemas, sean buenos o sean malos. Utilicemos un planteamiento estructuralista.

                        Una palabra es una palabra, varios vocablos forman o conforman un verso. Varios versos un poema. Por consecuencia, un poema tiene un significado dentro de sí mismo, y cada verso en sí mismo y formando una parte del poema.

                        Varios poemas forman un poemario o un libro de poemas, aquí, sería una parte o cuaderno de esta obra que titulamos Soliloquios o Cuadernos.

                        Varias partes o cuadernos de poemas conformarían una estructura mayor, que denominamos Epopeya o Epopeya Filosófica.                       

                        En total, hay unas veinte ocho partes o cuadernos de la Epopeya Filosófica, más esta o estas partes de este cuaderno.

                        Toda la Epopeya filosófica tiene una especie de unidad. En total quizás unos cuarenta mil versos. No los he contado. Quizás uno de los poemas más largos de la tradición occidental.

                        La extensión evidentemente no implica calidad, innovación, creatividad, poeticidad, sensibilidad, valor y todas las demás cualidades. Pero al menos la extensión ya dice algo de un ente o de un elemento. No es lo mismo mil euros que diez millones de euros. Evidentemente. No es lo mismo que un poema o epopeya, tenga cien versos o cuarenta mil… Aunque solo sea esa la diferencia. De todas formas, extenso o reducido, lo que está dentro de esta obra, no se valora. Da lo mismo sea novela o teatro o ensayo o patatas fritas. No tiene ningún valor para mis coetáneos, sean estos especialistas o solo lectores.

                        A su vez, esa Epopeya es una parte más de toda la obra, de un único título o libro o autor, que denominamos Cuadernos o Soliloquios.

                        ¿Queda claro o sirve para algo esta explicación? (07 mayo 13cr).

                        2. Me pregunto, si debo intentar, en la medida de mis circunstancias, escribir varios miles de versos, y expresar, o intentar expresar toda la posible realidad humana y natural, interior y exterior, individual y colectiva. Toda una metafísica de la realidad. Todos los grados posibles de experiencia humana, todos los grados posibles de sentimientos y afectos y emociones. Aunque se hablen en primera persona, lo que se reflejaría es la realidad humana.

                        La epopeya, lo realizado en años anteriores, incluyendo los versos y poemas que están dentro del texto de novelas y otros géneros, y más lo que se realice en el futuro. La epopeya como una unidad, un intento de expresar, con todas las tendencias y estilos y formas, casi siempre en verso libre, la gran epopeya humana. Pero no solo contar o narrar algunos hechos históricos, culturales, sociales, etc., sino la interioridad humana.

                        Me pregunto, constantemente si debo intentarlo, aunque a nadie interese, aunque no tenga la suficiente calidad e innovación. Al fin, no olvidemos, hasta ahora mi labor filosófica y literaria y plástica ha sido un enorme fracaso. Y como siempre, mezclar y combinar todos los géneros artísticos y literarios y filosóficos posibles. (19 junio 13).

                        3. Intentamos mostrar todos los estados mentales y de conciencia, y dentro de éstos multitud de ideas, emociones, pulsiones, pasiones, percepciones, conceptos. Que puede ser aplicable a la mayoría de seres humanos o a cada uno de los seres humanos. A unos, unas y a otros, otras, a la mayoría casi todas. Estamos intentando narrar la epopeya de la vida, de la vida humana, y algo de la vida no humana. Incluso algo de existir, real o no realmente, al menos mentalmente, algo de los mundos metafísicos o espirituales del y en el ser humano. Por eso es una epopeya. No una epopeya de grandes héroes o genios que conquistan conocimientos o países. Sino de cualquier ser que respira que es una épica en sí, todos los días, durante lustros cumplir con sus deberes de estado, según sus circunstancias y obligaciones. Unos, en mundos morales, otros, en mundos menos morales. Todos con sus penas y sus alegrías. Distintas y similares. Unas, diferentes, otras, parecidas. Supongo que con estas explicaciones. Se comprenderá el enorme esfuerzo de análisis, síntesis, observación, estudio, percepción, conceptualización y docenas de diferentes operaciones mentales que supone esta obra. Esta obra en su totalidad, y esta obra, como epopeya, realizada a lo largo de docenas de años. Y que este tomo solo sería una parte más. (30 junio 13)

                        Epopeya Filosófica, XXVIII. VERSOS, I[3]. © jmm caminero

                                                           I, 1.

                        “Se desanubló la espalda visitando ideas

                        Recordando los cimientos de la tierra

                        Enturbiándose la conciencia de haber sido

                        No entendiendo a los humanes

                        Que doblados en trozos de sistemas

                        Se han roto empequeñecidos de ser

                        Laberintos circulares y elípticos de la tarde

                        Bienvenidas de momentos

                        Te has encontrado frente al espejo

                        Y se reflejan dolores”.

                                                           I, 2.

                        “Se rompen los ojos rezumando

                        Pianos de sonidos y colores

                        Rebuscando una nota o una sonrisa

                        Quizás una nueva mirada de ser

                        La caracola canta al cielo sin hablar

                        Y tú en tu rincón te rompes la mente

                        De insatisfacción azul y verde y negra

                        No comprendes nada y te destrozas

                        El alma en ese aniquilamiento interior

                        O buscas todo tipo de experiencias

                        En un sector del camino verde

                        Retumbando cada agonía en cada rostro

                        Te has perdido en tu límite de topo”.

                                                           I, 3.

                        “En el llano de la mesita de noche

                        Dickinson, Pessoa, Whitman, Borges, Neruda

                        Acompañados de Teresa de Ahumada,

                        La Capilla Sixtina, diccionarios

                        Y otros laberintos de la historia

                        Intentando con esos instrumentos

                        Que el silencio de la noche sea menor

                        Y la luz del cerebro se aplaque somnolienta

                        Buscador de conceptos y afinador de ideas

                        Ver el silencio y ahuecar lo lleno

                        Rompedores de vivencias y creadores de experiencias

                        Porque nos atraen palabras y sonidos de palabras

                        Montañas azules flotando sobre mares de recuerdos

                        Somos lo que hemos sido y lo que hemos soñado ser

                        Cantares sin música y cantares con sinfonía

                        Árbol con las raíces al aire y hojas en la tierra

                        Venid a mí y decidme una palabra de consuelo

                        Que ya sé que me resta menos tiempo de existir

                        En esta penumbra aparecida en el aire

                        Demasiados dolores sin sentido

                        Hemos estado pariendo avenidas”.

                                                           I, 4.

                        “Palabras que unen orillas y labios

                        Realidades y mentes

                        Desde el principio del mundo

                        Has buscado

                        Especie humana”.

                                                           I, 5.

                        “Pensarán o sentirán o descifrarán estas palabras

                        Dentro de mil o diez mil años

                        Cuando sus cuerpos y mentes caminen en el vacío

                        De viajes en la galaxia

                        Que pensarán y sentirán de nosotros

                        Esos vivientes más desarrollados que nosotros

                        Sufrirán los dolores y agonías y penas y alegrías

                        Similares a las nuestras

                        O serán ya otra y otras especies humanas

                        Y sus caminos se habrán nublados de otros intereses

                        Me pregunto muchas veces

                        Qué dirán dentro de diez milenios

                        De nosotros pequeños vivientes”.

                                                           I, 6.

                        “Nadie al lado de alguien

                        No desea entender

                        Palabras escritas

                        No mira sus reflejos

                        Ni refleja en ellas algo de sí misma

                        Ignora esos laberintos

                        Y a nadie puedes cuestionar

                        Si estos vocablos son liberaciones

                        O destrucciones de la nada”.

                                                           I, 7.

                        “Todo obscuro y claro arrollo de fuente de vocablos

                        Para que nadie comprenda y nadie entienda

                        Ni siquiera el que envía esos oráculos al mundo

                        Duermes otro día sabiendo que es ignorado el mensaje”.

                                                           I, 8.

                        “El vientre ha crecido azul y rosa

                        Lleno de flores y mares dulces

                        El vientre se ha abierto como tectónica de esperanza

                        Una nueva conciencia está abriéndose al infinito”.

                                                           I, 9.

                        “Mañana dentro de veinticuatro horas

                        No sé lo que será de mi cuerpo y mi psique y mi alma

                        No sé si estaré respirando este aire

                        O frente al tribunal de Ra o Dios estaré enseñando mis obras e intenciones

                        Un caballo blanco y negro cruzaría por mis recuerdos

                        Y de verdad miraría sin tapujos y engaños mi ser

                        Se han labrado aspiraciones de nadas y de todos

                        En aquel lugar de un ser esperanzado de viernes

                        No sé lo que hoy tendré que respirar”.

                                                           I, 10.

                        “Deseos y necesidades casi infinitos en el alma humana

                        Y estamos perdidos jugando a esos recovecos del ajedrez

                        Y te pierdes y te engañas en tu conciencia

                        Te has perdido y encontrado muchas veces en tu cerebro

                        En el juego del jardín de tu yo frente al mundo

                        Todo el mundo busca algo que le haga singular

                        Siendo ya sin tener que buscar la diferencia

                        Percibo todos los días que algún rostro se hace invisible

                        De tu pequeña ciudad y arco iris de pianos de sonámbulos

                        Retorcidas esperanzas se vierten sobre el sombrero del mundo

                        Y tú arrastras tus deseos y necesidades casi infinitas

                        Arrastrando los pies de flores y barro”.

                                                           I, 11.

                        “No se rompe el alma con las miradas

                        De castigos y penitencias y sufrimientos

                        Sino con el día y el día sin entender el momento

                        Caes en una cárcel de ti mismo

                        Y no encuentras la luz para respirar

                        Todo se te parece nada y más nada

                        Cayendo en una espiral de laberintos

                        Deseos y conceptos perdidos en ti mismo

                        Se ha abierto el vientre de la tristeza

                        Y en la soledad de la filantropía

                        Esperas que valoren tu yo

                        Y le tengan un respeto mínimo

                        Tú que siempre has deseado el bien a todos

                        Te vas muriendo en tu sillón cada día

                        Una escalera sin límite horizontal vertical”

                                                           I, 12.

                        “No te ofendas si no entiendes estas metáforas

                        Preñadas de ideas

                        Estás imágenes incentivadas de conceptos

                        No te enfades contigo mismo

                        Ni con el escribano azul y rojo y negro

                        Todo está hundido en lo que pudo ser

                        Y se llenan hojas de voces

                        Para que el alma no se rompa en sí misma

                        Pero que tú solo conozcas algo de ti

                        No del pregonero del cancionero”.

                                                           I, 13.

                        “Es un mal interior y exterior de colores

                        Que te sientas más cercano

                        De esa voz de hace un siglo o diez

                        Que en algún rincón de este planetita

                        Respiró y sufrió y se alegró

                        Sientes más cercano a ese ser

                        Que alguien que en este momento respira contigo

                        Lamentas conocer más de los muertos con palabras escritas

                        Que de los vivos que existen a cincuenta o cien metros

                        De tu morada

                        Piensas que el Buen Dios te perdonará

                        Porque tu respirar es un intento de bien

                        De sinfonía buena para todos”.

                                                           I, 14.

                        “El ritmo del sonido del verso vocablo

                        De palabras ahuecadas en un papel

                        Eres tú y no los corceles de los acentos”.

                                                           I, 15.

                        “He percibido como fallece un minuto

                        He percibido como me muero en sesenta segundos”.

                                                           I, 16.

                        “Espalada coloreada túmulo arca sepelio

                        Horas días lloros losa tumba

                        Requien tiempo soledad

                        No está parecido fue allí

                        Soledad recuerdo sesenta días ya”

                                                           I, 17.

                        “No pones Nazareno tus labios

                        En mis negocios y nada florece

                        Y todo se convierte en arena y nada

                        En esfuerzo de batir el aire blanco y negro

                        No cantas tus deseos en mis afanes

                        Y todo se transforma en negrura de nada

                        No sé qué quieres de mis manos y cabeza

                        No sé que deseas de mis días y afanes

                        No sé lo que tus pensamientos

                        Han diseñado para mí

                        Todo mi pequeño existir una rueda sin descanso

                        Y movimientos eternos para casi nada

                        No se sienta esto como blasfemia

                        No sé Nazareno para qué me has criado

                        Casi nada que siembro florece

                        Debe ser no tengo talento para oír el viento”.

                                                           I, 18.

                        “Sentir el dolor de otros seres vivos

                        Sentir y no saber como dar un sosiego

                        Un poco de color más blanco y menos negro”.

                                                           I, 19.

                        “No saber si tus palabras encierran un misterio

                        Enigma que desentraña una realidad

                        O silencio que atraviesa la nada

                        Vacías y vacuas y nadas más nadas

                        No saber si eres un escritor o no lo eres”.

                                                           I, 20.

                        “Traedme en una vasija un corazón bueno

                        Que entienda que no solo el azufre está en la tierra

                        Traedme una mente de buena voluntad

                        La mía es a medias buena y a medias mala

                        Un olivo dentro del alma no te deja crecer

                        Sus luces variopintas destrozan tu mirada”

                                                           I, 21.

                        “Hoy no temo al morir

                        Mañana como la inmensa mayoría

                        Temeremos que exista Cielo y temeremos que no exista

                        Cada día intenta existir con bondad

                        Y no temerás tanto tu final terráqueo

                        Exista Algo detrás de la tapia

                        O solo sea un sueño invento humano”.

                                                           I, 22.

                        “Se inventan sueños y recuerdos

                        Los demás pagamos los dividendos

                        De los traumas que sus abuelos han causado

                        Sus historias negras

                        Que se han transmitido de padres a hijos

                        Y tú al acercarte a ellos

                        La lluvia torrencial y negra te está ahogando

                        Sus males dragones que han matado a su estirpe

                        Te está a ti también rompiendo las piernas”.

                                                           I, 23.

                        “Hay seres con ojos y labios y bocas

                        Que tú los invitas a dulces

                        Y ellos te pagan con aguijones

                        Por mucho que olvidas y perdonas

                        Tú eres el malo para ellos y sus próximos

                        El mundo al revés el triunfo del mal

                        Del mal sobre el bien

                        El que no es perfecto pero canta al bien

                        Es tomado por malo y difícil

                        Y el que adora lo negativo

                        Es alabado por el coro”.

                                                           I, 24.

                        “Vamos detrás de las sombras

                        Y las luces

                        Engañados por nosotros mismos

                        Y por las ilusiones de todos

                        Vamos detrás de lo que ha sido

                        O podría ser

                        Vamos detrás de árboles parlantes”.

                                                           I, 25.

                        “”En mi ventana avanza un sonido

                        Es laberinto de pájaro con cabeza de humano

                        No ha existido solo está en las cavernas de mi imaginación

                        Troceamos el existir para comprender algo

                        Que tú y todos

                        Somos seres iguales y similares y casi idénticos

                        Cambian las cortinas que arrastramos

                        Y las estrellas y lunas están en todos los ojos”

                                                           I, 26.

                        “Viene el lloro y lamento del volcán del alma

                        Y no sabemos como aliviar el fuego que nos abrasa

                        Llenos de deseos y adornos de colores

                        De todos los vientos azules y arco iris

                        Se han estropeado los vientres al mirarse

                        Lagos sin diques marrones

                        Mil pianos llevamos en la frente

                        No hagas algo sin pensar

                        Mañana puede ser que pese mil toneladas

                        El olvido es más difícil que el recuerdo”.

                                                           I, 27.

                        “Tristes ojos

                        Que ansían el morir

                        No desea oír

                        Que le rompieron la vida

                        Los que la obligaron a vivir”.

                                                           I, 28.

                        “Palabras e imágenes que a nadie sacian su hambre

                        Vocablos y conceptos que a nadie sacian su sed

                        Eso es lo que produce mi sangre”.

                                                           I, 29

                        “Uno se mira a si mismo

                        Y al otro encandilado en espejos

                        Analiza el tiempo de arrugas

                        Vientre de manos y realidades

                        Intentando averiguar si ha sido feliz

                        En el racimo de la existencia de días

                        Contrario a lo que no es

                        Pez y pájaro abierto al tiempo

                        Lo que ha sido o ha soñado ser”.

                                                           I, 30.

                        Sentir dentro la eternidad

                        Pero no saber si es real o imaginación

                        Miles de millones de humanes

                        Han visto en su interior exterior lo infinito

                        Voces sinfónicas de Otro

                        Otro Lugar y Otro Ser

                        Que espera tus labios del alma.

                                                           I, 31.

                        Puerta luz piano arco iris

                        Tiembla mano alma carne corazón

                        Serpiente mal huida inmoralidad

                        Cielo salvación paz eternidad Supremo

                        Pies andar tierra camino hoy.

                                                           I, 32.

                        Cama abierta en dulce sol

                        Amarga con el tiempo

                        Tragedias y comedias y risas y llantos

                        En seis metros cuadrados se agolpan

                        Silencian la nave del mar en la risa

                        Lo que ha sido y acontecido en lo que es

                        Todo termina cuando empieza

                        Empieza cuando finaliza

                        Un pájaro habla a un árbol

                        Expresándole por el pesar de los humanos

                        Trocean la realidad las miradas

                        Pero todos nos perdemos en nosotros mismos.

                                                           I, 33.

                        Acontece la amarga sombra del látigo

                        Trauma negro que fue azul y rosa y coloreado

                        Ahora se ha peinado de nada de nada

                        Mucho de recuerdo sufrimiento

                        Tiovivo de lo que ha sido y podría haber estado

                        Camión abierto a la penumbra del mar

                        Se ha asistido al parimiento del tiempo

                        En el espacio de una conciencia

                        Una mirada de las estrellas”.

                                                           I, 34.

                        Que aporta un verso con ceño al mundo

                        Una nueva palabra recortada al aire

                        Cerámica de botijos peinándose abierta

                        Se han roto las piernas al silencio

                        Zozobran hojas sueltas de gafas de colores

                        No comprendes el poema no lo entiendes

                        No lo asimilas no lo sientes no te afecta

                        Es decir sin decir y no decir diciendo

                        No te hablo a tu rostro y tus oídos

                        Sino a tu mente más profunda recordada.

                                                           I, 35.

                        Que no comprendas estas imágenes y vocablos

                        Que entiendas perfectamente estos conceptos y dibujos

                        Ni uno ni otro sirve para nada

                        A mí

                        Ni a ti

                        Ni me otorgarán más laureles ni premios

                        Es la escritura en el aire de encima de tu cabeza.

                                                           I, 36.

                        Ya tantos lustros pensando y soñando meditar

                        Para que la comunidad de letrados

                        Aprueben mis silencios

                        Ya tantas décadas esperando un pequeño aplauso

                        Pero ya no lo deseo

                        No pienso imágenes y conceptos y enunciados

                        Ni para ustedes ni para mí

                        Ni para mi gloría ni para las del mundo

                        Ni para ahora ni para la historia

                        Relleno hojas igual que la abeja vuela

                        No lo sé.

                                                           I, 37.

                        Un rostro nunca termina

                        De ser

                        De hacerse

                        Un rostro nunca acaba su ser

                        Desde que fue dos células

                        Hasta que se disgregue en átomos

                        Y de esos átomos nacerán otros seres.

                                                           I, 38.

                        Vivo del sueño

                        De un sueño

                        De varios

                        Vivo de sueños

                        Vives de sueños.

                                                           I, 39.

                        Hilo recorre mis entrañas

                        Salpicando huracanes

                        Dentro y fuera

                        Se han roto las piernas el bien

                        Y emerge como volcán el silencio

                        De lo interior del vientre.

                                                           I, 40.

                        Cama habita la mente

                        Polvorones de deseos

                        Existencias en la cuerda

                        No somos solo carne

                        No somos solo mente

                        No somos solo alma

                        Zanjas como cavernas

                        Abren los instintos

                        Poner barreras al seísmo

                        Para que la mesura racional

                        Habite el ser y el estar

                        Y el tiempo y el espacio.

                                                           I, 41.

                        Te consuela unas palabras con sonrisa

                        Te armoniza unos silencios con mesura.

                                                           I, 42.

                        Abejas y hormigas habitan la mente

                        Siempre en batalla trabajadora

                        Interrelacionando electroquímicos

                        Datos y hechos y recuerdos y memoria

                        Creadores de conciencia e inconsciencia

                        En laberintos nocturnos escondidos

                        Priman sus voces sobre el yo.

                                                           I, 43.

                        Desearía cantar a todo pulmón que respira o has respirado

                        Que ha dado una bocanada en este mundo

                        Hoy, ayer, mañana, trasmañana, trasayer

                        Racional o irracional o no racional

                        Quisiera cantar una sinfonía a cada ser que ha sentido el aire.

                                                           I, 44.

                        Duermen miles de poemas en carpetas

                        Sintiendo el sueño de la nada

                        Son y no son

                        Están y no están

                        Esperan la mano que les abra las flores de su sentido.

                                                           I, 45.

                        Has perdido la espera y la esperanza

                        No sé para quién imagino poemas

                        No para mí

                        No para usted

                        No para nadie

                        Porque ninguna voz desea cantarlos

                        No sé por qué reúno en cazuelas gotas de lluvia.

                                                           I, 46.

                        Soñé con un gran poema que denominé Epopeya

                        Miles y docenas de miles de versos

                        Soñé con una gran obra de palabras e imágenes

                        Que denominé Soliloquios

                        Epopeya estaría dentro del vientre de Soliloquios

                        Soñé con docenas de miles de dibujos y pinturas

                        Que denominé pinturas y libros de artista

                        Soñé con que todo estaría unido como una catedral

                        Rascacielos de hoy para generaciones futuras

                        Soñé despierto y me despertó soñando

                        Un lago de fracasos fue el despertar.

                                                           I, 47.

                        Un árbol inmenso de palabras e imágenes y conceptos

                        Siempre creciendo siempre floreciendo siempre muriendo

                        Soliloquios.

                                                           I, 48.

                        Cortina humo levantarse piedra

                        Racimo libro arco iris caballo

                        Silencio cojín carro éxtasis

                        Mirada árbol laberinto silencio.

                                                           I, 49.

                        Soy naturaleza inserta en la Naturaleza

                        Y si tengo alma inmortal

                        Ésta ya no es naturaleza sino sobrenaturalaza

                        Soy naturaleza en la Naturaleza

                        Soy sobrenaturalaza en la Sobrenaturaleza

                                                           I, 50.

                        Oí, oí la mano

                        Tiembla el susurro

                        Recorre el viento los ojos

                        Vientre abierto al futuro.

                                                           I, 51.

                        Palabra azúcar rebosante

                        Huida del maíz

                        Reventando vías

                        Sedientas hambres de ser

                        Luz al fondo

                        Historia.

                                                           I, 52.

                        Suelo volcán de rompimiento de manos

                        Sentado en el hoy

                        No mirar

                        No saber si dentro del futuro

                        Poder comprar pan con sudor

                        Sin euros cada día.

                                                           I, 53.

                        Adoramos, adoramos todo

                        Menos lo que tenemos que adorar.

                                                           I, 54.

                        Piano de manos

                        Arruinando otros ojos

                        Todo es para ellos

                        Y destrozan las existencias de los cercanos

                        Para el bien del sistema

                        Para mal de algunos que quedan las vísceras en el suelo.

                                                           I, 55.

                        Mirlo de muro blanco

                        Rosa de azafrán vestida de novia

                        Pesar la salud

                        Temen a la muerte

                        Todo su respirar es negar el Algo

                        Y llega la noche

                        Temen no exista nada

                        Temen exista el Todo.

                                                           I, 56.

                        No soy solo furia

                        Ni solo instinto

                        No soy solo animal

                        No

                        No soy

                        No seré

                        No

                        Soy animal más mente

                        Soy animal mas mente y más alma

                        No soy solo animal

                        No hagáis de mi solo instinto

                        Soy instinto más razón más ansío al Infinito.

                                                           I, 57.

                        Dos abetos enhiestos mirando un camino que arrastra al tanatos

                        Mirándose y volcándose en los ojos de los que sienten silencio

                        Lágrimas de verde vuelcan las manos debajo de ellos

                        Décadas de bípedos rozando sus labios llorando la pérdida

                        Se hunde el silencio recuerdo pasan nubes de generaciones

                        Olvidan los racimos de bocas y labios que sintieron

                        Solo las verdes ramas saben de aquellos que fueron siendo.

                                                           I, 58.

                        Lo inmenso de lo inmenso

                        Océano de océanos

                        Ser de Ser.

                                                           I, 59.

                        Conocerse esencial y profundamente no es mística

                        Es ascética y conocimiento

                        Mística es unirse Dios contigo en el hondón más profundo

                        Tú desde el pozo más esencial con el Ser Supremo.

                                                           I, 60.

                        Todo tiene un color negro y un color blanco

                        Tu mirada percibe según las gafas del momento

                        Todo es de todo y no de un solo color

                        Tu mente colorea todo lo que toca

                        Tú no eres consciente del violín de las nubes.

                                                           I, 61.

                        Alma se llena de penas y temores

                        Del presente y del futuro

                        Alguien cercano a tu alma

                        Se va extraviando

                        Y tú, tú solo puedes nada más que llorar.

                                                           I, 62.

                        Repollos aletean sobre pimientos

                        Espinacas sobre ajos

                        Tomates sobre zanahorias

                        Limones sobre naranjos

                        Manzanas sobre peras.

                                                           I, 63.

                        Un verso es lo otro

                        No es Literatura

                        No es Filosofía

                        No es Música

                        No es Ciencia

                        No es Teología

                        No es Arte

                        No es Cultura

                        No es nada

                        No es todo

                        No sabemos lo que es.

                                                           I, 64.

                        Zapato se adueña de un pie

                        Y el pie de un brazo

                        Ambos de una cabeza

                        Lo traslada por un espacio tiempo.

                                                           I, 65.

                        Creen en su libertad

                        Son deseos que emergen de su profundidad de su cerebro

                        Son artesanos marionetas en su silencio

                        Actúan al compás de esa clave más la sociedad

                        Con parámetros de cultura

                        Creen en libertad absoluta cuando solo es limitada.

                                                           I, 66.

                        Color de pena de pez

                        Color de sembrar el ojo de percepción

                        Color de no color de idea

                        Se ha alejado el color.

                                                           I, 67.

                        Pude ver el mundo en su existir

                        Oí sus sinfonías de madera y agua

                        No entendí su partitura.

                                                           I, 68.

                        Demasiado negro en el lienzo

                        Convierte las gafas y ojos en negro.

                                                           I, 69.

                        La madre se levanta

                        Abre la puerta con excusa

                        De ir a tirar al reciclado

                        Y va a esperar al hijo

                        Para que no pierda el rumbo.

                                                           I, 70.

                        Pudo este dolor y otros dolores

                        Haberse abortado en su tiempo

                        Sufrimiento hijo de otras angustias

                        Nacidas en el pasado sin sentido

                        Maledicencias de personas cercanas

                        Y de intereses de próximos de ayer

                        Y ahora tu alma solo sufre

                        Y su espera es la liberación de este terruño

                        Ni tienes el consuelo de que exista un Algo

                        Después que ponga el clavo en su madera correcta

                        Te derramas destruyéndote en cada momento

                        Una guerra sin límite y sin reglas

                        Acumulador de sufrimientos y penas.

                                                           I, 71.

                        Los ojos del mundo

                        Grandes y pequeños

                        Poderes

                        Matan la carne y la mente y el alma

                        Propia

                        Y después la de los otros

                        Asesinan la de hoy y ahora

                        Y algunos también quieren que no exista Otro Algo Después

                        Así el homicidio más profundo

                        Convierten los labios en maniquís de deseos

                        Y cierran todas las puertas a la Plaza de Toros del Futuro

                        Asesinato con alevosía y concientización

                        Cuántas flores negras sin necesidad.

                                                           I, 72.

                        Omo sabia que no percibía bien las formas miraba varias veces

                        Como sabía que no era muy inteligente pensaba varias veces.

                                                           I, 73.

                        La voz tenue y levantada en vaivén

                        Canta las zonas del alma olvidadas

                        Palabras con sonido y ruido

                        Ese estar en la pena del momento

                        En la alegría de suceso

                        Tímpanos de hojas como violines caen como lluvia al presente

                        Quedan y se olvidan los discursos.

                                                           I, 74.

                        No sé lo que es menor ni lo mayor

                        Solo sé algo de lo menor y algo de lo mayor

                        Mientras esperas andando y sentado.

                                                           I, 75.

                        Obscuro dicen a lo claro

                        Claro a lo obscuro

                        Obscuro a lo obscuro

                        Claro a lo claro

                        Tenemos que descifrar el ser del mundo

                        Y el mundo en el ser

                        No tenemos suficiente tiempo de existir

                        Y todos perdemos la criptología

                        Tiempos de solo pasiones

                        Tiempos de solo razones

                        Cien años es muy poco para comprenderse.

                                                           I, 76.

                        Llevamos dragones y serpientes dentro de nosotros

                        Si no los amaestramos y domesticamos

                        Comen carne y mente y alma

                        Y nos dejan tirado en una lápida con nombre

                        Llevamos lumbre y fuego y sol y claridad y amor

                        Y tenemos que engordarlos

                        Para unirnos a nosotros mismos

                        Y al Ser.

                                                           I, 77.

                        No demuestres a un progresista idealista utópico y vanguardista

                        Que tendrá ideas de ese color

                        Pero sus hechos son capitalistas

                        Porque en cada ocasión prima su interés personal y no el común

                        Tendrás un adversario eterno

                        Porque no puede soportar esa carta

                        Menos la palabra y mente que le ha hecho evidente ese color.

                                                           I, 78.

                        Te roban los dólares

                        Otros el traje de las convicciones

                        Unos te dejan sin euros en la calle

                        Otros te quitan los vestidos

                        Desnudo en el frío calor con cuatro libras.

                                                           I, 79.

                        Casi todos los males y sufrimientos nacen y se reproducen y emergen

                        De los errores morales de conceptos y de prácticas

                        De ti mismo

                        De millones y millones de seres que piensan y hablan.

                                                           I, 80.

                        Rellenar silencios y miedos

                        Con colores y palabras

                        Vaciar el corazón de huecos y temores

                        Esperar la palabra justa

                        Interior y exterior

                        Y así intentar proseguir el viaje.

                                                           I, 81.

                        Roer el pasado, tiempo que te destrozaron

                        Ira y cóleras y avaricias y codicias

                        De cercanos que te han roto tu ser

                        En gran medida como bomba de racimo

                        Dentro de ti y ahora los cimientos del

                        Entendimiento y de la paz se han

                        Destrozado partiendo hacia un lugar

                        De tristeza continua y el menos malo

                        Es ante todos el más negativo y pernicioso

                        Hemos troceado las esperanzas del

                        Que está al lado, próximo, y seguimos

                        Creyendo que estamos en el Buen Dios.

                                                           I, 82.

                        Caballos gallos cantos mariposas dragones

                        Serpientes cocodrilos uñas rotas avaricias

                        Lujurias águilas lobos paravientos soñolientos

                        Espumas dentro de las avenidas

                        Contagiamos lo bueno con lo menos bueno.

                                                           I, 83.

                        Se fue caliente y frío y ya no lo voy a percibir más en este mundo

                        Se fue hace más de dos meses y ya nunca hablaré más con él en este mundo

                        Se fue cansado y anciano y esperamos que ya esté en el Lado Bueno.

                                                           I, 84.

                        Como cayéndote un barco de mil toneladas

                        Te cae una enfermedad y te destroza la mente

                        La esperanza y la sonrisa

                        No sabes por dónde caminar y que esperar

                        Solo se muestra el dolor cada día

                        Y siempre el temor que mañana sea peor

                        Día y noche, semanas y meses, y años y años

                        No remitiendo el dolor, no pausándose el sufrimiento

                        Con un pasillo muy largo hacia atrás

                        Un pasillo muy negro y obscuro hacia delante

                        Intercediendo a todos los santos para que pidan al Señor

                        Que se cure y que se pueda otra vez sentir con sonrisas.

                                                           I, 85.

                        Dentro de ciento ochenta levantamientos de soles

                        Ya estar otra vez sin que nadie quiera tus manos y tu cabeza

                        Detenido en la historia porque lo que sabes nadie lo necesita

                        Rebuscando en tu mente como encontrar una salida

                        Y que tu ser y estar sirva a otros en sus mentes y cabezas

                        Y ellos a su vez valoren tu esfuerzo con plata

                        Enviando curriculum a miles de ojos y palabras a miles de miradas

                        Sin saber si volverás a hallar un lugar en el mundo del trabajo

                        O caiga un muro de hierro y piedras delante de ti sin salida.

                                                           I, 86.

                        Cada uno arrastra sus muertes y sus vivos

                        Las voces que se han terminado en este mundo

                        Y los ojos que han nacido en estos aires

                        Somos una mesa con ambos ingredientes

                        En los que todos somos comensales con distintos seres.

                                                           I, 87.

                        Dormías con luna y sol en los ojos

                        Esperabas el silencio de la tarde con caballo blanco

                        El túnel pozo de lo pasado se arrimaba a tu recuerdo

                        Alejándose como torcaces vientos de lo otro

                        Se han visitado los parabienes de la rosa sonrisa

                        Se ha ido alejándose los vientos olvidados del yo

                        Por qué nos hemos ido siempre a otro lugar.

                                                           I, 88.

                        Sol me calienta la carne pero no el alma

                        Reúno libros para encontrar la fórmula de poder seguir respirando

                        Encuentro belleza de caballos verdes y pasiones de todas las maneras

                        Me pierdo en mi misma y en millones de palabras

                        Millones de imágenes, millones de conceptos

                        Con una lámpara en la mano he buscado en todas las ideologías

                        Salvación y paz y sosiego y armonía y felicidad y tranquilidad

                        Aceite se ha terminado y la vela ha languidecido en el morral.

                                                           I, 89.

                        Esperanto es la esperanza

                        No es cosa de palabras

                        Ni de pronunciación

                        Es solo deseo de empatía

                        Afectividad positiva hacia el otro.

                                                           I, 90.

                        Me han dado un tiempo sobre esta tierra

                        Y en ese espacio tengo que potenciar talentos

                        Ser un ser eficiente

                        Y ser altamente moral

                        No sé si es mucho arar en tan poco ser.

                                                           I, 91.

                        No entiende usted mis palabras

                        Ni las imágenes

                        Ni las ideas

                        Ni los conceptos

                        Ni los árboles

                        Ni las estrellas

                        Ni a los dioses

                        No sabe encontrar la ardilla

                        Tampoco yo sé donde se esconde.

                                                           I, 92.

                        Pozo hundido en otro pozo

                        Hincadas las rodillas en la búsqueda de paz

                        Hambrientos laberintos de galaxias interiores

                        Rezuman estiércol y néctares blancos

                        Alegrías y dolores sinfonía del existir

                        Teclas de lo real frente a lo imaginario

                        Han acontecido tiempos breves

                        Inmuebles de la mente puestos en pintura.

                                                           I, 93.

                        Dureza del yo

                        Perdido en sí mismo

                        Huido del mundo

                        Dentro de la esfera del cosmos

                        Un tiempo

                        Un espacio

                        Y en él desarrolla el viento.

                                                           I, 94.

                        Sus rostros se han llenado de vanidad soberbia

                        Porque en unos lustros ascensor de bienestar

                        Las heridas sangrantes dentro de lo profundo

                        Venganza de lo que fueron ahora que son grandes

                        No se han hecho mejores seres que respiran

                        El rencor escondido fluye cuando el alfiler toca

                        Por nada se levanta el dragón de la infancia

                        Traumas encurtidos en vinagre malolientes.

                                                           I, 95.

                        Poema es aquello que emana del vientre del cerebro

                        Bondad y verdad se combinan en cuarteto sinfonía

                        Rareza de la parsimonia de lo otro

                        Un poema es un no poema de luces y estiércol.

                                                           I, 96.

                        No pruebes la sal de la razón

                        De ti, del otro, de los otros

                        Si arañas el brazo

                        Encontraras hierro herrumbre y dolor

                        En todos los entes

                        Pisan caracolas que toman el sol en la roca de arena

                        Esencial

                        Palabra esencial acto esencial deseo esencial emoción esencial

                        Buscadores recolectores coleccionistas de bondades verdaderas.

                                                           I, 97.

                        Nunca saber lo que es la rueda

                        Nunca conocer lo que es el mundo

                        Nunca saber lo que soy

                        Nunca saber lo que seré.

                                                           I, 98.

                        Piedad se ha perdido en el camino de árboles y sembrados

                        Misericordia se ha hundido en las ciénagas de existencia negra

                        Benevolencia se ha olvidado en los campos de vanidades

                        Qué es el mundo sin esas miradas.

                                                           I, 99.

                        Rutina precariedad

                        Vida sin lustre exterior

                        Trillones de riquezas en lo interior

                        Escondida en ojos hambrientos de todo

                        Puedes que veas el papel del adorno

                        Nunca sabes lo que hay dentro de bípedo implume.

                                                           I, 100.

                        Futuro visión peine

                        Abertura obertura del yo

                        Verano mar estrella

                        Obertura real momento.

                                                           I, 101.

                        Paraíso purgatorio infierno

                        Tres opciones tres

                        ¿Y si es verdad?

                        ¿Y si estoy durmiendo despierto?

                        ¿Cuatro mal usos de libertad y amor

                        Me lleven a la cámara errónea?

                                                           I, 102.

                        Adorar la belleza

                        Esa mi tentación error

                        Avaricia de la belleza natural y creada

                        Esa mi fracaso caída.

                                                           I, 103.

                        Vos

                        Vos

                        Quién sois vos

                        Vos

                        Vos

                        Quién soy yo.

                                                           I, 104.

                        Arado y tierra

                        Abuelos gran abundancia

                        Yo

                        Solo manos y cabeza

                        Cabeza y manos.

                                                           I, 105.

                        Miras hacia atrás con espejo

                        Y miras y remiras

                        Cómo tantos errores

                        Tanto fracaso acumulado

                        En ti

                        Como una buena voluntad no perfecta

                        Puede errar tantos caminos vericuetos opciones

                        Como tanto trabajo estudio acumulado

                        Apenas una velita se ha encendido

                        Destrozado en el silencio de fracasos

                        Encadenados.

                                                           I, 106.

                        No eres un gran poeta prosista artista pintor filósofo

                        No eres gran amador de ti

                        Ni del Buen Dios

                        Ni de nadie

                        Eres uno más

                        Valoremos a la inmensa mayoría que no descubren

                        Ni inventan nada

                        Sus nombres y obras se olvidarán antes de ser hechas

                        Valoremos que llevan el peso de la respiración diaria.

                                                           I, 107.

                        La tentación y tentaciones y Tentación muestra sus garras en vigilia y durmiendo

                        Luchas internas enormes       

                        Que solo tú y el Buen Dios y el tentador conoce

                        Silencio rellenan los campos de batalla

                        No todo el mal de este mundo es de este mundo

                        Como Bernanos expresó.

                                                           I, 108.

                        Ojos sin rostro

                        Rostro sin ojos

                        Retumba el clamor de deseos perdidos

                        Diques para corazones abiertos

                        Nos engañan llenando la cabeza y las vísceras de anhelos

                        Hay que poner límite a todo

                        Volcán seísmo huracán no te arrastre a lo innombrable

                        Ataraxía y armonía con todo y consigo mismo

                        Cirujano terapeuta de uno mismo.

                                                           I, 109.

                        Hemos sentido demasiada ficción en la mente

                        Hay que alimentar con ideas y datos reales

                        Fantasmas de lo no real se aprovechan del sujeto

                        Existir en lo virtual ficción recreación

                        Y no en la realidad dura y alegre de la rutina.

                                                           I, 110.

                        Algunas bocas

                        Dejan demasiados cadáveres

                        En las cunetas de la vida

                        Algunas mentes

                        Dejan demasiado sufrimiento

                        En los frigoríficos de su existencia

                        Algunas almas

                        Deberían cuidar más su propio futuro

                        No vaya a existir un Juicio

                        Y un Alma Inmortal.

                                                           I, 111.

                        Trepanadores de hueso, comedores de mentes, domesticadores de cuerpos

                        Laberintos que trocean en espirales existencias pequeñas y rutinarias

                        Creadores de sufrimientos y retoques de las tardes y días encenagados

                        Serpientes revueltas de manjares y dolores y caballos sin viento flotadores

                        Racimos de experiencias y vulgaridades advenedizas que destrozan sienes

                        Creadores de penas y paraísos ratifícales troceadotes de destinos

                        No cantéis y disfrutéis tanto del existir porque de no cambiar rumbos

                        Os espera la eternidad llena de agujeros negros y malolientes

                        No reíais tanto en este purgatorio terráqueo porque la campana sonará

                        Repicateará también para vosotros como para todo ser mortal

                        Y las puertas de lo otro se abrirá en cualquier tarde y pesarán tus actos.

                                                           I, 112.

                        Llenan los ojos con sensualidades

                        Tantos colores y formas existen

                        Cada dos ojos y dos oídos y la piel enorme de grande

                        Tiene una o dos sistemas de deseos enormes

                        No incentivéis ya más la carne y la mente con más toros de pasiones

                        Tranquilizar el deseo, sosegar la carne, amainar la mente

                        Para que disminuyan guerras y rebeliones internas y externas

                        Y podamos hacer más felices los pies que nacerán en el futuro.

                                                           I, 113.

                        Bocas pechos manos vulvas testículos

                        Carne peras fabadas arroces caviar

                        Poder dinero influencia dominación

                        Laureles coronas parnasos glorias inmortales

                        Cada mirada tiene su doble o triple tentación

                        Si no tuvieses castigo social o humano o legal o religioso

                        ¿Qué serías capaz de hacer y pensar y desear y concebir?

                        ¡Piensa en el silencio, sin engaños este lamento!

                        ¿Si no tuvieses sanción de ningún tipo qué harías?

                        ¿Cuál sería tu límite? ¿Cuál tu valor? ¿Cuál tu ambición y pasión y deseo?

                        ¿Te quedarías con todas las tierras, con todas las fábricas?

                        ¿Con todo el poder político y económico?

                        ¿Para ti todos los laureles de todos los tipos?

                        ¿Te darías todos los Premios Nóbeles?

                        ¿Tendrías todas las experiencias posibles sexuales o de otros tipos?

                        ¿En cual de los siete pecados capitales no caerías?

                        ¿En qué combinación de inteligencia y experiencia y poder?

                        ¿Todos los otros seres te servirían de todas las maneras posibles?

                        Ten el valor de enfrentarte realmente a ti mismo

                        Mírate en el espejo sin engaños y concéntrate en ti mismo

                        ¿Alcanzarías el máximo poder religioso de tu civilización?

                        ¿Harías a los otros imagen de ti mismo? ¿Serían tus clones y servidores?

                        ¿Unificarías a sangre y fuego todo el planeta según tu ideología?

                        ¿Tendrías a millones de seres humanos encerrados en cuevas meditando?

                        ¿En laboratorios haciendo ciencia y tecnología sin descanso?

                        ¿En estudios y talleres haciendo millones de obras de arte?

                        ¿Crearías millones de nuevas especies inteligentes en el universo?

                        ¿Conquistarías todas las galaxias y millones de civilizaciones bajo tus pies?

                        ¿Te harías dios y que eternamente trillones de seres te adorarán?

                                                           I, 114.

                        Anhela el Alma la paz eterna

                        Anhela la carne y la mente la paz terráquea

                        Anhelan los ojos descanso y sosiego

                        Anhelan los vientres emociones armoniosas

                        Anhelan los vientos tranquilidad en movimientos

                        Anhelan los pájaros mañanas sin tormentas.

                                                              (24 Dic. 12 – 04 En 13 Cr).

 

[1] 1ª Edic: D.l. Cr‑736-2014,

[2] Estos poemarios forman parte de una obra de poesía, que denomino Epopeya Filosófica. Y a su vez forma cada poemario un cierto grado de independencia o autonomía, pero al mismo tiempo forma una totalidad con el resto de poemas de esta obra, y a la vez, también forma parte de la totalidad de la obra, titulada Cuadernos o Soliloquios o Ensayos.

[3] 1ª Edic.: D.l. Cr-360-2015. Título: Epopeya. Poesía. Antología.

       2ª Edic.: D.l. Cr‑541-2015. Título: Epopeya, XI, XXV, XXVI, XXVII, XXVIII.

Lunes, 02 de Noviembre de 2015 08:57 soliloquios #. Epopeya XXVIII-Poesía-Epopeya Filosófica

Epopeya Filosófica, XXVIII. VERSOS, II. © jmm caminero

                   Epopeya Filosófica, XXVIII. VERSOS, II[1]. © jmm caminero

                                                                       II, 1.

                        Pies que andan abarrotados de colores y finalidades

                        Rellenan los huecos de su ser buscando y rebuscando

                        Orada su interioridad con vivencias y la exterioridad con experiencias

                        Recorre caminos y se anega en la tierra aire agua fuego

                        Se pierde cuando se encuentra, se encuentra cuando se pierde

                        Sosiego y armonía y ataraxia y equilibrio no son su bandera

                        Vendrá dolor y angustia y pena y sufrimiento

                        Engendrado por tantos momentos sin racionalidad

                        Echaran la culpa a los pingüinos de la sociedad o del destino.

                                                           II, 2.

                        Cantamos a la República Unida de Europa

                        Esperamos y soñamos con ella cada día y cada noche

                        Tanto la deseamos durante siglos y milenios desde Roma

                        Anhelamos la mañana de ese día y año y luna.

                                                           II, 3.

                        He respirado aire

                        De este mundo

                        Casi cincuenta y seis vueltas de la tierra alrededor del sol

                        Veo hacia atrás

                        Miro hacia delante

                        Y apenas sé nada de antes

                        Ni de después.

                                                           II, 4.

                        Poema es más que imágenes y palabras y conceptos

                        Es algo que va más allá más acá

                        No es nada de lo que decimos es

                        Una saeta volando un pájaro flor.

                                                           II, 5.

                        Rezuma el campo palabras para el poeta

                        Las estrellas le expresan sonidos

                        Mar y río le cantan sonatas inconscientes

                        Detalles percepciones de silencios le susurran

                        Donde tú has llegado él o ella durmió allí la pasada noche

                        Pero la naturaleza crea tan pocos pájaros de esta clase.

                                                           II, 6.

                        Miras hacia atrás y te encuentras sombras enterradas

                        De egos y tus egos y de otros

                        Rezuman vientos de pianos desentonados

                        Soberbia de querer poner tu dedo en la historia

                        Huella se quedara y no es nada

                        Nada es el caballo individual

                        Sino el todo

                        Quedan tus buenas y malas acciones

                        E influyen en generaciones futuras ç

                        Llenando de alegría o pena a docenas o cientos o millones

                        Según el poder de tus manos en vida

                        Pero el nombre del árbol que habito en ese espacio

                        Nadie se acordará

                        Pero la sombra y los frutos que haya dado

                        Permitió que muchas bocas y cuerpos descansarán

                        Eso si quedará

                        Vendo y regalo frases para sosegar la mente y el cuerpo

                        Cuando me enfrente al tribunal del Buen Dios

                        Le diré no he dado vasos de agua y pan a los millones sin carne

                        He dado muchas frases para sosegar almas

                        Ten paciencia misericordia perdón de este ser

                        Que siempre ha anhelado estar en tu Mansión Contigo.

                                                           II, 7.

                        Mi existir ha sido desear encontrar la esencia de cada cosa

                        Lo fundamental de un todo o de casi todo Todo

                        Rebuscar en todo saber para encontrar una vela que dé claridad

                        Desde bien joven siempre tanteando rebuscando el sonido

                        Todo se ha cimentado en la palabra nada y todo y parte y estructura

                        Todo lenguaje es muy limitado

                        Pero ansío una palabra que dé luz al tiempo y espacio

                        Coleccionista de preguntas frases palabras imágenes ideas conceptos

                        Soy multimillonario en cuestiones y datos y dudas y matices

                        Sé muy bien algunos trozos de lo real muy mal lo otro

                        Qué te ha llevado a ser y estar toda la existencia buscando

                        Sigues una ruta no entendiendo lamentos ni flores.

                                                           II, 8.

                        Llega un silencio

                        Viene una palabra

                        Arriba una idea

                        Y tu cerebro mente le encuentra un lugar

                        Y tú perdido intentas asimilar lo que es

                        O puede ser.

                                                           II, 9.

                        Cabalgan ideas conceptos imágenes palabras

                        No sé si otros oídos cerebros manos bocas

                        Comprenderán entenderán la sinfonía de posibilidades

                        Que un caballo y diez toreros y mil toros crean

                        No sé si entienden todos los estratos de un verso.

                                                           II, 10.

                        Hoy para que otros lamentos escuchen el tuyo

                        Hay que saber tanto de tan poco

                        Y entrar en una academia real o virtual de especialistas

                        Y ya entonces tu voz pueda tener eco resonancia de enjambres

                        Y tú, tú, para entender algo has cribado mil arenas

                        Sabes de todo un poco y no de un poco mucho

                        Se abren los vientres expulsando quejidos.

                                                           II, 11.

                        Parece que los pájaros negros egoístas habladores

                        Ganan la partida de la vida existencia hoy

                        Sobre pájaros blancos bienintencionados callados

                        Parece que los cantores menos afinados

                        Sus cantos se oyen escuchan más en tiempo espacio

                        Pero el bien ganará al ajedrez al no bien.

                                                           II, 12.

                        Una gran pregunta

                        Abre nuevos nichos de realidad en la muralla.

                                                           II, 13.

                        Nací un día

                        Sé año y mes y día y…

                        Pero cada mañana naces a algo nuevo

                        Campanas preñadas de fiesta es cada momento

                        Redondo es todo pero cuadrados y triangulares objetos

                        Todo es más todo es menos todo es algo todo es distinto todo…

                                                           II, 14.

                        Vierte la lengua uvas a la copa

                        Pierdes el sentido mirando las galaxias insertas en su cubículo

                        Millones de conceptos se reúnen en una mirada

                        Ha sido lo otro en cementerio de recuerdos

                        Portaestandartes de sillones cobijados en rosas de arco iris

                        Periódicos mostrando la rutina de las ventanas.

                                                           II, 15.

                        Da lo mismo que mis versos y palabras e imágenes y metáforas

                        Gusten o disgusten a un o un millón

                        Solo importa que mi corazón al pronunciarlos no se engañe a sí mismo

                        Y tú si deseas beber algo de esta agua despierte algo de tu alma.

                                                           II, 16.

                        Acumulados tantos sacos de fracasos de todos los colores

                        Roedores de posibles caminos que siempre acabaron acantilado negro

                        Ya no espero nada ni de mi talento ni de los repiques geniales de otros

                        Nada de mis zapatos huellas interesa a ningún ojo oído labio cerebro

                        Tantas tardes esperando carta en la estación de reconocimiento

                        La mar se ha olvidado de darme peces en mis ojos solo sal y sed de agua.

                                                           II, 17.

                        Llena los cántaros de deseos

                        Sus almas deshilvanadas de tierras

                        Y adorarán tu escritura reluciente de confeti

                        Pondrán en tus sienes millones de ceremonias

                        Habla a su corazón y a su mente racional

                        Mesura sus campos con palabras de verdad bella

                        De esfuerzo para entresacar del pozo lo negro y lo blanco

                        Y olvidarán tu nombre y tus versos imágenes

                        Porque desean que incentives con belleza sus libidos

                        Y esculpan en roca clavando hierros que es liberación y futuro.

                                                           II, 18.

                        Y los pájaros vienen de la nada

                        Abriendo raíces de sonatas tempranas

                        Se repiten las campanas huecas hierros

                        Caracol vertido en hamburguesa de ideas

                        Sempiternos caminos de flores sin olor

                        Retruécanos amarillos vestidos de nubes

                        Amarillas refriegas de soledades con espinas

                        Anatomía de toda fisiología del estar

                        Estaca de piernas redondas clavadas en carne

                        Cartografía de ideas bailando en ojos.

                                                           II, 19.

                        Palabras somos multimillonarios en discursos

                        Somnolientos o despiertos esperanzadores

                        Estrechos caminos de nadas y todos

                        Hambrientos de verdades y bondades

                        Utilizamos caminos como salvación

                        Siempre la esperanza de una primavera

                        Sol que caliente la piel interna y externa

                        La tierra pesa tantas toneladas algunos momentos.

                                                           II, 20.

                        Ansiamos una estrella atada a una cuerda

                        Cerebro nos controla y nosotros somos sus payasos

                        Por qué reúno palabras formando versos

                        Por qué otro acumula oro o poder o experiencias

                        Teclado de signos es mi frente aleatoria

                        Solo de soledad interna en selva de personas

                        Botella llena de sedas de colores los ojos

                        Tener poder sobre personas y no ejercerlo

                        Hacerlo con misericordia y piedad

                        Es virtud en el silencio gris del mundo.

                                                           II, 21.

                        Puedo hacer un botijo o una metáfora con palabras

                        El Buen Dios me ha dado ese don de nubes en los ojos

                        A nadie gustan mis cohetes de conceptos y signos y formas

                        Tesoro escondido entre las cejas y los labios

                        Calle rodeada de máquinas de coser ideas a corazones

                        Columna torre de mil metros formada por sillas

                        No soy más importante que tú porque críe palabras.

                                                           II, 22.

                        Cae sobre la mente sombra y recuerdo y pena

                        En este mundo no veré ya a mis progenitores de carne

                        Cerebro

                        Cortina de silencio interior vaivén externo

                        Cojines de recuerdos de lo que fue real.

                        Añoro.

                                                           II, 23.

                        Levadura de oro caballos de cristal volando estrellas

                        Huracán de pena angustia te inunda el alma hasta los pies

                        Desbrozar torbellinos de luciérnagas en carrusel

                        La mar canta y se levanta como legiones para atrapar

                        Momentos de ternura y esperanza arco iris

                        Casa flotando barcos por galaxias de ideas cerebro

                        Libre las manos para buscar paz verde y pan blanco.

                                                           II, 24.

                        Ataúd de violines cantando la sonrisa temblorosa

                        Papeles reunidos en firmamentos de árboles volando

                        Regreso a la ciudad que no conozco olvidada

                        Habitación escondida en la repesca de tu mente

                        Cenicientas estrofas de posibilidades obscuras.

                                                           II, 25.

                        No soy como la mayoría para mi tristeza

                        Lamento decirlo

                        No quiero cambiar el mundo

                        No deseo que me cambie el mundo

                        No deseo hacer a los demás humanes mi espejo

                        No necesito que piensen como yo

                        No anhelo que estén en contra de mis ideas

                        Solo quiero mirar y pensar en silencio

                        Cumplir con mis deberes ineludibles de estado

                        Y esperar que el Buen Dios exista.

                                                           II, 26.

                        Platos abiertos abriendo bocas dientes

                        Sobresaliendo arco iris caballos negros

                        Relucientes soplando ideas y hechos

                        Sobran mieses de soluciones hambre de preguntas.

                                                           II, 27.

                        Perdido en un exilio interior

                        Ostracismo de sentimientos e ideas con el espejo del exterior

                        Anudado a trompicones de estrofas muertas

                        Racimos de uvas grasientos caminos

                        Gafas abiertas de graneles pianos hambrientos

                        Mesas rotas carruseles de esperanzas sempiternas

                        Lenguas abiertas rozando baúles de esperas.

                                                           II, 28.

                        No deseo dirigir las mentes y destinos de nadie

                        Ni siquiera los míos los tomos con prudencia

                        No soy veleta pero no dictador sátrapa de mi mismo

                        Busco y rebusco siempre en cueva interior

                        Y planicies planetas plúmbeos pluriformes externos

                        No soy el genio del siglo solo soy un hombre que busca.

                                                           II, 29.

                        Voz de violín violentado

                        Suspirando por lo que habría podido ser la sinfonía

                        Era solo un algo que fue

                        Le mataron su pequeña respiración

                        Duerme en habitaciones obscuras que nadie sopla.

                                                           II, 30.

                        Nunca te darán laureles de ningún color

                        Menos el Nóbel a tus palabras

                        No tienes conjuntos de voces que aireen

                        Tu persona y tus versos y tus frases y tus ideas

                        Duerme el sueño de los no nacidos

                        Habiendo respirado este aire

                        No tener talento no es un pecado

                        Ni es un error moral grave

                        La naturaleza no te ha otorgado ese don

                        Pero no sabe qué campana suena en tu interior.

                                                           II, 31.

                        Enterrada en la vida

                        La mirada al atardecer

                        Sueña que ha vivido y deseado

                        Y duerme otro momento.

                                                           II, 32.

                        Se ha roto la mano interior de tanto pensar

                        Ha carcomido su naturaleza de aire y carne

                        Ahora perdido en el laberinto del momento

                        No sabe si reír o llorar

                        Pero continuará otro día con su fardo.

                                                           II, 33.

                        La vida está tocando a sus últimos capítulos

                        Campanas que van señalando que cualquier día

                        Algo de dentro o de fuera puede fallar irremediablemente

                        Y en ese tronco tú, tú como sujeto, yo como individuo

                        Dejaríamos de ser algo movible y caliente

                        Para ser algo fijo y estático y silencioso

                        Otra cosa y no otra cosa aquí en este torbellino de zanjas

                        Cualquier semana sé que la botella se puede quedar vacía.

                                                           II, 34.

                        Lleva lo humano tres vidas

                        Vigilia noche y sueño

                        Y combina esos modos de ser y estar

                        En silenciosos reparos de las máquinas que lamentan más aire

                        Están siempre combinando para saber la fórmula del vivir

                        La mayoría no encontramos la llave de la puerta.

                                                           II, 35.

                        Perdido en el silencio

                        La guirnalda no encuentra su lugar

                        Mar lleno de hierros negros con hiel de frío

                        Al ver tan obscuro el futuro

                        Templados ojos sin saber que mano utilizar.

                                                           II, 36.

                        Empalado entre dos paredes de cemento

                        Una interna

                        Otra externa

                        Encerrado en un lugar de sufrimiento

                        Temor de futuro

                        Temor del pasado

                        Grita el ruiseñor del lamento.

                                                           II, 37.

                        Escoges purgatorio o semiinfierno o semiparaíso

                        Aquí en este respirar diario y rutinario

                        También seleccionas de alguna manera el de Después.

                                                           II, 38.

                        Has huido

                        De quién no deberías no haberlo hecho

                        De ti mismo.

                                                           II, 39.

                        No poder contar

                        De la pena negra que te embarga

                        Ha caído la cortina de la tristeza

                        Desamor de todo

                        Vientre endurecido de labios de luto

                        No ver el sosiego del agua del futuro.

                                                           II, 40.

                        Se ha roto la nube en pedazos de algodón

                        Sangre revuelta en los ojos

                        Lo irracional ha ascendido a ley

                        Solo puedes percibir lo que ha de venir.

                                                           II, 41.

                        Pétalos enloquecidos de penas

                        Agriados caminos de pianos en desmesuras

                        Las piedras de catedral se han escindido en partes

                        El resquemor de la corrida de toros con sinfonías de hirientes.

                                                           II, 42.

                        Adiós

                        La tarde cabizbaja

                        Se ha enrocado en su exilio

                        Retomando resquemor de calabaza ajada

                        Ha huido la carne y sangre camino de lo incierto.

                                                           II, 43.

                        Acunas tu cabeza en el seno de tus manos

                        Neuronas rotas por la realidad que amanece

                        Ha sido tan largo el viaje al sufrimiento

                        Que la psique se niega a soportar más presente.

                                                           II, 44.

                        Nunca te perdonarán haber nacido

                        Mugrientos caminos laberintos

                        Nunca admitirán que feliz seas

                        Tenían que destruir bombilla de luz

                        Dejarte caída en la soledad sufrimiento

                        Pero encima no entiendes la evidencia.

                                                           II, 45.

                        Armario roto en mil pedazos de aguijones troceados de esperas

                        Pudo haber sido normal y rutinario

                        Rompieron las esperanzas alegres de cada silencio de cada día.

                                                           II, 46.

                        Pensar se ha roto la cadena

                        Estruendo de rabia y dolor

                        Acontecimiento de la nieve amarillenta al amanecer

                        Teclado abierto de espera

                        ¡¿Qué sucederá mañana?!

                                                           II, 47.

                        La luna se esconde de los ojos humanos

                        Juega a engrandecerse y empequeñecerse

                        ¿Qué penaría de ello un prehistórico?

                        ¿Sería una prueba de la existencia de lo Supremo?

                        ¿Al tener fuerza y tener cambios era evidente?

                        ¿Qué diría el Dostoievski de hace quince milenios?

                                                           II, 48.

                        Llegará un día las ganancias

                        La mar hasta ahora casi siempre me ha traído derrotas

                        Pérdidas e ir hacia atrás

                        Por mucho esfuerzo y trabajo y estudio

                        Siempre he perdido en el existir

                        No comprendo nada.

                                                           II, 49.

                        Creo

                        Deseo creer en el Ser Infinito Amoroso Providente

                        Pero la vida te ha llenado de dolores y patologías

                        Enfermedades de un color o de otro

                        De sufrimientos angustias penas desalientos

                        Como a la inmensa mayoría de voces que miran

                        Pero tú siempre has estado esperando en Él

                        Siempre has estado esperando que cure tus heridas

                        No eres perfecto

                        No cumples los sacramentos

                        Pero siempre has estado a los pies de su Fuente esperando

                        Agua y miel y palabras y sonrisa

                        Cae ahora una nueva prueba tinieblas lamentos

                        Cortina de dolor y pena y angustia

                        Y vuelves otra vez al lloro

                        Pides y ruegas por piedad y misericordia

                        Que aleje este nuevo cáliz

                        Solo deseas vivir en paz

                        Tener salud física psíquica espiritual material social…

                        Ruegas que interceda la Santa de las santas

                        Inmaculada

                        A los cinco o seis mil santos y santas beatificados

                        A los trillones de Ángeles Buenos

                        A todos ellos para que la Voz que tantos prodigios

                        Hizo en la tierra y que continúa construyendo

                        Tenga el bien y amor y misericordia de realizar otro

                        Y que ya hecho no olvidemos jamás que le debemos

                        Amor y amar durante toda nuestra existencia

                        Aquí y en la eternidad

                        Queden estas palabras como oración perenne y eterna.

                        Así sea por los trillones de los trillones de milenios y eones.

                                                           II, 50.

                        Se esconde lo real

                        De los ojos

                        Y tocas con el pensar

                        Y aparece liviano

                        Y se esconde de ti

                        Y no comprendes.

                                                           II, 51.

                        Todos son reyes sin corona

                        Millones de gotas de agua

                        Creen que pueden realizar cualquier acto

                        Olvidan si el traje es bueno

                        Solo si es bello y los dólares que lleva puesto

                        Han olvidado el bien y el no bien

                        De palabras y miradas y consuelos.

                                                           II, 52.

                        Tantos libros

                        Tantas docenas de miles de páginas leídas y pensadas

                        Y te viene una lanza de dolor

                        Y te quedas paralizado

                        Sin saber qué hacer…

                                                           II, 53.

                        Enviaste carta con producciones culturales literarias

                        A comités de selección y de premios

                        Esperaste detrás de la cortina de la ventana

                        Que alguno de los sesenta envíos distintos

                        Alguna palabra de las tuyas llegaría al corazón de alguien

                        Pero pasan las lunas y las respuestas es el silencio

                        Ya te estás preguntando si tus ojos y cabeza

                        Niegan toda sensibilidad elevada artística y conceptual

                        Tus labios producen una miel tan mediocre

                        No merece que los humanes la recuerden

                        Sino que se olvide en las orillas de la mar sin nombre

                        La pena y tristeza de llevar décadas arando un terreno

                        Tú mismo que no sirves para criar belleza con palabras.

                                                           II, 54.

                        Me da calor el sol

                        A través de la ventana cristal

                        Me sosiega

                        Placer pequeño

                        Pero que puede hoy

                        Hacer sonreír un poco mis ojos.

                                                           II, 55.

                        No me gustan grupos culturales artistas creadores

                        Casi siempre están enfrente de algo

                        Dicen que estético

                        Pero siempre van en contra de personas

                        De ideas y cabezas

                        No deseo

                        No necesito estar contra nada

                        Contra nadie

                        Solo observo y pienso y siento

                        Y algo de todo ello lo cambio en letras y colores

                        No gusta o gusta

                        Que el tiempo lo haga nada o placa de oro

                        Sufro tormentas de silencio por no estar en ninguna plataforma

                        La soledad del silencio solitario

                        No soy más que ninguna cabeza

                        Solo deseo no estar en contra de nada.

                                                           II, 56.

                        Se sostiene el firmamento con las ideas de las miradas

                        Esperan cansadas luciérnagas abiertas de flores

                        Contaminación de humos y casas abiertas en canal

                        Sobreentendidos trajes de las miríadas blancas

                        Causa averías las gafas sin fórmulas de futuro

                        Se alejan las venas del cerebro abierto

                        Y no comprendemos casi nada del aire que flota.

                                                           II, 57.

                        Sempiternos lugares de lunas que aman al sol

                        Exterioridades de vientos nacidos en soledades

                        Refriegas de huracanes que lamentan ser tiempo

                        Se han enfriado las percepciones que fueron

                        Recordamos que algo fue siendo imaginario

                        Se han roto las entretelas de tu pequeña alma.

                                                           II, 58.

                        Enhebrar pensamientos y recuerdos somnolientos

                        Aquello que pudo ser y dejo de estar en algún lugar

                        Se han sentido las botellas vacías rellenas de aire

                        El temor blanco de los ojos enrojecidos de penas

                        Se ha ido la vuelta de lo que ha sido esperpento

                        No comprenden racimos verdes empequeñecidos

                        Sal sin agua y sal sin boca para saborear

                        Teclados abiertos en boca sin dientes

                        Naranjas que se abren al horizonte de espera.

                                                           II, 59.

                        Arquitecturas abiertas de naranjos soleadas de síes

                        Aspirar a contar las historias de la piel de abertura

                        Sobre lo que es sentimos los tubérculos de naipes

                        En aquellas esperanzas de aberturas violines

                        Naves volando en corazones torcidos azules

                        Mesa rellena de dientes destrozados de la existencia

                        Treinta artículos Derechos Humanos gran monumento

                        A la racionalidad humana y al Bien y a la bondad

                        Cada ciudad del mundo tendría que tener una plaza

                        Recordando esa dignidad inviolable de derechos

                        De todo ser que respira viejo o niño mujer o anciana

                        Negro o blanco o violeta o azul o rojo o verde

                        Besémonos los humanes por haber descubierto

                        Esta realidad moral y de bondad y riqueza.

                                                           II, 60.

                        Millones de tierras en vertical

                        En medio de espacios y tiempos

                        Aldeas y ciudades

                        Recorriendo todo el planeta

                        Todo se está haciendo humano.

                                                           II, 61.

                        Cómo encontrar el equilibrio entre emoción y razón

                        Pulsiones y entendimiento

                        Percepciones y conceptos

                        Cómo la mirada siente la paz al estar.

                                                           II, 62.

                        Ronca el mar de deseos al sentir

                        Las bellezas de las playas

                        Desean los ojos desde la arena

                        La inmensidad del misterio de la mar.

                                                           II, 63.

                        Como descubrir un poema

                        Un puente entre palabras

                        Que en una frase encuentre una razón de ser

                        Un sosiego de la mente al alma

                        De la mente a la carne

                        Y una sonrisa se abra al tiempo

                        Para poder continuar respirando este aire.

                                                           II, 64.

                        Te colocar un manto sobre los hombros

                        Perfume en las asilas y blanco en los dientes

                        Y cruzas la puerta de tu sensibilidad

                        Buscando otra piel y otro corazón

                        Creyendo que así encontrarás un nuevo arco iris

                        O te preparas para otra semana luchar en el tajo

                        Te pierdes cuando crees encontrarte

                        Porque tu silencio profundo debes horadarlo con tu mente

                        Y pensar que si existe Ser Omnipotente

                        Algo te podrá decir para sosegar tu alma.

                                                           II, 65.

                        Un cristal

                        Rasga la carne por fuera

                        Y el alma por dentro.

                                                           II, 66.

                        Alaban las obras humanas

                        De algunas manos y algunos cabellos

                        De otros las ignoran

                        Para que jamás esos dedos sean recordados

                        Ni ahora

                        Ni dentro de varias generaciones de ojos miradores del hoy.

                                                           II, 67.

                        ¿Por qué te preguntas?

                        ¿Te preguntas por qué?

                                                           II, 68.

                        Rompe el hielo el pasado abriéndose los ojos en el presente

                        Destroza el hoy o lo alegra de colores con cortinas de besos o puñales

                        El pasado es algo tan etéreo y tan presente en lo que ha sido y no

                        Se rompen las estructuras de vientos y nadas y desde luego el ojo

                        Quieres recordar y se te olvida, quieres olvidar y no cierras esa puerta

                        Te sacude con su sonido de trompeta y tambor abriéndote vientres

                        De esperanza o de dolor arrinconando parte del presente en un desván.

                                                           II, 69.

                        Tomas una decisión

                        Se cierran unas puertas

                        Se abren posibles ventanas

                        No sabes si debes seleccionar ese caballo o aquel otro

                        Aquel vestido o aquel abrigo

                        La esperanza y la desesperanza comen tu pensamiento

                        Y esperas

                        Aprender a esperar con racionalidad

                        Es tan difícil este arte

                        Y se lamentan las voces al comprender que todo tiene límite

                        Todo tiene fin

                        Hasta los errores al decidir abrir una cortina u otra.

                                                           II, 70.

                        Abrir posibilidades mentales morales y espirituales

                        Eso es un verso con metáforas o sin ella

                        Translucido en una noria de conceptos y palabras

                        Tantos te han rechazado y no comprendes nada

                        Del mundo se ha perdido en ti aislados los vientos

                        Sinfonías de espacios relanzando bienes de flores

                        Comprender que toda cosa tiene muchas luces.

                                                           II, 71.

                        Luz interior caballo verde piano

                        Espera canto nada todo laberinto

                        Espera recipiente mar estrella

                        Palabra gafas vitrina esperpento

                        Todo nada viento reír asombrarse

                        Es calcetines huir mirar esperar.

                                                           II, 72.

                        Poema está creado por un autor

                        Por la sociedad y su tradición de milenios

                        El lector que un día interpretará

                        Existen tres voces y tres creadores

                        Que unidos forman el verso

                        Que será ensalzado o será rechazado

                        Será elevado al parnaso o será denigrado

                        Tres manos construyen la obra de Arte

                        Tres, tres no una, tres sinfonías no una

                        Se tarda muchas décadas en comprenderlo.

                                                           II, 73.

                        Experimentar y representar lo real

                        Añadir ojos al viento enlutado de yoes

                        Imaginación y concepto y retradición

                        Nuevas aguas en nuevos vasos en nuevas botellas

                        Internet cambiará todo y el arte y la palabra

                        La nueva forma de expresar vocablos tendrá otros colores

                        Y los oídos tendrán otros laberintos de verdes y blancos

                        Existirán los sufrimientos de siempre con otros adornos

                        Las alegrías eternas con otras expresiones

                        Una obra de arte es una hipótesis de posibilidad.

                                                           II, 74.

                        Límites, cuántos límites, cuánto hay que traspasar

                        Cuántas botellas romper los trozos y pegarlos de otros colores

                        Sienten las manos y las voces al oír lo que ha sido

                        Modelos de imperios interiores y de exteriores hacia el interior

                        Somos materia y necesitamos bienes y necesitamos aire

                        Sentimos el aliento de un tiempo y espacio para ser y estar

                        Miras hacia atrás y entiendes como seres se han roto

                        Reconstruir una mano empequeñecida por la tormenta del hoy

                        Reloj de viento amarillo deseando ser una pequeña felicidad.

                                                           II, 75.

                        Transmisión de lo real es un discurso social

                        Abiertas negruras y claridades de lo que es

                        Debe ser un algo

                        Ha sido aquello y no puede cambiar

                        Roles de varones y hembras

                        Ciudades vencidas de pobladores vencidos

                        Depredadores de verdades y depredadores de sueños

                        Te rompen los fines

                        Creías que el viento te levantaría unos metros

                        Crear el fuego interior y exterior

                        Solo quedan preguntas y vidas consumidas

                        Pero el todo aprende algo nuevo que será anónimo en futuro

                        Reni9ego de la violencia de todas las clases

                        Crean mares de desdichas a los otros y a sí mismos

                        Cómo un piano que suene más afinadamente

                        Perduran sus existencias matando ilusiones.

                                                           II, 76.

                        El animal no es cruel

                        El ser humano si lo es

                        Uno tiene razón y libertad y responsabilidad

                        El otro tiene instinto y destino

                        El dolor inmenso

                        Cuando un hombre se convierte en animal

                        No podemos convertir un animal en humano.

                                                           II, 77.

                        Como matar la bestia

                        Que está encerrada en cada mente

                        Como hacer crecer el ángel bueno

                        Que todo ser esconde en su alma.

                                                           II, 78.

                        Si deseas entender lo general

                        Entiende lo abstracto concreto

                        Si deseas comprender lo concreto individual

                        Debes comprender lo abstracto general.

                                                           II, 79.

                        Un delito

                        Un preso

                        Un enigma

                        Una historia de traumas y dolor

                        Un futuro de uvas con incertidumbre.

                                                           II, 80.

                        Aprender a desear poco y aprender a desear mucho

                        ¿Cuál es la forma de vida más correcta?

                        ¿Qué pájaro es el más adecuado con el color real?

                        ¿Qué río navegar para tener más fuentes de aire?

                        Si llenas las mentes de no deseos se duermen los ojos

                        Si alimentas las almas de muchos deseos se mueren en desiertos

                        Decidme humanes de hoy y del futuro cual es el destino

                        Que montaña hay que horadar de términos medios.

                                                           II, 81.

                        Pudimos haber sido medianamente felices mirando flores y realidades

                        No admitiste los dolores de la infancia

                        Y ellos nos mataron poco a poco en el desierto de cada día

                        Muchas campanas de avisos que se mostraron

                        Los que tuvieron que amar, desamaron

                        Y tu enlace de matrimonio se fue rompiendo en el aire

                        Porque progenitores por envidia o complejos o quién sabe por qué

                        Sistemáticamente fueron rompiendo el enlace sagrado de su descendiente

                        Ahora más cerca ya de la muerte que del nacimiento de tu pequeño existir

                        El dolor se ha transformado en tus propios descendientes

                        Y los nuevos árboles ya casi adultos se rompen sus vidas

                        A la angustia de lustros ahora se suma nuevos requien.

                                                           II, 82.

                        Miras atrás

                        Y no deseas negativo

                        Pero crees has tenido más tormentas

                        Que cielos despejados

                        Por tus errores

                        Y por la maldad de unos y otros

                        Cercanos y lejanos.

                                                           II, 83.

                        El dolor negro y tremendo

                        Cada uno, el suyo lo cree el más

                        Quisiste transformarlo en cristal catedral

                        Lo negativo metamorfosearlo en concepto

                        En belleza.

                                                           II, 84.

                        No comprendes mi mirada

                        Siempre te han dado de lado

                        Seguías las reglas morales

                        Casi siempre lluvia ácida

                        Solo deseabas pensar en libertad

                        Aprendiste hace lustros el silencio

                        Todos hablan de libertad

                        No aceptarán el conceptualizar de otro modo

                        Ya cansado de tanta mano ofrecer

                        Y recibirla rota en pedazos

                        Has decidido vivir bajo la cascada de tu sillón

                        Estar en soledad y esperar que el Infinito Dios

                        De existir al menos desee estar contigo.

                                                           II, 85.

                        No soy ingenuo por qué vas a leer mis ficciones estéticas

                        Si tú llevas tu mundo y puedes imaginar las tuyas

                        Inventarlas y crearlas y diseñarlas y amarlas

                        Tú ya tienes tus silencios y tus sonatas.

                                                           II, 86.

                        No me gustan las voces que siempre oyen lamentos

                        Ni aquellas bocas que están siempre en eterna alegría

                        El existir aquí no es ni una cosa ni otra

                        A no ser que estés en el infierno de la crueldad del momento

                        O en la eternidad de la santidad mística

                        La mayoría de mortales están en medio

                        Probando algunos platos de lo máximo bueno

                        Y otros de lo máximo malo

                        Pero casi en todos los momentos una normal medianía.

                                                           II, 87.

                        Si naciese unos ojos que creasen una Nueva Regenta

                        De verdad contase ahora la historia de lo real

                        De las farsas y poderes del momento

                        En lugares pequeños y medianos y grandes

                        Si naciese sería crucificado en el laberinto del hoy

                        Los poderes siempre son los mismos pero cambian de tono

                        El árbol espera el sol para que nazcan los frutos.

                                                           II, 88.

                        Nada se puede poner en arte que no guste a algún colectivo

                        Todo está lleno de metáforas porque nadie se atreve a narrar

                        Existen tantos huecos negros y grises de errores y dolores

                        Tú laboras catorce horas al día y el de al lado cuatro

                        Cuatro entre la cocina y el comedor y la cama esponsal

                        La mitad de seres adultos que respiran en la Iberia

                        Pero este misterio enigma no se puede narrar en alto.

                        Otros días si tenemos valor y desesperación cantaremos otros.

                                                           II, 89.

                        Solo creer en dos paradigmas

                        En que existe y exista el Ser Supremo Personal

                        En los Derechos Humanos de 1948

                        Solo deseas tener esas dos creencias

                        El resto del mundo que venga de uno o en trillones

                        Si desea mi admisión mental y espiritual

                        Tiene que utilizar argumentos y demostraciones

                        Me da lo mismo sea humilde o rico

                        De piel violeta o azul o verde

                        De una ideología o de otro sistema de símbolos

                        De hoy o de hace diez mil lunas

                        Todo, todo lo demás fórmulas y hechos y argumentos

                        Y si no se queda en un mar de dudas posibles e hipotéticas

                        Por mirar así lo real natural y social y humano de aquí y de allí

                        Estás toda tu existencia en la soledad del silencio

                        Nadie te apoya y ninguna bandera desea cobijarte

                        Solo te queda el dolor de la vida.

                                                           II, 90.

                        Deja de dormir en los sueños del engaño

                        Un miembro de una familia puede hacer mucho bien

                        Mucho bien a uno o a muchos de la misma familia

                        Y destrozar la vida a otro o a otros

                        Acepta lo que es real en muchos casos

                        El mundo tendría más color si de verdad

                        Se analizase las realidades de forma seria y profunda

                        Coherente y sin tantos prejuicios

                        Cuánto dolor y sufrimiento y angustia

                        Crece y se hereda por no querer decir la verdad.

                        Una fuente de dolor y error y mal está en el individuo

                        Otra está en la propia familia

                        Otra en la escuela y en los centros de trabajo

                        Negar estos hechos y solo pensar en las estructuras

                        De poder político y social y económico y religioso

                        Es desear olvidar una razón de la angustia humana

                        Es no querer disminuir el sufrimiento humano

                        Sin olvidar que en todo ello está también las grandes dichas

                        Las grandes alegrías y grandes felicidades

                        Ambos vasos están: felicidad y pena

                        No todo el dolor se crea en la lucha de clases

                        Ni en las ideologías contrapuestas socialmente

                        Ni en las alienaciones religiosas

                        Ni en las enfermedades físicas o biológicas

                        Si deseamos de verdad disminuya la pena y la desesperación

                        Pongamos a investigar seriamente las raíces del mal y de los males.

                                                           II, 91.

                        Un árbol pequeño y débil va creciendo

                        Tarda años

                        Y en un momento un pie rompe el leño

                        El vegetal triste y lloroso

                        Malvive y malrespira todo su estar.

                                                           II, 92.

                        Dos seres que creían amarse

                        Se ha ido rompiendo ese amor.

                                                           II, 93.

                        Dónde está el centro del mundo

                        Dónde el núcleo de tu mirada

                        Dónde encontrar el descanso del centro.

                                                           II, 94.

                        Has perdido o han huido o se han ido

                        Padre y madre

                        Esperamos que a Otro Mundo

                        Deseamos al Lado Bueno del Otro Mundo

                        Aquí te has quedado ya sin esas miradas

                        Solo recuerdos

                        Solo quedarán recuerdos

                        Pero qué recuerdos y cuántos y cuándo surgen

                        Esas dos perdidas te cambian el mundo

                        Aunque no lo expreses

                        Aunque no lo creas

                        Ya eres otra persona

                        Creas o no creas en Otra Realidad.

                                                           II, 95.

                        Se ha instalado el silencio dentro de tus ojos

                        No sabes como dar luz a tu espera con esperanza.

                                                           II, 96.

                        Has olvidado los sustantivos de los mares

                        Solo tienes en la cabeza los adjetivos de la carne.

                                                           II, 97.

                        Buscamos solución al horror inexplicable

                        A la crueldad sin sentido y sin nombre

                        Estamos perdidos ante el mal y los males

                        No comprendemos lo que somos

                        Al sentir como en la humanidad

                        Suena la campana enorme de la deshumanidad.

                                                           II, 98.

                        Jardín lleno de sabores

                        Olores de pasados y futuros

                        Relampaguean pasiones deseos

                        Nubes que atormentan dentro

                        Fuera de estar y perdidos en camino.

                                                           II, 99.

                        Rosas de copos blancos y negros

                        Sillas de violines esperando algo

                        Revientan autovías de percepciones

                        Han restregado lo que es y el deseo.

                                                           II, 100.

                        Quería vida de aire y tierra y agua y espíritu

                        Buscó la eternidad en el presente

                        El ser felicidad alegría sonrisa

                        Siempre había un lloro caminante

                        Hacia uno mismo en la violeta tarde.

                                                           II, 101.

                        Lanzas la palabra

                        Y retorna silencio

                        Ya no nace del vientre

                        Ni del cerebro

                        Silencio no abres la boca

                        Han roto las manos

                        En vajilla de timidez.

                                                           II, 102.

                        Tiembla boca labios voz

                        ¿Qué ha sucedido sino laberinto de desierto?

                        ¿Isla de laureles con playa al sol?

                        Vuelo distinto antes que después.

                                                           II, 103.

                        Palabras encadenadas a metáforas

                        Vocablos a símbolos

                        Términos a conceptos

                        Todo formando un cocido

                        De estrellas y nervios

                        Acercar la boca para beber agua

                        Un relámpago de momentánea certidumbre.

                                                           II, 104.

                        Explicar lo que nadie entiende

                        Crisis es siempre el mismo diente

                        Avaricia amando no sabiduría

                        Estalla una laberinto de desempleo

                        Pena y angustia y sufrimiento y lloros

                        Nadie es padre de la paella.

                                                           II, 105.

                        Dicen que elites en sombra mueven pies del mundo

                        Trazan puentes fijan fines como faros

                        Miles de millones son alumbrados por unos cientos

                        Recorren las sombras del mundo sin ser visibles

                        Dicen que manos en crepúsculo mueven cabezas del planeta.

                                                           II, 106.

                        Millones de neuronas hablan entre sí

                        Lo consciente no conoce sus lenguajes

                        Cerebro es más profundo que la galaxia

                        Son orillas no tiene límites

                        Su ser no se deja atrapar

                        Movimientos en múltiples cuevas caminos

                        Nunca conoceremos sus viajes y fondas

                        Dicen los ojos de los presentes torbellinos.

                                                           II, 107.

                        Experimentos

                        Datos

                        Fórmulas

                        Hechos

                        Hipótesis

                        Obligaciones

                        Leyes.

                                                           II, 108.

                        Codicia y envidia envuelve el tejido botijo del presente

                        Con leyes más algunas ideas quieren quedarse con propiedades

                        Del otro

                        No volvamos a caminos del pasado y sangre en cavernas

                        Trincheras se derrame por viento

                        Busca tu pan en otra tierra y no llenemos cántaros de odio

                        Del otro

                        Aviso para Quijotes y Sanchos y Hamlets y Otelos.

                                                           II, 109.

                        Todos los tiempos

                        Traen carnavales y fiestas

                        Y duelos.

                                                           II, 110.

                        Quieres viajar a un lugar donde no estés

                        Cambiando de aires cambie tu interior

                        Apaciguar el fuego volcán llama hundida

                        En tu alma

                        Irte a otro espacio para encontrar paz

                        Escultura del camino

                        Tapar esconder reventar velar desvelar

                        Alternativas al presente debajo árbol

                        Sin sombra.

                                                           II, 111.

                        Soñamos la muerte

                        La muerte nos sueña.

                                                           II, 112.

                        Cuervos picoteando

                        Cuerpo sin telas.

                                                           II, 113.

                        Nieve paisaje

                        Montañas de carne.

                                                           II, 114.

                        No sueñes un verso

                        Que ya está pensado en un gran árbol

                        Del pasado

                        Ya ha nacido antes de tu respirar.

                                                           II, 115.

                        Llaman mitos a relatos del ser contados desde antiguo

                        Llaman fantasías a mezclas de sagrado y profano

                        Pueblo de ignorantes con barba y corbata y escotes

                        Nos están hablando de la sangre más profundo del ser.

                                                           II, 116.

                        Palabras

                        Cantares con palabras

                        Pesares de dolores con palabras

                        Sueños desvelados racimos con palabras

                        Imperios nacidos de volcanes terremotos con palabras.

                                                           II, 117.

                        Paseas

                        Tu pie tropieza

                        Hierva con flor diminuta

                        Has roto un ser

                        Enredado en algo que fue

                        Continúas tu aire somnoliento

                        Sin ser consciente del acto nacido de tus pies ojos.

                                                           II, 118.

                        Dicen que todo arte es emoción

                        Color o imagen o palabra o movimiento o gusto

                        Todo es sentimiento catártico de lo interior más profundo

                        Dicen que toda emoción es arte.

                                                           II, 119.

                        Casa de mil habitaciones

                        De paredes

                        Luces rojas.

                                                           II, 120.

                        Sientes la brutalidad del león atrapando la gacela recién nacida

                        Olvidas el dolor de tus palabras gestos broncos a seres racionales.

                                                           II, 121.

                        Sé que mis palabras colores ideas

                        Morirán conmigo

                        Que no quedará nada de mis huesos

                        Ni nada de mis ideas

                        Sé que mis anhelos de crear árboles serán talados definitivamente

                        Otros crecerán a alturas de miles de kilómetros

                        Los que yo he sembrado se quedarán en hierba rota

                        Como no nacida.

                                                           II, 122.

                        Semilla abierta como boca al tiempo

                        Esperanza con flores de laberintos

                        Peras abiertas a la nada todo

                        No solo terminarás en polvo túmulo

                        Tu conciencia es eterna

                        Nacida para estar conocer Infinito Persona.

                                                           II, 123.

                        Conocer

                        Misterio de percibir

                        Una idea levanta el vientre del cerebro

                        Coincide

                        Tus ojos y lo externo y lo interior

                        Inconmensurable pregunta. 

                                                           II, 124.

                        Levantas un dedo

                        Mano y atrapas un sueño

                        Tantos millones de veces has movido huesos

                        Has perdido el asombro

                        De no ser piedra.

                                                           II, 125.

                        Clavado en la tierra

                        No necesitan tus manos

                        Ni tu cerebro

                        Ni tu saber

                        Sentado esperando

                        Epidemia de desempleo

                        No necesitan tus ojos

                        Ni tus miradas

                        Y tú solo lloras sin lágrimas.

                                                           II, 126.

                        Levanté los ojos atravesando ventana

                        Leño de mil centímetros horadaba el témpano azul

                        Comprendí entendí sentí concebí

                        Que respiraba este aire antes que mis pulmones

                        Cuando mis huesos sean polvo

                        Dará sombra a la tierra de piedras.

                                                           II, 127.

                        Solo quise ser bueno

                        De buena mirada

                        De buenas palabras

                        Solo desee ser buen ser

                        Vivir con dignidad honestidad suficiencia

                        Solo desee ser buen estar

                        Vivir en paz y con una sonrisa

                        Solo quise ser con mi ser.

                                                           II, 128.

                        Un poema no cambia huracanes ni terremotos

                        Crea solo una sonrisa interior sin labios

                        Un poema no transforma millones de almas con escudos

                        Crea solo una espera exterior sin lengua.

                                                                           (04 En. – 11 Feb. 13Cr).

 [1] - 1ª Edic.: D.l. Cr-360-2015. Título: Epopeya. Poesía. Antología.

     - 2ª Edic.: D.l. Cr‑541-2015. Título: Epopeya, XI, XXV, XXVI, XXVII, XXVIII.

 

Lunes, 02 de Noviembre de 2015 08:51 soliloquios #. Epopeya XXVIII-Poesía-Epopeya Filosófica

Epopeya Filosófica, XXVIII. VERSOS, III. © jmm caminero.

                        Epopeya Filosófica, XXVIII. VERSOS, III[1]. © jmm caminero.

                                                           III, 1.

                        No engaño

                        Busco gloria terrena

                        Con palabra metáforas ideas

                        Versos.

                                                           III, 2.

                        No deseo confrontaciones

                        De ningún color

                        De ninguna forma

                        De ninguna manera

                        No deseo peleas dialécticas

                        Solo deseo mirar una flor en silencio

                        Solo deseo observar una silla, callado.

                                                           III, 3.

                        No sirvo para nada

                        Ni poeta, ni escritor, ni pensador, ni artista pintor

                        Nada de lo que surge de mis labios manos boca

                        Atrapa ninguna nube de racimos blancos

                        He intentado hacer un palacio con neuronas sin cemento

                        Todo el edificio se ha caído en el susurro de la tarde

                        He puesto la mano en algo

                        Muchos algo ya a lo largo de décadas

                        Casi nada ha florecido

                        Parece que el Buen Dios no le gusten mis rebaños

                        ¿Me ha abandonado el Ser Supremo?

                        Casi toda el agua que hecho en la vasija se derrama.

                        Creo que su mano es misericordiosa conmigo

                        Y contigo.

                                                           III, 4.

                        ¿Qué es la conciencia?

                        ¿Qué siente la conciencia?

                        ¿Qué piensa la conciencia?

                                                           III, 5.

                        Tenía la voz como huracán en torbellino

                        Hueco de cántaro y altisonante de animal herido

                        Pero sensibilidad de microsegundo

                        En silencio retomando la paz de nada

                        Miraba por la ventana el árbol sin hojas.

                                                           III, 6.

                        Quisiste ser poeta

                        No eras consciente

                        De que no se puede intentar ser

                        Sino ser o no ser

                        Como una tragedia.

                                                           III, 7.

                        Todos queremos que todos los estómagos tengan comida

                        Todos los cuerpos ropa

                        Todos los huesos cobijo

                        Todas las manos trabajo

                        Todos deseamos esa bandera

                        ¿Pero quién sabe como ascender esa cumbre?

                        ¿Si alguien la conoce nos diga su secreto?

                                                           III, 8.

                        Siento cercano el silencio en el hoyo

                        De Pessoa, Kafka, Dickinson…

                        Me siento cercano a su soledad

                        Pero debo admitir que los dioses

                        No han coronado mis neuronas

                        De esa sabiduría genialidad

                        Solo sentir sus lamentos.

                                                           III, 9.

                        Cada vuelta al sol

                        Sientes habitar peor

                        Este planeta.

                                                           III, 10.

                        No puedes entender

                        A quién sin dejar de esforzarse cada día

                        El mes siguiente vive peor que el anterior

                        No puedes comprender a quién sin dejar de sembrar cada día

                        Cada nueva luna tiene más problemas que la anterior.

                                                           III, 11.

                        Qué pocos te han dado una llamada de lamento

                        Por duelo y desaparición de este planeta

                        De un ser tan cercano a ti

                        Tú cuándo has sabido de alguien de esta clase

                        Has dado con palabra el “lo siento” y pésame

                        Porque siempre lo has sentido

                        Aunque comprendas que es ley de naturaleza

                        Qué pocos han tocado tu puerta con el lo siento.

                        No crees haberte portado tú tan mal

                        Con cientos de personas que se han cruzado con tus ojos

                        Llevas décadas de casi monje

                        Solo durmiendo y cumpliendo tus deberes

                        En la soledad y silencio del desierto de cemento solo

                        Habrán pasado muchas lunas y muchos duelos

                        Y si no has dicho que esta voz es tuya

                        Es porque no has conocido la noticia

                        Esa es la diferencia entre tú y la mayoría.

                                                           III, 12.

                        Muchos olvidan

                        Que por muchos obispos que tengas en el lecho de muerte

                        Y te absuelvan unas mil veces en cinco días

                        Muchos olvidan

                        Que efectivamente todos tus errores son perdonados

                        Muchos olvidan

                        Que aún les espera

                        Nos espera la última tentación del Tentador

                        Que es recordarnos ya sin tapujos

                        Exagerando y mintiendo y engañando incluso

                        Lo que hemos hecho y dejado de ser

                        Con claridad y con exageración muchas realidades

                        Muchos olvidan lo que antes se decía

                        Que muchos no seremos capaces de superar esa tentación

                        La tentación de desesperación

                        Porque entre lo que nos recuerden de verdad

                        Y lo que se exagere

                        ¿Cuántos habrá que serán capaces de no caer en angustia última

                        Desesperación plena y olviden la infinita misericordia perdón

                        Del Buen Dios?

                        Si los grandes santos sufren

                        La mayoría grandes tentaciones en sus minutos y horas últimas

                        ¿Por qué tú vas a ser menos que ellos en comparación?

                        ¿¡O estas palabras son erróneas!?

                                                           III, 13.

                        Vivo en una tierra

                        Que el deporte nacional

                        Es envidia y lujuria y codicia avaricia

                        Unos de una manera y otros de otra

                        Unos mienten y engañan con unas palabras

                        Y otros con gestos

                        Unos porque se dicen ateos agnósticos

                        Otros porque están los días en servicios religiosos

                        Se unen tres ogros dragones serpientes

                        De lujuria codicia envidia

                        Y matan a millones de bocas almas mentes

                        Ahora y después del Ahora.

                                                           III, 14.

                        No corriges las palabras frases acentos ritmos

                        Cómo crees puedes perfeccionar una idea emoción

                        No tienes la paciencia del repaso perfección.

                                                           III, 15.

                        Se rompe un gran trozo de cuerpo alma

                        El futuro se rompe a trozos

                        Pena angustia llena de temores rellenan cerebro

                        Angustia sobre angustia peinando el momento

                        Te golpea la vida muerte sin muerte.

                                                           III, 16.

                        Huevo ha nacido roto

                        Con pájaro de cinco picos

                        Se ha levantado la tormenta de tristeza.

                                                           III, 17.

                        Se tropieza la boca

                        Con pared de mármol

                        Frío y ausente.

                                                           III, 18.

                        Dos horizontes

                        En el camino

                        No saber cual pisar.

                                                           III, 19.

                        Aquellos hace unas décadas de lunas resplandecientes de glorias

                        Laureles abiertos al infinito no olvido de siglos

                        Hoy sentimos se pierden sus colores en nublados de olvidos

                        Parecían que eran Virgilios y Homeros sus palabras serían de hierro

                        Piedra mármol tungsteno carbono más duras eternas que soles

                        Humildad y modestia el mar está tragando sus nombres imágenes

                        Se creían inmortales tocados por dioses de genialidad

                        Atrapa una generación más el amanecer sus nombres se van olvidando.

                                                           III, 20.

                        Sientes una uña

                        Percibes el color dolor

                        Modesta parte de tu ser

                        La miras e intentas comprenderla

                        Ella te dice: Soy de tu vivencia

                        Nunca te fijas en mi olvidados fines

                        También existo en la totalidad de tu mundo.

                                                           III, 21.

                        Superficie blanca

                        Embarazada de signos

                        Palabras e imágenes e ideas

                        Pueden cambiar mundos.

                                                           III, 22.

                        Quise ser famoso por los milenios

                        Juntando palabras símbolos

                        Descubriendo otros mundos en éste

                        Caí en orgullo vanidad soberbia

                        De intentar pasar al recuerdo de siglos

                        En hombres y mujeres y niños y ancianas

                        Algo de mi ser permaneciese en ellos

                        Caí en el fuego petulancia que no me olvidarán

                        Empecé mil caminos vocaciones

                        Buscando laureles de plata

                        Ahora al lado del calor de noche que llega

                        La meta fin de mi existir

                        Comprendo he perseguido nube sueños.

                                                           III, 23.

                        Tanto cultivar el campo de conocimiento cultura

                        Apenas me ha regalado alegría de aceite pan. 

                                                           III, 24.

                        Caballos que destruyen la luna

                        Huracanes cenicientos de pasiones

                        Los menos buenos ensucian la sal

                        Tristeza empaña los menos malos.

                                                           III, 25.

                        Nubes embargadas de tristezas

                        Bondad se rompe con maldad

                        Pero el bien nunca muere

                        Los males se van hundiendo en túmulos.

                                                           III, 26.

                        Dolor de la vida

                        Vida de dolor.

                                                           III, 27.

                        Desaliento abierto en temblores con racimos en noche

                        Silenciosos aspavientos de nubes abiertas de melocotones

                        Cangrejos que recorren bocas cerradas de dientes

                        Esperas en arco iris subiendo por descendimientos lúgubres

                        Ansiando atardecer relámpagos ennegrecidos de ojos muertos.

                                                           III, 28.

                        Siempre hay una guerra que te espera

                        Siempre aunque huyas con vientos de nada

                        Siempre hay una muerte que te desea

                        Siempre aunque corras la tuya.

                                                           III, 29.

                        Cae un rincón en un lugar

                        Mira el tiempo de lo que ha sido

                        Relámpagos de recuerdos

                        Tormentas de ser y estar

                        Dioses nos creemos condenamos

                        A otros al dolor de décadas.

                                                           III, 30.

                        Se abre el vientre el monte de las células

                        Aparece un pensamiento que hay que esconder

                        Rezuman vientos de estercoleros negros

                        Arrastramos un pozo de obscuridades

                        Arropamos un pozo de enorme luz

                        Todo ser tiene que seleccionar su camino

                        Entre dos puntos que se repelen y atraen

                        La mano acaricia el aire de la mañana.

                                                           III, 31.

                        Una sala te enseña el ser del estar

                        Te muestra el estar del ser

                        El teatro que ocurre en medio

                        Es cosa de dos mentes o de solo una.

                                                           III, 32.

                        Produces palabras e imágenes y sonidos

                        Recambios de la pestaña caída en la sombra

                        Se ha alejado el miércoles de las nubes

                        Y tú en medio no sabes qué hacer

                        La sociedad no te da un producir algo

                        Y te sientas frente a ti mismo

                        Rodeado de viernes infinitos

                        Esperas que los sabios de este mundo

                        Otorguen la dignidad para comprar pan

                        Con el sudor de tu frente abierta en canal.

                                                           III, 33.

                        Se les llena los dientes y lengua

                        De discursos de abrir nuevos horizontes

                        Llegas tú con tu pequeña esperanza

                        Colección de palabras

                        Y te niegan pan y sal y tierra para enterrarte.

                                                           III, 34.

                        Para escribir la esencialidad de una imagen concepto

                        Verso

                        No necesitas que mil te alaben las florituras de los sonidos

                        Solo encontrar lo profundo de lo profundo.

                                                           III, 35.

                                               “Poesía y poema”:

                        Uniendo versos que entrelazan esencias

                        Sumando ecos de lo inconsciente

                        Lo no conocido se expresa en retablos de matices

                        No es literatura es ir más allá del nombre

                        Del hombre o mujer

                        Más allá de los ojos conceptos imágenes emociones

                        Unir lo no y lo sí

                                                           III, 36.

                        Pesábamos el espacio

                        Pesábamos el tiempo

                        Nos pesábamos a nosotros mismos

                        No encontramos la esencia del yo.

                                                           III, 37.

                        Nieve que destruye la palabra

                        Hoy ha sido otro hoy

                        Nuevo y perdido en el piano de las miradas

                        Estás

                        Soportas lo que hoy vendrá

                        Temor de presente futuro

                        Han abierto las fauces sandías rellenas de alientos

                        Han mordido las fauces las tristes realidades.

                                                           III, 38.

                        ¿Para qué un verso más?

                        En un mundo sin empatía profunda

                        El otro es un objeto para ti

                        Para la mayoría de ojos el otro es un instrumento de medios

                        Te han cosificado tantas mañanas

                        Se han abierto las piedras en sangre.

                                                           III, 39.

                        Teclado de ojos mirando a cuerpos sin cuencas

                        Retoman vientres abiertos por esperanzas de paraísos

                        Tierras rellenas de afilados dientes de oro espadas

                        Con grandes lemas han llenado paredes de barricadas

                        Millones de manos cortadas en campos con púas

                        Las grandes ideas acarrean también mares de sangre.

                                                           III, 40.

                        En un rincón metido y escondido miro el aire

                        Asustado de ser y de estar comparto dolor y nube

                        Huido de mi mismo y de todos y los otros

                        Serpiente de temor ata mi alma al momento

                        Temor de mañana y temor del hoy

                        En un rincón con sillón te mueres de pena.

                                                           III, 41.

                        No matéis a los dioses buenos y morales y justos

                        Porque asesinareis grandes zonas del corazón humano.

                                                           III, 42.

                        Cada rostro lleva en su cartografía geografía sus alegrías y penas

                        Cada uno en sus vivencias historias pasados y presentes

                        Atan las mieses de lo que pudo ser y no fue

                        De lo que fue y no deseaste que fuese

                        Te engañan las palabras propias y de los otros

                        Y te encuentras con actos y vivencias

                        Que pesan como montañas en tus frágiles hombros

                        Hombres encierran a hombres por mil taxonomías

                        Y tu perdido en este mundo no comprendes nada

                        Te obscureces en tu esencialidad y accidentalidad

                        Acabas yendo del trabajo a tu casa

                        Esperando que la nada o el Todo te rodee pronto.

                                                           III, 43.

                        Dar aliento y esperanza                     

                        A los otros ojos

                        Que sus dientes rezuman sangre y sufrimiento y pena y desaliento

                        Un verso que tranquilice un alma

                        Y permita que sonría un día más.

                                                           III, 44.

                        Saboreas un chocolate de cacao en la tarde tranquila como otras

                        Sentado en silla detrás de una mesa de mármol blanco de siglos

                        Comprendes  y entiendes como han ido pasando generaciones

                        Civilizaciones y culturas y siempre hay un ser con ojos y labios

                        Que en un rincón de su pequeña existencia degusta un sorbo.

                                                           III, 45.

                        No sé nada más que juntar palabras

                        Combinadas con ideas y colores

                        Solo sé fabricar artilugios de ese tipo

                        Lo llaman Literatura y Filosofía y Pintura

                        Solo sé preparar esos platos de todas las maneras y formas

                        Pero nadie da un dólar por una pequeña ración.

                                                           III, 46.

                        Miro al frente

                        Y atrás

                        He fracasado con los ojos

                        Al crear un mundo de cultura

                        Ninguna mente

                        Le gustan mis imágenes y espejos

                        Del mundo.

                                                           III, 47.

                        No sabes si dentro de dos vueltas de la tierra alrededor del sol

                        Tendrás metal para cambiar por utensilios e instrumentos para vivir.

                                                           III, 48.

                        ¿Para qué la naturaleza te ha dado tanta riqueza cognoscitiva y mental?

                        ¿Si el resto de ojos y bocas y labios no les interesan tus producciones?

                        ¿Para qué la naturaleza te ha otorgado ese hambre infinita de saber?

                        ¿Si el resto de comensales jamás les interesa coger una cucharita de tu comida?

                        ¿Para qué Dios, la naturaleza, la sociedad, el ambiente, tu familia

                        Te ha hecho diferente de los demás con un ansia enorme de creación

                        Para que mueras en la tarde de décadas en silencio

                        Llorando con tus creaciones e investigaciones que a nadie alimentan?

                        ¿Para qué crear seres de ese modo y ese lugar para que sufran setenta años?

                                                           III, 49.

                        Lámpara encendida

                        Encima de la mesa

                        Calentando un trozo de silencio

                        Miras el aire y su espesor

                        Envuelve tus minutos.

                                                           III, 50.

                        Haces lo que tus deseos te señalan

                        Bueno o malo o regular

                        No pisas un templo sagrado

                        O estás dentro de él todos los días

                        Pero olvidas el dolor que causas

                        Tus antiguos traumas rodeados de aire

                        Pronto ya te enfrentarás al Juicio.

                                                           III, 51.

                        Si tus palabras y pinturas no te dan la gloria en este mundo

                        Que no te conduzcan a la no gloria en el Otro Mundo.

                                                           III, 52.

                        Días rompen la espalda del sollozo

                        Argamasa de sarmientos clavados

                        Corazón de almas hambrientas de Sed

                        Negrura del alivio amanecer

                        He oído el susurro de esperanza.

                                                           III, 53.

                        No saber que pasará mañana

                        Dentro de ciento veinte días

                        Eternos recodos de pies manos envejecidos

                        Se han ido alegrías buscando la noche

                        Los pies y manos y cabeza sin producción.

                                                           III, 54.

                        Una manta de tristeza y temor embarga la mente

                        Carne y alma unidas buscando rendija de luz

                        Comen los pensamientos a los mismos pensamientos

                        Mesa ha caído rota con gafas púrpuras

                        ¿Has reventado tu pasado arando la mar?

                        Sueños de todos los colores has adornado

                        Se han visto zozobrar aquellos caminos

                        Reventadores de racimos verdes y grises ácidos.

                                                           III, 55.

                        Has dejado media vida por hallar un verso perfecto

                        Ahora tú eres carne y necesita dólares como todos

                        Aquellos solo buscaron la plata y ahora la tienen

                        Tú dormido en laureles la gloria eterna cultural

                        Ahora ni tienes parnasos ni plata

                        En el hoyo del sufrimiento te mueres en soledad.

                                                           III, 56.

                        No tienes teléfono para llamar a nadie

                        Se han borrado los números de todos los vientos

                        Muecas abiertas de luces bohemias relanzando nubles

                        En el camino trozos de dedos rotos

                        Ansiaste amistad pero tu cara y lengua

                        No gustaba a casi nadie

                        Por mucha moral y respeto que siempre ofrecías

                        Ni murmuraciones y siempre te silenciabas

                        Tu piano no desentonara de la media

                        Has dormido bisiestos a bisiestos en hueco del árbol

                        El aire y las flores te miran con sonrisa

                        La naturaleza te consuela de tanto en silencio soledad

                        El cajón del existir se ha roto en espalda.

                                                           III, 57.

                        Pides poco

                        Siempre has solicitado poco

                        Te han dado menos

                        Casi nada.

                                                           III, 58.

                        Buscas algo nuevo

                        En tus ojos miradas

                        Silenciosas de nenúfares sin flor.

                                                           III, 59.

                        Queda la cantidad

                        Se ha perdido la cualidad

                        Resta la cualidad

                        Se ha olvidado la cantidad.

                                                           III, 60.

                        Un buitre en la memoria

                        Cadáver de recuerdos

                        Somnolientos de miradas

                        Han acontecido campanas

                        Retorcidas sin llaves.

                                                           III, 61.

                        Se han roto las vestiduras del yo

                        Firmamento con estrellas cayendo al mar

                        Te has perdido en ti mismo

                        No encuentras el hilo de Ariadna

                        Que te conduzca a tu hogar

                        A ti mismo mirando desde el sillón.

                                                           III, 62.

                        Notas en sus palabras

                        Alguien que no ha pasado de la adolescencia

                        Tanto odio e inquina al ser humano

                        Al otro

                        Camufle de sonrisas o de dolor

                        Que pide al destino que no le otorgue un alto cargo

                        Alta responsabilidad en el futuro.

                                                           III, 63.

                        Superficie blanca y lisa

                        Mesa de nenúfares y naranjas

                        Sonríe el alma al oírla.

                                                           III, 64.

                        Nace el diluvio volcán de dentro

                        Obscuro y blanco

                        Si no controla su poder

                        Agrandas lo claro y reduces la sombra

                        Te comerá y deglutirá

                        Destruyendo mucho bueno de ti

                        Y sus olas como seísmo atraparán

                        A otros ojos inocentes.

                                                           III, 65.

                        Nuestro silencio

                        Es tu voz.

                                                           III, 66.

                        Sueño de árboles abiertos en canal esperando el firmamento de estrellas

                        Rodeados de túmulos cabestros encerrados en sistemas de pensares

                        Laberintos que ansían desvelarse a los ojos de mente de nada.

                                                           III, 67.

                        Poder y deber

                        Deber y poder.

                                                           III, 68.

                        Canto al ser que respira

                        No importa el color de ojos y piel y cerebro

                        Habite en un trozo de tierra o de agua o de mar o de aire

                        Canto a cualquier boca.

                                                           III, 69.

                        Pude tomar muchos caminos estéticos

                        Muchas fondas y muchos dilemas

                        Hice lo que deseé era más verdad y más bondad

                        He pagado un alto precio de dolor quemado al aire

                        El tiempo si permanece dirá si tiene algún valor.

                                                           III, 70.

                        No pienso ya solo en mi terruño

                        Canto a todo ser que bucee en el mito de Europa

                        Un día seremos un Estado

                        Todos los colores de sus playas y montañas

                        Formando una unidad en un horizonte de futuro

                        Tantos siglos de deseos de una unidad

                        Tantos milenios esperando ser un Algo Unidos.

                                                           III, 71.

                        Besé miles de páginas con miles de imágenes pinturas

                        De ambos nació una arquitectura conceptual cultural

                        Se han roto las mieses de todos y nadas

                        Ver el silencio abierto en canal estrecho de tarde.

                                                           III, 72.

                        Te encadenan tantos brillantes clavos de blancos cordeles

                        Ideas aspirando a ser y estar en trozos de pensamientos

                        Laberintos abiertos de la tarde rezumando fríos escorias

                        Se han alejado miércoles de estufas abiertas en redobles

                        Camina la flor perdida en su esencia de ser estar.

                                                           III, 73.

                        Compongo palabras conceptos con aires de nadas y todos

                        Ya es tiempo de no pensar sentir en laureles parnasos

                        Solo expresar algo de algo de una mente con una neurona

                        Besándose los ojos con las vivencias de experiencias

                        Posibles caminos de ser en los caminos de los otros.

                                                           III, 74.

                        No comprendes imágenes palabras conceptos colores

                        De estas palabras llenas embarazadas de posibles

                        Se han roto las luciérnagas en caminos abiertos

                        Tú no los entiendes pero tu cerebro sí

                        Hablo a las neuronas inconscientes de tu cabeza

                        Al consciente ya recibe tantos millones de pasajes

                        Tiene demasiados emisores solo busco el silencio

                        De tus labios abiertos en unas gafas preñadas al sol.

                                                           III, 75.

                        El junco cae destrozado por la circunstancia

                        Aire o hielo o fuego o sequía

                        Ha destruido un tiempo y un espacio.

                                                           III, 76.

                        Me duelen los escándalos en las altas coronillas de carmesí

                        Seres de buena voluntad y buena inteligencia y sin hijos legales

                        Si estos algunos caen en las tentaciones

                        ¿Es que es tan malo el ser humano?

                        ¿Si los buenos tropiezan en tantos árboles con hierros en sus púas?

                        ¡Dios, dios que no saboreo el aire!

                                                           III, 77.

                        Labios que abren esperas esperanzas

                        Se detienen las pasiones inconfesables de ser

                        Tentaciones deseos emocionales escondidas

                        Creáis que todo lo tenías metido en latas controladas

                        Ahora comprendes que se han muerto tus paredes

                        Hombre es un volcán magmático de deseos de todo

                        Lava con agua de hielo el interior que no explote

                        Te mate tu ser ahora y en flores de eternidad

                        Creías que todo estaba bajo los diques de racionalidad

                        La ventana de la moralidad puede hacerse añicos

                        No desees y no percibas y no pienses

                        Átate a la cruz madero clavado del Nazareno

                        Soporta los seísmos de la interioridad

                        Que desea clavarte el clavo de las pasiones.

                                                           III, 78.

                        Siglos

                        Malaria

                        Aire fuego

                        Viento

                        Racimos

                        Uvas negras y blancas

                        Enrojecen ojos

                        Estrella amanece.

                                                           III, 79.

                        Nadie enseña verdad con bondad belleza

                        Pasión de deseos volcán bomba

                        Cómo poner paredes de moral al río de lava

                        Fluyente desde el interior

                        Dormido creías el pájaro de pasión

                        Entrecortada de voces laberínticas

                        Décadas has controlado el fluir de todo

                        Ahora que está muriendo la carne

                        El espíritu alma lucha en muerte mortal

                        Para que antiguo asno no mate al ser futuro.

                                                           III, 80.

                        Patata caliente obertura de boca abierta

                        Esperando deseos imposibles

                        Imaginaciones olvidas imaginarias de árboles

                        Con frutos de colores y despertando lo hundido

                        Comprendes ahora como tantos han caído

                        En sinfonías de todos los sabores y gustos

                        Ahora te haces más humano sin piel y con nervios

                        Te caes del pedestal sin probar nada

                        Solo sufriendo la tempestad de la irracionalidad imposible.

                                                           III, 81.

                        ¡Qué futuro espera a ese ser?

                        ¿Si no estudia y no trabaja la mente?

                        ¿El temor se adueña de tus pensamientos profundos?

                        ¡Pides a Santísima Trinidad que abra su corazón mente!

                        Día tras día la derrota es tu postre del atardecer

                        Retomas cada mañana al Nazareno más súplicas

                        La pena te embarga meses y años y dúos de años

                        Esperas el día del milagro del cambio de voluntad.

                                                           III, 82.

                        ¡Cuánta angustia dolor tristeza pena sufrimiento remordimiento!

                        Se derraman lunas y lunas sin color

                        En horizonte.

                                                           III, 83.

                        Gafas abiertas a las estrellas

                        Rompedoras de cristales

                        Encontrando hallando el misterio del mundo

                        Acercas la mano al saber de palabra

                        Se olvidan los cimientos de las nubes.

                                                           III, 84.

                        No es este poema lo esencial

                        Es tu mente que se enfrenta con esta montaña

                        De imágenes palabras conceptos colores

                        En esa batalla de campanas resuena

                        Un labio suspiro de ser

                        Tu interioridad

                        Ese es el verdadero verso de tu ser.

                                                           III, 85.

                        No temas la censura

                        Nadie te cortará una palabra o un color

                        No hay ningún ojo que saboree tus palabras

                        No tienes ningún ojo que aplauda o lamente o critique.

                                                           III, 86.

                        Coloqué un nombre modesto de paja

                        Cuadernos

                        Allí metidos están tantas miradas.

                                                           III, 87.

                        Dolor mal

                        Qué lugar y flor enseña al mundo

                        Brillo y bien y bondad es todo

                        Lo negativo solo es un traspié tentación

                        Lo inmenso blanco es infinitamente más mejor

                        Que lo negro punto

                        Metidos en la piel sobrevaloras lo frío negro obscuro

                        Pero la Infinidad del Calor Luz Absorbe Todo

                        Ganará la inmensidad partida del universo

                        No lo dude tu corazón alma carne.

                                                           III, 88.

                        No sabes si dentro de 120 amaneceres

                        Si volverás a recibir un salario por tu sudor

                        O ya en el silencio de esta vida dormirás esperando

                        Nadie querrá ya tu poco saber

                        Nadie que tus manos realicen un algo

                        Que sirva a otros en el silencio anónimo de millones de bocas

                        Han cruzado los vientos de soles

                        Tantas piernas cruzaron sus huesos para que cayeses

                        Para que recordar tantas maldades de infamias de tan pequeños seres

                        Que pequeñas manos rompieron muchos de tus huesos

                        Tú no eres perfecto

                        Pero la buena voluntad y buena intención y buen corazón

                        Jamás se te ha roto en otros vasos

                        Pero tanta miseria moral has conocido en tantos ojos

                        Tantos labios dulces que chorreaban maldad en pequeños borbotones

                        Han tropezado tu corazón en las púas de otros ojos

                        Has perdido tantas batallas guerras que no has buscado

                        Casi siempre has ido a recoger el pan

                        Y dentro estaba la amargura del fracaso

                        Había uno más esperando detrás de la puerta para ti

                        Tanto esfuerzo y semillas se quedaban paralíticas sin agua

                        No entiendes por qué tanto alejamiento de la sonrisa del éxito

                        No quieres romper los huesos de nada nadie

                        Solo deseas que el arado produzca frutos también para tus labios.

                        El Buen Dios también te ama a ti pequeño lamento

                        Esa esperanza luz te hace respirar un nuevo minuto.

                                                           III, 89.

                        Quería plantar solo un árbol libro

                        Con miles de hojas páginas

                        Miles de Conceptos e imágenes pinturas

                        Críe un solo árbol

                        Enorme se convirtió con millones de palabras dibujos

                        Pero nadie deseaba sentarse a su sombra

                        Ni que sus frutos le calentasen el estómago

                        Y el criador del árbol mirando desde lejos

                        Sentía una enorme tristeza pena desaliento ahogo

                        Caía doblado por tormentas fuego agua piedra

                        Miraba desde la tierra de barro agua

                        La sombra que las hojas tapaban las piedras.

                                                           III, 90.

                        No desees la carne que no te pertenece

                        Olvida tentaciones y miradas

                        No desees los huesos que no te ha dado la Providencia

                        Olvida instintos y libidos y pasiones

                        No desees los nervios que no te ha dado la historia

                        Olvida pulsiones y la animalidad de tus cuevas magmáticas.

                                                           III, 91.

                        Un día te pesarán el corazón

                        Frente a la pluma

                        ¿Y hacía donde rodará el plato?

                                                           III, 92.

                        Te obsesiona en la cabeza

                        Te martillea por dentro

                        Creías que habías superado esos laberintos

                        Te destroza las neuronas

                        Recuerdos y olvidos se destruyen

                        Salir a la playa de tranquilidad sosiego sol

                        Lucha interna de bien y no bien y de mal y no mal

                        Creías que esas fauces de dientes ladrillos tiburones

                        Estaban sosegados desde hace bisiestos

                        Pero las púas detrás de la tarde han caído

                        No son reales solo pensamientos deseos tentaciones

                        Te rompen la mirada

                        Sabes que está detrás el Malo

                        Conoces ya sus dedos y garras y garfios

                        Un viejo conocido de tantos recovecos

                        Ya entiendes algo de sus viajes y sus colores y pecados y pesares

                        No eres ya el adolescente imberbe sin experiencia solo con ideales

                        Ahora ya conoces sus engaños vestidos de bienes o temores o males o deseos

                        Pones tu luz en el Altísimo Crucificado Eterno Dios

                        Y miras hacia Él para que te caigan sus lágrimas y sangre

                        Te cure por dentro las neuronas y por fuera de la piel y el exterior de los cabellos

                        Y esperas

                        Esperas el próximo dilema tentación

                        Siempre hay uno

                        Uno más que te espera detrás de la curva de la tarde puerta

                        Hasta el último suspiro

                        Que vendrá en forma de desesperación y escrúpulos

                        Y tú tendrás que atarte a la Inmaculada que te lleve con su rostro

                        Al Señor Eterno Inmortal Infinito Santísima Trinidad

                        Te acoja su misericordia como escudo y tape tus ojos de la caída.

                                                           III, 93.

                        Acoge una mano

                        A un pie

                        Y ambos luchan

                        Por contarse quien es el más esencial

                        Pero ambos cansados caen cada noche

                        Siempre amanece una nueva contienda.

                                                           III, 94.

                        Algún día tuvieron buena voluntad

                        Buenas intenciones y buenas obras

                        Son altos personajes del misterio

                        Tienen más inteligencia que la media

                        Saben más conceptos que la mayoría

                        Pero han caído en tentaciones de diversos colores

                        ¿Es que los humanes somos tan malos?

                        Detrás está buscando a quien reventar y deglutir en sus fauces

                        Recuerdas y entiendes y comprendes

                        Que no puedes alejarte del árbol de cruz Salvador.

                                                           III, 95.

                        ¡¿Qué he sido!?

                        ¡¿Qué seré!?

                        ¡¿Qué he sido hace veinte años!?

                        ¡¿Qué he sido!?

                        ¡¿Qué he sido hace mil años!?

                        ¡¿Qué seré dentro de mil años!?

                                                           III, 96.

                        Se rompe la estructura de la ropa

                        Aspavientos de carne y sedientos de aire

                        Rezuma el viento la fragancia de lo que fue

                        O la negrura del recuerdo

                        Siempre ha sido el ocaso de un tiempo

                        No de un ser que admira las estrellas

                        Cambian las penumbras de las tildes

                        Te encuentras perdido en ti mismo

                        Todos son yoes que quieren entrar

                        En la historia del mundo

                        Unos con un clavo otros con una madera

                        Yo también he caído en la avaricia de gloria

                        Reconozco que ha sido mi soberbia

                        Décadas he intentado que mi nombre

                        No se olvide por los tiempos

                        Avaricia de vanidad de vanidades

                        Miles de millones de ojos me han precedido

                        No quedan apellidos solo los ecos de sus actos

                        Debo volver a comprar la bondad verdad

                        Y arar cada día mi campo con el bien

                        Ese es el gran monumento de todo ser

                        Lo poco que sea bueno en el atasco del existir.

                                                           III, 97.

                        Soñaste que podrías besar la verdad bondad belleza

                        En el caos de cada día lleno de rutinas irracionales

                        Con algunos icebergs de racionalidad sensata.

                                                           III, 98.

                        Obscuridad del silencio

                        Viene el viento y arrastra el temor

                        Estás en una situación con varias tetralemas

                        Camino que silencie la pierna o el brazo

                        Temor ante la salida no verdadera

                        Penas en el penar diario

                        Percibir lo evidente y seleccionar lo erróneo.

                                                           III, 99.

                        Intentar poner nombre a lo interior

                        Cuevas y mares y volcanes y brisas

                        Ni el que lo arrastra lo conoce

                        Ni el que lo sufre lo entiende

                        Somos un misterio para cada uno

                        La hoja cae y percibimos su vuelo

                        Pero no captamos los millones

                        De movimientos de neuronas

                        Cada parpadear de conciencia

                        Inconsciencia en laberinto del mundo.

                                                           III, 100.

                        Un movimiento del aire en el interior de la habitación

                        No ha movido las moléculas externas sino las internas

                        Rezuma laberintos de gafas y papeles con letras

                        Algo se ha deslizado en la isla interior de uno mismo

                        No importa mi yo y si importa mi yo

                        Todos somos iguales en el noventa por ciento

                        Con similares alegrías y tristezas y pasiones y codicias

                        Estar como el árbol existiendo sin preguntarse por qué.

                                                           III, 101.

                        No escribir un poema

                        Para que tea alaben generaciones futuras

                        No

                        Redactarlo para olvidarlo de tu conciencia

                        Esas imágenes y palabras te dejen dormir esta noche.

                                                           III, 102.

                        Hay cien oídos cerebros labios

                        Que transportan la gestión de los poemas

                        Desde hace décadas

                        Habrán leído y pensado docenas de miles de versos

                        Si llega mi imagen con palabras y conceptos

                        A sus cerebros

                        Y no le dan valor

                        Debo sentir reconocer sin duda

                        Que la esencia de mi mirada no es suficiente profunda

                        Aceptar el veredicto sin lloros

                        Ni cascadas de lamentos.

                                                           III, 103.

                        Crean rumores

                        Crean dolores

                        Son tan lúgubres

                        Ni valor dan a un pésame

                        Tan alejados de compasión.

                                                           III, 104.

                        Cayó una semilla al tiempo

                        Nació una esperanza con cabeza.

                                                           III, 105.

                        Brazo roto se cura con semanas

                        La herida o falta es perceptible

                        Roto algún artilugio de la mente

                        De aliviarse dura meses o lunas

                        Tantas veces va empeorando

                        El penar no tiene límite

                        Rezuman gafas recogiendo gotas.

                                                           III, 106.

                        No ennegrezco esta hoja blanca para ti

                        Porque no sé si estas uvas llegarán a tus labios

                        O morirán sin tierra en este cajón electrónico

                        Tengo miedo del hambre y lleno líneas

                        Sin ritmo pero con conceptos e imágenes

                        Para que un comité de sabios de lo último

                        Acaricie estas palabras en sus neuronas

                        Abriendo una puerta a un pequeño laurel.

                                                           III, 107.

                        Dicen que hay un lugar sin espacio

                        Dicen que hay un tiempo sin tiempo

                        Le llaman eternidad con el Yo soy.

                                                           III, 108.

                        Desearía sentir

                        Que puedo hablar con el Omnipotente

                        Que me escucha

                        Que me alivia corazón

                        Que me borra mancha

                        Que me quita dolor profundo.

                                                           III, 109.

                        Están todas las elucubraciones

                        Qué cardenal se convertirá en blanco

                        Todas las quinielas abiertas

                        Mi mente solo desea que sea bondadoso.

                                                           III, 110.

                        A mi edad tantos ya habían conquistado

                        Cátedras

                        Imperios

                        Laureles

                        Experiencias

                        A mi edad tantos esfuerzos

                        No sé si en cien días

                        Sentenciarán que no necesitan mis manos

                        Ni mis neuronas.

                                                           III, 111. “Ciudad”.

                        Una hilera de piedras sobre piedras

                        Dentro corazones sobre corazones.

                                                           III, 112.

                        Se mueve una gota de agua en un torbellino

                        Se conmueve un torbellino en una gota de agua.

                                                           III, 113.

                        No comprendo nada

                        No entiendo la vida.

                                                           III, 114.

                        Porque tienen ropa y saben hablar

                        Se creen superiores a todos los seres vivos

                        Cuando somos más irracionales que los irracionales.

                                                           III, 115.

                        Después de diez años de aquel instante

                        Aquí en esta tierra solo quedan huesos

                        A los cien años solo moléculas de polvo

                        A los mil años solo vacío de polvo

                        A los diez milenios aún quedarán ecos

                        Torbellinos de tus acciones y palabras

                        En millones de sujetos que nunca sabrán

                        Quienes realizaron esos gestos.

                                                           III, 116.

                        A ti desconocido que tus ojos observan estas palabras

                        Solo puedo decirte que deseo tu felicidad

                        Pero que yo he fracasado en casi todo

                        Espero que de existir el Buen Dios

                        Me acoja en su seno y tenga misericordia de mis ojos.

                                                           III, 117.

                        Desearía morir pensando que un ser humano bueno

                        De verdad bueno sin engaños y sin mentiras

                        Es mejor que un racional muy sabio o poderoso

                        Desearía fallecer deseando que un racional santo

                        Está más elevado en la montaña espiritual

                        Que otro que haya conquistado imperios de oro o tierras.

                                                           III, 118.

                        El eco resuena en la flor

                        Mueves los labios

                        Rezuma canto del silicio.

                                                           III, 119.

                        Miro hacia atrás y siento pena

                        Miro hacia delante y siento temor.

                                                           III, 120.

                        Tantas veces ver a persona buena es pisada

                        Tantas a la menos buena donan laureles.

                                                           III, 121.

                        Desearías que el Buen Dios existiese

                        Y que su mano acariciara tu rostro

                        Tantos ojos te han despreciado

                        Que solo deseas que exista Otro Consuelo.

                                                           III, 122.

                        Pierde la razón y las palabras a borbotones hieren el aire

                        Por mucho que deseas que se sosieguen los labios

                        Tormentas huracanes de desalientos desesperanzados

                        Habita el pequeño lugar donde pudieron haber sido felices

                        Han destruido su pequeña felicidad terrena

                        Solo sienten que les espera más fusiles de dolores

                        Si es que no pierden también la alegría de la Gloría

                        Todo podría haber sido fácil como el agua tranquila

                        Pero voces de mal horadaron la pequeña casa del amor

                        Y la rueda del sufrimiento de Gautama continúa.

                                                           III, 123.

                        Inmensa maravilla poseer diez dedos

                        Atrapan el silencio y el vacío

                        Inmensa alegría poseer carne y nervios

                        Adornado con mente y espíritu

                        Y estar respirando este aire que se abre al Infinito.

                                                           III, 124.

                        No sé lo que soy

                        Cada voz de palabras

                        Dicen que soy algo distinto

                        Perdido en laberintos de los mundos.

                                                           III, 125.

                        Dicen que el Omnipotente existe

                        Dicen que el Omnisciente habla

                        Dicen que el Omnisanto te ama.

                                                           III, 126.

                        Me miro al espejo

                        Y no me reconozco

                        No encuentro mi yo.

                                                           III, 127.

                        Miran las arrugas y sombras y lo blanco del cabello

                        Pero el existir te ha desgastado más por dentro

                        Observan la curvatura de ojos y espalda

                        Pero el vivir te ha entristecido más el interior.

                                                           III, 128.

                        Tendrás una pequeña alegría

                        Un pequeño triunfo

                        Seguro que existe un ser al lado

                        Que se incomoda por ello

                        O no es capaz de sonreírte.

                                                           III, 129.

                        Hay tantos poderes en este mundo

                        Tantos con tantas banderas e ideas

                        Tantas bocas con cuchillos y sierras

                        Que es casi imposible solo estar

                        Solo ser y estar y respirar y morir.

                                                           III, 130.

                        La mente es todo

                        En la tierra hay muchos caminos de las neuronas

                        Cada uno recorre unos cuantos de infinitos posibles.

                                                           III, 131.

                        Todos quieren cambiar la Iglesia de Roma

                        Todos saben el camino para el futuro del espíritu

                        Todos conocen cual es el cristianismo auténtico profundo

                        Todos sienten que arrastran con ellos la verdad esencial

                        Pocos se plantean que solo hay una puerta: bondad gracia.

                                                           III, 132.

                        Buscar una vocación proyecto de existir en algo

                        Has ido de un árbol a otro jamás dándote fruto ninguno

                        Te encuentras ahora en el silencio de tu existir

                        Sin saber lo que has sido y lo que puedes ser

                        Perdido en los millones de instantes

                        Cómo mover la rueda del mundo para un futuro.

                                                           III, 133.

                        Se reúnen en una mesa cualesquiera cuatro lenguas ocho orejas

                        Deciden un rumbo para un mundo

                        Sin papeles escritos ni firmas solo aire y silencio

                        Se transforma algo bueno o malo

                        Nadie jamás sabrá de dónde ha nacido el arbusto orden.

                                                           III, 134.

                        Miraste un hilo de tela flotando en el aire

                        Cayó de bruces en sentimientos del sillón

                        Que era una realidad o una fantasía mental

                        Un arrobo de ser o un estar de una entidad

                        Todo se ha roto destrozado en los labios.

                                                           III, 135.

                        Pusiste tanto esfuerzo sacrifico

                        Dejaste tantas opciones y posibilidades

                        Han pasado tantas lunas, cientos de lunas

                        Todo se ha roto en una vasija sin agua y sin barro

                        Pudo haber sido un gran árbol

                        Nieve y frío han acompañado los labios.

                                                           III, 136.

                        Un soplo de aliento vivo

                        Tantos arados has cogido tus manos espaldas

                        En todos has fracasado

                        El sudor a raudales

                        Ojos rotos ennegrecidos de dolor y sangre

                        Por qué ninguna fortuna me ha besado los pies

                        Casi todo ha sido dolor y pena

                        Se han roto tantas esperanzas solo en esperas

                        Y la aguja del pasar de este mundo a Otro

                        Se va acercando

                        Cuando oigas la voz del Buen Dios

                        Solo podrás decirle

                        He empezado tantas cosas y en todo he fracasado

                        Acéptame estas manos vacías

                        No pienses en los planes providentes que tendrías

                        Para estos ojos y estas manos

                        Retoma tú el timón y dirígelo con otro a mejor destino

                        Y permíteme que esté eternamente a tu lado.

                                                           III, 137.

                        A tu edad tantos habían construido grandes glorias hazañas

                        Cátedras de todo tipo acumulación de poderes y dólares

                        Púrpuras o mitras o laureles o sabidurías o buenos asientos

                        Otros llenos de experiencias y placeres

                        Solo miras lo que pudo ser y solo saboreas el vaso de vinagre.

                                                           III, 138.

                        Dentro de lo dentro

                        Interior de lo interior

                        En el círculo de todo

                        Está un yo

                        Pero perdido en su laberinto

                        Esperando en el aire

                        Suspiro

                        Una palabra de verdad bondad.

                                                                  (11 Feb.- 12 marzo 2013 Cr).

 


[1] - 1ª Edic.: D.l. Cr-360-2015. Título: Epopeya. Poesía. Antología.

       - 2ª Edic.: D.l. Cr‑541-2015. Título: Epopeya, XI, XXV, XXVI, XXVII, XXVIII.

Lunes, 05 de Octubre de 2015 12:01 soliloquios #. Epopeya XXVIII-Poesía-Epopeya Filosófica

Epopeya Filosófica, XXVIII. VERSOS, IV. © jmm caminero.

            Epopeya Filosófica, XXVIII. VERSOS, IV[1]. © jmm caminero.

                                                           IV, 1.

                        Ansia la libertad el cepo atado a un pie

                        Abierta herida de pedernal rojizo de estrellas

                        Rompimiento de huesos tendones nervios carne

                        Ha solicitado el vientre la libertad de ser

                        Abren cavernas de caminos los deseos

                        Pensamientos llenos de estructuras de células

                        Abierta la boca por la sed del mundo.

                                                           IV, 2.

                        En la puerta del jardín de la mirada

                        Se enfrentan las perspectivas de racimos rubios

                        Entrecortados de espumas abiertas a la espera

                        Habrían sido horizontes de deseos pulsiones

                        Solo se quedaron en oberturas al final de la boca

                        Palabras solo restan y el desaliento del porvenir

                        Racimos de plumas sillones de pensamientos

                        Se han encolerizado los dioses con las retinas.

                                                           IV, 3.

                        Cruz de madero Nazareno abierta a la tierra

                        Gólgota rezumando sangre dolor sacrificio

                        Curar las heridas de trillones de deseos

                        Aconteció el cambio del mundo en dos partes

                        Sol de trillones de estrellas nació en ese morir

                        Tú solo tienes que recoger sus frutos de amarlo

                        Ha reventado la historia con esa pasión de Ser.

                                                           IV, 4.

                        Sueñan los humanes en miles de universos posibles

                        Dejan pasar mientras tanto el presente mundo real

                        En lo bueno y malo de las raíces de las flores enhiestas

                        Responden sillones abiertos de espesuras de colores

                        Contrarios a las realidades de lo invisible carcomas

                        Acaso el tiempo es los sueños velados y desvelados

                        De millones de bocas cerebros abiertos al firmamento

                        Todo ha sido alguna vez idea del viento marrón.

                                                           IV, 5.

                        Se han enturbiado flores revueltas de estiércol de la mañana

                        Canciones rotas en trituradoras redondas de círculos de naves

                        Esperanzas cansadas de ser y estar en racimos laberintos de mar

                        Copas nacidas de pasiones olvidadas en odres rojos de almíbar

                        Solo queda el momento recuerdo de empuñaduras de sies y noes

                        Molinos de mil aspas son las bocas sangrientas de soledades

                        Se han olvidado cruces acompañadas de batines rojos de sueños.

                                                           IV, 6.

                        Quizás un día fuiste y no supiste lo que eras

                        Quizás un día quisiste ser y fuiste sin saber que eras

                        Quizás un día seas lo que quisiste ser sin saber que quisiste

                        Quizás un día serás sin saber que eres lo que quisiste…

                                                           IV, 7.

                        Madera doblada espaldad en trozos

                        Rezumando sufrimiento penas gotas de ser

                        Abiertas las espesuras de laberintos troceados

                        Piel de madera cansada agobiada acostada en su atardecer

                        Se han roto esperanzas laberínticas de futuros

                        Ha quedado palabras y posibilidades rezumando viento

                        Que es la tarde sino un instante resumido de vida

                        Derrota de otro ser que ha caído en instante desánimo

                        Hormigas no entienden el ser pero viven el misterio

                        Del momento retorcidos en las penumbras químicas

                        Agua recaen destrozadas por arcos de piedra.

                                                           IV, 8.

                        Se siente un verso

                        Regalarlo al mundo

                        Solo entiendan palabras

                        Algo de la música

                        No el sentido de cueva

                        Eterna que siembra

                        Ideas en imágenes.

                                                           IV, 9.

                        El grano es retorcido en la totalidad del grupo

                        Vaivenes de la estructura que engendra el individuo.

                                                           IV, 10.

                        Serás lo más unido al Ser

                        Todo corazón alma mente cuerpo carne espíritu

                        Adorarás al Único Ser

                        Al que es

                        No cerrarás un ojo cada segundo

                        Sin sentir su suavidad.

                                                           IV, 11.

                        Siempre está la figura elíptica detrás

                        Abuelo abuela madre padre

                        Real ausente silencioso entrecomillar

                        Paredes abiertas de nenúfares caídos

                        Sin teleología de hojas ennegrecidas de sal

                        Pasiones pulsiones libidos están en la infancia

                        Epigenética o revulsivos inconscientes

                        Que hacen al hombre o mujer

                        Después lo adorna de racionalidad

                        Volcán vertido en magmas de deseos

                        Endulzados con cuatro ideas conceptos.

                                                           IV, 12.

                        Tolerancia exige relatividad del instante

                        Relativismo del todo a la finalidad

                        Puede cambiar todo según fuerzas y tensiones

                        Equilibrios de ramas abiertas y cerradas

                        Evitar los males radicales negruras hediondas

                        No debilita los males relativos claroscuros.

                                                           IV, 13.

                        Olvidaron al Ser Supremo Único Misericordioso

                        Han convertido al Individuo o Sociedad o Estado

                        En el dios de cada día con finalidad e instrumento

                        Todo cabe en los límites de la conciencia

                        Doble moralidad del individuo y del todo

                        Los árboles preñan vacas y nacen ovejas.

                                                           IV, 14.

                        ¿Deseamos el bien lo suficiente?

                        ¿Bienes anhelamos lo suficiente?

                        ¿Bien Persona lo ansiamos lo suficiente?

                                                           IV, 15.

                        No comprendo las estrellas de cada instante

                        No entiendo las voces de los pájaros de los momentos

                        Existo perdido en aislamiento de ideas

                        Maremagnum de percepciones conceptos.

                                                           IV, 16.

                        Combinar morales o injertar árboles

                        Hallar el más fuerte y verdadero y feliz y verdad

                        Como unir lo individual y lo general

                        Lo concreto y la totalidad en el bien verdad belleza

                        La bondad hay que ansiarla y desearla

                        Valores están en las cosas o en la mente o en ambos mundos

                        Lo material y lo inmaterial teniendo una cita en cada instante

                        Existe una escala en todo algo de más a menos

                        Ante una situación diversidad de caminos de más o menos bien

                        Bondad es seleccionar los frutos de posibles bienes concretos

                        Ojo mano mente humana es limitada para todo y para el bien

                        Pero el bien es el bien que está claro y evidente

                        Si tu carne y tu mente y tu espíritu lo has ido entrenando

                        En el maratón de ir abriendo las puertas convenientes

                        En los miles de días que te han precedido ante este momento

                        Amasar un pan de ideas y emociones para ansiar valor bien

                        Saltar las vallas de Kant y Nietzsche y Freud

                        Y crear y pastar en un prado de belleza con bondad y bien

                        Felicidad de ser y saber el bien y lo bueno

                        Limitación de tu conciencia en la captación de lo práctico

                        Luchan el bien y el valor sabiendo que ambos son lo mismo.

                                                           IV, 17.

                        Un mar tempestad magmática de tristeza pesadumbre

                        Se cierra el futuro y el presente en lodazales de temores

                        Hasta dónde la mente y el cuerpo soportarán el sufrimiento

                        Temor de presente y temor de futuro y temor del pasado.

                                                           IV, 18.

                        Atrae tanto el desbien

                        Pasiones del desvalor

                        Instintos libidos pulsiones del no bien

                        Pulsiones del mal.

                        Madera doblada o pecado original

                        Concupiscencia no racionalizada

                        Irracionalidad sin límites

                        Desde la prehistoria se conoce

                        Han cambiado mil nombres

                        Mil adjetivos hipótesis teorías

                        Sucumbimos a millones de bocas labios manos

                        Cada generación en los suyos

                        Cae la tarde y mañana nuevas galaxias. 

                                                           IV, 19.

                        Cuatro paredes rodean bocas cuchillos hielos tempestades

                        Se viven truculentos dramas silenciosos en ojos abiertos

                        Rodeados de magma laberínticos somnolientos cercados

                        Respiran tardes abiertas de esperanzas muertas del pasado

                        En dados interiores habitadores de humanes se rompen

                        Ojos lenguas manos corazones piernas almas y futuros.

                                                           IV, 20.

                        Te representas a ti mismo en imágenes colores retratos

                        Vestido de ámbar o de luz o de negro o de lo que ha sido

                        Se ha terminado el silencio rodeado de granos de arena

                        Han permitido ser algo y no ser algo en lo que fue y no fue

                        Todo parece que se ha alejado del yo y del no yo

                        Una foto es algo que es y no es en el círculo del existir

                        Termina la sesión del percibir y de ser percibido en silencio.

                                                           IV, 21.

                        No cuezo palabras e imágenes en verso para que los entiendas

                        Sino al enfrentarte a ellos se perciba tu imagen interior

                        No son combinaciones para el autor sea elevado al parnaso

                        Sino que el lector encuentre algo de sí mismo en sí mismo.

                                                           IV, 22.

                        Millones de bípedos parlantes hemos vivido por encima

                        De nuestras marcas y manos y modas y soberbias

                        La realidad de los números siempre golpea al silencio

                        Refluyen las crisis y rompe corazones y carnes y almas

                        Poner barreras para que el hambre no termine en balas.

                                                           IV, 23.

                        Se oculta una palabra detrás de otra

                        Una imagen detrás de otra

                        Un concepto detrás de otro

                        Mímesis de encuentro entre besos y conceptos.

                                                           IV, 24.

                        Sabes de todo y no sabes de nada

                        Es el drama de tu corazón

                        Tantas tierras has sembrado

                        Ninguna te ha dado flores de colores

                        Caminas entristecido por el ser del mundo

                        No comprendes nada de nada

                        Solo has metido fracasos en el saco

                        Tu existir esta perdido en ti mismo

                        Nadie te reconoce de los suyos

                        Ni tú ya tampoco de nadie.

                                                           IV, 25.

                        Te inunda la tristeza y el pesar

                        Laberintos de temores de presente

                        Se cierran puertas de futuro

                        No sabes como respirar el silencio

                        Caes en tardes aproximada del yo

                        Remiras el holocausto de sentimientos

                        Telón de hierro y cemento inunda emociones

                        No encuentras la llave de solución.

                                                           IV, 26.

                        La carne se rompe en los huesos

                        Los huesos se encienden en los nervios

                        Todo igual desde hace miles de lunas.

                                                           IV, 27.

                        Siente serpiente de la tentación desesperación

                        No encuentras camino de salida

                        Retozando estructuras de cemento nervios

                        Relampaguea el papel hecho letra negra

                        Avariciosos caminos de nenúfares podridos

                        Enganchado a la pena temor del presente

                        Futuro lleno de tormentas de hielos nadas

                        Ver un ser o dos estar hundiéndose

                        En abismo de nada de nada de vacío.

                                                           IV, 28.

                        Cae el telón de piedra negra de sufrimiento

                        No encuentras una rendija de espera

                        Tantos meses ya de lucha sin término

                        Ni límites en los cuchillos caninos dientes

                        Todo puede ser siempre peores ojos palabras

                        Tropieza la lámpara de la cortina con tus manos

                        A quién llamar y cómo encender luz de color

                        Comerse un volcán de tristezas penas.

                                                           IV, 29.

                        Vuelo de pájaros negros de futuro se arremolinan en mi mente

                        Seísmos de tristezas presentes engrandecidas en futuro

                        No saber a qué puerta llamar con que fuerza y sonido

                        Te revientas en el sillón de la duda a gorgoteos de sufrimiento.

                                                           IV, 30.

                        No encontrar agua que alivie tu calor interno

                        No encontrar sosiego al temor tristeza

                        No encontrar esperanza a la preñada angustia.

                                                           IV, 31.

                        Sabes que todo puede ir peor en las manos y ojos

                        Te conforta un poco la sed de espera esperanza

                        El aguijón de mil nubes de hielo en los labios

                        Pasan los días y la puerta no se abre del todo

                        Se va cerrando más y más y la mente claudica.

                                                           IV, 32.

                        Abre las fauces lo irracional inconsciente

                        Creías que lo tenías dominado hace lustros

                        Pero el hambre de agua salada enturbia la mente

                        Se cercena la carne y nervios formando imágenes

                        Poner límite al desear pensar a edades tardías

                        Cómo ogros de caverna profunda emerger desean

                        Sitúas mil trampas para continúen domesticados.

                                                           IV, 33.

                        Todo verso de metáforas palabras imágenes

                        Son mentiras de conceptos enunciados ideas.

                                                           IV, 34.

                        Seres existen que desean matar la inmortalidad que arrastran

                        Silencios extraños de ojos ruidosos de volcanes rotos

                        Aspavientos de brújulas sin norte levantando aires

                        Desean asesinar lo Trascendente que arrastran dentro

                        Para ser otra cosa ser solo un muñeco de sí mismo.

                                                           IV, 35.

                        Lo que sujeta la mano a la cabeza

                        Una impresión de ser y sentir y desear y hablar

                        El Nazareno espera luciendo bajo la flor de la puerta

                        Espera tanto esperar y pocos ojos desean unir su alma

                        A Él engrandecidos los ojos de nuevas miradas.

                                                           IV, 36.

                        ¿Para qué un verso más que en ningún corazón anidará?

                        Palabras abiertas preñadas de imágenes conceptos

                        Laberintos estertores de lucientes refrigerios de soledades

                        Se han afincado en piernas cerradas de labios turbulentos

                        ¿Para qué una metáfora más nueva al aire de ningún oído?

                                                           IV, 37.

                        Qué pocos labios

                        Te dieron el lo siento

                        Por la perdida

                        De progenitor

                        Tú que siempre lo has dado

                        Si la noticia ha llegado a tus ojos labios oídos

                        Vivir en un mundo que no entiendes su escritura

                        Penar constante de un mar de inmensa inmoralidad

                        Estamos encenagados

                        Timidez te ha roto la espalda

                        Y tantos huesos que ya no puedes contarlos

                        Tanta miseria moral en época

                        En tanta abundancia de adornos de riqueza.

                                                           IV, 38.

                        Dolor tristeza ambiente temor

                        Caída la estructura del ser y del sentir

                        Racimo noria abierta al mar y al azul

                        Relámpagos de sufrires sin entender

                        Dónde dije dime ahora digo dile

                        Se han abierto las lámparas de las sombras

                        El hueco del corazón muere en rincón.

                                                           IV, 39.

                        No temas tanto al morir muerte

                        Si existe el Buen Dios

                        Dispones de una gran esperanza y endogamia

                        Si no existe nada Después para ti

                        Existe este mundo como si existiese

                        En ambas posibilidades abras abierto las dos puertas

                        Posibles de caminos y laberintos

                        En ambas partidas habrá ganado.

                        Solo hay un artículo escrito en naturaleza

                        Intenta ser seriamente buena persona.

                                                           IV, 40.

                        Abrir un ojo en un horizonte

                        Arena con pirámide trepana tierra cielo

                        Bicicleta sobre la mar toda

                        Mar casi nada.

                                                           IV, 41.

                        Aparenta el mundo

                        Que los de mejor buena voluntad

                        Pierden más veces partida del existir

                        Que los de menor buena voluntad

                        Aparentan los ojos…

                                                           IV, 42.

                        Tiembla el dedo en mano

                        Usted no respete al maestro

                        Puede que mañana su descendiente

                        Haga lo mismo con usted

                        Solo es cuestión de tiempo

                        Tiembla la historia en la boca.

                                                           IV, 43.

                        Venden cuerpo alma mente

                        Por placer

                        Por plata

                        Por poder

            Por laureles

            Por famas       

                        Por eternidades

                        Por experiencias

                        Por dominar

                        Por…

                        ¿Existirá Cielo y No Cielo?

                                                           IV, 44.

                        Te revienta

                        Alma carne mente

                        De pesadumbre.

                                                           IV, 45.

                        Solo existe un tipo de grandes héroes

                        Llenan el mundo de más color que de negrura

                        Han curado soberbia lujuria envidia ira gula pereza vanidad

                        Llevan coronas en templos de madera piedra barro hierro

                        Ellos se sienten humildes y modestos aunque brillen como estrellas

                        Los pueblos les llaman santos y santas.

                                                           IV, 46.

                        Se les hace juicios justos y equitativos y deseables

                        A los que han cometido crímenes desde el Estado

                        Pero solo a los de un color de bandera

                        Casi nunca a los que pintaban otros colores

                        ¿Por qué si la sangre que se ha derramado es humana en ambos casos?

                        ¿Por qué si los que malmorían en redes de campos con electricidad

                        Tienen carne y nervios y huesos similares?

                        Nacen las estrellas cada noche y nunca viaja la solución.

                                                           IV, 47.

                        Árbol que rodea el mundo

                        Columna que sostienen las nubes

                        Cortinas de lámparas que rodean grises

                        Adoquines de sillones esperando músicas

                        Tejados abiertos en periódicos de letras

                        Ver y no decir, decir y no ver.

                                                           IV, 48.

                        Harapiento de glorias y famas

                        Novedades entroncadas en racimos de laberintos de olmos

                        Han pasado los vaivenes de la historia mirada

                        Silencios entregados al instante

                        Sucede todo muertas las manos

                        Te queda el consuelo de unir palabras

                        Imágenes que se reflejan al espejo de ti mismo

                        Un teclado de letras es tu cerebro.

                                                           IV, 49.

                        Huye el verano de tu corazón enhiesto

                        Laberínticos momentos de la tarde

                        Zozobras de fracasos hundidos en ti mismo

                        Unas gafas es la síntesis de una biografía.

                                                           IV, 50.

                        Lega la mirada de la penumbra de futuro

                        Te recoge dentro de una silla descifrando

                        El mundo rodeado de silbidos de palabras

                        No comprendes lo que es un trozo de piedra

                        Rellenas los huecos de cabellos blanquecinos

                        No comprendes vasos vacíos de aire.

                                                           IV, 51.

                        No descubras más palabras imágenes metáforas

                        Nada llega al corazón del otro

                        Todo se diluye en árboles de aire de colores

                        Plazas vacías de ojos humanos escuchan.

                                                           IV, 52.

                        Zumbidos de estiércol rodeado de dulces sabores

                        Hambrientos rumiantes de experiencias

                        Se han roto los deslumbrantes caminos de nadas

                        Libro lleno de mierda de vivencias

                        Un túnel se ha abierto en tu vientre cansado

                        Cojines de laberintos de sensaciones

                        Que la sinfonía del existir no descifra al aire.

                                                           IV, 53.

                        Sentado en tu rincón de hora y lugar

                        Esperando mano de caricias de viento

                        Soportas gravedad del instante cíclico

                        No comprendes lo que eres

                        No entiendes lo que has sido

                        Tantos dolores sin necesidad, ni fin

                        Tanta no bondad, tanta no verdad

                        Camino llenos de tachuelas de hierro

                        Sangrantes los dedos de los cuchillos

                        Se han abierto las luces de la tarde

                        Para qué otra persona se quede en cuneta

                        Mirándose lejanías de sinfonías negras

                        El gallo canta a cada ser que existe existirá

                        No una cruz sino varias le tocan a cada espalda

                        Un televisor canta las vacaciones de millones

                        Tú en soledad miras el resto de la tarde

                        Del existir en tu morada y en tus ojos.

                                                           IV, 54.

                        Destino o naturaleza o ambiente o sociedad o cultura

                        No te ha dado talento especial para nada

                        O no has descubierto cual es el que te han donado

                        Llega al último tramo de tu existir

                        Y moras sin saber lo que has sido

                        Sin conocer lo que deberías haber sido.

                                                           IV, 55.

                        No es el morir ese instante

                        Es la tentación de colores

                        Tantas los seres humanos tienen que soportar

                        Caminantes de estructuras redondeadas

                        Laberintos mundos sempiternos

                        Zozobras en lo que es y no es

                        Avaricias lujurias codicias como liberaciones

                        Se han roto las cadenas de racionalidad moralidad

                        Y en el camino vientres abiertos están estancados

                        He visto un mar de cuerpos cabezas en fuego eterno.

                                                           IV, 56.

                        Ansiar la unión eterna con la Trinidad Infinita Santa

                        Estar en este mundo real y de paso y de teatro y veracidad

                        Extremos se rozan y se separan en condición de nombre

                        Zapatos vueltos a andar sueltos sin piernas

                        He sentido infinito camino de pernoctaciones frías

                        Se levantan murmuraciones contra el menos injusto

                        Lo crucifican en espirales de palabras y supuestos hechos

                        Rompeolas de sufrimientos sin sentido a un ser

                        Todo el mundo le puede enseñar moralidad y equidad

                        Cuando sus manos y lengua no están manchadas

                        Temerse que siempre los caínes parece que ganan a los abeles

                        Pero la historia siempre va hacia el bien y el Bien y la Bondad.

                                                           IV, 57.

                        Desde mi rincón

                        Silencioso y pequeño

                        He deseado contar el mundo

                        Desde mi sillón.

                                                           IV, 58.

                        Una rama se ha roto dentro de uno mismo

                        Empequeñecidos caminos abiertos de solturas

                        Siempre se han destrozado vaivenes de esperanza

                        Escuadrones huérfanos de percepciones sin concepto

                        Han abierto cajas de Pandora para obtener beneficios

                        Ansían dominar sobre cuerpos mentes de otros

                        Soberbia es el príncipe de los males agujereados

                        Rompimientos de nenúfares al amanecer.

                                                           IV, 59.

                        Mienten labios volcanes de magma

                        Medias mentiras medio temores

                        Enloquecidos caminos serpenteantes

                        La naturaleza no da todo a todos

                        Selecciona recursos variables talentos

                        En la cima de la verdad está el silencio

                        Se han enloquecido los caminos de la mirada

                        Lo bueno queda como obscurecido

                        Lo menos bueno como abrillantado

                        ¿Estamos asistiendo al final del yo bondadoso?

                                                           IV, 60.

                        Tiempo nada silencioso retumbar de estrellas abiertas

                        Se han secundado los caminos de flores rezumando fiestas

                        Agrietando caminos de perezosos silenciosas avenidas

                        Tuercas abiertas de pámpanas celosías de maderas

                        No se entienden las sensibilidades de oberturas

                        Sinfonías relampagueantes de deseos pulsiones

                        Incontrolables por una moralidad incorrecta

                        Necesitas un ejército de racionalidad suficiente

                        Se han abierto ordenadores de sufrimientos pesares.

                                                           IV, 61.

                        Se cruzan letras y números en el cerebro lucientes

                        Te han llevado al desierto del rincón de tu ser

                        Han ido alejándote de la vida histórica

                        Cansado te has refugiado en ti mismo en un sillón

                        Ver pasar los árboles del camino

                        Esperar sin desesperación que la campana muerte

                        Arribe a tu carne y descanses en el silencio eterno

                        Si existe el Buen Dios con él a su derecha

                        Si no existe el Ser Infinito Personal el olvido

                        La vida te ha vencido y te ha destruido

                        La mediocridad malvada de tantos te ha echado

                        A las cunetas del olvido de la historia.

                                                           IV, 62.

                        Hemos llenado botellas de palabras y colores

                        Para que otros sean más sonrientes en sus minutos

                        Tanto dar de tu arena y campo

                        Sin agua se ha quedado tu mente y carne y alma.

                                                           IV, 63.

                        Nos hemos mirado dentro de una luz casa

                        Enhiestos árboles de trufas rodeadas de silencios

                        Relámpagos abiertos de carnes sempiternas de deseos

                        Glorias y famas que jamás respirarán cimientos

                        Se han olvidado gafas y tornillos en las estanterías

                        No comprendes estos versos hijo hermano humano

                        Están pensadas para el silencio del alma

                        Emerjan de ti otras palabras recuerdos

                        Y ese es el verídico verdadero poema de tu alma.

                                                           IV, 64.

                        Solo sé de fracasos

                        De la carne

                        De la mente

                        Del espíritu

                        Solo sé de frustraciones de casi todos los colores

                        Abiertas en el tiempo

                        Casi todos han sido muros

                        Tú, tú sin ser perfecto

                        Siempre has ido con buena voluntad

                        Buenas palabras

                        Buenas intenciones

                        La silla vacía siempre estaba para otro ser

                        Solo has aprendido la ciencia del fracaso.

                                                           IV, 65.

                        ¿Cuándo los robots aprendan a pensar?

                        ¿Imaginar y crear y diseñar futuros posibles?

                        ¿Qué será de nosotros humanos biológicos?

                        ¿Daremos el salto de mitad humanos y mitad robots?

                        ¿Se abren nuevos horizontes al yo colectivo?

                        ¿La luna y el sol tendrán otro significado?

                                                           IV, 66.

                        Tienes ideas y conceptos y experiencias y vivencias

                        Con ellas organizas tu mundo y el mundo de los demás

                        Pero has pensado alguna vez de dónde son esas convicciones

                        Qué o quienes te las han grabado a hierro y oro y sangre.

                                                           IV, 67.

                        No sé hablar

                        Porque ante una palabra frase idea

                        Se me abren distintas posibilidades mentales

                        Y no existe tiempo para dilucidar la correcta

                        Se han alejado los yoes de la paz.

                                                           IV, 68.

                        Cansado amaneces

                        Derrotado atardeces

                        Una luna y otra

                        El pasar de tu existencia

                        Te dan envidia los seres irracionales

                        Que sufren pero no comprenden su dolor.

                                                           IV, 69.

                        Todos hablan de justicia y de verdad

                        Pero todos tienen una puertecita

                        Escondida para saltarse los principios

                        Siempre hay un razón para ello

                        Y siempre tú te quedas detrás rezagado

                        Para ti nunca existe la copa del premio

                        A tus esfuerzos trabajos estudios

                        Tú no perteneces a ninguna nómina

                        Has perdido tu vida en la vida

                        Y ya no sabes que camino debes andar

                        Cansado esperando las últimas bocanadas

                        En un mundo que es más irracional que racional

                        Más teatro que realidad de verdad bondad

                        Cuántos beneficios se obtienen de palabras.

                                                           IV, 70.

                        Desearía que esta fuese la última frase buena o mala

                        Último dibujo pintura que mis manos hiciesen

                        Porque ningún oído mente le interesa mis palabras

                        Muero en la tristeza de haber sido un ser que respira

                        Caer en la desesperación es pecado mortal

                        Huyo de la desalegría y desfelicidad del desaliento

                        Pero ha caído una montaña de sufrimiento sobre mi alma

                        Acumuladas plusvalías de derrotas y banderas rotas

                        No sé como andar un día más en los muros del mundo

                        No pierdas la sonrisa esperanzada en todo

                        ¿Será bueno conmigo el Buen Dios al final de este camino?

                                                           IV, 71.

                        Parece ser que ni la naturaleza

                        Ni el Buen Dios Infinito

                        Me ha dado talentos de filósofo pensador

                        Escritor artista

                        Soy un mediocre que ha aspirado al Parnaso Glorioso

                        Tantos campos has arado y sembrado

                        Solo nacen viñas medio enfermas y medio sanas

                        No tienes creatividad ingeniosidad excelencia

                        No te machaques

                        No te martirices por ello

                        Pero el tiempo ha pasado

                        Ya no sabes el lugar bajo qué sombra y bajo que flor

                        Tienes que refugiarte tus últimos soles

                        Aún tienes deberes ineludibles que sembrar recoger

                        Pero no tienes fuerzas para soportar el peso del aire

                        La gravedad de la vida que te aplasta en tu silencio.

                                                           IV, 72.

                        Estás en tetralemas de tu existir

                        Qué hacer cuando aterrice el final de junio

                        A qué sombra acercarte

                        Qué cartas abrir

                        Nunca has tenido inteligencia práctica emocional

                        En casi todos los renglones te equivocas

                        Solo sabes de preguntas conceptos

                        Duermes tu alma adornada en pena.

                                                           IV, 73.

                        Tu mundo se ha hundido en tu carne

                        Tu mundo ha muerto en ti mismo

                        No sabes si podrás soportar más años

                        Solo tienes obligaciones y trabajos y penas

                        Para una pequeña alegría cien infelicidades

                        Para una pequeña felicidad mil tristezas

                        Para un pequeño descanso mil preocupaciones

                        Temores de deberes y caminos sin salida

                        Esperar que personas vean la realidad

                        Y no llega el momento solo temor más temor

                        No sabes si vas a soportar más años la sonrisa.

                                                           IV, 74.

                        Tus coetáneos racionales humanos

                        No les gustan tus novelas cuentos poemas

                        Aforismos ideas ensayos pinturas dibujos

                        Nada de lo que fabrica tu mente y sanare

                        Les parece con un nivel suficiente de calidad

                        Innovación profundidad creatividad veracidad

                        Tú te mueres de tristeza en la amargura del silencio

                        No sabes a qué tecla dar y qué color presionar

                        Qué pregunta responder y qué concepto defender

                        Te has perdido en tu mundo silencio de silencio.

                                                           IV, 75.

                        Colecciona tu alma demasiados fracasos

                        Tus ojos y carne demasiados proyectos

                        Tus pies y ojos demasiadas esperanzas rotas

                        De sobra sabes que cientos de millones de ojos

                        Viven en una indignidad miseria enorme

                        Y tú no

                        Tú agradeces la enorme fortuna y suerte

                        Pero en todos los tambores que has puesto tus manos

                        Todos se han roto en mil pedazos.

                                                           IV, 76.

                        Te sientas en tu sillón

                        Intentando de la tristeza

                        Amasar un pan de alegría

                        Te sientas en el silencio de la mirada.

                                                           IV, 77.

                        Se rompen las palabras en la boca

                        Las ideas se estrellan en la lengua

                        Un mundo interior lleno de prisioneros

                        Sin poder emerger a la libertad.

                                                           IV, 78.

                        Baldosa de piel

                        Jugaba un clavo sonriendo el último centímetro

                        Avispero de ideas con emociones silenciosas

                        Se han destrozado los ojos

                        Intentado captar misterio

                        Y enigma.

                                                           IV, 79.

                        Entramos en infiernos de nosotros mismos

                        Experiencias o vivencias de peldaños de oro o caramelo

                        Por probar un nuevo color o una nueva sensibilidad

                        Nos matamos a nosotros mismos en algunos recovecos

                        No nos importa pasar aquí purgatorio y mañana infierno

                        Dictadura de la vivencia experiencia placeres

                        Poderes de todo tipo vendemos el cuerpo y el alma.

                                                           IV, 80.

                        No todo lo posible debes saborearlo

                        Existen hojas dulces que después son amarguísimas como el cólera

                        No todo debes probar en el silencio de la tarde

                        Ninguna campana te dirá que estás en veredas de mal

                        No tendrás ningunos ojos que te mostrarán error

                        Pero no todos los guijarros del camino

                        Sirven para alimentar tu cuerpo, ni tu mente, ni tu alma

                        Pascal Unamuno recuerda sus enigmas

                        Vive como si existiese el Buen Dios

                        Porque si existe acertarás y si no existe también.

                                                           IV, 81.

                        Una mirada

                        Un cosmos

                        Un mundo en un grano de arena.

                                                           IV, 82.

                        Gafas que cierran la voz

                        Cristales que abren las pulsiones

                        Rezando para superar tentaciones

                        Un día y un camino nuevo

                        Retozan las palabras en los deseos

                        Saltar el mar azul gris dulce

                        Un paso más hacia la verdad real

                        Todo está lleno de máscaras

                        De juegos de ser no ser irreal

                        Hemos visto tantos cuerpos almas

                        Rotas en los caminos

                        Tantos deseos pasiones pueden rellenarse

                        Hoy en cualquier esquina del camino

                        Siente el silencio para caminar ser…

                                                           IV, 83.

                        De noche el silencio cosía ideas

                        Trenes de deseos se imponían realidad

                        Zozobras de posibilidades

                        Al amanecer, a veces, volvía la cordura.

                                                           IV, 84.

                        Un número

                        Signo y señal y símbolo

                        Realidad mental

                        O cosa.

                                                           IV, 85.

                        Para alguien que cree que el lenguaje natural es muy defectuoso

                        Cuántos millones de palabras escritas ha estampado en superficies

                        Blancas o electrónicas o pinturas o dibujos o papeles

                        Para alguien que cree hay que inventar algo más eficiente y perfecto

                        Ha pasado todos los días de su existencia coloreando vocablos.

                                                           IV, 86.

                        Poner armonía en la mente

                        En la mirada

                        En el oído

                        En el silencio

                        En el alma.

                                                           IV, 87: Mesa:

                        Silencio horizontal.

                                                           IV, 88.

                        No comprender casi nada

                        La mente se ha roto de tanta agua acumulada

                        En el horizonte tetralemas posibles

                        No saber que sendero caminar

                        No entender casi nada.

                                                           IV, 89.

                        Creías que te querían en algo

                        Creías que te estimaban en algo

                        Creías que te amaban en algo.

                                                           IV, 90.

                        El pensamiento tiene fuerza sobre la realidad

                        Lo real tiene atracción sobre el pensar.

                                                           IV, 91.

                        Miras la plaza redonda y silenciosa

                        Verde y piedra

                        Quijote y hierro

                        Te miras en el círculo exterior tu interior

                        Tu carne va envejeciendo

                        Quedan menos duplicaciones de células cada día

                        No temes aún la muerte

                        Pero temes que exista el Buen Dios

                        Y caigas en el lado negativo de la eternidad.

                                                           IV, 92.

                        Ningún relato, ninguna novela

                        Que tus imaginaciones neuronales han preñado

                        Es aceptada por los seleccionadores de cultura

                        En tu rincón silencioso y lloroso sin lágrimas

                        Te preguntas tan poco talento y creatividad

                        Tienen mis ojos, mis manos, mi mente

                        Y ya no sabes si es mejor emborronar una línea

                        O en el sillón con café sentarse ante un film

                        Ya has perdido la batalla de la creatividad

                        Los que gestionan los veredictos de las musas

                        Han sentenciado que tus miradas ideas colores

                        No tienen valor suficiente para ser recordadas

                        Y tú, tú te vas muriendo en el silencio de las tardes.

                                                           IV, 93.

                        Tantas personas has conocido y has hablado con los labios

                        Ya no sabes si has importado de verdad a más de diez almas

                        En este trajinar de mundo y de tierra y de aire y de cemento

                        No sabes si de verdad tu mirada a algún ojo le ha confortado

                        Si tus dolores y penas a cuántos de bondad les han hecho llorar.

                                                           IV, 94.

                        Se ha roto algo

                        Entre dos seres

                        Que parecía iba a crecer

                        Tú desde fuera y algo desde dentro

                        Solo deseas en tu corazón lo mejor para los dos

                        De momento te has quedado más en soledad

                        Mirando la rotura afectiva de dos mentes cercanas

                        De dos en un posible proyecto vital

                        No puedes decir nada

                        Solo esperar y reesperar

                        Semanas y meses vendrán de nuevo preguntar

                        Que el Buen Dios sus dedos ponga en esos ojos

                        Y la paz y el bien lluevan sobre esas dos carnes.

                                                           IV, 95.

                        Canción de la noche el arpa seduce al violín

                                               Ambos rezuman esperanza y deseo

                                                                       Placer y noche y somnolientos caminos

                                                                                              Estructuras del ser y del estar alivio

                        Cantan nenúfares en la tarde de la vida

                                               Atando la soga del yo a otro ser

                                                                       Instante mediador de copas relucientes

                                                                                              Se aleja el ser del estar: noche.

                                                           IV, 96.

                        Canta la garganta al arco iris del vientre rezumando vino dulce

                        Se abren mejillones de esperanzas terrenas en momentos silenciosos

                        Rezuman perfumes abiertos de colores en las miradas de ojos pintados

                        Hojas de libros con letras de oro y sangre con puertas al firmamento

                        Se han oído estructuras de volcanes sísmicas de percepciones momentáneas

                        Todo ser anhela su cerebro reptiliano placeres de millones de años

                        Inscritos en lo más profundo del estar del ente cavernícola profundo

                        El neocortex intenta poner orden en la barahúnda de deseos y palabras

                        Lucha que dura hasta el último segundo de respirar bajo esta tierra

                        Unos triunfan y otros pierden batallas y banderas en los caminos del ser.

                                                           IV, 97.

                        Casi diecisiete soles disponían mis carnes en esta tierra

                        Y tuvieron los humanes el don de otorgarme un pequeño premio de poesía

                        Cuatrocientas o quinientas pesetas si la memoria no olvida

                        Desde aquella lejana mañana solo he recibido silencios y naderías

                        Nada. Ahora en esta tarde de santo viernes. Recuerdo. Solo recuerdo.

                        Volverán otra vez las pequeñas glorías ocupar un lugar en el Parnaso

                        Dormirán mis palabras con verso y sin poesía en la memoria humana

                        Todo se olvidará y se romperán los cántaros con agua o sin agua

                        Espero la sentencia de los seres humanos con sus sinfonías de razones

                        La tristeza ha habitado mi carne mente alma porque todo ha sido fracaso.

                                                           IV, 98.

                        ¡Crucifícalo, crucifícalo!

                        Y un ser que respiraba daba sus últimas gotas de oxígeno

                        Tuvo una historia

                        Tuvo unas miradas

                        Tuvo unos silencios

                        Tuvo unas ideas

                        Millones han sucumbido al caínismo

                        Por un color o por otro

                        Pero Crucifícalo, crucifícalo era

                        Es el Rey del Universo por la Eternidad Infinita

                        Y Pilato sitúo INRI

                        Yo soy un Poncio también

                        ¿Y tú?

                                                           IV, 99.

                        Todo blanco caverna externa salvo color de la piel

                        Todo gris piscina interna salvo color rojo de venas.

                                                           IV, 100.

                        Canta la sombra

                        Avarienta de ser

                        Estiércol hecho ansía de oro

                        Peldaños hacia la batalla soledad

                        Rompen los huesos

                        Al atardecer del vivir

                        Preguntas qué he hecho.

                                                           IV, 101.

                        Grieta caída de escalera obertura de arco iris

                        Retumban las palabras

                        Te han engañado tantos a los que amabas

                        Rompen las olas

                        Tu cabeza corazón mente se hace añicos

                        Solo querías un gesto

                        Codicias envidias maledicencias han matado

                        La sangre de lazos

                        Montaña se levanta negra de dolor en año bisiesto.

                                                           IV, 102.

                        No me enseñes tantas veces la bandeja

                        De que no me has querido

                        Siempre mi palabra era el último

                        Tus traumas y complejos nacidos en infancia

                        Han roto tantas veces las manos corazón

                        De quién solo quería quererte

                        Pero tan sorda estás en la tarde mañana noche

                        Que el mar salado de vinagre

                        Ha matado la esperanza del amar.

                                                           IV, 103.

                        Nunca sé lo que dicen las palabras

                        Tienen su independencia

                        Buscan ellas metáforas e ideas

                        Y las lanzan desde lo profundo

                        Al exterior del volcán y cae en lago

                        Tú te detienes mirándolas sin comprenderlas

                        Un pájaro vuela al lado y te mira

                        Se ríe de la escena de los mortales.

                                                           IV, 104.

                        Soy animal pero no sé que especie

                        Soy racional pero no sé que especie

                        Soy animal racional pero no sé que especie.

                        Soy animal racional con alma pero sé que especie.

                                                           IV, 105.

                        Estaba despierto

                        Violín de sinfonía arco iris

                        Visité con la mirada su realidad

                        Comprendí que no comprendí nada.

                                                           IV, 106.

                        El Buen Dios me tiene que tener un lugar bajo este sol

                        Todo mi aliento ha sido encontrar ese viento calor

                        Nunca he sabido qué silla o sillón era mi descanso

                        Pasan décadas y llega ya la espada curvada

                        No sé cual era el arado talento que debí esculpir.

                                                           IV, 107.

                        No saber si el hierro cura o mata. Esperando luna

                        Que abre las piedras del desamor. Siempre nube

                        De hojas encarriladas al firmamento. Obscuras ruindades

                        Atraviesan el alma recuerdo. Se ha oído la firma

                        De la tarde que abre el corazón. Candado de piedras

                        Memorias y aspavientos sencillos. Se ha roto las piernas

                        No conocemos el mar del mal. El bien se aleja

                        De la mirada cambiante del deseo. Tú has sido.

                                                           IV, 108.

                        Gusanos rotos en la mente interna del dolor pasado

                        Quieres anular esos recuerdos que trepanan tu cerebro

                        Día y noche y mañana bisiesto y no bisiesto

                        Recorren las agujas de tus dientes que te matan a ti mismo

                        Cómo has sido tan ignorante que todos te han engañado

                        Ahora tú vives en el silencio del abismo de la derrota

                        Otros subieron sobre tus hombros y besan la luna del éxito

                        Araña con telares de oros y brillantes recorren ojos

                        Se han abierto torres de campanas de hielo con agridulces

                        Caramelos de posibles y tú te vas muriendo en la piedra.

                                                           IV, 109.

                        Soy como un asno que atraviesa la calle con peso y palos

                        Sin entender ni a los amos, ni a los dueños del mundo

                        Ni a vecinos, ni a otros que como yo son asnos

                        Pero se creen hombres racionales con sentido común

                        Ando sin entender como las emociones controlan las manos

                        Procesiones por dentro con tambores de roturas negras

                        No tener donde reposar cabeza sino en varias cruces.

                                                           IV, 110.

                        Todo está en silencio de palabras

                        Ver como llega el temor de futuro

                        Al presente rozando el hambre

                        Círculos abiertos negros de fauces

                        Sempiternos caminos de espera

                        Que será de nosotros mañana

                        Si en el ahora no cumplimos

                        Con el deber de hoy cada día. 

                                                           IV, 111.

                        Niebla y nube

                        Abierta el alma

                        Rompe huesos

                        Pernoctar tiempo

                        Obscuros sueños.

                                                           IV, 112.

                        Carros de colchones abiertos esperanzadores

                        Se han alejado en viernes de noches días

                        Son los que se han oído árboles sin voz

                        Pensamientos enhiestos de nubes

                        Caminos asados de seres de penas

                        Hemos visto tantas utopías blancas negras

                        Unos caen en un hoyo, aquellos en otros.

                                                           IV, 113.

                        Absoluto es el tiempo, absoluto es el espacio

                        Totalidad de las noches abiertas en trozos partes

                        Cantos en el futuro roznado cimientos aires

                        Estructura gafas huecos pozos simientes

                        Torbellinos de peldaños tresillos de deseos

                        Cascadas de aberturas a futuros inciertos

                        Ver como un ser se va destronando en sí mismo

                        Perdido en bosques de pasiones y pulsiones

                        Perdidas en el camino de nenúfares somnolientos

                        ¿Dónde ha quedado la bondad armonizada con razón?

                        Siempre intentando dirigir la mano en la bandera

                        Se han abierto las penas de hoy y las penas del futuro.

                                                           IV, 114.

                        Musgo rodea mi alma de tristeza

                        Sé que hay esperanza eterna

                        En Nazareno abierto a inmortalidad

                        Pero el surco de hoy es ácido amargo

                        Salado de penas endurecidos

                        Vientres caminos de esperanzas pies

                        Han sucumbido las palabras en desalientos

                        El Buen Dios pido sea mi paraguas de pararrayos

                        Una luz se percibe en el fondo horizonte

                        De la caverna abierta en obertura en soledad

                        Esperando y esperando en presente largo.

                                                           IV, 115.

                        Es dueño el ser del sentir

                        O el sentir del estar

                        O el estar del ser

                        Huyen las manos alejadas de la nada

                        Pero la nada se convierte en Big-Bang

                        Todo se aleja y todo se acerca

                        Todo será esperanza después del huracán

                        La lluvia ha quedado olvidada en memoria

                        Huir de uno mismo para hallarse en uno mismo

                        Vehículo de lo que es y ha sido

                        Existimos en una tormenta de no entendimiento

                        Pero la sonrisa no se pierde de los árboles.

                                                                       (12 Marzo – 30 Marzo13 Cr).

 


[1] - 1ª Edic.: D.l. Cr-360-2015. Título: Epopeya. Poesía. Antología.

      - 2ª Edic.: D.l. Cr‑541-2015. Título: Epopeya, XI, XXV, XXVI, XXVII, XXVIII.

 

Lunes, 05 de Octubre de 2015 11:57 soliloquios #. Epopeya XXVIII-Poesía-Epopeya Filosófica

Epopeya Filosófica, XXVIII. VERSOS, V. © jmm caminero

                        Epopeya Filosófica, XXVIII. VERSOS, V[1]. © jmm caminero

                                                                       V, 1.

                        Zozobras de vientres enardecidos en la luna

                        Racimos de escaleras ascendiendo al yo

                        Se han roto vidrios de la mar endurecidos

                        Relámpagos sempiternos de búsquedas

                        Del yo en el no y en el mundo del ser

                        Siempre entrando en un nuevo estar

                        Trenes de presente hacia futuros caídos

                        Pero cada día amanecen nuevos árboles.

                                                           V, 2.

                        Hundido ante el dilema de caminos

                        Silencios vientres de esparto rotos

                        Han emblandecido emblanquecido

                        Posibilidades rotas las manos

                        Huecos de vientres ojos ennegrecidos

                        Se han roto los sistemas del mundo

                        Has perdido en el existir diario

                        Todavía no has levantado tu tienda

                        No has encontrado solución a tu vida

                        Debes seguir anidando el campo

                        Encontrar esperanzas para los que vengan

                        Dentro de ti y fuera de ti en molinos

                        Se rompen los oídos frente a los muros.

                                                           V, 3.

                        Todavía los tiempos te permiten escribir poema esencial

                        En mundo roto fuera y dentro relleno de perplejidades

                        Aún puedes en paradojas de metáforas e ideas

                        Concentrar en unas líneas deseos pensamientos de todos.

                                                           V, 4.

                        Sientes que tus ramas y hojas se han roto

                        Caído en la tierra de sal y vinagre

                        Se han roto las posibilidades de futuros entumecidos de ser

                        Gafas abiertas de nadas y de todos

                        Has perdido muchos campos del vivir

                        Te duele sentirte caído en alquitrán de fracaso

                        Rodeados de vientos de vientres entumecidos

                        Jardines sempiternos de zozobras de realidades

                        ¿Por qué hay momentos que el aire te ahoga?

                        Necesitamos frutos de sonrisas y esperanzas

                        Has visto letras y bolígrafos romperse en mil trozos

                        No sabes que vereda escoger en esta tierra.

                                                           V, 5.

                        Crees que mereces una sonrisa honesta

                        Crees que no es mucho pedir a los vientos.

                                                           V, 6.

                        Dicen a los vecinos del lugar

                        En las calles no los saludas

                        Si los encuentras en otras tierras

                        Te acercas y preguntas al silencio.

                                                           V, 7.

                        El alimento es la soledad

                        Rodeada de ideas e imágenes

                        Conceptos, millonario de preguntas

                        Perdido en las soluciones abiertas.

                                                           V, 8.

                        Unos y otros un color y otro

                        te han ido cerrando esperanzas

                        Durante décadas de esperas

                        No puedes contar nada a nadie

                        Vivir tu silencio en el higo amargo

                        Solo ir muriéndote en nidos de tristeza.

                                                           V, 9.

                        Cogiste el tronco de la rama abierta en verde azulada de realidad

                        Tantos proyectos hundiste la mente y el corazón en ellos

                        Tropiezan las ánimas en recovecos de posibilidades

                        Nada ha emergido con labios azules de rosas

                        Siempre ha sido el no dado por lenguas o realidades

                        Cansado estas de hundirte en fracaso abierto a relojes de arena

                        Piedras tan grandes como catedrales sientes sobre el alma.

                                                           V, 10.

                        No quieres cantar negatividades desesperanzadas

                        Silencios rodeados de amarguras negativas

                        Deseas abrir los labios y vulcanizar flores de olores dulces

                        Existen días, semanas que las sabanas se hacen hierro duro

                        La copa se llena de agua enturbiada de miserias gusanos

                        Un Everest se te ha metido en el vientre horadándote el alma

                        Miras al pasado de reojo y sientes tanta equivocación

                        Demasiada por ti mismo y demasiada por la maldad de otros

                        Caído estás en gafas de preguntas e incógnitas de casi todo

                        Para qué un verso más para tirarlo al estercolero del mundo

                        Tropiezas contigo mismo sintiendo una maceta rota

                        Crees en Belén y en el Gólgota y en el Tabor y…

                        Pero la mente se te llena de pesadumbres avinagradas

                        Azufres abiertos de ropas intestinas de soporíferos cristales

                        Cantas lo que no deseas hablar y silencias las alegrías

                        El mundo está negro pero más allá existen millones de soles

                        Trillones de flores están dando color a las piedras del mundo

                        Millones de bocas sonríen cada día a sus hijos nacidos

                        El mundo es bueno dentro de las oleadas de miedo y sangre

                        El mundo es esperanzas para millones y también para ti

                        Levanta tu cabeza de la zozobra del momento

                        Y respira cómo el mar también te cobijará tu alma.

                                                           V, 11.

                        Hay amaneceres

                        Que se han roto las piernas de las estrellas

                        Hundidos los ojos

                        En cristales de hierro.

                                                           V, 12.

                        Te acuerdas de Pessoa, Dickinson, Kafka

                        Delante de tu sillón realidad vaso mesa casa agua puerta

                        Te sientes tan solo en soledad como ellos

                        Sin saber presente futuro

                        Solo pasados de zozobras grises

                        En tu pensamiento muere tu mundo.

                                                           V, 13.

                        Temes soportar comprender

                        Pasiones iniquidades maledicencias

                        De hombres

                        Igual que comprendes los vaivenes de la naturaleza

                        Temes aceptar todo lo humano

                        Porque entonces tú harías lo que imagines.

                                                           V, 14.

                        ¿Por qué no te apuntaste a una ideología?

                        Y bajo ella abrazar tu mundo futuro

                        Subir los escalones de ese edificio

                        Negar otras miradas

                        Siempre esta hablando de tolerancia

                        Y no soportar una opinión diferente

                        Habrías tenido padrinos

                        Y te habrías bautizado con dólares y poder

                        Este es el mundo

                        ¿Por qué no te pusiste bajo un paraguas?

                        Es lo mismo sea bueno o malo o acertado o erróneo

                        Eres ciudadano de tercera en tu propio redil

                        Porque nunca has estado bajo un bando manada.

                                                           V, 15.

                        ¿Por qué tienes hoy el alma rota en mil pedazos?

                        ¿Siempre has intentado caminar a la sombra del bien?

                        ¿Has buscado deseado verdad y bondad sin límites?

                        ¿Has buscado la realidad y lo real en ello?

                        ¿Has cambiado de gafas para no copiarte a ti mismo?

                        ¿Pero en el medio camino no sabes si soportarás?

                        ¿Más calor, más frío, más huracanes de la vida?

                                                           V, 16.

                        Da lo mismo llenes el mundo

                        De pinturas dibujos poemas versos cuentos relatos

                        Aforismos ensayos novelas teatro

                        Conceptos ideas sugerencias preguntas

                        Dan lo mismo los árboles que tales y colorees

                        Ni tu figura

                        Ni tus palabras

                        Ni tus conceptos

                        Gustan a tus coetáneos

                        Y los del futuro no llegarán tus sonidos

                        Confórmate al silencio de la arena que tapa tu vientre boca

                        Tranquiliza tu mente en placer saborear una redonda naranja.

                                                           V, 17.

                        Has llenado tu vida de libros de ideas y preguntas

                        No la vida de vida

                        Ahora te comes las manzanas avinagradas del pasado.

                                                           V, 18.

                                                           V, 17.

                        Has llenado tu vida de libros de ideas y preguntas

                        No la vida de vida

                        Ahora te comes las manzanas avinagradas del pasado.

                                                           V, 18.

                        ¿Por qué me llenaron la cabeza de ideas de libros?

                        ¿De mil utopías de moralidades y éticas?

                        Otros laboraban el campo real material

                        Tú siempre soñando en caminos de ideales

                        No te has conformado con vivir en un sillón

                        Con jardín de flores pequeñas

                        Soberbia y avaricia espiritual te han matado

                        Codicia de tanto saber y tantos laureles

                        Te han matado y ahora sientes el cuchillo en carne

                        Atravesando con cristales puntiagudos los ojos

º                      ¿La conciencia se ha roto en palillos de jamones salados?

                        Un libro es un viento de grises.

                                                           V, 19.

                        Hoy

                        No te sosiegan

                        No te consuelan

                        Palabras de oro y plata

                        Hoy el alma se te está rompiendo a trozos

                        Y penas

                        Y hoy la sangre te sale a borbotones del vientre.

                                                           V, 20.

                        Sentir zozobras viajes del espíritu

                        Enroscado en presentes posibles.

                                                           V, 21.

                        Has visto morir

                        Planes y esperanzas.

                                                           V, 22.

                        Ni la carne

                        Ni la mente

                        Ni el espíritu

                        Te han sofocado la mirada.

                                                           V, 23.

                        Tantos años detrás de la silla

                        Escondido en el seno de la mesa

                        Esperando un tronco abierto.

                                                           V, 24.

                        Da lo mismo las variedades de cacerolas

                        Que tus manos y mente fabriquen en silencio

                        Ninguno de tus barros serán deseados

                        Por bocas o lenguas o sangres.

                                                           V, 25.

                        Camisa rota llena de bolígrafos y colores

                        Azul blanquecina al lado de la silla

                        Se sienta la esperanza al lado de la espera

                        Pijama enternecido de ilusiones rotas

                        Se acercan los días y el dilema se rompe

                        Han abierto sillones de hierro blanco

                        Que la nada no agote la sangre

                        Que no sea la última palabra muerte y fracaso

                        Oh Buen Dios por qué no das sombra a esa garganta

                        O si la das por qué no reconoce ese oído tu voz

                        El trigo espera en la tierra amarilla agrisada.

                                                           V, 26.

                        Temes volver al laberinto de paredes

                        Con voces en desarmonía

                        Temes lo poco de existir que te reste el aliento

                        Llenes tus miradas de cuerpos destrozados

                        Insertados en almas y mentes rotas

                        Por mil causas y batallas desconocidas

                        Temes que ni esa esperanza se cristalice

                        Temes y temes ambas realidades.

                                                           V, 27.

                        Todas las figuras de cristal de colores abiertos al mundo

                        Has fabricado en zonas de soledades y esperanzas

                        Se han roto en mil pedazos de grises negros

                        Saboreas un café negro avinagrado de sal

                        Todos los trajes han sido retazos llenos de fracasos

                        No entiendes los azules y pájaros claros sinfonías

                        Vienes abiertos los dedos de puñales enhiestos

                        Corazones partidos en mil operaciones eres tú mismo

                        Maderas rodeadas de letras colores en basuras

                        No encuentras una palabra de consuelo para ti mismo

                        Cómo alguien de tantos valores y tantos esfuerzos

                        Ha roto su existencia en la sangre muerta de cerámicas rotas.

                                                           V, 28.

                        No encuentras una palabra imagen de consuelo

                        Para decirte a ti mismo y volver a levantar tu alma.

                                                           V, 29.

                        Triste está tu carne y mente y alma

                        En tu monte de los Olivos

                        Todas las criaturas tienen su Tabor

                        Su Canaán

                        Su Gólgota…

                        Todos los seres que respiran…

                                                           V, 30.

                        Triste está la carne

                        Triste la mirada

                        Triste la mente

                        Triste el alma

                        Triste está triste

Entristecida.

                                                           V, 31.

                        Para qué un verso más lleno de imágenes metáforas ideas

                        Para qué un dibujo más lleno de colores conceptos representaciones.

                        Para qué un concepto más lleno de posibilidades preguntas ignorancias.

                                                           V, 32.

                        Sientes el alma lleno de púas

                        Cadáveres muertos de ti mismo

                        Trincheras con azufres y alambradas

                        Recorres la vista hacia atrás y se llenan de sangre maloliente

                        Cúbicos caminos de hierros fundidos de venenos

                        No sabes recomponer el traje del alma

                        Ni por dentro, ni por fuera

                        Solo estás con ella y deseas conservar su vida esperanza

                        Un trueno de periódico de letras se te cae de las manos

                        El ojo se ha roto en mil pedazos

                        Avaricioso de ideas y de saber y de elocuencia

                        Ahora te encuentras con un mar de sapos y culebras

                        Muere tu silencio

                        Pero todavía tienes deberes al alba y en el horizonte

                        Has sido algo que pudo florecer demasiado

                        O creías que tenías talento para rodear la tierra

                        Solo eres un ser más entre miles de millones

                        Nada de creatividad originalidad innovación genialidad

                        Nunca has comprendido que solo eres

                        Un viento en una carne nada más.

                                                           V, 33.

                        Triste está mi alma mano labios sangre vientre

                        Mi alma corazón mente labio piel está triste.

                                                           V, 34.

                        Detrás de una revolución viene otra

                        Será científica o social o política o religiosa

                        La rueda de los cambios no termina

                        Todo fluye a borbotones y despacio

                        Ideas se pegan al cerebro piel de los humanes

                        Y quieren aplicar esos cambios al mundo real

                        Huyen, huimos los seres humanos siempre de un lugar

                        Creemos que deseamos poner los labios manos en otro

                        Conflictos solubles en un tiempo después se convierten

                        En huracanes imposibles de armonizar controlar

                        En nombre de grandes ideales el caínismo aparece

                        Opresores y oprimidos y después cambian las tornas

                        Ambos son siempre ambas realidades y ambas banderas

                        Nunca hablan de las polifonías de voces que duermen

                        Que pierden todos algo y mucho en la siembra del existir.

                        Cómo hallar sistemas de jueces para revoluciones y cambios

                        De ese modo no se llegue a los cuchillos de hierro paredones

                        Campos de muerte en redes de ideas y púas en los oídos.

                                                                       V, 35.

                        Cruzas la acera

                        Da la vuelta a la esquina

                        Te encuentras al destino.

                                                                       V, 36.

                        Leer a los ojos en sus hechos

                        Leer a las manos en sus ideas

                        Actos y hablas y hechos y voces

                        Vivir y mentir existen seres con ese axioma

                        Hayas sus voces en muchos lugares espacios

                        Estratos sociales culturales y colores de corazón

                        Un poema es una esencialidad de un algo

                        Hoy nos toca describir un trozo del corazón

                        De todos y de aquellos y de los otros

                        Ha sido el retemblor de las nadas.

                                                                       V, 37.

                        Dicen que las musas no te han dado suficiente talento

                        Que las barbas de la genialidad no han mojado tus labios

                        Relámpagos de fracasos de todos los colores cosechas

                        También sabes que has existido en un desierto

                        Que muchos aguijones de venenos se han cruzado

                        Que no tienes genialidad debes aceptar el veredicto

                        Porque una obra tiene dos firmas, autor y tiempo

                        Si la segunda parte actor y creador no la admite

                        Caerán sobre ella muerte y silencio y nada

                        Millones de creaciones nacen y mueren nacidas

                        Tengo que aceptar la sentencia de mi época

                        Los dioses no te han otorgado creatividad.

                                                           V, 38.

                        ¿Por qué en el juego del existir

                        Ganan tantas veces los menos buenos?

                                               ¿Por qué en tantas horas los más buenos,

                                               No perfectos doblan sus rodillas en la pena sufrimiento?

                                                           V, 39.

                        Sentado en el sillón

                        Sientes caer las paredes del tiempo

                        Cada día te queda menos de respirar este silencio

                        Sentado en el minuto…

                                                           V, 40.

                        Han sentenciado con razón esperamos

                        Que no sirves como pensador, ni filósofo, ni escritor,

                        Ni novelista, ni ensayista, ni pintor, ni dibujante

                        Ni tantas cosas, ni tantos ambientes medios silencios

                        Han juzgado que no tienen tu cerebro boca labios manos

                        Suficiente talento para crear nuevos mundos mentales

                        No me quejo de no tener creatividad conceptual

No ser capaz suficiente de inventar un mundo real

Imaginario de palabras e ideas y metáforas

                        No soy culpable de ser blanco o ser alto o ser mediocre

                        Mediocre pensador escritor inventor descubridor

                        De mundos que retuercen las realidades de símbolos

                        Solo me duele que aunque mis palabras sean débiles

                        No ocupen el último lugar del Parnaso Academia

                        Solo reclamo a los dioses humanos ese pequeño desprecio.

                                                           V, 41.

                        Deberían mis manos cerebro

                        Haberse dedicado a vender cosas

                        No a crear imágenes símbolos ideas

                        Ese ha sido mi error más profundo

                        Ahora ya próxima la cizaña

                        Comprendo que he desperdiciado mi existir

                        Siempre detrás de una nueva verdad con bondad

                        Y en todas las trincheras campos has ido perdiendo

                        Solo trabajo y estudio y sufrimiento y pena

                        Nunca tus dedos ponían una frase correcta

                        Vivir desvivir en el silencio prudente

                        Has muerto en vida

                        Solo quién haya pasado por estas noches

                        Entiende su significado

                        Y el buen Dios parece que admite

                        Que la sinfonía que has creado tampoco tiene suficiente valor

                        Mientras otros valiéndose de menos talento aún

                        Pero con menos escrúpulos y apoyados en banderas

                        Del color que conviene en cada territorio

                        Han ido escalando peldaños de poder y vivencias

                        De placeres y descanso y de notables triunfos

                        Y tú y tu moral y tus bondades y tu sonrisa

                        Se han muerto en las aceras de la vida

                        Ahora solo temes el Juicio de Dios

                        Por si te sentencia que has perdido la vida

                        El poco talento siguiendo nubes de fantasmas de genialidades

                        Ahora temes haber perdido esta vida y la Próxima

                        Silencio es tu alimento y bebida cada sorbo de minuto.

                                                           V, 42.

                        Qué haces imbécil idiota ignorante idealista insulso

                         A las cinco de la mañana uniendo palabras imágenes ideas

                        Creando versos que jamás nadie valorará

                        Y que ninguna boca cerebro le alimentará

                        Que hago yo autor de símbolos sin significado a estas horas.

                                                           V, 43.

                        Mueves los párpados

                        Y rezuma de dentro

                        Un sufrimiento que creáis apagado

                        Pero que retorna cada tiempo

                        Como el volcán no extinto.

                                                           V, 44.

                        Amor se ha ido transformando en desamor

                        El desamor se ha ido camuflando en amor

                        Ambas realidades se dan en un mismo sentido

                        Un mismo ser

                        El misterio del amor amar y del amar amor

                        Rezuman los papeles sangre vertida de desaliento

                        Sacrificios que nunca se han valorado a ojos

                        Has dejado más que la piel en el silencio

                        Rotos los asteriscos del existir vivir

                        Han nacido para el silencio

                        Vivir sin nacer, nacer sin vivir

                        Difícil es no caer en una opresión inmoral

                        En los círculos laberintos dónde existimos

                        Malos tiempos son todos los tiempos

                        Unos en unos rostros y otros en unas ideas

                        Tantas tentaciones pasiones existen para sorber

                        Y te maten las entrañas de los corazones.

                                                           V, 45.

                        Vivimos tiempos y todos los tiempos vivimos

                        Pasiones deseos pulsiones instintos

                        Que no ponemos límite

                        Unos escogen o son seleccionados por unos

                        Otros por otros

                        No todos caemos en los mismos errores morales

                        Pero la biología o el tiempo o la mente

                        Nos selecciona unos placeres tentaciones

                        Sin límite, ni armonía, ni color nos encenagamos en ellos

                        Antes le llamaban pecados mortales y errores morales graves

                        Ahora las sinfonías de las ideas han cambiado

                        Y les denominan libertad y liberación del color que sea

                        Unos límites, pequeños y desdibujados la ley impone

                        Pero en tantos cientos de millones de cerebros andando

                        La mayoría encuentran como saltarse esas cadenas paredes

                        Unos, caemos en unos pozos y otros, en grandes estanques

                        Pero si el Buen Dios existe y si existe Juicio

                        Y si existe Cielo y No Cielo

                        Más de uno nos veremos en una estancias y otros en las de al lado

                        Porque nuestras pulsiones no armónicas

                        Han traído el dolor a la tierra

                        Casi siempre a otros seres más débiles que nosotros

                        Que han desmenuzado sus existencias pequeñas

                        En los dolores que les han infringido nuestras pulsiones sin medida

                        Puede que tantas lenguas indican que no exista nada Detrás de la Puerta

                        Puede que exista Algo detrás de la Muralla Final

                        De existir o de poder existir

                        Más de uno

                        Me temo que millones llenaremos el No Cielo de rabia y lágrimas eternas

                        Aún tienes tiempo

                        Unos minutos o meses o años o décadas

                        Arrepiéntete de lo pasado y no caigas en los nuevos errores

                        Vicios que se visten de libertad y perfección y necesidad y arte

                        Todavía tienes tiempo porque aún te queda un minuto o cincuenta años

                        De respirar aire y amasar pan en tus ojos labios estómago

                        En este lugar planeta de oxígeno y tentaciones…

                                                           V, 46.

                        Todos

                        Pequeños y grandes y débiles y fuertes

                        Todos tienen poder

                        Mayor o menor

                        Poder para romper otras almas

                        Además de la suya

                        Todos alfabetos o analfabetos

                        De un color o de otro

                        De un sexo u otro

                        Todos tienen poder

                        De abrir la puerta del bien o del no bien

                        De romper algún alma en el camino

                        Tú, tú, yo, yo podemos abrir una botella

                        O romper un cántaro.

                                                           V, 47.

                        No dejes el ser bueno

                        Arrepentirte

                        Para el último momento de tu existir

                        Es dogma que si te arrepientes te salvarás

                        Pero no dejes para tu último aliento

                        Minutos o días para cambiar de vida

                        No dejes tu sentencia eterna para ese instante

                        Porque no sabes las tentaciones

                        A las que serás sometido

                        Por el Tentador en esos minutos

                        Cuando te pongan delante tantos hechos y actos

                        Y deseos e intenciones y fines y tu corazón sin mentiras

                        Puedes caer en la desesperación más profunda

                        Y tú mismo te condenarás a no estar con el Buen Dios

                        Tienes aún tiempo y espacio

                        Meses o décadas para cambiar de camino vida

                        No sueñes que aún te queda mucha autopista

                        No sabes si esta tarde

                        Te llamarán al Juicio de tu propia conciencia ya sin engaños

                        Sin fraudes de ti mismo contigo mismo

                        Quizás exagerando lo malo que has sido

                        Ninguneando lo bueno que has estado

                        De existir Dios y Juicio será el mayor negocio de tu existencia

                        Aquí y Allí

                        Ten misericordia y piedad de ti mismo

                        Y aunque no creas en nada

                        Respira este aire como si existiera Otro Mundo

                        Porque de no existir no pierdes casi nada

                        Pero de Ser Real habrás perdido todo

                        Recuerda argumentos de Pascal y Unamuno.

                                                           V, 48.

                        Estás tirado en el suelo

                        Sentado

                        En la pena de los dilemas.

                                                           V, 49.

                        Has querido ser tantas cosas

                        No sabes por qué tantas vocaciones

                        Que no has sido nada

                        Ninguna

                        Solo has vivido en sufrimiento

                        Coleccionador de fracasos

                        Ya tienes un tronco medio seco

                        No sabes cuándo el rayo tumbará

                        Tus ramas y hojas

                        Ya has muerto en vida

                        No sabes ya de qué botella respirar.

                                                           V, 50.

                        La generación de sus abuelos y bisabuelos nos llevaron a una guerra

                        Para evitar que les requisarán sus industrias

                        Ahora sus nietos y biznietos nos llevarán a la secesión

                        Al hambre humillación pauperismo

                        Para satisfacer sus codicias y avaricias con más industrias.

                        La excusa es siempre la eterna razón:

                        Bandera, idioma, cultura, historia, nación, religión…

                        Los corazones los tenemos llenos de sufrimiento

                        Por el temor de nuevas desgracias y sangre revienten

                        Nuestras cabezas y manos y cabello y boca y ojos

                        Y el alma está destrozada perpleja en el torbellino

                        Huracán catarata del temor del futuro.

                                                           V, 51.

                        Sobre la esencialidad de lo del que era

                        Sonido abierto en bruces de sinfonía

                        Lamento de lo que ha podido ser

                        Mira andando el cimiento de estructura

                        Ha caído el viernes silencioso de retruécanos

                        Pero la vida continúa con un aliento.

                                                           V, 52.

                        Era un aliento animal que se avecinaba

                                               En la ventana abierta de las mucosas del

                        Pensamiento que se ensordecía de ser

                                               Estar abierto a las ubres de la vida

                        Y muriendo la mirada nace el alcohol del deseo

                                               Se ha muerto un ser en la tentación de

                        La pasión sin medida botijos encubridores del ser

                                               En lo que es en tiesto pino del mirar

                        Se ha abierto un ceniciento camino de esperas

                                               Una hoja de papel con letras en la frente

                        Sempiternos caminos de mesas abiertas a sinfonías

                                               Mueren las esperanzas en los instintos.

                                                           V, 53.

                        El suelo se convierte en trampolín para el infinito pesar pensar

                        De remiendos de vida encintados en vestidos rojos azules

                        Carcomidos las pasiones abiertas desde la prehistoria antigua

                        Se han ennoblecido las manos buscando el ilimitado límite

                        Corazones enternecidos y somnolientos vaivenes de estar

                        Se han superado los relojes y caídos las variables estructuras

                        Gafas abiertas con espera sin esperanza enluta el momento

                        Ha caído la garganta caverna cascada de hielo blanco

                        Rompen las ventanas verdes cojines de silencio

                        Suelo se convierte en pista de hielo carne condensado en ser

                        Termina la representación de la vida y la mirada lejana

                        Silenciosos parámetros de que no solo de carne pan vive

                        La humanidad también anhela lo Metafísico del ser y Ser.

                                                           V, 54.

                        Siempre hay una tentación nueva en el camino

                        Una dicotomía dilema de si y no

                        De posible e imposible, de correcto e incorrecto

                        De moral e inmoral

                        Siempre hay un escollo en el camino

                        Seas joven o anciano, niño o niña, hombre o mujer

                        Prepárate para el dolor del dilema

                        De la lucha de lo bueno y lo menos bueno

                        De lo real que parece irreal, de lo irreal que se pinta real

                        Y en esa lucha eterna del mundo de cada boca y ser humano

                        Tú en situaciones imposibles de imaginar

                        Tienes que encender la vela o apagarla.

                                                           V, 55.

                        El autobús de sempiterno camino abierto el borde

                                               Racimos de flores encendidos caminos de la nada

                        Por lo que acontece en cimientos de libros escritos con palabras de oro

                                               Se han sentido las gafas abiertas reducidos caminos de oro

                        En el sempiterno camino de variantes células sufrientes

                                               De estrechos variantes oberturas de nadas con arcos blancos

                        Se ríen los mundos al visitar las manos de los hombres cenicientas

                                               Estructuras de ideas con materiales de la tierra

                        Endulzan fríos relámpagos de las obras carcomidas de pena e ilusión

                                               Rompen las estructuras al abrirse una esperanza

                        Atada a las manos cerebro de futuro temblor amarillo anillo

                                               El ser humano levanta la cabeza y aspira metafísicas

                        Dormido durmiente sueña con ser y estar en el mundo de todo y algo

                                               Encumbra la mirada y siente que la creación es recreación.

                                                           V, 56.

                        Caen cascadas de gota de hidrógeno con oxígeno y mojan las manos

                        Interiores de todo ser que respira en el momento formando cauces

                        Microríos de sentires que amanecen florecidos en alquitrán

                        Microamazonas en la negra tierra artificial natural de la calle turbia

                        Sin luz abriéndose al cementerio de ideas pausadas y pasadas

                        Que rememoran las tinieblas por emerger de lo infinito escondido

                        Y tú frente a lo que moja exterior sientes el interior que evade de la cárcel

                        Rompe el castillo y recuerdas aquello que escondido creías muerto

                        En el silencio de años y años de lunas pernoctando creías ya no ser

                        Pero lo que fue y grabaste en la mente profunda como música de fondo

                        Enturbia o alegra la sonrisa de tus labios mente al oír otra vez su rumor.

                                                           V, 57.

                        ¿Por qué llora tu mente interior?

                        Siente la nostalgia

                        Miedo del ser y estar

                        Del temor de un árbol del futuro

                        ¿Por qué te enlutas antes de ser la negrura?

                        Viertes en gris

                        Pesares que nacen del cerebro de reptil

                        Te amarga los días

                        Buscando una nueva forma de cazar

                        De vivir y de sobrevivir.

                                                           V, 58.

                        No tengo que copiar plagiar ninguna estética

                        Ya han pasado muchas lunas interiores exteriores por mis ojos

                        Solo tengo que fijarme en mundos interiores

                        En naturalezas exteriores

                        Y pintar con pequeños cambios de lo real

                        No necesito apoyarme en ningún bastón de piedra o

                        Palabras

                        Solo tengo que abrir los ojos de párpados y cerebro.

                                                           V, 59.

                        Tanto hay en el interior de la caja llamada cultura

                        Tantas imágenes metáforas silencios conceptos e ideas

                        Que de tener mil vidas de mil años no agotaría los significados

                        Sé que la luz de mis ojos son solo una infinitesimal parte

                        De las posibles formas de narrar una parte de un ente

                        Con asome conformo querido lector crítico de ojos violetas

                        La inmensidad de lo real es superior a mi pequeño yo.

                                                           V, 60.

                        Miraba inseguro en la nueva ciudad que mis pies pisaron

                        Había caído en el charco después del autobús

                        Neones sonaban a los ojos con mil percepciones de color

                        Perdido en la tienda de mil estructuras de cemento y ladrillo y cristal

                        Huido de ti mismo sin saber donde ir y qué palabra oír

                        Con miedo y temor millones de seres llegan una primera vez

                        Al gran monstruo sagrado devorador y Papá Noel de la gran ciudad.

                                                           V, 61.

                        He recibido el don de construir el mismo poema de mil maneras

                        Selecciono según el momento y según la luz de la tarde en el cristal

                        Después el crítico comedor de versos abre la puerta según su corazón

                        Si se cruzan ambos caminos en la misma plaza y puerta se enciende

                        La luz y es admitido por el parnaso del momento y del futuro

                        Si cada uno camina por una acera o distinta calle no se encuentran

                        Y la muerte silenciosa aparece a ese conjunto de enunciados

                        Muriendo en el silencio del olvido de haber sido engendrado sin nacimiento.

                                                           V, 62.

                        Pérdida del mundo angosto camino del nenúfar abierto al sempiterno

                        Deseo de luz y de ser

                        Nueva enfermedad encoge los hombros ahítos de estar coloreados

                        Dromedarios silenciosos

                        Recorren los peldaños del sentir estar contenidos en azufres pasiones

                        Se duerme la conciencia

                        Y emerge lo irracional sin lógica de límites y matando la razón

                        El pájaro vuela sin rumbo

                        En la tarde de la acción se convierte un acto en recuerdo al principio suave

                        En la lejanía doloroso.

                                                           V, 63.

                        Meces las miserias

                        De tus ojos dormidos

                        Le pones adornos

                        Flores y perfumes

                        Para que no te mate

                        Las pequeñas alegrías

                        Del presente

                        Y puedas otro día

                        Continuar el surco

                        Del vivir existir.

                                                           V, 64.

                        Sienten el gorgoteo del yo que como paraguas cerrado se clava en ojo de conciencia

                        Has rumiado mil veces la misma historia y has contado tu historia a ti mismo

                        Millones de variedades de estructuras y sistemas lo que pudo suceder y no ocurrió

                        En miles de situaciones y en miles de lugares y estando acostado y de pie y en metro

                        Pero la realidad es que tomó su camino por una puerta estrecha y angosta

                        Y tú quedaste sentado en aquel lugar esperando dando vueltas al silencio.

                                                           V, 65.

                        No interpretes cada coma como rasgo biográfico del plasmador de palabras

                        No tendríamos vida ni mil años podrían existir para tanta experiencia

                        Acumulada en miles de líneas de metonimias y metáforas y versificaciones

                        Todo es tomado de lo real externo y algo de lo interno

                        Solo es observar y el ingenio del oficio de barrer las miradas de los otros

                        Concretando una sinfonía de posibilidades que rezuman vino agrio y dulce

                        No te engañes hipotético lector todo es teatro de acentuaciones de lo posible.

                                                           V, 66.

                        Siempre hay un nuevo silencio

                        Detrás de cada silenciosa puerta.

                                                           V, 67.

                        Puntos silenciosos rellenos de colores abiertos en círculos

                        Retrato del yo en una estructura carmelitas abiertos a un tronco

                        Música sonido gutural de la palabra hoja sombra de ser

                        Nidos de algo existe en todo lugar con puntos concretos

                        Donde existan un colectivo de abejas siempre dos colores

                        Montañas ríos caballos dromedarios orangutanes cérvidos

                        Montaña de pinos con riachuelo aprender de lo natural

                        Nube abierta de gotas de rocío que besa la piedra del árbol

                        Sombras en la mente del que siente percibe observa desea

                        Una mota de polvo macha negra de color sobre papel viento

                        Unir en un lazo color y palabra e idea naciendo algo no natural

                        Como una brizna de aire enloquecer por expresar lo profundo

                        Color cortado en vasija abierta de puntos olvidando ser estar

                        Todo es imaginario posible espejo de lo real percepción olvidado

                        Torrente de líneas palabras para marearse en el infinito percibir

                        Pintar escribir pensar: todo es el mismo fin del pincel

                        Unir tinta papel a la idea con lo externo de la piel aire pinos

                        Pausados caminos rascando el caballo del ser mirada volviendo

                        Ver la mente interior expresar algo de ello en una cinta de color

                        Susurrar todo es efímero: Unos segundos o mil años de ser mirado

                        La agonía de la caverna recorre el viento caballo de nada siempre.

                                                           V, 68.

                        Color de ojos

                        Amarillo verdoso

                        La cigüeña blanca

                        Nube se aleja del arco iris

                        Color es todo.

                                                           V, 69.

                        Arropan los pensamientos la ropa de la tarde oberturas de sinfonías

                        Rezumando sonidos de vientres manos enlutecidos por soledades

                        Tropiezan las palabras en diques doseles de barroquismos sin sentido

                        Se han roto las piernas del firmamento en avenidas de páramos calurosos

                        Que es la realidad verdad sino destiempos y deslugares vacíos llenos

                        Una rama se asoma a la ventana conyugal y pregunta finalidades.

                                                           V, 70.

                        Hambre de paz

                        Sed de justicia

                        Hambre de Infinito

                        Sed de sosiego.

                                                           V, 71.

                        El pantalón exige su autonomía de ser y estar en espacio tiempo

                        Reconocen las voces de laberintos círculos fractales de pensamientos

                        Miradas enternecidas de ocasos que pudieron ser y ocultarse en ojos

                        Tú has sido encanecido por sufrimientos sin sentido y sin raíz

                        Que han roto tu alma y desanublado el amor en el seno de un amar

                        Cántaros vacíos y llenos se han roto en las tinieblas del tiempo

                        Amanecen sillones enlutados adornados con flores rojas y blancas

                        Horizontes llenos de temores y penas y angustias cada mañana en labios.

                                                           V, 72.

                        Volvía a la esperanza

                        Hogar con nombre

                        Azul viento amanecido

                        Nuevo silencio

                        El rojo se vertía en la lengua.

                                                           V, 73.

                        Regaba el amor con dulzura pasión

                        Pero la negrura de la maldad acechaba

                        Detrás de bastidores de estrellas

                        Firmamentos enlutecidos

                        Cada año más dolor sufrimiento

                        Más egotismo solipsista autismo amoroso

                        Y se fue rompiendo los corazones

                        En brechas y heridas autovías

                        Y la mesa se fue llenando de sapos

                        Cada luna llena un nuevo dolor

                        Fueron muriendo los hacedores del mal

                        Pero ya el virus de la muerte del amar

                        Se había cristalizado en nuevos eternos

                        Sufrimientos a esos dos seres

                        Que mirándose en la soledad

                        No se entendían, no se comprendían

                        Aunque sabían que se habían amado.

                                                           V, 74.

                        La naturaleza se organiza de un modo

                        Y nace una flor, hombre, camello, pino

                        Dicen que el origen del vivir

                        Estalló cuando un gran meteorito

                        Unificó aminoácidos en su fuerza

                        De ahí la evolución hizo todo lo demás

                        Dicen pero tú eres un ente que estás aquí

                        Durante un tiempo y espacio

                        Y luego te desintegrarás y tus átomos

                        Formarán parte de otros entes y seres

                        No sabes si detrás de esta muralla existe

                        Paraíso abierto a la eternidad con el Ser

                        Deseas que sea para descansar en la Verdad

                        Infinita y Amor Infinito y Compasión Infinita

                        Pero de momento sabes que estás en tu vasija.

                                                           V, 75.

                        Te duele el alma

                        No el cuerpo

                        No la mente

                        No la sociedad

                        No la cultura

                        No la ideología

                        Te han roto

                        Te has destruido el alma

                        Y no sabes cómo curarla.

                                                           V, 76.

                        Un botijo miraba al árbol y se planteaba cómo un ente podría crecer

                        Moverse estando en la quietud del momento empequeñecido de ser

                        Su pasta de arena, silicio, tierra, caliza ansiaba el agua y el fuego

                        Para ser forma contenida en vericuetos de existir con finalidad

                        Servir para algo y servirse de un espacio para ocupar un lugar

                        En el mundo y con esa soledad sentir que se es algo amanecido

                        Un botijo sentía como un libro enseñaba cosas a los humanes

                        No comprendía como algo material que no se mueve, ni habla

                        Podía recorrer las sombras de lo que no es inteligible a lo que es

                        Se han revuelto los entes materiales exigiendo derechos de ser

                        Han creado la revolución de lo material frente a lo inmaterial

                        Rompen filas y caminan por las calles con uniformes de faena

                        Al paso del ganso atraviesan el destino de la historia mundana

                        Que solo es sentir que tienen un lugar en la mente humana.

                                                           V, 77.

                        Acerqué cuatro juguetes

                        Y se los doné

                        Era mi pequeña vida

                        Era dar mi futuro

                        Pero no tenían suficiente

                        Siempre existía un problema

                        Revolucionarios de antaño

                        Que parece se convierten al sistema

                        Y siempre arrastran ese dolor trauma

                        De la infancia

                        Solo se consuelan destruyendo a otros

                        Pasan décadas

                        Y sientes que te has quedado sin mundo

                        Y casi sin nada

                        Regalaste tus juguetes que era tu futuro.

                                                           V, 78.

                        La rueda del sufrimiento de Buda

                        Sigue siempre dando vueltas y recorridos

                        En un hogar toca de una manera

                        En otro se ha dispuesto de otra diferente

                        En algunos los comensales son conscientes

                        Y detienen los radios en gran medida

                        En los otros se convierte de un dolor en otro

                        Han tropezado siempre en paredes

                        Evoluciona el trauma y el síntoma

                        Pero se arrastra de generación en generación

                        Se olvidan los dolores de los antecesores

                        Pero siempre el mismo dolor

                        Que se concretiza en cada ser de distinta manera.

                                                           V, 79.

                        Angustia enorme redoble mi mente y alma y carne

                        Un dolor encerrado y escondido de niebla en conciencia

                        De saber que mañana más sufrimiento y más pena +

                        Y más angustia es lo que me espera y gana

                        La desesperación obscura y fría y caliente y dura

                        Rezas a todos los santos del Cielo que intercedan

                        Unas letras palabras consuelan un poco los labios.

                                                           V, 80.

                        Dónde encontrar una manta suave y caliente y dulce

                        Que tranquilice y suavice la mente y el alma.

                                                           V, 81.

                        No sabemos si será ignorancia o mala percepción o erróneos conceptos

                        Pero tantas veces percibimos que debajo de la rueda del carro

                        Está tirado y casi muerto por la vida y por los otros no la persona

                        Malvada sino demasiadas veces, la persona de buena voluntad

                        Destrozado se debate en sus heridas y levanta la mano sangrienta

                        Pero todos miran hacia otro lado a lo sumo un silencio de piedad

                        Sigue destrozado debajo del caballo de la existencia rodeado de pus

                        Pero el menos bueno se pasea con los colores del éxito con corona de alegría.

                                                           V, 82.

                        Angustia de crear una metáfora

                        Idea o imagen

                        Que exprese algo profundo

                        Lavadora de la cabeza

                        Se trastorna de dar vueltas

                        Al besar verdad con bondad

                        Y belleza.

                                                           V, 83.

                        Rueda del destino

                        Camino rodeado de cipreses y rosas

                        Con espinas y laureles

                        Tú te haces tu destino

                        Tú y los que te rodean

                        Uno o millones

                        El bien y el mal tiene muchos

                        Nombres y apellidos

                        Se cruzan en un ser ambas realidades

                        Nube tranquiliza el ojo del

                        Que lo siente.

                                                           V, 84.

                        No hay más grande animal

                        Que un ser racional humano

                        Que no controla sus emociones

                        Ni sus pasiones

                        No hay un animal más grande.

                                                           V, 85.

                        Corrupción de dineros pregonan en todos los teatros de informaciones

                        Desintegración de ahora con temblores de todos los colores y banderas

                        Olvidan endogamias de nombres y cargos y plazas durante lustros

                        Pero entonces todos callaban y solo los que se iban quedando en las aceras

                        De la historia sabían y padecían el dolor de siempre cerrárseles una puerta

                        No desean recordar que una ha traído a la otra, unas manos a otros bolsillos

                        No desean sentir que tantas esculturas situadas sin la formación adecuada

                        Han sido tantos millones de bocas que han tenido que callar para obedecer

                        Y pocos les interesaba decir que el huracán y el rey estaban desnudos

                        Porque los que hacían los vestidos los pusieron en las sillas no por su valor

                        Sino porque tenían en cartera un trozo de papel que armonizaba con el poder.

                                                           V, 86.

                        Tela de araña dulce y amarga

                        De colores rodea el corazón

                        Manos y pies

                        Descuidadas las piernas

                        Laberintos de seda de araña

                        Rodea cerebros e ideas

                        Ensombrecen y tapan bocas y oídos

                        Los que sufrieron se olvidan de los que hoy sufren

                        Los que hoy sufren olvidarán los que mañana sufrirán

                        Así es la historia quién hace tres décadas sentía lágrimas

                        Porque su padre se había tenido que ir a Holanda

                        Hoy su nieto se ha ido a Cancún a tomar el sol

                        Y se ha olvidado de quién ahora se muere de tristeza

                        En el terruño o en Dinamarca

                        ¡Esa es la vida!

                        –dicen, que ese es el existir-.

                                                           V, 87.

                        Regalaste un anillo

                        Redondo y sin límite

                        Simbolizar amar sin tiempo

                        Pero vinieron roturas de almas

                        Sufrimientos sin sentido

                        Se agrietaron labios y carnes

                        Temores y dudas nacieron en corazón

                        La eternidad sin límite

                        O el límite sin eternidad

                        Se fue resquebrajando de ser

                        De ser un hiato entre dos miradas

                        Ahora están cultivando

                        Antiguo amor en amar

                        Para que n muera el último calor

                        Y el color de la sonrisa

                        Vuelva a amanecer temprano

                        Algún día vuelva a nacer.

                                                           V, 88.

                        Adoramos tantos dioses

                        Pero creemos que somos ateos

                        Pero detrás de nuestros pies y manos

                        Hemos olvidado al Buen Dios

                        Pero somos siervos de miles de

                        Dioses de todos los colores

                        Se llaman pasiones sin armonía

                        Pulsiones sin límite

                        Deseos sin equilibrio

                        Instintos sin racionalidad

                        Pero esto no lo digas en el foro

                        No puedes pregonarlo en el ágora

                        Porque si lo haces te cerrarán

                        La boca y el alma a pedradas.

                                                           V, 89.

                        No te gustan mis palabras imágenes ideas versos

                        Tú tienes razón, tú estás tocado por las musas y dioses

                        Tú tienes una claridad mental que yo no llego a tus pies

                        No te gusta mi rostro, ni mis andares poéticos

                        Tú tienes la verd