Blogia
Soliloquios o Cuaderno o Enciclopedia Filosofia
Chollo del día - Auriculares inalámbricos Logitech 33,60 € 90 € -63%

Artículos Arte y Manifiestos artísticos

Artículo Periodístico 418º: “Sobre los libros de artista, I”.

                   Artículo Periodístico 418º: “Sobre los libros de artista, I”[1].

                   0. He hecho muchas obras plásticas en muchos géneros, pero he hecho muchos libros de artista, ejemplares únicos. ¿Qué puedo decir de ellos?                

                   1. No hay que olvidar que olvidar que todas las obras plásticas están bajo las ideas de los manifiestos artísticos y estéticos.

                   No hay que olvidar que cada dibujo o pintura, o libro de artista o cualquier otra obra, tiene su autonomía e independencia. Pero que según la idea del autor, todos y todas las obras forman y conforman una única obra, una unidad de obra.

                   No hay que olvidar que todo lo escrito o escritos por mí, y todo lo pintado o todas las obras artísticas plásticas, forman y conforman una única obra, que denomino ahora Cuadernos o Cuadernos del Mercado.

                   Es una obra total y una obra de arte total. Es como un enorme rascacielos o catedral o palacio o monasterio mental…

                   Creo que como autor tengo derecho, siempre que sea según la ley y la moralidad, tengo derecho a realizar una obra como el autor desee. Y también el público, especializado, también tiene derecho a que no le guste dicho experimento mental o cultural o creativo.

                   2. Debo indicar que hasta ahora, la mayor parte de respuesta es silencio. Cierto es que muchos libros de artista han sido aceptados y donadas a instituciones de todo tipo en España.

                   3. La parte plástica, si sumamos dibujos, pinturas, y hojas de libros de artista, y otros géneros, al menos se habrán realizado cien mil obras. Que todas forman y conforman una única obra plástica. Como una enorme catedral, una enorme cueva. Al menos mental. También debo decir, que no sé que habrá sucedido con estas obras. Me temo que muchas habrán sido ya destruidas. Pero qué voy a hacer… Casi toda, por no decir docenas y docenas de miles se han enviado durante estos cuarenta años, a cientos de personas. Quizás cometí un error, en vez de enviar fotografías enviaba obras originales en papel… creyendo, que así se vería mejor su valor. Me temo que he cometido un enorme error, más no teniendo fotografías de todas ellas… Quizás solo tengo fotografías de un tres o cuatro por ciento…

                   4. Creo que un libro de artista, tamaño cartulina con cien hojas constituye un mundo en sí mismo. Un mundo mental, un mundo estético, un mundo conceptual, un mundo lleno de preguntas y de datos y de posibles respuestas.

                   Si se le aplican los manifiestos artísticos y estéticos. Sería una obra inmensa jamás se podrá ver dos veces, del mismo modo y de la misma manera. Porque se pueden formar millones de posibilidades de murales, de hojas de libros de artista, etc.

                   5. Creo que hay una diferencia esencial entre una canción o cinco canciones y una ópera. Creo que esto es aplicable a un cuadro o cinco cuadros y un libro de artista con cien hojas pintadas, que cada hoja sería similar a un cuadro o pintura, aunque sea en cartulina y con un tamaño pequeño…

                   Me parece, sin soberbias y vanidades, que uno de mis libros de artista es como una opera, ópera de colores, y que es como si estuviese formado por docenas de cuadros, que se complementan, se hablan entre sí, que se contradicen. Vistos como libro de artista, también se puede ver como mural, y aplicando cambios según los manifiestos artísticos, cambios de lugar de colocación, etc.

                   6. A veces pienso que los libros de artista que he realizado son pequeñas obras maestras. Otras veces, después de ir con ellos y mostrarlos a tantas personas, al menos, en forma de fotografía, si no todos, algunos de los que he realizado, y ver, que a lo sumo de vez en cuando alguno es aceptado en donación, debo pensar que no es así.

                   Extendidos como un mural con dos lados de visión y de interrelación creo que aumenta el sentido cognoscitivo del ser humano…

                   Ciertamente muchas palabras o frases los hipotéticos contempladores de esas obras o libros de artista tendrán que ponerse un sistema de aumento o acercamiento de su visión de la obra, de sus partes, con unos prismáticos…

                   7. En un libro de artista hay incluida mucha información, muchos datos, muchas preguntas, muchas respuestas en forma de colores y formas y dibujos…

                   8. Sueño a veces despierto, con ver varias docenas de libros de artista, varios miles de pinturas y dibujos expuestos uno al lado de otro, hoja al lado de otra hoja, en una sala y en otra y en otra, formando todo una unidad.

                   Sueño que en el centro habrá ordenadores con la dimensión escrita de Cuadernos, y así el hipotético contemplador de esta obra, unirá la perspectiva plástica y la escrita. En una interrelación que puede o podría tener multitud de posibilidades.

                   9. A veces pienso que siete libros de artista, tamaño cartulina, cada uno con cien hojas tendría el mismo tamaño que el techo de la capilla Sixtina… que dos o tres libros de artista, tamaño cartulina, de unas cien hojas cada uno el tamaño del Juicio Final…

                   10. Uno, uno a sí mismo a veces, se pregunta qué puede ofrecer uno más al mundo artístico y estético plástico, si además de estas obras, van acompañadas por los manifiestos artísticos y estéticos. Qué puede ofrecer uno más, para ocupar el propio trabajo algún lugar a nivel regional o provincial o nacional a nivel estético y artístico plástico. Qué puede ofrecer uno más…

                   Es obvio que si hubiese mercado, podría haber realizado obras más extensas, en más géneros plástico, en otras dimensiones, pero para no tener ningún mercado… No parece que sea poco lo que se ha hecho, a nivel de obra plástica concreta, a nivel de bocetos y esbozos escritos con palabras o con dibujos, y además los manifiestos artísticos plásticos…

                                     © jmm caminero (21 junio-26 diciembre 2015 cr).

Fin artículo 418º: “Sobre los libros de artista, I”.

                                                                  *



[1] E. 18 febr. 2017 a Extremadura Progresista.com. La Verdad de Ceuta.com. El Digital Sur.com.

Artículo Periodístico 391º: “Solitarios: Modigliani”.

Artículo Periodístico 391º: “Solitarios: Modigliani”[1].

                   0. ¿Toda vida es un misterio y un enigma? ¿Toda y la de cualquier ser humano? ¿En el caso de los artistas, sean pintores o escritores o literatos o músicos o poetas también? ¿Qué nos puede decir Modigliani en ese doble misterio entre vida y obra, entre su cotidianeidad y la posteridad?

                   1. Amadeo Modigliani, 12 de julio 1884, Livorno, Italia, 24 de enero de 1920, París, Francia.

                   No voy a escribir este artículo por la noticia de que su cuadro Desnudo acostado, ha obtenido el 10 de noviembre de 2015, un precio records de 152 millones de dólares a precio de martillo. Pero si que nos fijemos mínimamente sobre la realidad del artista y la realidad del precio o del mercado y la realidad del valor del arte.

                   ¿Pero cómo se puede pasar de malvivir en los pocos años de existencia que tuvo a un siglo después alcanzar esos precios…?

                   Se puede ver una especie de rasgos paralelos entre Van Gogh, Modigliani. En los mentideros del arte se decía hace lustros, que en ambos casos, artistas jóvenes que fallecieron, algún o algunos marchantes se pudieron quedar con casi toda la obra, y fueron los que lanzaron el gran boom, sin negar que tengan un enorme valor estético y conceptual.

                   En el caso de Basquiat, también fallecido joven. En este caso el lanzamiento internacional fue en vida…

                   2. No me gusta el concepto de “malditismo” en el arte. Concepto que tanto se ha empleado. Porque tantos marginales en las artes han existido, que han estado pululando por las capitales del arte, hayan sido músicos, poetas, escritores, pintores, y no se han comido una rosca.

                   Ese halo y ese color de romanticismo de la marginalidad de los artistas. Me parece que es negativo para las personas que se dedican a estas actividades, y sobretodo para jóvenes ingenuos, que han caído en esta tentación. Y ha habido muchos a lo largo de estos dos siglos, especialmente desde el movimiento romántico europeo que se extendió por toda Europa y todas las artes.

                   A mi entender, un artista debe intentar especializarse oficialmente en su arte. Por tanto, en la medida de lo posible tener estudios similares o conexionados con su arte, sea el que sea. En segundo lugar, tener una doble vertiente profesional, una, diríamos un oficio o profesión normal, si es posible relacionado con su vocación, y en segundo lugar, en el tiempo libre, dedicarse en lo que pueda a ese arte que ha escogido o que le ha escogido a él o a ella. Y en ercer lugar, estaría el tiempo que debe dedicar a las actividades de la vida, al descanso, a su familia…

                   Creo que de esta forma no se caería en tantos errores, como tantos, quizás docenas de miles de artistas de todas las artes han caído durante décadas y sobretodo en estos dos siglos y pico…

                   Un caso es Modigliani, que además de tener una enfermedad grave, pues parece ser que cayó en algunas adicciones. Todo se le juntó. Ni tampoco, que a la muerte de Modigliani, su pareja, como se diría hoy, embarazada de su hijo, anuló las esperanzas de su futuro y de su hijo todavía no nacido… Ni tampoco si se juntó, en su momento, la negación a su obra y a su persona, el ser o pertenecer a una ideología-religión concreta… Todo se le juntó…

                   Es muy romántico pensar que solo se es artista, y que el mundo te conocerá, si trabajas mucho. Y siguiendo la fórmula del Premio Nobel español, que ya hace pronto, el centenario de su nacimiento, “en España el que aguanta gana”.

                   No es verdad. Muchas personas y artistas en todas las artes, cientos, miles, docenas de miles se han ido quedando por los cafés, por las calles, por las salones de artistas desde hace dos siglos. ¿Porque cuántos artistas habrá ahora mismo vivos y activos en el mundo, conocidos y desconocidos en el mundo, geniales y mediocres en el mundo…? ¿Un millón, dos millones entre todas las artes y todos los géneros de esas artes…?

                   Es un mal consejo romántico el que se ha dado, el que se ha incentivado, el que se ha creído durante tantas generaciones. Quizás, quizás ahora esa situación ya ha cambiado… los artistas estudian oficios y profesiones relacionadas con sus vocaciones, y hacen ese tiple juego o actividad que antes indicábamos…

                   3. ¿Es cierto como se demuestra en este caso, y en tantos otros, que una obra artística o un artista, sube al candelero más alto si se produce tres firmas de un cuadro, una la del autor, otra la de marchantes poderosos, si es posible internacionales, y otra la aceptación final, de coleccionistas importantes y público en general, museos especializados…?

                   ¿Y cómo se suele decir, si una obra, en general, cientos de producciones realizadas por un autor, no tiene esas tres firmas de aceptación, esa obra y ese autor, irá mermando en el tiempo, irá disminuyendo su valor, o irá no creciendo su valor? ¿Valor artístico, valor cultural, valor económico…?

                   ¿Cuántas obras de autores vemos que no despegan, incluso creyendo ellos o ellas que han abierto nuevos caminos al arte…? ¿Cuántos habiendo estado en el candelero, van pasando los años, y van reduciéndose su presencia en los circuitos artísticos, van reduciendo su presencia y su valor…?

                   ¿Ahora que ya el mundo es internacional, ahora ya un artista no tendrá que competir, con su comarca o su país, o su continente o su cultura, sino con el mundo…? ¿Ahora al analizar el arte o la poesía del siglo quince, ya no se tendrá en cuenta ese autor en su lengua o en su estado, sino en su continente, y en su cultura, pero también en el mundo…? ¿Qué quiere decir esto, que ahora la obra de un autor, tendrá la competencia del mundo entero, de lo que se ha hecho en su época, y lo que se ha hecho antes de su tiempo y lo que se haga después, y con los parámetros mundiales…?

                   ¿Es fácil un artista genial, Dante, ya no se verá a los ojos de Europa o de Occidente, sino de otros poetas y escritores, de su misma época, árabes, chinos, hindúes o de cualquier otro lugar…?

                   4. Es lamentable tantas penurias como Modigliani, pasó, según se dice, ciertamente, algunas por caer en adicciones no correctas, pero es lamentable que a los pocos lustros, después de fallecido empezase su obra a irse valorando, valorando en todos los parámetros… Aquí, en este pequeño artículo, además de nuestro pequeño homenaje, a él y a tantos como se han quedado en las cunetas de la historia de las artes o de la vida. Además de ello, hemos buscado una pequeña reflexión sobre este autor, sobre las artes, sobre el arte plástico, sobre el valor del arte, de la estética, el valor estético y el valor cultural y el valor económico…

                   La pregunta hoy y siempre es ¿cuántos Modigliani, quizás sin tanta tragedia, pero si con tanto fracaso se habrán quedado en el camino, o cuántos se estarán quedando hoy día…? ¿Por no querer buscar sistemas más racionales de gestión y de organización de la cultura y de las artes? ¿Por no querer los cientos y miles de museos, fundaciones, departamentos universitarios hacer simplemente un directorio de cuántos autores se dedican a tal o cual arte, sin seleccionar por ningún parámetro, sino solo recoger lo que se hace…? ¿Y después el tiempo y la crítica irá decantando el valor de cada obra, de cada autor…? ¿Hoy que con Internet se podría hacer, un museo equis, digamos regional, tendría obras en depósito, obras en exposición de cien o mil artistas, pero después tendría una página en Internet, donde estarían incluido los cinco mil artistas de esa región, tengan o no tengan valor hoy, con sus nombres, curriculum, fotografías de sus obras…? ¿Qué coste económico tendría esta medida…? ¿Pues nada o casi nada…? ¡¿Cuánto valor estético y cultural y documental tendría, pues casi infinito…?! ¡Esto es hablar a las piedras en las cuevas del desierto!

                   ¿La gran pregunta, ya que la cultura y las artes, son tan importantes para la evolución humana, para la economía real de cada época, no habría que buscar formas y maneras más racionales de organización y de gestión del patrimonio cultural y artístico…? ¿Fórmulas más sensatas, más científicas, más racionales, y no tan irracionales, más causales y no tan casuales y tan azarosas…? ¿No es un ejemplo Modigliani, que se rescató, pero se podría haber perdido perfectamente? ¿Y esto aplicado a todas las actividades culturales, de creación y de investigación, a todas las artes y a todos los saberes…?

                   © jmm caminero (19 noviembre-01 diciembre 2015 cr).

Fin artículo 391º: “Solitarios: Modigliani”.        

                                                                  *



[1] Enviado a MiCiudadReal.es, el día 01 de diciembre del 2015. NP.

Enviado a Euromundo Global.com, el día 07 de diciembre del 2015. Publicado el día 08 diciembre 2015.

Artículo Periodístico 362º: “Solitarios: Ferdinand Cheval”.

                   Artículo Periodístico 362º: “Solitarios: Ferdinand Cheval”[1].

                   0. ¿Cual es el límite de la creatividad humana? ¿El arte o artes es una actividad que está en lo más profundo de nuestro ser? ¿Lleva con nosotros, posiblemente docenas de miles de años, desde Chauvet al menos, treinta mil años, pero posiblemente varios miles o docenas de miles de años antes? ¿Quizás actividades artísticas que se realizaban sobre el cuerpo y que se han perdido? ¿Si el “Castillo Ideal” de Cheval lo hubiese hecho Gaudí que diríamos de esa obra, la incluiríamos en el arte marginal o sería una obra clásica del estilo neomodernista? ¿El problema de la firma en las artes o en cualquier actividad, si la hace, alguien de gran renombre esa obra se eleva de precio y calidad y categoría, si la hace un desconocido se olvida o se infravalora o valora muy poco?

                   1. Ferdinand Cheval (Charmes-sur-l´Herbasse, 1836, Hauterives1924).

                   Sin entrar en el proceso de este autor, cartero, que un día recogió una piedra y empezó a construir un “Castillo Ideal o un Palacio Ideal”.

                   ¿Qué nos dice del ser humano esta obra, que nos dice de la especie humana a la que pertenecemos, que nos dice de este hombre de carne y hueso, qué nos dice de la cultura, qué nos dice del presente, pasado y futuro de la humanidad…?

                   Esta obra de Cheval, no solo me recuerda las obras de Gaudí y los estilos modernistas, sino también la Catedral de Justo Gallego en Mejorada del Campo, Madrid o la Mansión Picassiette de Raymond Isidore, Chartres, o las Torres Watts de Simón Rodia, o el Museo de Robert Tatin, etc.

                   ¿Qué es lo que lleva a personas, diríamos anónimas sin estudios especiales de arquitectura a construir estas obras…? ¿Pueden ser un motivo incipiente, uno, el recoger una piedra, el del segundo, ser expulsado de un monasterio por tuberculosis y al curarse en agradecimiento empezó a construir la catedral…? ¿Pero son esos los motivos profundos…

                   ¿Los humanes llevan dentro un volcán y deben materializarlo en arte o en artes, cada uno práctica un arte, unos la canción otros las artes plásticas, otros la narración, otros la música en algunas de sus formas distintas…? ¿Si os fijáis no hay un ser humano que no se dedique, aunque sea como aficionado a un arte, y al menos consuma un arte, en mayor o menor proporción…?

                   ¿El arte de la moda y el arte del maquillaje, no es acaso practicado por cientos de millones de personas en el mundo…? ¿El arte del consumo literario en forma de novelas, películas no es consumido por miles de millones de seres humanos cada día, sean de una cultura o sean de otra, algunas de las artes de la música y del sonido, hay alguien que no oiga alguna canción o algún fragmento musical cada día, cuántos cientos de millones de imágenes se crean y se consumen cada día en el mundo, y más hoy con la tecnología actual de móvil e internet…?

                   ¿Por qué la mente humana necesita el arte o las artes, consumir arte o artes, e incluso crearlo o modificar algunos aspectos de ese arte y materializarlo…? ¿Al consumirlo o, y al crearlo que es lo que nos equilibra o armoniza por dentro y por fuera, qué nos hace realizarlo a veces de forma rutinaria, sin darnos cuenta, que nos lleva a consumirlo…?

                   2. ¿Podríamos plantearnos que el ser humano arrastra un misterio y un enigma, o muchos misterios y enigmas, en sí mismo y consigo mismo? ¿Y que solo vemos o percibimos o conocemos un trozo de él? ¿Cada uno lleva su misterio y su enigma, lo lleva como un enorme fajo o peso, arrastrándolo y arrastrándose por él y con él?

                   ¿Hay que preguntarse si para el equilibrio individual, y el equilibrio de la sociedad, los seres humanos tienen que practicar o consumir, o ambas cosas de un arte o de algún arte concreto o real o material…? ¿? ¿Igual que necesitamos el sueño  soñar, para que la mente se equilibre, necesitamos también consumir y practicar algún tipo de arte, de todas las existentes, de tipo musical, de tipo artístico plástico, literario, gastronómico, danza, teatro, etc.?

                   El adagio o máxima de que todo el mundo es artista o todo el mundo es un artista. Idea que se desarrolló en distintos movimientos estéticos en el siglo veinte, con este caso de Cheval se muestra y se demuestra fehacientemente…

                   ¿Por qué algunas obras de arte o de algunos artistas, se le incluye en el llamado arte marginal, y otras obras, son el arte realizado por los grandes maestros? ¿Cuándo si tuviesen la firma distinta, todos los veríamos como obras de arte de vanguardia, y no como obras de arte de marginales artistas…?

                   3. No sirve de nada un artículo si no hace reflexionar al hipotético lector sobre algún aspecto de la realidad. Si no le lleva a plantearse alguna pregunta, algún dato, alguna observación, algún concepto para su existencia. Dicho de otro modo, un artículo no está hecho para el crecimiento de la vanidad del escribidor, sino para servir de algo al lector. Un artículo debe ser como un buen vaso de agua en una tarde de agosto. En este caso, creo que la conclusión es simple y fácil, ¿cuál es el tipo o género o arte concreto que usted práctica, o realiza, en el que es aficionado, y cual es el que consume de forma más rutinaria y diaria…? ¿Por qué no se atreve a realizar lo que lleva pensando y deseando toda la vida, escribir poemas, realizar pequeños dibujos, construir pequeñas composiciones musicales o…? ¿Y si ya lleva mucho tiempo haciendo esa actividad, por qué no se atreve a enseñarlo al mundo, por qué no le echa un poco valor? ¿Y empieza a colgar o exponer su actividad cultural en internet, en un blog por ejemplo…? ¿Claro antes obtenga el registro de propiedad intelectual, no vaya a dolerle la cabeza? ¡Un saludo un buen día, artista lector!

                   © jmm caminero (27 octubre-08 noviembre 2015 cr).

Fin artículo 362º: “Solitarios: Ferdinand Cheval”.

                                                                  *

 



[1] Enviado y publicado en el Diario CLM.es, el día 08 de noviembre del 2015.

Artículo Periodístico 279º: “Sobre Arte, Artes, II”.

                   Artículo Periodístico 279º: “Sobre Arte, Artes, II”.

                   0. ¿Qué puedo indicar sobre el arte y artes, sobre el arte en general, y sobre el arte propio en particular…?

                   1. Todo autor, sea de la disciplina que sea, tiene que pasar por distintas fases, que no son totalmente cerradas, que se mezclan y se combinan. Podríamos indicar la primera, que es tener un interés hacia una materia, disciplina, actividad, y que no está clara. Segunda, después de superada la primera, recibir los conocimientos y habilidades y técnicas mínimas y suficientes, alcanzar el saber suficiente, teórico y práctico en esa actividad. Tercero, empezar, en una fase no totalmente clara, si cree que puede aumentar un poco el conocimiento en esa materia, creación e investigación, investigación y creación. Cuarto, realizar obra o actividades que ya estarían en esos parámetros, ya crea e investiga y encuentra o creer encontrar algo. Quinto, después de años, lustros, décadas pasar una especie de silencio o noche, de fracasos o de éxito, pero llegar a una etapa de estancamiento. Muchos suelen quedarse en ella, tanto sea éxito o sea fracaso. Sexto, si atraviesa la anterior noche, que puede durar años, puede que llegue a una nueva etapa. Y esa nueva etapa, siempre que se haya llegado de forma legal y moral y espiritualmente correcta, puede tener nuevos descubrimientos o investigaciones, es ir un más allá, un poco más allá. Hay que decir, que en esta nueva etapa, pueden que los coetáneos, no sean capaces de seguir esos pasos… y quizás lo hecho se pierda, al final, se decía, por poner un ejemplo científico, que cuándo Einstein publicó en 1905, su artículo sobre la teoría de la relatividad, solo lo entendían cinco o seis en el mundo, y quizás, solo lo creían uno o dos como posible…

                   2. Creo sinceramente que yo en filosofía, literatura, arte he pasado por todas las fases y estoy en la quinta, a veces, creo que pongo un pequeño dedo del pie en la sexta y me retiro, otras veces, creo que he metido desde hace años, el pie y un brazo en ella, y que mis coetáneos, no entienden, no comprenden o no desean entender o comprender, o no pueden…

                   Porque esta obra Cuadernos, con manifiestos o sin ellos, es algo más, es un ir más allá de casi todo lo que se ha hecho hasta ahora, al menos en Occidente… lo digo sin soberbia, sin vanidad, sin petulancia, porque al final, después de tantos años, esto es una enorme cruz, y quién me quitaría la cruz, o quién sería el cirineo que me ayudase a llevarla…

                   3. No entiendo al gran artista, como un ser diferente a los otros. Todo el mundo, dicen, tiene algún talento. Todo el mundo puede inventar o descubrir algo, en algún campo, sea ese algo pequeño o mediano o grande, o digan que es pequeño o mediano o grande.

                   Un gran talento debe ser consciente, de todo lo que ha heredado, y que esa persona solo ha puesto una mínima parte.

                   Creo que un gran talento, sea en la actividad que sea, debe ser humilde y modesto, por el bien suyo y propio, por el bien de los demás…

                   No pueden pensar que todos debemos adorarles o adularles, porque este es el gran peligro y la gran tentación. Si es un gran talento en la política, al final, quiere que todos seamos lo que él o ella ha diseñado en su cerebro o en su ideología.

                   4. Después de tanto andar con el arte, de tanto caminar con la filosofía-literatura, al final, ves el arte y la literatura y la filosofía, o mejor filosofía-arte-literatura como algo más, como algo diferente, como algo más allá de hasta donde hemos llegado…

                   Pero ciertamente, tus coetáneos, parece que no entienden, les muestra una luz en la vela, y miran la vela y algo de la luz, pero no dentro de la luz, no dentro de la vela…

                   5. La verdadera pintura es más allá y más que la pintura, el verdadero arte, la verdadera filosofía, la verdadera literatura…

                   Sin caer en esoterismos, ni esoterismos. Desde la humildad y la modestia, es algo más allá de algo, más allá de lo que es y de lo que no es…

                   6. Hay que conformarse con lo sencillo, aunque lo sencillo te lleve más allá de lo sencillo. Conformarse con lo simple y quizás lo simple te lleve más allá de la simpleza.

                   7. No me gusta la pose del genio que se cree genio, me gusta más la pose del genio que se cree un hombre o mujer como los demás, pero que tiene un cierto talento en algo, pero que quizás en lo demás, sea inferior a la media. Dicen que Mozart no sabía abrocharse los zapatos…

                   8. El que atraviesa los espacios de la carne, de forma moral, los espacios de la psique, de forma moral, y los espacios del alma, de forma moral y de forma espiritual correcta sabe que solo puede llegar a ellos con la humildad y la modestia, con el auténtico saber y con la recta moralidad y con la recta espiritualidad…

                   Es una lucha primero por enderezar el propio yo, de pasiones y deseos y emociones e ideas equivocadas. Y después realizar la obra, sea en filosofía o en ciencia o en tecnología o en arte o en teología o en espiritualidad…

                   Se pone siempre el carro por delante del tren.

                   9. El que ha llegado muy lejos en algo, se siente humilde y modesto, porque sabe, que ha atravesado tantos pantanos, mares, desiertos, ríos, que podría haberse quedado en medio, o incluso todavía no sabe dónde está. Dicen que el empresario multinacional de una empresa sueca, va a su multinacional, a su sede central con un coche de hace veinte años… Ikea, dicen.

                   10. Los que solo hemos recogido fracasos, peces muertos de la mar, trozos de chatarra, que solo hemos fracasado en la filosofía, literatura, arte… Nosotros que estamos en esa situación, nosotros entendemos quizás mejor la luz y la noche, que otros, que han alcanzado luces y claridades…

                   Nosotros, o algunos de nosotros que creemos, que hemos ido más allá de lo que recibimos cuándo llegamos, pero que a nadie interesa, o que nadie entiende, o que quizás, quizás nosotros estemos equivocados… Nosotros, que no sabemos si somos muchos, o solos unos cuantos perdidos por el mundo. Nosotros que sentimos que todo lo encontrado se perderá, porque a nadie interesa seriamente lo que hemos producido…

                                                        © jmm caminero (15-29 julio  2015 cr).

Fin Artículo 279º: “Sobre Arte, Artes, II”.

                                                                  *

Artículo Periodístico 263º: “Sobre Arte, Artes, I”.

                   Artículo Periodístico 263º: “Sobre Arte, Artes, I”.

                   0. ¿Qué puedes decir sobre arte y arte plástico y otras artes, después de estar toda la vida, una parte importante de tu tiempo y esfuerzo, habiéndolo dedicado al arte plástico…? ¿Qué y para qué sirve el arte…? ¿En general, y en concreto…? ¿Quizás habría que recopilar algunas ideas sintéticas sobre este mundo, quizás una especie de pequeñas notas o pequeño testamento espiritual sobre arte, visto desde las teorías, pero también desde la propia experiencia?

                   1. Me gustaría hacer otros géneros artísticos, además de pintura y dibujo y libros de artista. He hecho algo. Pero me temo que mis condiciones y circunstancias y el no tener mercado me impide hacerlo.

                   2. Uno siente a veces, aunque no se pueda demostrar, que he servido para otros de inspiración, que han copiado ideas mías, de arte y de literatura. No sé si de filosofía. Y ellos las han desarrollado y cambiado. Y cómo tienen una estructura mayor de mercado y de llegar al público, han quedado como que han sido descubrimientos propios y de ellos.

                   He enviado la obra Cuadernos, y multitud de obra plástica, y los escritos de arte y de todo a miles y docenas de miles de personas en estas décadas. No exagero. No puedo decir nombres, pero así ha sido. Enviar a alguien algo, y a los diez o doce meses, esa persona sacar una obra que tiene algunas ideas, de personas o de conceptos o de estilo muy parecidas a las mías.

                   Quizás, a veces, para consolarme, me digo, al menos quizás solo sirva para eso.

                   Pero creo que habría que ser mas justos y más decentes, y dar al Cesar lo que es del Cesar… porque quizás, mi trabajo se valoraría un poco, si algunos, dijesen que han copiado o inspirado en mis escritos o mis pinturas. Sería mejor para ellos, sería mejor para mí. Creo que sería más justos para ellos, para cuando se tengan que enfrentar al Juicio de Dios, pero claro está muchos y muchas no creen en eso…

                   Pero qué más voy a decir de esto. Unos, no se lo creerán, otros dirán que exagero. Pero no es cierto que exagere, más bien me quedo corto… Y es verdad… y lo peor es que nunca podré demostrarlo… pero bien harían ellos, por respeto a mi persona y a mi trabajo, que al menos pusiesen una nota al pie de página. Diciendo algo sobre mi trabajo, si es que se han inspirado en él. Yo no les diría nada, es más se lo agradecería. Unos caminamos sobre otros, esta es la gran tradición. Pero claro como en mi caso, no soy nada, ni nadie, pues sus obras quedarán y mi trabajo será olvidado o destruido, como ya en gran parte ha sucedido…

                   3. Es muy triste, habiendo creado o inventando docenas de manifiestos artísticos plásticos, también aplicables a la literatura. Que a nadie le interese, pero muchos hayan tomado ideas. Es muy triste que habiendo realizado cien mil obras, entre dibujos, pinturas, casi todas en papel, y hojas de libros de artista. No sirvan para nadie o para nada. Y quizás ya gran parte estén destruidas… Es muy triste escribir cuarenta mil páginas, de todos los géneros y no sirva de nada. Aunque muchos han cogido ideas, y si no muchos, algunos… Es muy triste todo. Pero…

                   4. Más vale me hubiese dedicado a comprar y vender cualquier cosa. Que no a la creación e investigación cultural, en arte o en filosofía o en literatura, que es lo que he estado haciendo toda la vida. Además, claro está, además de mi existencia normal en la vida, como todo el mundo…

                   5. Pinto y escribo y filosofo y pienso y observo para mí, para el resto de seres humanos, de hoy y de mañana, y también para Dios. Quizás decir esto último no guste a muchos, pero si estamos en una sociedad de tolerancia, creo que al menos me deberían respetar, igual que yo hago con multitud de opiniones, que no estoy de acuerdo…

                   6. Si el comercio del arte fuese más racional. Existe demasiado irracionalismo y demasiado personalismo. Quizás sería más eficiente a y en todos los niveles de dicho mercado. Es decir, autores, obras, crítica, coleccionismo, gestión o distribución o venta, etc.

                   7. Concibo el arte plástico mezclado con el resto de artes y el resto de saberes. En la medida de lo posible. Un dibujo mío, al menos mío, es dibujo, pero también es literatura y es filosofía y otros aspectos de la realidad.

                   8. Me gustaría pintar un enorme mural, de treinta o cuarenta metros, de nacho, tres o cuatro de alto, cuyo titulo fuese la guerra. Es decir, un intento de analizar dicho fenómeno, e intentar que no suceda o que disminuya… También otra pintura-escultura similar a la anterior, sobre la paz. Una frente a otra. De esos tamaños… para intentar expresar docenas y cientos de ideas y conceptos y sentimientos sobre esos temas. No sé si sería capaz de hacerlo. Creo que sí. Pero sé que jamás lo haré…

                   Este es uno de las docenas de proyectos que jamás haré. Y que se quedarán en boceto en la mente, en mi mente…

                   9. Me pregunto a veces, después de haber realizado docenas de miles de dibujos y pinturas, formando libros de artista o no. Me pregunto si ha tenido sentido realizar todo ese trabajo y esa labor, estética y cultural, material y de ideas…

                   Un cuadro es una cosa real, pero la mayoría de personas, si el cuadro no tiene valor económico, apreciaría más y mejor una sandia… No nos engañemos y esto es la verdad. Y esto sucede también entre las personas que intervienen en el mercado. Miles, cientos de miles de autores, artistas, millones de obras que realizan nadie las aprecia. Por lo cual, en la práctica vale más una sandía o una buena comida que un dibujo o un grabado o una escultura o una pintura o un libro de artista…

                   10. Me gustaría que Google, igual que ha calculado el número de libros-títulos diferentes que se han escrito en toda la historia humana y que aún siguen existiendo. Es decir, ciento treinta millones de libros diferentes, de todas las materias.

                   Google podría calcular cuánto numero de autores, no solo de escritores literarios, sino de autores de todos los libros a lo largo del mundo y de la historia.

                   Y ya que se ponen que calculen cuánto número de obras de arte, de todos los géneros artísticos, sumando todas. Y ya que pedimos cuánto número de autores a lo largo de la historia hasta hoy…

                   Me imagino que al menos ahora, ahora en estos momentos existirán en el mundo, un millones de autores y varios cientos de miles de escritores literarios, literarios en todos los géneros…

                   Esta cifra puede que usted no la valore… pero para mí es importante. Yo sería, sería un escritor más entre ese millón o dos millones de escritores del siglo veinte y de lo que llevamos del siglo veintiuno…

                   Esta cifra te llena de modestia…

                   ¿Cuántos artistas del siglo veinte, en todos los géneros y en el mundo…? ¿Posiblemente también un millón…?

                   Pues bueno, soy uno, uno entre ese millón…

                                © jmm caminero (21 junio-15 julio  2015 cr).

Fin Artículo 263º: “Sobre Arte, Artes, I”.

                                               *

Artículo Periodístico 197º: “¿Cómo interpretar mínimamente un libro de artista, tamaño cartulina del autor de este artículo”.

                        Artículo Periodístico 197º: “¿Cómo interpretar mínimamente un libro de artista, tamaño cartulina del autor de este artículo”.

                        0. ¿Cómo se debe interpretar en algunos sentidos un libro de artista, por ejemplo, de cien hojas, pintados por los dos lados, tamaño 65 por 50 cms, que contiene textos literarios…?

                        1. Primero es un libro, una especie de libro ilustrado, libro miniado. Es decir, ir pasando hoja por hoja. E irse fijando en su dimensión escrita, los textos literarios,  en su dimensión plástica.

                        2. Habría que ver esa obra como un mural. ES decir, si en vez de ponerse en forma de hoja tras hoja, libro o códice se pusiese en una especie de murar entre metacrilato, visto por los dos lados.

                        Es decir sería una pintura-mural. Y como tal se pueden percibir-pensar con multitud de puntos de vista y contenidos.

                        Por un lado tiene un título general, pero cada hoja tiene un título particular. Y todo se complementa.

                        3. Además hay que verlo-sentirlo-percibirlo-pensarlo teniendo en cuenta, una dimensión normal, o una perspectiva normal, pero al mismo tiempo teniendo en cuenta, uno tras otro cada manifiesto artístico y estético.

                        Por lo cual, por ejemplo, si combinamos unos cuantos, este mural, se podría colocar de millones de formas posibles… es decir, de alguna manera sería millones de murales en uno solo.

                        4. Este libro de artista, cada hoja se percibe-piensa de forma independiente, pero al mismo tiempo, hay que verlo como libro o mural unido. Pero al mismo tiempo hay que verlo que todo lo dibujado y pintado y esculpido y todos los libros de artista y grabados, por este autor o artesano de arte actual, todo forma una unidad. Como si fuese un enorme cuadro o pintura u obra de arte o mural o instalación. Cómo esto es imposible. Esto lo tendrá que ver o pensar un sujeto hipotético lector-contemplador a nivel mental.

                        Es decir, es elevar la mente de cada sujeto receptivo a una cantidad elevada de significados y significantes…

                        5. Pero al mismo tiempo hay que verlo en relación a un tomo concreto de los escritos. Y a la vez unido a la totalidad de todos los escritos…

                        6. Al final, un libro de artista, es una totalidad en sí, pero al mismo tiempo forma parte de una totalidad, es decir, es un trozo de una totalidad…

                        Por lo cual, es diríamos lo que siempre se ha buscado una obra de arte total, una obra total…

                        Dónde se combinan ideas, conceptos, colores, pinturas, filosofía, literatura, arte, diseño, bocetos, etc.

                        7. Cierto es que se han hecho cientos de libros de artista, de todos los tamaños. Varias docenas de libros de artista de tamaño cartulina, desde cien hojas hasta varios cientos…

                        Cierto es que han sido aceptados por fundaciones y museos, al menos los de tamaño cartulina…

                        Pero también es verdad, que el mundo de la industria artística y cultural artística, museos, fundaciones, galerías, exposiciones no incluyen este trabajo… Lo más es que algunos centros artísticos aceptan en donación una de estas obras…

                        8. Todo el mundo dice buscar un nuevo arte, para realizarlo o para venderlo o para promocionarlo o para hacer exposiciones con él.

                        Debo confesar que llevo décadas en esto. Enviando obras reales, enviado fotografías de dichas obras, enviando los manifiestos artísticos, literalmente a miles de personas, instituciones, galerías, críticos, artistas, etc.

                        Y todo hasta ahora son silencios. A lo sumo se apunta a algún manifiesto, se realiza alguna exposición y todo queda en silencio y en nada…

                        Uno, a veces cree que ha abierto un nuevo camino al mundo del arte plástico. Pero después uno piensa, no va a ser solo uno mismo, uno mismo llevar la razón o estar en la verdad, y nadie, nadie darse cuenta, y nadie querer promocionarlo, estos manifiestos artísticos y estéticos, y desde luego esta obra, que en su conjunto se titula Cuadernos o Soliloquios.

                        O al menso promocionar estos libros de artista…

                        9. No comprendo nada, no entiendo nada…

                        10. ¿qué puedo esperar…?

                        Pasan los años y todo lo que podría haber hecho no se ha hecho. Ha quedado en la mente personal. Mucho otro que podría haber surgido si hubiese tenido apoyo tampoco…

                        Solo soy un cosechador de fracasos en el mundo de la creación-investigación cultural, sea filosófica, sea literatura, sea artístico plástica. Al final una pinta o dibujo es una pintura o dibujo o un libro de artista es un libro de artista pero también lleva implícita una filosofía o una literatura…

                        11. Ya sé de algunos libros de artista que se han destruido o sacado hojas, por tanto han quedado ya mermados. Otros a saber lo que ha sucedido con ellos… El resto no sé cuánto tiempo permanecerán, no sé si han quedado en almacenes y se estarán pegando sus hojas y sus colores. Y se irán destruyendo adrede o por desidia o por olvido o por otras razones…

                        12. Si unimos un tomo de los escritos con un libro de artista creo que da una visión y percepción de la realidad que abre nuevos mundos y nuevas posibilidades mentales y conceptuales… si se abre un mundo así, creo que de alguna manera, abrimos la concepción humana sobre el mundo y sobre nosotros. Incluso admitiendo tenga muchos errores… Al final, un libro de artista, es también un libro de artista, pero también un códice, también una instalación, también una obra filosófica-literaria…

                        Pero pasa el tiempo y los lustros, me hago mayor, y ya los que promocionan el arte, ya no están interesados en personas o en autores de casi seis décadas…

                        13. ¿Qué sucederá con las docenas de miles de dibujos, pinturas, hojas de libros de artista y otros géneros realizados en más de cuarenta años…? ¿Qué sucederá, qué habrá sucedido, cuánto se habrá destruido ya…? ¿¡Cuánto se destruirá en estos momentos o dentro de unos años o décadas…!? ¿Cuánto quedará dentro de cien años, de la obra plástica, cuánto de la totalidad, cuánto de esta obra total o esta obra de arte total…?

                        ¿Quedará algo o quedará lo suficiente dentro de un siglo para que otras generaciones puedan pensar y tenerse una idea clara de todo el esfuerzo mental y creativo y de investigación y de búsqueda realizado…?

                        14. Solo soy un comedor de silencios y solo recibo silencios…

                                                   © jmm caminero (02 marzo 2015 cr).

Fin Artículo 197º: “¿Cómo interpretar mínimamente un libro de artista, tamaño cartulina del autor de este artículo”.

                                                   *

Artículo Periodístico 193º: “¿Se pueden encontrar algunos baremos o vectores para saber el valor de una obra de arte?, V”.

                        Artículo Periodístico 193º: “¿Se pueden encontrar algunos baremos o vectores para saber el valor de una obra de arte?, V”.

                        0. ¿Hay mucha irracionalidad al juzgar y seleccionar obras de la cultura, de artes o de otros oficios artísticos y estéticos y de otros saberes…? ¿Por lo cual puede que se pierdan muchas obras de valía, muchos autores de valía, etc.? ¿Al final nadie sabe exactamente como será la nueva obra de arte maestra o el nuevo autor o autora genial en una especialidad…? ¿Cuándo hablamos de arte nos referimos a cualquier género artístico o a cualquier tipo de arte…?

                        1. Lo primero, es tener la voluntad, el interés de buscar un sistema o sistemas o metodologías para saber, de forma más cierta, aunque no sea perfecta el valor de una obra de arte, y que la firma o el estilo, solo sea una dimensión o factor, pero uno de los diez o veinte que existen en dicha obra.

                        2. Analizar las obras en sí, por un conjunto de expertos, y que estos le den un valor entre cero y diez, o entre cero y cien, pero que esos expertos, no sepan la firma de esa obra, podría ser una medida eficaz para saber el valor de una obra de arte, en cualquier arte, sea literatura, poesía, teatro, pintura, dibujo, moda, cerámica, etc.

                        3. Hay millones de autores, de artistas de todos los géneros artísticos actualmente en el mundo. Viviendo y existiendo y produciendo… la pregunta es, entre millones de todas las áreas o artes, no habrá algunos que se pierdan, que se pierdan o destruyan sus obras, y tengan valor. Me estoy refiriendo al mundo…

                        Se suele decir que no, que hoy no se perdería un Quijote, ni sería olvidado un Cervantes, pero cómo sería hoy un nuevo Quijote y un nuevo Cervantes… Y sin olvidar que estamos hablando del mundo, sin olvidar que estamos hablando de docenas de actividades artísticas… 

                        La cuestión es cómo valorar correctamente la obra de arte hoy… sin mirar la firma o la firma ser solo un vector más de veinte…

                        4. Hoy en forma de fotografía se podría en internet conservar todo lo que se produce de alguna manera de todas las artes. Para generaciones futuras. De ese modo se podría recuperar, aunque en el momento del autor, no se tuviese en cuenta, si se hiciese en el futuro…

                        Podrían crearse directorios para guardar curriculum de cientos de miles de autores, de cada una de las actividades artísticas, y también incluso obras, en forma de escritos, en forma de videos, en formas de fotografía…

                        Sería una enorme riqueza que no se perdería. Que se dejaría para el futuro. Para estudios, documentación, tesis doctorales, investigaciones, incluso para la industria del turismo y la industria cultural en general….

                        5. Dicen hasta la saciedad que hoy no se pierde nada que tenga valor, o algunos valores como obra. Pero yo mismo he realizado una obra que titulo Cuadernos, que contiene cuarenta y cuatro mil páginas escritas de filosofía-literatura, que es una de las tres obras más extensas en páginas y en palabras del mundo, de un único autor, de un único título, no obras completas. Y esta obra, incluso admitiendo que sea mediocre, no ocupa ningún lugar en el mundo cultural, ni en directorios, ni en diccionarios, ni en revistas se le hace mención o un estudio de media páginas... Esta obra no existe en la industria cultural…

                        Si se hace esto con una obra que es única en el mundo, de todos los tiempos, al menos en extensión, sin entrar en el problema de la calidad, esencialidad, innovación, etc., pero que es única en el mundo… aunque se publiquen millones de libros, no se ha publicado por una editorial pública o privada, ni siquiera cien o cincuenta páginas de esta obra. Sino solo autoediciones rústicas y muy modestas por el autor, que se envían desde hace décadas a cientos de personas, y todo son silencios…

                        ¿Y todavía seguimos diciendo que hoy, que hoy no se pierde nada en el mundo…?

                        6. hay demasiada soberbia y vanidad e intereses en el mundo de la cultura por parte de todo y de todos, desde autores, a todos los demás oficios de la industria cultural, incluyendo promotores económicos, etc.

                        7. La cultura está demasiado politizada, por lo cual se valoran más otros factores que las obras en sí. Si el autor o la obra tiene la ideología correcta en cada momento o en cada territorio.

                        8. Se le cierran la puerta a obras y a personas concretas, a distintos niveles territoriales, sean a nivel local, a nivel provincial, a nivel regional, a nivel nacional…

                        Esto es un hecho que todo el mundo que está en este mundo cultural lo dice. Lo que suele pasar es que saben cuándo a ellos o ellas les cierran las puertas, pero no cuando ellos y ellas las cierran a otros…

                        9. Hay demasiadas maledicencias en este mundo de la cultura, demasiados intereses de todo tipo, demasiado egocentrismo, demasiado egoísmo, demasiados dimes y diretes que se dicen de unos y de otros o que unos y otros han dicho, y no han dicho…

                        10. Hay poca moralidad y poca ética profesional, en general, en el mundo de los oficios culturales. Nos guste o disguste…

                                   © jmm caminero (21 enero-21 febrero 2015 cr).

Fin Artículo 193º: “¿Se pueden encontrar algunos baremos o vectores para saber el valor de una obra de arte?, V”.

                                                       *

Artículo Periodístico 174º: “¿Se pueden encontrar algunos baremos o vectores para saber el valor de una obra de arte?, IV”.

                        Artículo Periodístico 174º: “¿Se pueden encontrar algunos baremos o vectores para saber el valor de una obra de arte?, IV”.

                        0. ¿Se podría y se deberían buscar ideas y conceptos para valorar de forma más correcta el valor real y en sí, de una obra de arte o de una producción cultural, y después, determinando lo primero, aplicar el valor económico, aunque éste último, esté muy influido por el concepto de oferta y demanda…?

                        1. Tener buena voluntad, eso sería la primera condición.

                        2. Si no lo hubiese visto, jamás habría pensado que una obra literaria-filosófica, un libro, uno de los tres más extensos del mundo, en palabras, en número de palabras. Sin entrar en la calidad de dicho libro. Nunca hubiese creído que una obra así, en la cultura que se realizara hoy día, no tuviese una aceptación mínima por parte del mundo educativo y de la cultura, de la gestión cultural pública y privada de su sociedad o de su cultura o de su territorio. Si no lo hubiese visto, jamás habría creído que esto se podría producir. Y ciertamente así ha sido.

                        Por tanto esto significa que a la hora de valorar las obras de producción cultural y artística y humanística, no sé si sucederá lo mismo en las científicas y tecnológicas, no existe un sistema racional y eficiente de valorar dichas obras…

                        3. Si cómo hasta ahora en muchos ambientes, se cree que la gestión cultural es eficiente y eficaz, siempre. Y se dice que hoy no se perdería un Quijote, y otras frases similares y parecidas. Entonces nunca se percibirá que hay un grave problema en la gestión cultural.

                        No sé, si ahora no se perderá un Quijote, pero desde luego, quizás habría que saber cómo sería el Quijote de ahora, y en segundo lugar, que puede que una obra genial no se pierda o no se destruya, pero quizás obras de menor valía, si puede que se pierdan, con la enorme cantidad de producción mundial.

                        Quizás entre millones de autores vivos, existentes en cada momento, en cada disciplina artística o filosófica o cultural o estética. Evidentemente es diferente el número de autores según especialidades, pero si podríamos pensar que entre cientos de miles y millones según cada especialidad. Y por tanto, millones de obras de literatura escritas cada año, docenas de miles de composiciones musicales, millones de obras de arte plástico, etc., quizás si podamos pensar que obras de valía y autores de valía, unos estén sobreestimados y otros, estén infraestimados. Personas y obras.

                        4. Existan genios y obras geniales perdidas, que se perderán y se destruirán. O no existan. O existan obras de distinta valía que se pierdan. Hay que buscar, diríamos sistemas taxonómicos y clasificatorios, para intentar valorar las obras en sí, y ponerles diríamos un valor, y sobretodo, tengan el valor, sea poco o mucho, no se pierdan, aunque sea en forma de imágenes (pinturas y dibujos, y queden, al menos, como obras documentales para el futuro, aunque no tengan calidad suficiente artística y estética). De todas formas, las necesidades humanas cambian cada siglo, en algunos factores, y también las estéticas. Puede que obras hoy no valoradas, mañana con cambios estéticos y antropológicos o psicológicos de ver la realidad, se perciban como obras de una cierta valía. Pero si no queda nada, nada se podrá juzgar, nada se podrá revalorizar…

                        5. Por tanto, hay suficientes indicios para plantearse seriamente programas de investigación y de creación de métodos y de pautas y de protocolos para valorar mejor las producciones culturales, especialmente, en los campos humanísticos, artísticos, filosóficos, etc. Porque se supone que en los campos científicos y racionales hay más racionalidad, porque existen sistemas más eficientes de verificación y de falsación.

                        Lamentable esos sistemas de verificación y falsación no existen, o no se han descubierto, quizás, ni parcialmente en los campos de las artes, estética, filosofía, humanidades, etc. Y ese es el problema. Porque la civilización no funciona solo con argumentos científicos, sino también estéticos y filosóficos. Nos guste o no, la crisis que estamos sufriendo, es en gran parte, no tener suficientes conocimientos humanísticos y filosóficos, que en gran parte fundamentan otros saberes, por ejemplo, las ciencias sociales, la economía, la política, la ética social, etc.

                        6. Se harán cada año millones de obras de arte, ser construirán millones de libros, millones de obras de todas las artes ¿pero cuales son y serían o serán las obras que permanecerán en la memoria de los seres humanos y por qué…?

                        De momento podemos pensar que de los millones de obras de arte o artes, en todas las artes que se hacen todos los años. Muchas no saldrán de los estudios o de los cajones de los autores. Otras llegan al público, de una manera o de otra, pero se perderán o se destruirán o se aniquilarán… y solo al final, queda un tanto por ciento muy pequeño del total realizado cada año, en todo el mundo.

                        Cierto es que con los medios actuales que se disponen. Se podrían conservar al menos de forma informática, es decir, la información. Si no se pueden conservan cien millones de cuadros o de pinturas o de esculturas, si se podrían conservar en forma de imágenes y expuestas en Internet y en los sistemas informáticos…

                        7. Hay que preguntarse por todas las personas que forman y conforman el mundo del arte y de las artes si tienen buena voluntad. Existen multitud de personas, multitud de oficios y de intermediarios. No solo lo forman los autores, ni los compradores o coleccionistas o contempladores o visitadores o lectores. Según que arte. Pero habría que preguntarse, si todos, o la mayoría de verdad tienen buena voluntad o no la tienen…

                        Sin buena voluntad no se puede llevar ningún negocio, y desde luego el de las artes menos todavía. Otra cosa es equivocarse, que todo el mundo lo puede hacer…, pero la buena voluntad tiene que tenerla todo el mundo… todo el mundo… no solo los autores, sino todos los intermediarios…, porque hay mucha maledicencia, porque se dicen que unos han dicho cosas de otros, cosas que no han dicho…, y esos otros, les cierran los caminos durante décadas…, y si alguna vez protestan, porque están cansados ya de tanto cerramiento, entonces por la misma razón, le cierran aún más las posibilidades…

                        En un mundo en el que vivimos, que ya cada vez más población no cree en Otro Mundo, y por tanto, muchos ya no creen que sus aptitudes y actitudes y sus hechos y sus palabras y sus deseos sean alguna vez juzgados por un Tribunal justo. Demasiadas personas pueden abusar de su poder. Cosa paradójica, en una sociedad democrática y constitucionalmente libre, personas con poderes intermedios, pueden ser pequeños autócratas, seleccionar, en los mundos de la cultura, a obras y autores, según no criterios los más racionales, sino irracionales, etc.

                        Puede que esto parezca exagerado. Pero en estos mundos es la conversación de todos los días y la comidilla de todos los días…

                        Por eso, algunos, como el que escribe todo esto, se han alejado de todas estas fiestas culturales. Quizás demasiado…

                        Yo me ocupo de realizar mi trabajo de búsqueda y de creación e investigación y de materialización y después lo expongo de alguna manera o lo público de alguna forma, y después que cada uno haga lo que quiera. Hasta ahora lo que hacen es silenciar y silenciarme aún más mi trabajo…

                        8. Por tanto, el mundo de las artes exige más racionalidad, más moralidad, más buscar la verdad y el bien y la belleza, y más imparcialidad… se debe rechazar en lo posible, y cada uno, según su lugar que ocupe, oficio o parte en el mundo del arte o de cada arte, intentar ser lo más honrado posible, ser lo más racional posible, etc.

                        9. Es un espectáculo triste que la gran edad de oro de la literatura y artes españolas, es decir, siglo dieciséis y diecisiete, los grandes genios españoles estuviesen todos o casi todos reñidos entre sí: Cervantes, Lope de Vega, Quevedo, Góngora, Calderón…

                        Y en esa dinámica se sigue, en muchos sitios y lugares, sea en la corte de Madrid o sea en el pueblo o capital más pequeña de la provincia más grande o más pequeña.

                        10. Quizás, habría que ser más humildes por parte de todos, y al final saber que solo cada siglo, hasta ahora da cuatro o cinco grandes genios en todo el mundo… y, que lo normal, es que usted, ni yo lo seamos… aunque usted se tenga que esforzar y yo, por hacer un producto excelente, intentar hacer una obra maestra, aunque luego no se consiga…

                        11. Y los que no son los autores deben buscar la verdad, es decir, que no se pierda un autor que valga la pena, ni una obra que valga la pena. Pero como una obra no solo se juzga en su tiempo sino los siglos posteriores, se deben buscar formas y modelos, para que no sse pierdan éstas. Porque hoy una obra que puede tomarse como vulgar, quizás dentro de cien años se le ve valores que no se vieron en su tiempo. Lo hemos visto con el Quijote, fue una obra famosa en su tiempo, pero no genial, y cada siglo que pasa se le van añadiendo significados.

                        12. Quién sabe si uno de los genios o genias de este siglo, está durmiendo sus días, en una pequeña ciudad de Siberia, de Sri Lanka, de Tailandia, de Finlandia, de Perú, de Alaska o quién sabe si de Toledo…

                        Más humildad a todos, primero a los autores, pero después a todos los demás, a todos los oficios que rodean y están dentro de cada arte o artes… más modestia para ser más justos… no vaya a ser, que se equivoquen, y dejen a una persona con talento que nadie le apoye, y se infravalore lo que vale, y se eleve lo que es diríamos más prosaico, por decirlo con suavidad…

                        Alguien que trabaje en un hospital debe juzgar al enfermo, el diagnóstico y el pronóstico y la terapia la más correcta posible, aunque el enfermo no le caiga bien, o el enfermo le caiga mal… El médico debe tratar correctamente a todo el mundo. Y de hecho así lo hacen, otra cosa es que se equivoquen. Por tanto, deberíamos todos aprender de los médicos y del personal facultativo, a y en todos los niveles… y aplicarlo a todos los oficios y a todas las personas y a todos los niveles y a todos las profesiones… porque la gran riqueza es los recursos humanos, y las mentes humanas, porque son las que nos crean nuevos significados, nuevos descubrimientos, nuevas invenciones, etc.

                                             © jmm caminero (20 Nov.14-21 enero 2015 cr).

Fin Artículo 174º: “¿Se pueden encontrar algunos baremos o vectores para saber el valor de una obra de arte?, IV”.

                                                                                  *