Facebook Twitter Google +1     Admin
juegos gratis
juegos gratis

Se muestran los artículos pertenecientes a Agosto de 2015.

Epopeya Filosófica, XXVIII. VERSOS, X. © jmm caminero.

                        Epopeya Filosófica, XXVIII. VERSOS, X. © jmm caminero[1].

                                                                       X, 1[2].

                        Entre en el viento

                        Me deshizo

                        El calor de la tarde.

                                                           X, 2.

                        Se alimenta una flor

                        De un yo

                        Torre martillea campana.

                                                           X, 3.

                        Suena el sol

                        Hoy

                        Una alegría y una tristeza.

                                                           X, 4.

                        Alucinas con palabras

                        Sorbes el significado

                        Muere antigua percepción.

                                                           X, 5.

                        Reina la sombra

                        Amanecer

                        Se come el viento.

                                                           X, 6.

                        Puedo sentir palabra

                        Olvido aliento

                        No sé interpretar voz.

                                                           X, 7.

                        En la tarde

                        Treinta mil tardes

                        Sin movimiento.

                                                           X, 8.

                        Se ha ido la sonrisa

                        Buscan de incógnito

                        Se estremece el aliento.

                                                           X, 9.

                        Rellenas el botijo

                        De agua

                        Vida se evapora.

                                                           X, 10.

                        No tienes leer hojas

                        Naturaleza

                        Tantos libros en sueños.

                                                           X, 11.

                        Tres besan cada atardecer

                        Budismo

                        Taoísmo, Confucionismo.

                                                           X, 12.

                        Dicen que no sirves

                        Para nada

                        Juntador aires de palabras.

                                                           X, 13.

                        Muchos dicen saber

                        Parte del todo

                        Naturaleza del todo huye.

                                                           X, 14.

                        Afilo la navaja

                        Espada

                        Pensamiento imagen.

                                                           X, 15.

                        Naturaleza es todo

                        Unifico

                        El pincel palabra concepto.

                                                           X, 16.

                        Décadas he perseguido

                        Al agua del río fama

                        Ahora pesco mi esencialidad.

                                                           X, 17.

                        Desciende un trozo de hierro

                        Hielo

                        Vientres esparcidos aire.

                                                           X, 18.

                        Desde un sillón rincón

                        Aprecias el movimiento

                        Desde un rincón sillón.

                                                           X, 19.

                        Detrás de una hoja verde

                        Yace un gusano

                        Que levanta la cabeza a tus ojos.

                                                           X, 20.

                        Salva la sabía

                        Viento

                        Una mirada deseo.

                                                           X, 21.

                        Piedra sentada

                        Rezuma calor

                        Aire olvidado.

                                                           X, 22.

                        Cae la tarde

                        Ojo se nubla

                        Viene el aliento.

                                                           X, 23.

                        Se vierte el aire

                        En la botella

                        Cerámica habla.

                                                           X, 24.

                        Aprendo de todas

                        Las voces

                        Aprendo de la naturaleza.

                                                           X, 25.

                        Tener un sueño

                        Una casa hogar

                        Paz y mano amor.

                                                           X, 26.

                        Arrodillan tantos los pensamientos

                        Que no perciben realidad

                        Sino sueños de sueños despiertos.

                                                           X, 27.

                        Con una palabra

                        Y una línea

                        Abarco un universo.

                                                           X, 28.

                        Debes ser feliz

                        Tienes todo

                        Tinta y papel y concepto.

                                                           X, 29.

                        Nunca sé lo que será

                        Lo que serás

                        El temor te apaga.

                                                           X, 30.

                        Me mira un caballo

                        Los ojos se cruzan

                        Qué misterio se esconde.

                                                           X, 31.

                        Ha pasado mil días

                        Estrellas

                        Qué tierra tengo en ojos.

                                                           X, 32.

                        Creer que las letras

                        Darían nombre

                        Aprender que abren corazón.

                                                           X, 33.

                        Recorre la casa

                        Abriendo el agua

                        Recorre mi vida.

                                                           X, 34.

                        Recordarán los nietos

                        La cabeza

                        Que los abuelos olvidaron.

                                                           X, 35.

                        Me marcho del segundo

                        Encuentro

                        Otro tiempo espacio.

                                                           X, 36.

                        Vivo en lugar

                        Olvidado

                        Como el tuyo.

                                                           X, 37.

                        Caeré enfermo

                        Como todos

                        Dormiré en un campo de heno.

                                                           X, 38.

                        No aparentar profundidad

                        Dónde solo existe aire

                        No aparentar esencia

                        Dónde solo hay vacío hueco.

                                                           X, 39.

                        Sé que nada abrirá la ventana

                        Estaré siempre solo

                        Ya solo pienso para mis ojos.

                                                           X, 40.

                        No querer discípulos

                        No querer siervos

                        Besen la naturaleza.

                                                           X, 41.

                        Se sentaron en el aire

                        Miraron los platos

                        Se silenció la rosa.

                                                           X, 42.

                        Nadie anda

                        Se mueven estrellas

                        El camino habla.

                                                           X, 43.

                        Obscurecen los ojos

                        Se tapa los oídos

                        Suena la sangre en el vaso.

                                                           X, 44.

                        Has encontrado la llave

                        Puerta

                        Décadas cerrada lugar.

                                                           X, 45.

                        Andrómeda galaxia

                        Ha hablado

                        No te muevas tanto para entenderme.

                                                           X, 46.

                        Exágono cuadrado

                        Hablan mil voces

                        Sillón con manos calla.

                                                           X, 47.

                        Apareció un higo

                        Habló al mundo

                        Yo soy un ser real.

                                                           X, 48.

                        Es una hora

                        Silencia

                        La mente.

                                                           X, 49.

                        Acontece un movimiento

                        Una mano

                        Retoca el vientre.

                                                           X, 50.

                        Has sido racimo

                        De habla

                        Luz piedra.

                                                           X, 51.

                        Se sienta el suelo en el suelo de la piel

                                                                       Estando en el cimiento de la tierra

                        No comprender el mundo silencioso

                                                                       Cantan los cuerpos con los movimientos

                        Todo libro es leer una mente cansada

                                                                       Polifemo y los mitos de la realidad interna

                        Tantos idealismos en los que has estado

                                                                       Volar más alto dentro de cada uno

                        No puedo enseñar nada a ningún pájaro

                                                                       No encuentro la fórmula del existir

                        Ando perdido como ciego al mediodía

                                                                       Desprenderse de uno mismo en placenta de ser

                        Existir en una pequeña urbe con limitaciones

                                                                       Se reparten el pastel entre cuatro de cuatro

                        Dijo Jesús a sus discípulos y esperamos

                                                                       Buscamos para encontrar y cuando hallamos

                        Tememos el hallazgo del ser y del estar

                                                                       Cierras los ojos para intentar sorber el mundo

                        Cierras los ojos emocionales y conceptuales

                                                                       Miras hacia atrás y comprendes lo ignorante

                        Que has sido durante toda la existencia

                                                                       Las máscaras de los idealismos ha sido tu venda

                        Otros caen en peligros de materialismos

                                                                       Otros en las balsas del hedonismo poderes sin límite

                        Calor interior y exterior que mata

                                                                       Alivia tu ser, sin comprender casi nada, estar

                        Los pájaros del vuelo del sentir, emociones

                                                                       Ansías el silencio, retocando los caminos abiertos

                        Qué ha sido sino un tiempo de noria reloj

                                                                       Ver el mundo como enano, siendo gigante cosmos

                        Me venden de todo, incluso mi alma desean

                                                                       Mi mente otros, aquellos mi cuerpo, otros mi trabajo

                        Razón y sinrazón, irrazón y arrazón

                                                                       Buscar la palabra, deseo, acto, intención justa

                        Creamos el mundo, el cerebro crea el mundo

                                                                       Todos quieren cambiar a los demás en los ojos

                        Para sentirse seguros en sus propias islas pozos

                                                                       Yo, yo no quiero transformar a usted de nada

                        Ni en nada, solo expreso gotas de percepciones

                                                                       No sé cual es la llave del mundo, ni de mi mismo

                        El Nazareno es la sabiduría total

                                                                       No tengo que enseñarle nada, vaya usted a esa fuente

                        Temo a los hombres de un solo libro

                                                                       Temo más a los hombres de ningún libro

                        Cada semana nos dicen que se han creado

                                                                       Diez o doce obras literarias y artísticas geniales

                        Esa es el mensaje que llevo leyendo

                                                                       Desde hace más de cuarenta años

                        Ya tendrían que existir miles de genialidades

                                                                       En todos los géneros y formas y autores y colores

                        Pero se equivocan o nos engañan

                                                                       Silencios de silencios. Los que no creemos ello

                        Estorbamos en esta perspectiva de mundo

                                                                       ¿Qué es el tiempo? ¿Qué es el espacio?

                        Mirar la mota de polvo volando

                                                                       Centinelas de lo que es y no comprendemos.

                                                           X, 52.

                        Tanto dolor produjo aquella vocación

                        No has levantado cabeza

                        Has perdido tanto en tanto

                        Temes caer en incomprensión

                        Se ha roto en el vientre de uno mismo

                        Solo te espera silencio y el rincón

                        A nadie puedes contar tu corazón.

                                                           X, 53.

                        Estás perdido en el césped del mundo

                        Se cambian los registros del decir

                        Para intentar comprender los vuelos

                        De los entes que recorren interior/exterior

                        Tercer sector de filantropías para curar

                        Heridas de medio mundo y simplicidad

                        Encerrado en ti dentro de ti en un sillón

                        Lanzando poemas al mundo como salvavidas

                        Atrae la muerte y la huida a tantas bocas

                        ¿Dónde has perdido o dejado la fe?

                        Pero hay tantas creencias y grupos de ellas

                        Decir algo sobre algo, algo ya dicho

                        Millones de veces en el pasado

                        Pero tú no conoces las palabras y nombres

                        Te crees que eres el primero que ha hecho

                        Ese nombre de abstracción y pregunta

                        Crees que has abierto una nueva montaña

                        Pero está escrito mil veces en mil modos

                        Esperas un pequeño milagro y no sucede

                        Años esperando, miles de santos has puesto

                        En medio, intercesión, pero no comprendes

                        Nada de casi nada. Pero continúas esperando.

                        Ventana guitarra es tan poco lo que pides

                        Comparado con el milagro inmenso del universo

                        Con millones de milagros convertidos en Nazareno

                        Pan simple transformado en Dios

                        Pides tan poca cosa comparado con todo ello

                        Soy una hormiga que anda sobresaltada por todo

                        Todo es un pequeño misterio encerrado en un gran enigma

                        O millones de enigmas enclaustrados en un gran misterio

                        “Ven Espíritu Santo sobre mí, si deseas venir”

                        Se amplifican los deseos pasiones cada día

                        Viven de incentivar experimentar nuevas pulsiones

                        Han llenado el mundo de descontento de ese color

                        Fui alguna vez una fuente de alegría y esperanza

                        Ahora te vas muriendo sentado en un silencio

                        Cada día se conmemoran cinco o seis realidades

                        Tanta inflación de recordatorios llevan a olvidar todos

                        Combinas palabras y crees que descubres mundos

                        Dos millones de años y miles de generaciones de humanos

                        Ahora ya sabemos, estamos a punto de dar un salto

                        Evolutivo y empezar a existir en toda la Vía Láctea

                        Hipermaterializar e hiperformalizar el mundo, el deseo

                        El concepto y la palabra y la percepción

                        Y perderse a sí mismo, en sí mismo, tropezando algún día

                        Frente al espejo de uno mismo, sin reconocer que eres tú

                        Tanto meditar antes de percibir, percibir y tanto meditar después

                        Utilizar cinco o seis metodologías del ser en el estar, estar en el ser

                        No puedo enseñar nada a nadie, tú tienes que buscar y buscarte en ti

                        Dibujo o combinado de palabras son solo sistemas de recoger

                        Algo que has visto en la interioridad exterioridad de todo ente

                        No comprendes estos versos sin versificación porque no

                        Te entiendes a ti mismo, estás solo en la superficie

                        No puedo mostrarte más de ti. Isla sin mar en las orillas playas

                        Qumram. Monjes que buscan en sí, lo Infinito Personal Dios.

                                                           X, 54.

                        Aim Karim. Dispersa a los soberbios de corazón.

                        Casa de Zacarías. Benedictus. Idiomas humanos.

                        Corte Internacional de Justicia. Solicitar el silencio.

                        Betania. Tumba de Lázaro. Templos unidos las piedras.

                        Belén. La gruta de la Leche. Crear puertas en los muros.

                        Emaus. Aparición a dos discípulos. Posible retiro internacional

                        Para meditar. Monasterio Hospedería Internacional.

                        Crear puentes entre las veinte religiones del mundo.

                                                           X, 55.

                        Cómo reducir los sufrimientos del mundo   

                        Averiguar cuántos tipos de males existen

                        Crear programas de investigación de conceptos

                        Estrategias y teorías para combatir el mal

                        No olvidar ninguna esfera de maldad

                        Para que mañana tenga más claridad que hoy.

                                                           X, 56.

                        Vestido de hielo y pelo de caballo

                                   Mujer vestida de nada, aire relampagueando

                                               Zozobra de la pena que se hace angustia

                                                           Cada ser arrastra tres o cuatro sueños silenciosos

                                                                       Cuchillo que rompe la garganta de uno mismo

                                                                                  O del otro que se ha destrozado en su ser

                                                                       Estufas de colores como viernes amanecidas

                                                           Cadenas atadas al alma, rotura ruptura del ser

                                               Pájaros de mil colores vestidos de verde hierba

                                   Después de todo queda una silla donde sentarse

                        En el silencio de la vida un Castril rompe la idea.

                                                           X, 57.

                        Se rompen las estructuras de la mente, sin saber cual es el barco de la vida

                        Veleros con cojines encerrados en baúles de recuerdos memoria olvidados

                        Tres yoes dentro del yo, diría Freud, amanece el camino del relámpago

                        Muchas voces encantadas de conocerse, detrás los cuadros sin nadie mirarlos

                        Solo para lucirse y aparentar que conocen más realidad de lo real aparente

                        Te sientes fracasado en todo, casi todo, para que no todo sea malo negativo

                        No comprendes el rincón de la palabra, dos pechos vuelan al lado del a pintura

                        Encanecidos por la sirena de la tarde que busca sobrevivir y existir en aire

                        Se olvida el mundo de ti mismo, organismo individual de sempiternas canas

                        Puerta que se cierra en círculo, puente de mil metros de altura que une continentes

                        Geografía del ser que se desarrolla buscando un hueso en la nariz del existir

                        Círculos de cabezas rosas, amanecidas de tiempo, se rompen las brújulas

                        Del percibir con un rincón de mil brazos, la existencia pasada se ha olvidado

                        De ti, en una estrella negra de cabezas cavernas de huesos de mil años, silencio

                        Torbellino laberinto, vela cenicienta que camina, reventando esperas de seres

                        Redes de dientes clavados en el alma del pasado, se han roto los rojos negros

                        Azules verdes de mareas enlutadas, de flores abiertas en columnas amarillas

                        Dedos que se han roto intentando ser, estimar un obscuro camino reloj de agua

                        Ventrílocuo amarillento enlutada detrás de una cortina de baño, pasiones

                        Olvidados en parsimonias de mecanismos de lo que pudo ser, dos cerebros

                        Que se unen por las frentes, metidas en un vaso de alcohol con culebras rosas

                        Pájaro que bebe de una cuchara atada a una cuerda de lanza, flecha con jabalina

                        Paisaje dulce negro, la mar es lo otro, que ha sido del yo, sino un viento de nada

                        Negro alfeizar de tiempos que fueron, dos pechos rompiendo el deseo de ser

                        Siempre existe un nuevo sistema para hacer a seres libres, medio esclavos de algo

                        De sí mismos o de los demás, pasiones sin límite, cerebros sin autonomía libre

                        Cuerpo mente lleno de pasión, endulzando los sentidos del otro ser, abierta

                        Cabeza de libro sobre mesa cenicienta cerrada de naranja que no comprende

                        Lo real del firmamento, cabeza en forma de escultura redonda mármol, tú y lo otro

                        Cabellos envueltos en aceite de vinagre, tinaja recortada de posibles esferas

                        Dos pies descalzos, andando por luna, de caminos vericuetos de avenidas de sal

                        Violetas fondos de ojos encubiertos de ser estar, apacentando tardes sin finalidad

                        Juegos de todo tipo, no han llegado al alma, solo al cuerpo  a la mente, no conocen

                        Otras escaleras profundas de ser, aspavientos de círculos redondos de molinos

                        Dos ojos rotos rojos de experiencias de todos los colores sabores olores gustos

                        Se permite ser algo, gafas cenicientas sobre libros de contar tiempo, huir cerca

                        Mosquitos que vuelan comiéndose gusanos de pensamientos en tubérculos castillos

                        Ha caído la tarde de la tarde, toro cerrado al viento, cruz de vida y alegría de existir

                        Sombras de manchas negras, aparecidas como tuétanos relampagueando sonrientes

                        Sombras de hombres sobre hombres, nariz de payaso verde roja, intentando andar

                        Sobre corazón serpiente que se eleva por encima de la mesa, superficie, abierta

                        Cerradura de vida, pimientos que son verdes sirviendo en ser, camino de nieve,

                        Casa abarrotada de pensamiento, flotando sobre los ojos de lo que fue, nada y todo

                        Valla de pantanos de agua atados con melones que parecen corazones sin carne

                        Ha sido un mundo, se ha roto la pierna de su ser, caminando ideales de todos

                        Te rompen  la espalda las circunstancias incoloras o ennegrecidas de realidad

                        Dos pollitos de tres metros de alto vuelan sin alas por las circunstancias de la tarde

                        Han quitado a los hombres el alma y la moral mínima, y son como encadenados

                        Esclavos a todo lo que ocurre, y al hambre de todo, son unas cadenas más sutiles

                        Hambrientas de ser estar, intestinos pasados por agujas de mil viernes, penumbras

                        Todavía vivo y existo con dignidad pero con mil sacrificios penitencias no buscadas

                        Tantos errores de cálculo, propios y de los vientos, seres sin vientre o sin manos

                        Rotas por ellos mismos en el laberinto de los caballos pasiones sin escaleras de bien

                        El color se ha roto en viernes amanecido, tropieza la piel en las astillas del aire

                        Que todos los tiempos han sido tristes para la conciencia y para el mundo abierto

                        Se han pisado los cimientos del vaivén de la tarde cansada de azules y rojos

                        Sempiternos. Pudieron ser alguna vez, retrospectiva de naranjas blancos de ideas

                        Envidia de tener óleos para llenar paredes de la mente, una cabeza que está en suelo

                        Ha huido el racimo de negruzcos sinsabores de frías caminatas en conciencia

                        Verdes nubarrones de estructuras que se parecen algo de tiempo silencioso

                        Artado a un volante cinco horas al día, en tempranas estructuras de tiempo

                        Recorriendo paisajes interiores más que exteriores, se olvida el todo y parte

                        Acaso el viento se ha metido en una tinaja + un cántaro de conceptos que vuelan

                        Sombra de color originado por la estructura de lo que ha sido completado

                        En trozos de telas rotas por la alcachofa de aceites rotos en mesas sonrientes

                        Sin alma el hombre es solo carne con un poco de razón conceptual de tiempo.

                                                           X, 58.

                        Encerrado en un mundo de sueños

                        Cristales rotos de esperanzas futuras

                        Idealismos sobre utopías, nada ha sido

                        Cabezas que nunca miran los árboles

                        Que has plantado para el mundo

                        Cuatro colores rotos en cuadrados

                        Fuiste algo, alguna vez, sí pero no

                        Reconociste lo que eras en la nube

                        Dos ojos miran rompiendo espacio

                        Arte es ya industria + finanzas dólar

                        + Inversión de congelar recursos

                        Creen que con más tamaño es más

                        Arte y estético y más contenido

                        En el firmamento del mundo sueño

                        Camión de toneladas de papel ideas

                        Flores en colores rezumando mesas

                        He oído algo pero no sé que color

                        Ser normal para que la fuerza

                        De la creatividad interior no te mate

                        Tanto excentricismo de aparentar

                        Artista, quién lo es, lleva un fuego

                        Que lo consume, y tiene que intentar

                        Moderar, y aparentar lo más normal

                        No necesita mil vestidos raros singulares

                        Mil pinturas de guerra en su cuerpo

                        Para decir soy un tocado de los dioses

                        Quién lo es, lleva un volcán dentro

                        Que lo revienta, por eso intenta

                        Pasar desapercibido en sus formas

                        Maneras y palabras y todo

                        Esconder el hueco del alma traspasado

                        Por algo que lo supera, se esconde en

                        La multiplicidad de la rutina normalidad

                        Pero los que gestionan el grifo de la belleza

                        No son conscientes de este juego balón

                        Siempre hay dos posibilidades en todo

                        Se enlutan de negro en cubículos paredes

                        Para dar a entender que los dioses

                        Les han besado sus manos y cerebros.

                                                           X, 59.

                        Los que han triunfado

                        Pueden poner palabras o colores

                        En el tamaño forma que desean

                        Todo será un gran descubrimiento

                        Los demás solo sirven para ser olvidados.

                                                           X, 60.

                        Entra la luz

                                   En el firmamento nave

                                               Buscando, deseando una palabra

                                                           Consuelo de estructuras cantadas

                                                                       Sistema que revolotea en silencio

                                                                                  Se ha alejado la paz del corazón

                                                                                              El alma la han partido en trozos.

                                                           X, 61.

                        Proporciona candelabros de ojos

                                                                       Que se ríen blandiendo estrofas de vocablos

                        Ha enmudecido los labios llenos

                                                                       De esperas que ennegrecen sortilegios de soledades

                        Lo que es y no se siente aparecidos

                                                                       Labios estremecedores de cantigas flotando en mar

                        He visto tantas murallas caídas

                                                                       En aspergíos abridores de cenicientos caminos

                        Un trozo de tarta llena de deseos

                                                                       Se ha caído en la penumbra del mar de los siglos.

                                                           X, 62.

                                                                                  Polvorientos dulzores de aves caídas dormidas

                                                                       Aquí se mezclan los oros y vientos y volcanes

                                                           Enmudecen los pensamientos en soledad

                                               Montañas de hierros que han sido cadenas

                                   Recorred los vientos de vuestras almas

                        Para entenderos que habéis sido existentes

                                   Se ha espolvoreado el azúcar del silencio

                                               En tu rincón de miedo y temor de haber sido

                                                           La luna viene a visitarte sin permiso dado

                                                                       Lágrimas de sed y ser se duchan a medias

                                                                                  Todo ha sido alguna vez, lo que parece primero.

                                                           X, 63.

                        Has olvidado el justo yo

                        Has olvidado tu yo

                        Y ahora no te encuentras

                        Porque no sabes donde está el yo

                        De tu yo en el yo

                        Ahora eres pasto de todas

                        Las ambiciones internas

                        Y externas del mundo

                        Porque has descarriado tu

                        Justo yo

                        Sin tu yo no puedes adorar

                        Al Buen Dios

                        Ni servir equitativamente al otro

                        Ni a ti mismo

                        Has permitido olvidar

                        El yo

                        Y te han venido tantos dolores

                        Ni adorarlo, ni defenestrarlo

                        Si tienes un yo

                        La naturaleza y el Infinito

                        Te lo han otorgado

                        Tendrás que amarlo y respetarlo.

                                                           X, 64.

                        Muere el tiempo para una mente racional

                        ¿Pero no sabemos si este ente existe?

                        ¿Cambian las cosas y se mueven es

                        lo único que podemos percibir con el silencio?

                        Cae la tarde en firmamento redondo

                        Sempiternos caminos del quehacer hablado

                        Una ruptura de permanencias en mirada

                        Se ha roto el timbre del silencio

                        Una voz en el fondo de la caverna

                        Grita: “existo y he sido y soy en un espacio

                        en un tiempo similar al tus labios”.

                                                           X, 65.

                        Se consumen los alimentos de la respiración

                                                           El alma tranquila y suave en el firmamento de su ser

                        Se reconocen los tiempos iluminados de los ojos

                                                           El laberinto de las miradas se pierde en el solar del ser

                        Se traspasan los círculos de las psiques que bailan

                                                           El espacio de la luna atraviesa tus ojos al atardecer

                        Se hunden las raíces de la vida en lo que ha sido

                                                           El viento de los que pudo ser se ha alejado de la mirada.

                                                           X, 66.

                                                           Huir

                                                           Canción

                                                           Aire

                                                           Sombra

                                                           De ser

                                                           Sed

                                                           Inunda

                                                           Volcán

                                                           De ojos

                                                           Canto

                                                           Solo.

                                                           X, 67.

                        Se crían pequeños monstruos en laberintos del existir

                        Casi nadie percibe

                        El peligro que está

                        Detrás de la azotea

                        Solo falta ocasión y el cuchillo rebanará gargantas

                        Circunstancia nazca

                        Futuros posibles reales

                        Madera doblada

                        Se está retorciendo

                        Casi nadie percibe

                        Un monstruo dentro de un corazón alma está eclosionando.

                                                           X, 68.

                        Nunca mi mente ha armonizado

                        Personas que aman tanto a seres animados

                        No racionales

                        Desprecien tanto a seres humanos de ojos grises o verdes

                        Tengan una piel dentro o fuera de una manera u otra.

                                                           X, 69.

                        Se ha roto la voz

                                   De tanto esperar

                                               La caída de la tarde

                                                           Venga el crepúsculo

                                                                       En racimo de claridad

                                                                                  Se ha roto la mirada

                                                                                              En la tinaja del ser

                                                                                                          Estando las manos

                                                                                                                      Cruzadas de vallas.

                                                           X, 70.

                        Componer canción

                        Al aire de la mañana

                        Corazón se ha dormido.

                                                           X, 71.

                        No le rozan sus labios

                        Pasan lunas y lunas y lunas…

                                                           X, 72.

                        Bondad y maldad nacen en el ser

                        Son dos laberintos en cada ser

                        Que nace y respira al viento

                        Es cosa de ese nuevo ente

                        Y de todos los que ya existen

                        Que lo bueno florezca más

                        Más cantidad y más calidad

                        Que lo no bueno

                        Muchos se van estancando

                        En los caminos rezumando silencio

                        Espinas y clavos y fuegos ardientes

                        Y parece que lo negro obscuro

                        Florece sobre lo blanco y dulce.

                                                           X, 73.

                        Un batín colgado en una percha

                        Tirado sin orden en un sillón

                        Espera laberinto de círculo de tierra

                        Una señal de humanidad fría y caliente

                        Toca el ser humano, lo que es

                        Y ha sido en racimos de verduras.

                                                           X, 74.

                        Cada final de mes faltan euros

                        Intranquilidad desde el sol

                        Tristeza que envuelve semanas

                        El viento del arco iris de órgano

                        De angustia sufrimiento futuro.

                        Eterna regla, más bocas que trigo

                        Dos millones de años sobre la redondez

                        No hemos sabido encontrar solución

                        A este enigma ecuación de tres variables

                        Tierra, bocas, conceptos teorías

                        Guarden equilibrios y armonías.

                                                           X, 75.

                        Nunca has deseado querido necesitado

                        Ir en contra de nada ni de nadie

                        Ni individuo ni colectivo

                        Ni una bandera ni otra

                        Ni un mar ni el de al lado

                        Solo has deseado comprender

                        Naturaleza y mundo y sociedad

                        Y hombre y alma y Dios

                        Nunca ninguna montaña te ha refugiado.

                                                           X, 76.

                        Sales

                        Algunos días

                        De algunas clases

                        Como si acabarás

                        De visitar un purgatorio

                        Te preguntas si ya

                        No queremos reconocerlo

                        Hay bípedos vivientes racionales

                        Que el océano de la irracionalidad

                        Les ha invadido demasiado trozo

                        De su ser

                        Que ya lo están manifestando

                        Pero no a todos

                        Ni a todas

                        No en todos los lugares y situaciones

                        Sales

                        Algunas mañanas

                        Preguntándote si algunas cabezas

                        Han perdido el rumbo

                        De su ser

                        Te preguntas si ya algunos ojos

                        Si no ponen un equilibrio

                        Armonía en sus existencias

                        Se cruzarán con barrotes

                        El duro tronco de la ley

                        Te preguntas si las victimas

                        Victimas son de distintos vidrios

                        Acabarán siendo los verdugos

                        Verdugos del mañana

                        Te preguntas con enorme pena

                        Con gran angustia

                        Con sufrimiento por ellos/ellas.

                                                           X, 77.

                        Cae el hielo

                        En soledad

                        Triste.

                                                           X, 78.

                        Son tan misericordiosos

                        Ni pésame son capaces

                        De su boca abrirse

                        Unos continúan participando

                        En el Infinito Sacrificio del Altar

                        Otros en el ateísmo agnosticismo

                        Ambos tan piadosos con los demás.

                                                           X, 79.

                        Cae la gravedad del futuro

                        De sentir ver percibir

                        Como una persona o dos

                        Se encaminan hacia la escalera

                        Hacia abajo del futuro.

                                                           X, 80.

                        Cuando nacen las flores negras de males

                        Han sido injertadas décadas antes

                        En ríos alejados de otras generaciones.

                                                           X, 81.

                        Centran el odio a un partido

                        Un estrato social

                        Para no reconocer los errores

                        Morales individuales

                        De progenitor o anteprogenitor.

                                                           X, 82.

                        Sentada sobre la silla

                        Rompiendo papeles

                        Silencio destrozando

                        Su ser en sollozo

                        De silencio espeso.

                                                           X, 83.

                        Miras la tierra

                        Caminan hormigas

                        Trozos de piedra

                        Qué poco tu ser

                        Interesa a casi nadie.

                                                           X, 84.

                        Aquí tirado en soledad

                        De caminos y paisajes

                        Si no existe un Allí

                        Has perdido tu pequeña

                        Existencia, ni acá, ni allá.

                                                           X, 85.

                        No te asomes más al fondo del cántaro

                        Siempre responde no

                        No tienes talento especial

                        Para nada

                        Eres uno más entre cientos de millones

                        Solo puedes vivir y sobrevivir

                        Aportar buenas palabras

                        Buenas sonrisas

                        Pero acepta que los dioses

                        Ni la naturaleza

                        Te ha dado una mente preclara

                        En nada especial

                        Vive y existe la vida con normalidad

                        Quítate el enorme peso

                        Que has llevado durante décadas

                        Creyendo que podrías inventar/descubrir

                        Algo

                        Y qué deberías hacerlo

                        No tienes talento especial para nada

                        Una tonelada de obligaciones te abandona

                        Cuando lo aceptes.

                                                           X, 86.

                        Eres uno más

                        Entre millones

                        Mira la vida así

                        Solo puedes

                        Buenas palabras

                        Buenas miradas

                        Buenos hechos

                        Nada más, nada menos

                        Tranquiliza tu superego

                        Entra en el círculo de la mediocridad

                        Que es el conjunto de la normalidad

                        El sosiego y la paz de ser y estar

                        En ese grupo unidos al viento.

                                                           X, 87.

                        Ahora solo

                        Unos cientos conocen tu rostro

                        Dentro de un siglo

                        Nadie

                        No te conduzca este hecho

                        A caer en la maldad

                        Sino en la bondad

                        Porque el bien permanece

                        Y el mal

                        Durante generaciones

                        En forma silenciosa y anónima

                        Se reproduce uno y otro

                        Tu nombre, ni el mío

                        Será recordado dentro de mil lunas

                        Pero tus actos y palabras e intenciones

                        Si actuarán de mil modos

                        Dentro de mil años.

                                                           X, 88.

                        Recuerdas en la mente

                        De vez en cuando

                        Rostros y palabras dichas en el pasado

                        Por seres humanos

                        Que llevas ya décadas sin volver a oír

                        ¿Habrán fallecido?

                        Sus nombres solo las recordarán sus nietos

                        Pero tú

                        Algunas veces

                        Te viene a la mente

                        Frases y presencias

                        De seres que ya hace tanto tiempo

                        No has vuelto a ver

                        ¿Te preguntas si existe Algo

                        Algo después, habrán caído

                        En el lado bueno o no bueno?

                        Y continúas tu camino

                        Sabiendo que dentro de poco

                        Sucederá contigo lo mismo.

                                                           X, 89.

                        Tanta soberbia y tanta vanidad y tanto orgullo

                        De tantas bocas y muslos

                        Mira hacia atrás

                        Solo representan demasiado frustración en infancia

                        No puedes decir nada,

                        Mirar a nada

                        O respirar a nada

                        Tanta grandilocuencia

                        De la casi nada.

                                                           X, 90.

                        Se ha roto tu alma

                        No sabes el color del dolor

                        Se ha roto tu esperanza de mente

                        Tu mente en la esperanza

                        Se ha roto tus cabellos

                        Al aire.

                                                           X, 91.

                        Baldosa

                        Silencio

                        Sirve durante toda la existencia

                        No habla

                        No se queja

                        Baldosa.

                                                           X, 92.

                        Pisan a los demás

                        Demasiadas veces dejando a otros en la cuneta de la vida

                        Destrozando existencias

                        Unos hacen males adrede

                        Otros jamás son conscientes

                        Cuando les llega a ellos algún tipo de mal

                        Nunca recordarán cuantos seres

                        Convirtieron sus vidas en piedra.

                                                           X, 93.

                        Ya creíste demasiado

                        En seres racionales

                        En grandes ideales

                        De todos los colores y formas

                        Ya hubo un tiempo de aquello

                        Metiste la cabeza

                        En tantos jarrones vacíos de hielo

                        Se rompieron tus ojos.

                                                           X, 94.

                        Dejadme que exista en paz

                        Derrumbado por el silencio

                        Dejadme que mis últimos años

                        De respirar este aire

                        Exista en paz en mi mediocridad

                        No vengáis buscando mi cerebro

                        Ni mi carne

                        Ni mi corazón

                        Ni mi ideología, ni mi voto

                        Durante tantas décadas he estado

                        Llamando a tantos timbres campanas

                        Nunca hubo puerta para mis ojos abierta

                        Dejadme en paz que me vaya muriendo

                        En el silencio del sosiego

                        Ya que he fracasado en todo

                        Cada lustro he ido viviendo y existiendo peor

                        Todos progresaban y mejoraban

                        Mi existencia era cada década peor a la anterior

                        Dejadme que vaya desapareciendo en armonía

                        Conmigo mismo

                        No es mucho pedir creo

                        A tantos seres irracionales e inmorales

                        Que he ido encontrando en el camino

                        Dejadme que vaya extinguiéndome sin lágrimas. 

                                                           X, 95.

                        Se ha troceado

                        El alma

                        En los pequeños laberintos

                        De cada existir.

                                                           X, 96.

                        Nunca he sabido saber

                        Si la persona de buena voluntad

                        Es más feliz o menos

                        Que el ser de peor buen querer.

                                                           X, 97.

                        Por abrir una puerta

                        O freír un huevo

                        Se forma un huracán

                        De voces

                        Y palabras que matan el corazón

                        Aquello del amor

                        Se fue por las rendijas

                        Del tiempo.

                                                           X, 98.

                        No te sientas fracasado

                        Es como pedir a una hormiga

                        Que resuelva una ecuación de tercer grado

                        Tú, tú en tu ingenuidad

                        Creíste que podrías aportar algo al mundo

                        Descubrir, inventar, crear

                        Pero eras una termita con una poca de razón

                        No tenías el talento, ni creatividad, ni conocimientos

                        Ni circunstancias, ni apoyo, ni situación

                        Ni nada

                        Solo tenías una posibilidad

                        Fracasar

                        Acepta tu realidad esencial

                        Al menos podrás respirar

                        Con la tranquilidad del sosiego.

                                                           X, 99.

                        ¿Qué trauma interior y profundo

                        Has arrastrado toda tu existencia

                        Que te ha llevado por caminos

                        De mil posadas sin descanso

                        Por hallar un lugar de fama

                        En la historia del recuerdo

                        De algún saber y especialidad

                        Has trabajado más que el viento

                        Todo ha sido un no y un no

                        Qué trauma volcán está dentro

                        De tu alma que te ha maltratado

                        Toda tu existencia en busca

                        De un castillo de aire y silencio?

                                                           X, 100.

                        Tarde te has dado cuenta

                        De que nunca aportarás nada

                        Al conocimiento del ser humano

                        Solo intenta sonreír y no dejar

                        Que tu corazón se llene de maldad

                        Esa es tu gran creatividad.

                                                           X, 101.

                        Has machacado tu existencia detrás del arado de la fama en la historia

                        Has sembrado el mar de ideas conceptos e invenciones que se han ahogado

                        Has olvidado de verdad ser y ser medianamente feliz siguiendo un sueño

                        Has matado tu interior intentando que tu nombre esté en la memoria humana.

                                                           X, 102.

                        Golpeas una tecla

                        Con un dedo

                        Formas una palabra

                        Un espejo de tu mundo.

                                                           X, 103.

                        Sentado

                        En tu sillón rincón

                        Cómo podrás soportar

                        Mañana.

                                                           X, 104.

                        Hay tardes que pesan más que mil toneladas sobre los ojos

                        Hay tardes que solo esperas la noche con sábanas en los oídos

                        Hay tardes, hay tardes, hay mañanas, hay mañanas, hay noches…

                                                           X, 105.

                        Debiste dedicarte a vender y comprar

                        Realidades materiales

                        Millones de clases existen

                        No crear y vender ideas y conceptos

                        Realidades inmateriales

                        Debiste dedicarte a estar y ser en este mundo

                        Como otro ser más en los vientos del mar

                        No buscar siempre una nueva pregunta.

                                                           X, 106.

                        Hay momentos que pesan

                        Más que un planeta entero

                        Sobre tus labios de vinagre.

                                                           X, 107.

                        Estas troceado

                        Sentado mirando la pared

                        Torbellino de penas

                        Mañana debes sonreír.

                                                           X, 108.

                        Unos venden entes materiales

                        Otros comercian con entes abstractos

                        Aquellos con entes espirituales

                        Todos quieren comprarte algo

                        Todos quieren venderte algo

                        Tú también

                        A no ser hayas curado tus labios

                        Tu cuerpo, tu mente, tu alma.

                                                           X, 109.

                        Eres libre

                        Más libre que muchos

                        Porque a nadie quieres hacerlo

                        De ninguna manera

                        De ningún color

                        Solo hablas cuando hablas

                        Solo observas y piensas

                        Te retiras en silencio

                        De todo, casi todo

                        Solo la lluvia conoce tu corazón.

                                                           X, 110.

                        Por qué te has ido

                        Por qué has venido

                        Por qué viniste.

                                                           X, 111.

                        Observas el mundo

                        Rojo y azul y blanco y negro

                        No encuentras tu color.

                                                           X, 112.

                        No puedes estar en ese lugar

                        Te pesan las paredes

                        Te matan las palabras

                        Lucha eterna del bien y del no bien

                        Soporta el dolor

                        Que triunfe la bondad.

                                                           X, 113.

                        No puedes cambiar el mundo

                        Pero si puedes tener una palabra amable

                        Un gesto de empatía a alguien que está de rodillas

                        Eso es lo que puedes hacer

                        Bendecir otros ojos

                        Puedes sosegar algún pequeño mundo con una mirada.

                                                           X, 110.

                        Anida el temor en los labios de neuronas

                        Te encierra en paredes de hierro con hielo afilado

                        Ensombrece el ceniciento camino del ámbar

                        Ha caído torbellino de lumbre en tus ojos

                        Todo lo percibes gris y negro lleno de roturas de sangre

                        Pero el sol y el verde y el amarillo calientan el mundo

                        No ha dejado de existir, aunque tú, yo, no lo sintamos

                        Ahora.

                                                           X, 111.

                        Se revela lo de dentro

                        En tu interior

                        Se desvela lo profundo

                        En tu exterior.

                                                           X, 112.

                        Hay una nube cabello

                        Mota de polvo

                        Que revolotea por delante de tu mirada

                        En silencio

                        Con el poco viento interior de paredes

                        Canta al mundo

                        Con su movimiento.

                                                           X, 113.

                        No deseo cambiar

                        Ninguna mirada

                        Ninguna idea

                        Ninguna ideología

                        No deseo hacer mejor al ser humano

                        No deseo hacerlo peor

                        Solo canto lo real

                        Narro algunos trozos de los entes

                        En ese silencio

                        Si perciben y sienten otros párpados

                        Puede que cambie algo

                        Algo en su mente y en sus actos

                        La nube entonces aparecerá más blanca

                        Y verde

                        Más esperanza

                        No deseo transformar a nadie

                        Porque nadie puede modificar su ser

                        Si no desea abrirse a esa posibilidad

                        Solo desde lo dentro de sí mismo

                        Puede percibir que el negro es más negro

                        Y el blando más blanco

                        Dejadme continuar mi pequeño camino

                        Puertas de piedra de silencio

                        No tengo otra cosa que ofrecerte

                        Que una palabra con una gota de agua.

                                                           X, 114.

                        Tenía resplandor en los ojos

                        Tristeza meditativa en los labios

                        Interiores

                        Que se hacían compás de redes claras

                        Evidentes y silenciosas

                        Arrastraba un misterio

                        Tan profundo que no había descubierto la fuente

                        Que le dimanara agua y silencio

                        Había roto su silencio.

                                                           X, 115.

                        No es un poema varias palabras con metáforas imágenes conceptos

                        Esto es un resplandor de un trozo de ente

                        Algo que eres tú

                        Dentro de ti

                        Y todavía no has abierto dicha botella.

                                 (c) jmm caminero (25 mayo 13 – 04 de junio 2013 Cr).



[1] - 1ª Edic.: D.l. Cr-360-2015. Título: Epopeya. Poesía. Antología. (1 Dvd. 502 pág.)

       - 2ª Edic.: D.l. Cr‑541-2015. Título: Epopeya, XI, XXV, XXVI, XXVII, XXVIII. (1 Cd. 516 pág).

[2] ¿Algunos Haikou? ¿X,1 al X, 50?

Viernes, 14 de Agosto de 2015 07:19 soliloquios #. Epopeya XXVIII-Poesía-Epopeya Filosófica

Epopeya Filosófica, XXVIII. VERSOS, IX. © jmm caminero.

                Epopeya Filosófica, XXVIII. VERSOS, IX. © jmm caminero[1].

                                                                       IX, 1[2].

                        - ¿Cómo eres ahora?

                        - ¡Soy un tiempo!

                        - ¿permaneces aquí?

                        - Se ha ido.

                                                           IX, 2.

                        - Sin hablar, habla

                        - Sin andar, anda

                        - Sin moverse, se mueve

                        - Sin enseñar, enseña

                        - Sin aprender, aprende.

                                                           IX, 3.

                        Mente vacía

                        Rezumando ojos

                        Tira el pensamiento

                        Y se aleja el cerebro.

                                                           IX, 4.

                        Dos

                        Contrarios

                        Se unen en uno.

                                                           IX, 5.

                        Vienes

                        Vas

                        No te has movido

                        No has estado.

                                                           IX, 6.

                        Estaban

                        En aire

                        Dentro de la mente

                        El vacío

                        Ambas realidades

                        Ambos tiempos espacios.

                                                           IX, 7.

                        Llenas están mis manos

                        De manzanas

                        Llenos están mis dedos

                        De nadas.

                                                           IX, 8.

                        Sobre un barco

                        El agua está congelada

                        El barco es aire

                        Tu solo pensamiento.

                                                           IX, 9.

                        Estoy sentado

                        Pero camino.

                        El aire se ha congelado.

                                                           IX, 10.

                        Sobre el ser esencial

                        Una pregunta

                        Una respuesta: un pájaro soñando.

                                                           IX, 11.

                        Uno es parte de todo

                        Todo se siente uno

                        ¿Pero en qué se convierte lo uno?

                        ¿En todo?

                                                           IX, 12.

                        Atas a la vida la vida

                        Tu sangre

                        La vida se aleja.

                                                           IX, 13.

                        Liberarse de

                        Camino de liberarse

                        ¿Quién te ha hecho prisionero?

                        Tú

                        Lo otro

                        Suena la campana de madera.

                                                           IX, 14.

                        No encuentras la mirada

                        La paz de la mente

                        ¿Dónde está la mente?

                        Se ha ido a la playa.

                                                           IX, 15.

                        ¿Cómo suena un dedo al atrapar el aire?

                        ¿Cómo el aire atrapa un dedo?

                                                           IX, 16.

                        Sientes la soledad

                        Te mata la soledad

                        La soledad no existe.

                                                           IX, 17.

                        Una flor está atrapada a la tierra

                        La tierra está atrapada por una flor

                        No es la mente la que está atrapada.

                                                           IX, 18.

                        Estoy buscando lo real

                        Pero la verdad no es real

                        No tengo los ojos

                        No puedo enseñarte mis dedos.

                                                           IX, 19.

                        Habla una palabra

                        Sin lenguaje

                        Sin lengua.

                                                           IX, 20.

                        Un vaso lleno de ideas

                        ¿Cómo vaciar una botella llena de aire?

                        ¿Cómo el vacío de algo sin algo?

                        ¿Contener algo sin paredes, sin ideas?

                        Sin conceptos sin mente, sin mente sin conceptos.

                                                           IX, 21. “Olivenza”.

                        Misterio del Todo en la parte

                        Cazuela, multiplicar por mil

                        Arroz sin límite

                        Docenas de ojos percibiendo

                        Portento de siglos

                        El Buen Infinito Persona

                        No olvida las manos que llaman

                        Hombre se enfrenta al Misterio

                        No puede mirar hacia otro lado

                        Examinar la propia conciencia

                        Estudiar los hechos

                        Eres racionalista y empirista

                        Aquí tienes un enigma

                        No niegues lo evidente

                        Signo portentoso, en Olivenza

                        “¡Basta ya!”, voz de la sotana.

                                                           IX, 22. “Flippy”.

                        Ha entrado en el seno de un techo

                        Misterio mamífero

                        ¿Qué conocerá de nuestra mente?

                        ¿Qué conoceremos de la suya?

                        Dos mamíferos se miran a los ojos

                        Enigma de enigma

                        Qué está dentro del cráneo abierto

                        Cerrado

                        Imágenes limitadas ilimitadas

                        De sí mismo

                        De nosotros

                        Dos caminos de dos especies

                        Encerrados en el fundamento.

                                                           IX, 23.

                        Solo soy un ser que respira

                        Solo ante las nubes y huracanes

                        Solo ante el infinito posible

                        Solo ante la tristeza y la alegría

                        Solo frente al árbol y el alquitrán

                        Solo frente a la soledad de solo.

                                                           IX, 24.

                        No sé ya

                        No sé ya después, de tantos

                        Noes a tantos proyectos

                        No sé si me puedo creer

                        Que junto hojas de pensamientos

                        Relámpagos de ideas

                        Redes de conceptos

                        Vasijas con colores y pinturas

                        Botellas llenas de versos

                        Cajones con letras bellas

                        No sé ya

                        No sé ya si soy algo de eso

                        Me enfrento al mundo con esa mirada

                        Todos son noes

                        No existen tus manos

                        No existen tus cántaros en ninguna mente.

                                                           IX, 25.

                        Te preguntas a ti mismo, misma

                        He tenido más momentos de felicidad

                        O de tristeza

                        En los laureles de mi existencia

                        Han sido más las angustias

                        Que las alegrías

                        En los vericuetos de los robles caminos

                        Miras al espejo de tu existencia

                        Sabes que mucho bueno has olvidado

                        Que mucho malo has exagerado

                        Que mucho negativo has obscurecido

                        Que mucho pernicioso has escondido

                        No sabes responderte a este enigma

                        No sabes si has sido más feliz o más infeliz

                        No sabes nada

                        De tu ser del que crees saber tanto

                        Memoria olvida y camufla y engaña y tapa y sobrevalora

                        E infravalora

                        No conoces casi nada de tu ser existir

                        Tienes que vivir con este drama.

                                                           IX, 26.

                        Miras la mota de polvo

                        Observas el universo de estrellas

                        Piensas en miles de conceptos

                        No sabes si tus versos

                        Belleza potencial

                        Tienen esencia o son mediocres

                        No sabes a qué oído délfico

                        Preguntárselo.

                                                           IX, 27.

                        Piedras cabezas senos melancolías cántaros lámparas luces velas cubiertos

                        Hemos intentado armonizar las pulsiones y las emociones con la razón

                        Hemos fracasado en el producto, la tarta no gusta a elites que gestionan cultura

                        Tres osos sobre una bicicleta, incentivar la sensualidad con belleza

                        Te ascienden a laureles y pedestales con dividendos de oro y plata

                        Si expones el mayor grado de verdad posible con moralidad y austeridad

                        Y control de los seres en sí mismo: te otorgan la carta del silencio anonimato

                        Coche estrella avarienta de carne a quien reventar. Éxito a cualquier precio

                        Se tumban las luces de la tarde apareciendo estadios de futbol con mil luces

                        Cortinas de pastel con deseos, rodeado de estructuras cabezas expresionistas

                        Manchas de color escondidas en calzoncillos/bragas de marca de diez sabores

                        Sombrero que se duerme en el ocaso de lo que ha sido una vez catarata abierta

                        Dos pollos bailando en un agujero negro del universo. Temblor endulzado

                        Con salitre de esperanzas visionarias. No saber lo que sucederá dentro de seis

                        Semanas. Banderas de ideologías rupturas encubiertas. Dos imágenes

                        Superpuestas o tres en la tela con distintos colores. Manzanas sin morder

                        ¿Qué ha sido del mundo? Siempre más bocas que arroces. Incentivan

                        Pasiones de todos los colores y les otorgan academias y premios y dólares.

                        Tú intentas que los humanes controlen sus irracionalidades con racionalidades

                        Solo te otorgan cerramientos de puertas que te cortan los dedos amarillos.

                        Mancha rota en mentes cerradas con ojos de terciopelo azul sol galaxia

                        Ignoran a cientos de miles de manos que colorean superficies con ideas

                        Solo seleccionan a unos cientos. Unos no les dejan empezar la salida carrera

                        Otros los van olvidando en la mitad del camino. Aquellos después de la llegada

                        A la meta de la muerte. ¿Cómo organizan tal tinglado con tanta efectividad?

                        ¿Cómo miles de gestores son capaces de ponerse de acuerdo como abejas?

                        Multitud de rostros troceados. Negros grises formando una paloma barca.

                        Se ha dormido los vaivenes de la tarde acontecida en simiente de ser estrella.

                                                           IX, 28.

                        Mano ojo abertura obertura de sinfonía de carne mente

                        Círculos laberínticos sin fin, ni principio. Cabezas abiertas

                        Rotas las líneas azules formando redondeles de verdes seres

                        Se han alejado los naranjas con coberturas de existencia

                        Negros formando catástrofes de vericuetos dulcineas.

                        Quisiste llenas paredes con colores e ideas y solo el eco silencio

                        Se entumecen las piedras de rojos rosas azules negros verdes

                        Redes de viernes que parecen domingos entusiasmados de noes

                        Un ojo que se levanta abierto en cristal entumecido de torres

                        Ha sido algo una muestra de polvo en ojos cosidos al presente

                        Mariposa clavada de color en papel gris. Entusiasmo de cuerpo

                        Mente y alma unidas en armonía buscando la felicidad de siempre

                        Azul sobre gris con manchas de esperanza. Se ha ido el viento

                        Ha obscurecido la esperanza de blancos sobre terciopelos negros

                        ¿Qué es vida? Somnoliento camino de parsimonias calientes

                        Amarillos trazos de vientos pensamientos en ubres de rincones

                        Cinco patas de gallinas unidas con marrón rojo en pared de tela

                        Cosido a ventrílocuo de enigmas misterios con simientes azules

                        Se rompen estructuras abiertas de abanicos con flores ideas.

                                                           IX, 29.

                        Alma destrozada

                        Más que la carne y la mente

                        Entristecida por mil dudas angustias de futuro

                        Caído en la tarde de cada día

                        Pudo haber sido todo de otra manera

                        Con más inteligencia propia

                        Más rectitud de los cercanos y lejanos

                        Pero todo ya es pasado

                        Ahora solo encuentras un túnel de futuro

                        Rompiéndose los ojos en ellos mismos.

                                                           IX, 30.

                        Una tristeza como un sedimento

                        Una capa de comida

                        Se superpone sobre otra

                        Y una encima de la anterior

                        Formando pena acumulada

                        En el silencio de los días.

                                                           IX, 31.

                        Has querido entender todo

                        Avaricia de conocimientos

                        Una montaña de datos

                        Y conceptos te han llenado

                        Carne, corazón, mente, alma

                        Te han sepultado las ideas.

                                                           IX, 32.

                        Todo irá llenándose de imágenes

                        Liberarnos o desliberarnos

                        Irán quedando tantos millones

                        De datos acumulados en algún cajón

                        Informático y el silencio

                        Se aleja el yo del yo

                        No iremos entendiendo

                        Lo otro

                        Cada vez menos aguas en los ojos.

                                                           IX, 33.

                        Ha huido la privacidad

                        Silencio que roza la luna con los dedos

                        Se está perdiendo

                        Control de uno con uno mismo

                        Lo biológico humano

                        Está hundiéndose en trillones de datos

                        Ha acontecido lo radical

                        Revolución de todo.

                                                           IX, 34.

                        Rostros del mundo pasado

                        Acontecidos que aparecen

                        En realidad sempiternos sueños

                        Señuelos de laberintos ideas

                        Se enternecen caminos avarientos

                        Que han sido en algún lugar

                        Todo ha acontecido de alguna

                        Manera y te pierdes en presente.

                                                           IX, 35.

                        Caballos relucientes de pasiones

                        Olvidas ennegrecidas, entristecidas

                        De ser aparentar estar en lugar

                        Tú te vas consumiendo vela luz

                        Aparece el penúltimo horizonte

                        No comprendes que ha sido

                        Cenicientos caminos de la tarde

                        Se ha alejado el yo en procesión.

                                                           IX, 36.

                        Escondes la realidad en imágenes

                        Palabras colores conceptos

                        Decir y no entender, decir y no expresar

                        Se ha roto el firmamento de lo que fue

                        Galaxias de posibilidades nacen al alba

                        Al crepúsculo solo recuerdos de posibles

                        Se han roto los icebergs del alma

                        Frente a lo real de los ojos cenicientos

                        Que es la tarde sino algo que ha sido.

                                                           IX, 37.

                        Desde un rincón del mundo

                        Puedes cantar tus palabras

                        Sea el desierto más profundo

                        De arena o de alquitrán

                        Tu garganta puede oírse

                        Seas de un color o de otro

                        La piel de fuera o de dentro

                        Hoy, cualquier ser

                        Puede su sombra recordarse.

                                                           IX, 38.

                        No quiero volver a ese ambiente

                        Demasiados dimes y diretes

                        Demasiada discreción para algunos

                        Y tan poca para otros

                        Demasiado secretismo y grandes palabras

                        Y a veces, tan pocos hechos

                        No deseo volver a ese paisaje.

                                                           IX, 39.

                        Toca mi mano mente

                        Una realidad creativa cultural

                        Combina y cambia y transforma

                        Pero nada es del gusto de otras voces

                        Y vuelves cada noche

                        Al silencio del fracaso

                        A tu cama con sábanas entristecidas.

                                                           IX, 40.

                        Has querido ser

                        Estar

                        En el mundo

                        En tantas cosas

                        Te has perdido a ti mismo

                        En la realidad

                        Ya no hay tiempo

                        De encontrarse

                        Encontrarte

                        Has perdido la esperanza

                        De saber cual es tu lugar

                        Solo esperas el silencio de la azada

                        Que exista el Misterio

                        Y sea contigo amable.

                                                           IX, 41.

                        No sabes qué canción

                        Tienes que saborear

                        No sabes qué piedra

                        Debes mover

                        No sabes qué puente…

                                                           IX, 42.

                        Te sientas en la silla

                        Esperas

                        Nadie te llama

                        Nadie te felicita

                        Nadie te necesita

                        La silla se sienta en ti

                        Y detienes el tiempo.

                                                           IX, 43.

                        Nunca has deseado ser radical

                        Creías que el futuro era de los hacedores de puentes

                        Pero has observado que los que levantan banderas

                        Más con irracionalidad que con razones

                        Se van situando en los distintos sillones

                        Porque los que detentan las ideologías

                        Les van conviniendo

                        Todos hablan con bocas de mil kilómetros

                        De diálogo y tolerancia

                        Pero después sientan a sus lados

                        Los cuchillos de los que disponen

                        De dientes afilados y duros con palabras

                        Porque son más coherentes y comprometidos

                        Con el testamento correspondiente.

                                                           IX, 44.

                        Tu vida

                        Se ha convertido

                        En una alfombra

                        De tristeza.

                                                           IX, 45.

                        Estás en la tormenta de la desesperación

                        Pruebas una cosa y otra y la de más allá

                        Y todo se convierte en silencio obscuro.

                                                           IX, 46.

                        No deseas cantar a la pena tristeza

                        Deseas reír con labios abiertos

                        No deseas sentir la tristeza pena

                        Desear sonreír con dientes blancos

                        No deseas estar en la pena tristeza.

                                                           IX, 47.

                        Errores propios

                        Errores de los demás

                        Maldades propias

                        Maldades de los demás

                        Estás caído al lado del camino

                        Todos pasan hacia otro lado.

                                                           IX, 48.

                        Van pasando días y semanas y meses

                        Del último, 22 de Octubre 2012

                        Van rodando las lunas

                        Y ya su rostro no está

                        En ningún espejo de este mundo

                        Van pasando los amaneceres

                        Su presencia se va olvidando

                        De las mentes y manos

                        Dentro de cuarenta mil días

                        Quién se acordará de su existencia.

                                                           IX, 49.

                        Fue un 19 de agosto de 1992

                        Ya tantas tardes y siestas han dormido

                        Solo tendrá tierra con algunos esquejes de hueso

                        Ya tanta agua y sudor ha caído en corazones

                        Mi piel se aleja de aquel mediodía

                        Y se va acercando mi partida

                        ¿Estará a la derecha?

                        ¿Esa es la gran pregunta que hago al Océano?

                                                           IX, 50.

                        Generación rota

                        No sabe como ayudarse a sí mismo

                        Como aliviar el dolor ajeno

                        Los ideales se han roto como escultura de mármol

                        En mil trozos

                        No saben dónde mirar y se aferran la ideología del XIX

                        Amar un libro

                        Amar tantas cosas y no amarlas

                        La lectura es narrar algo de tu ser

                        Por unos ojos que jamás te cruzarás con ellos

                        Han adorado la extrema solidaridad o la radical competitividad

                        ¿Y en ambos extremos del lago personas se ahogan?

                        ¿¡Es muy difícil nadar en ambos mundos!?

                        ¿O no?

                        Piensa la piedra que es madera

                        Piensa el árbol que es agua

                        Piensan las manos humanas que son piedra

                        Aquellos que nacieron en los sesenta

                        Creen que la vida es siempre la juvenil

                        Silencio de rupturas en acueductos de paisajes marinos

                        Desean ser eternos jóvenes

                        Ni son adultos completos, nunca lo serán

                        Sufren el síndrome de Peter Pan con corbata

                        Han probado demasiados placeres y demasiadas experiencias

                        Pero poca austeridad voluntaria con racionalidad

                        Poca eticidad y moralidad correcta en el camino de la evolución del yo

                        No puedes contar estos aspectos de las tinajas en las ventanas

                        Se han hecho un nudo corredizo a sí mismo

                        Y no saben salir del agujero del trampero que son ellos mismos

                        Parecen jóvenes con pelos pintados

                        Ropas de la última

                        Y han probado la carne joven de la edad de sus hijos e hijas

                        Pero están perdidos en el laberinto de sus pasiones conceptos

                        Cuidan la figura física pero huele a podredumbre su figura espiritual

                        Todos han venido a salvarnos de algo

                        Y no son, somos, capaces de redimirnos de nosotros mismos

                        Somos charlatanes, son, con títulos universitarios o especializaciones

                        Raras, de todos los colores y formas

                        No se puede contar el color de la negra luz que vamos dejando

                        En los pantanos del alma de otros seres mejores que nosotros

                        Nos hemos perdido en el laberinto torbellino de nosotros mismos

                        Se han ido

                        Creen que todo es fiesta para olvidar el llanto

                        Llevan un odio rencor metido en la mente más profunda

                        Según lo que les sucedió a sus abuelos hace setenta años en Europa

                        Cuando ardió por todas las dimensiones de su espacio

                        No son conscientes que no saben a qué lugar pertenecen

                        No saben si desean conocerlo

                        Nos perdemos en huracanes de lenguajes sensaciones conceptos

                        Pocos dicen la poca verdad que han concebido

                        Saben que a los otros, ni a sí mismos, les gustan

                        Los que son capaces, pocos, de tocar la campana

                        Aunque sea errónea, los metemos en campos de concentración de nihilismo

                        No existen para los otros

                        No existen para los mundos de la cultura

                        Europa se lleno de orgullo de tanto intentar olvidar el pasado

                        Y de tanta comida en las estanterías de millones de tiendas

                        Pero ahora se avecina el ogro negro de ave con garfios

                        Puede que los supermercados vayan reduciendo sus estantes

                        Europa se va durmiendo en los vaivenes de la no realidad

                        O abrimos los ojos o el seísmo nos dejará en silencio

                        Hollywood es el dios real de este mundo

                        Más para los que los critican que los que lo alaban

                        La indiferencia y el nihilismo han sido los dioses actuales

                        Aparentan quererse a sí mismos y a las demás personas

                        Pero nos tememos que se soportan malamente

                        En las encrucijadas de sus propias realidades

                        Utilizan alguna ideología para enfrentarse a los demás

                        Por la inquina y odio que se tienen a sí mismos y a todos

                        Aunque jamás lo reconocerán

                        Nunca se han puesto seriamente a averiguar cuales son sus heridas

                        Que pueden venir de hace ochenta años

                        Causada por, en, sus abuelos, bisabuelos

                        Y el mundo continúa dando respiros

                        Y mañana, creemos, será mejor que hoy,

                        Si hoy, amamos una moral más correcta que ayer.

                                                           IX, 51.

                        Todos hablan de viajes

                        Viajes iniciáticos

                        Todos se les llenan los labios

                        De sangre

                        El último grial

                        Descubierto

                        Solo hay un viaje real

                        La modestia con sinceridad y verdad y bondad

                        Aunque no te mueves jamás de tu

                        Terruño de cincuenta casas

                        Todo lo demás es crear envidias

                        Necesidades mentales sin necesidad

                        Formas nuevas de controlar a los otros.

                                                           IX, 52.

                        Vivo en un teatro pantomima

                        Me pregunto si existo

                        En una sociedad de ficción

                        Dónde pocos desean ver la realidad

                        Ayudados por el saber ortodoxo

                        Y todos, proyectan, sus traumas

                        Sus fines e intereses y metas

                        Todos duermen en el silencio

                        Andantes despiertos

                        Yo también

                        Aunque me haga esta pregunta.

                                                           IX, 53.

                        Flippy come y corre

                        En su naturalidad animalidad

                        Vive su misterio de existencia

                        No llegamos a su ser profundo

                        Ni él a los ojos que le preparan

                        El pienso y el pimiento y la verdura

                        Dos mundos en el mismo

                        Flippy corre y come.

                                                           IX, 54.

                        Instante

                        Creemos captar

                        Eternidad.

                                                           IX, 55.

                        Adoran a los humanes

                        O los denigran

                        No pueden encontrar

                        Un término medio

                        Para que al menos

                        Nos dejen respirar

                        Y quizás vivir existir.

                                                           IX, 56.

                        Observas una hierba

                        Más débil que tú

                        Pero existe

                        Durante un tiempo y espacio

                        No se hará tantas preguntas

                        Sobre el fin del existir

                        Existe y te permite a ti

                        Existir.

                                                           IX, 57.

                        Todo ser es un puente

                        Todo ser es mil puentes

                        Tu existir es descubrirte

                        Descubrirlo, descubrir

                        Las aguas que descienden

                        Los puntos que conectan

                        Aguas y piedras de tu puente.

                                                           IX, 58.

                        Tantas veces sentimos la espada

                        De ver

                        Oír

                        Pensar

                        Que los menos buenos

                        Ganan más veces

                        La partida juego del vivir existir

                        Pero el ideal de dentro

                        Te dice siempre

                        Verdad, bondad, belleza

                        Triunfarán sobre las montañas

                        Pero tú, tú sientes,

                        Que tú, tú te quedas debajo del puente

                        Nadie aprecia tu sufrimiento sacrificio

                        Te han dejado olvidado los vivos

                        Y los muertos.

                                                           IX, 59.

                        Un poema

                        No es nada

                        Porque es casi todo.

                                                           IX, 60.

                        Caos

                        Crean y generan caos

                        Para poner orden

                        Para llevar a una meta

                        Unos y otros

                        Tantos discursos diferentes

                        Son siempre los mismos

                        Poder.

                                                           IX, 61.

                        No hacer daño a nadie

                        Te quedas en tu rincón

                        Solo respiras con miedo

                        No hacer daño a nadie

                        No sabes si te lo has hecho

                        A ti. A mí.

                                                           IX, 62.

                        Que el poema no es cuestión de ritmo

                        O rima

                        O grandes imágenes o metáforas

                        O palabras

                        Poema es el alma.

                                                           IX, 63.

                        Círculos de cultura

                        Docenas de oficios alrededor de la lumbre

                        ¿Nido de víboras con cabeza de orangután y dientes de cocodrilo?

                        Excepciones hay en las hojas.

                                                           IX, 64.

                        Me pregunto estarán naciendo ahora

                        Nuevas formas de entender el Infinito Dios

                        Estará en alguna cabeza alma

                        Creando una nueva religación.

                                                           IX, 65.

                        Botella de átomos inconexos

                        Máquina de escribir con teclas de imágenes

                        Columna, mil columnas debajo del mar

                        Clavadas en la arena y peces alrededor

                        Símbolos, sistemas arquitecturas de símbolos

                        Libros atados unos a otros, formando una columna

                        De mil metros

                        Montaña de cien metros llenas de cruces de todas las formas

                        Lógica difusa de las palabras ideas

                        Montaña llena de cabezas esculturas de mil colores

                        Nueces huecos huesos vacíos calaveras de dolor

                        ¿Puede un poema tener más belleza que un film?

                        ¿Más esencialidad, profundidad, verdad, sosiego?

                        No importa la firma de la autoría de la genialidad arte

                        Solo importa si el corazón que lo ha fabricado

                        Buscaba desatar manos y mentes de otros

                        De sí mismo. Adiós Arte.

                                                           IX, 66.

                        Como el mundo es tan complejo

                        No lo entendemos

                        Unos se apuntan a principios inamovibles de siglos

                        Otros, todo debe ser novedad

                        Prudencia con los experimentos

                        Esos que son nuevos, esos que llevan siglos haciéndose

                        Temer a los experimentos sociales que los cobayas

                        Son millones de individuos

                        Temed a los intelectuales y no intelectuales

                        Que nos inviten a grandes innovaciones,

                        Temed a aquellos que la gran tradición ya ha dicho casi todo

                        Temed a unos y a otros,

                        Porque se enfrentan entre ellos

                        Y al final, las tumbas las llenan nuestros nombres

                        Y apellidos

                        Después de haber pasado por campos con redes de púas

                        Confía en la persona bondadosa que duda

                        Que espera

                        Que sabe algo de algo

                        Pero no sabe todo de todo

                        Confía en tu corazón alma mente con modestia

                        No dejes de observar el silencio y combinar conceptos

                        Vive tu existencia con modestia y humildad en tus ojos

                        Aunque seas propietario de imperios de dólares y tierras y títulos

                        Mira, simplemente mira

                        Disfruta de la existencia con moralidad

                        Y cuando venga el dolor que a todos esa agua moja

                        Sopórtalo con saber y ciencia y paciencia

                        No soy más sabio que tú

                        No puedo decirte la fórmula de la existencia existir

                        Soporta el frío y el calor con mesura

                        No caigas en la gran alegría, ni en la gran pena

                        No te engañes demasiado a ti mismo o misma

                        No creas demasiado las palabras de los demás

                        Mira sus actos y no sus oratorias

                        Ni te engañes a ti mismo

                        Creyéndote el espejo de algunos mundos

                        Soporta el sufrimiento cuando no tengas más trajes que ponerte

                        Procura no caer en inmoralidades de todos los colores

                        No olvides, aunque seas ateo, que puede que exista el Dios de Pascal

                        Unamuno

                        No te creas el más tonto, ni el más listo, ni el más sabio, ni el más inculto

                        Habrá muchos que querrán hacerte objeto

                        Objeto para algún fin de ellos o ellas

                        Soporta la vida y soporta la alegría y soporta la tristeza

                        E intenta no aumentar el mal, más mal del que ya hay,

                        Intenta aumentar algo del bien, del bien que ya es

                        Siente que eres finito

                        Pero si tienes alma eres casi infinito

                        Aunque ahora te escuchen muchas bocas orejas

                        Puede que cuando bajes al polvo se olviden de ti

                        Aunque ahora nadie se cruce la mirada contigo

                        Puede que cuando tus huesos dejen de tener carne

                        Muchos labios hablen de tu esfuerzo bondadoso

                        De búsqueda de la verdad bien

                        Nadie sabe, nadie de aquí abajo, lo que serán tus manos

                        Lengua

                        Dentro de cien vueltas del sol

                        Hay épocas tiempos colectivos individuales

                        Que nos maltratamos sádicamente

                        Otras nos divinizamos a nosotros mismos

                        No comprendo al humano que está a mi lado

                        Que está dentro de mi

                        Lo sé y lo digo

                        Pero al saber que no lo conozco

                        Ya sé algo

                        Algo de lo que se olvida y se encuentra

                        No sé quién es progresista, ni quien es conservador

                        No sé ya, ni siquiera, qué es lo mejor en cada momento

                        En cada aliento de la historia presente

                        Creía saber algo del mundo

                        El tiempo me ha enseñado la nada de mi saber

                        Solo tengo respiraciones

                        Palabras que a nadie consuelan

                        Ni al que las pronuncia

                        No tengo nada que vender a nadie

                        Ni alegría, ni desesperación, ni sensualidad, ni experiencias

                        Solo sé que he intentado observar el aliento del mundo

                        Goethe se enfadó, dicen, muchísimo, porque una moza inculta

                        No apreció sus dotes sensuales sexuales

                        ¿Dónde hemos llegado que los cultos inmoralizan a masas e individuos?

                        Alabo a esa mujer desconocida y que no ha pasado su nombre a la historia

                        Porque controló sus emociones y pasiones

                        Y su cuerpo y su alma era para quién ella quisiese

                        Fuese pobre e inculta e innoble demostró ser noble, sabia y honrada

                        Aquí pongo estas palabras de mi homenaje

                        A tantos y tantas

                        Que no se dejan seducir por tantos premios laureles

                        Sensualidades o dineros o poderes

                        Y se les deja tirados en un rincón

                        Canto en estos momentos

                        Porque yo me siento, modestamente, también uno de ellos o de ellas

                        No temas la brevedad del momento

                        Ni la eternidad del momento

                        Alegre o triste

                        Pesado o liviano

                        Has entretejido pozos de colores en tu alma

                        Para encontrar algo de sosiego para todos

                        No eres finito, ni infinito eres eterno desde un momento

                        O crees esto, o solo te queda la otra propuesta

                        Solo eres un tiempo, de momento, cien años

                        Nada antes, nada después como individuo

                        Pero tus palabras y actos permanecen anónimamente de mil modos

                        Haz el bien y pregona la bondad

                        Creas en una propuesta o en otra

                        Porque una sonrisa puede que permanezca como una ola

                        Miles de años

                        Transmitiéndose de un cerebro a otro

                        Sin saber quién lanzó la primera piedra de los labios semiabiertos

                        No soy más inteligente que un agricultor del antiguo Egipto

                        O de la antigua Mesopotamia o de la antigua China

                        Soy tan libre como ellos, soy tan esclavo como ellos

                        Ni más, ni menos

                        Es duro, darse cuenta

                        Vivo mejor que ellos y con más derechos

                        Pero en mi corazón existen los mismos males y bienes

                        No soy superior a ningún ser que respira humano

                        No soy inferior a ningún ser racional de mi especie

                        Ni de ayer, ni de hoy, ni de mañana

                        Todos hablan de experiencia

                        Y miro hacia mi mismo y me pregunto qué es ese personaje

                        Millones de cosas captan mi cerebro

                        Cientos soy consciente

                        Eso es todo

                        Y todo se mezcla en la lavadora de dentro

                        De ahí la necesidad de ser bondadoso

                        Para que tu mente lo sea contigo y con el de al lado

                        Se han olvidado las sombras del existir

                        Se levanta ese ser que tuvo ilusiones

                        Hablando que está cansado o cansada de ser y estar

                        ¡Qué palabra puedes expresar y qué mirada para llevar sosiego!

                        Abrir los oídos a los grandes dones

                        Que todos los días nos otorgan el Buen Dios

                        La naturaleza

                        Los otros

                        Y tú mismo a ti mismo.

                                                           IX, 67.

                        A nadie le interesa mi vida

                        A nadie le debe interesar jamás

                        A nadie

                        Soy un ser como usted

                        Pero usted construye casas

                        Yo frases y colores y preguntas

                        No hay diferencia entre usted y yo

                        Mi vida es como la de usted

                        Silencios y alegrías y penas y esperanzas

                        No hay más dentro de mí

                        No hay nada más fuera de mí.

                        Le ofrezco mis versos conceptos pinturas

                        No que horade mi carne por dentro

                        Dentro de cien años

                        Y crea que ha descubierto la esencia

                        Esencialidad de un ser que tuvo carne

                        Y alma

                        No

                        No, mi vida, es mía

                        Y de Dios, de existir Dios.

                                                           IX, 68.

                        Tenía discreción

                        Por eso se le creía medio tonto

                        Tenía demasiado conocimiento

                        Sabía que una palabra

                        Siempre se embrollaba en mil pedazos

                        De vivencias y existencias posibles

                        Era discreto/a una virtud antiguamente

                        Ahora, demasiadas veces, parece

                        Que es una imprudencia.

                                                           IX, 69.

                        Tantas veces el más cercano

                        No ha apreciado el amor y amar +

                        Ni los sacrificios paciencias de años y lustros

                        Tantas veces la más cercana

                        No ha entendido el misterio del que

                        Está a su lado décadas

                        Y ambos se presentan ante el Juicio

                        Y no saben si entonces les dirán

                        La verdad de la verdad de su verdad.

                                                           IX, 70.

                        Tienes necesidad imperiosa de micionar

                        Levanta su cuerpo del sillón

                        A medias abandonas el verso palabra

                        Recorre tu mente la idea

                        No sabes cuando vuelvas al madero

                        Te acordarás de la quintaesencia del vocablo

                        Olvidarás lo que has sido en un momento

                        Tu visión

                        Nunca tuviste un grupo bandera en que apoyarte

                        Te apoyase

                        Nunca te dejaron estar en ningún círculo

                        Intentaste formar parte de algunos

                        Pero siempre te decían donde estaba la puerta

                        De salida

                        Lamentas y no lamentas

                        Esa es tu existencia de estar en este paisaje mundo durante unas décadas

                        Has intentado palabras de bondad con bien y más grado de verdad

                        Vivir el fundamento esencial

                        Para comprender las ramas de mil árboles experiencias

                        Ese ha sido una de tus finalidades

                        Has intentado hablar con Sócrates, Hegel, Shakespeare, Cervantes

                        Y mil otros, llamados genios

                        Para intentar comprender como debe ser tu mirada

                        Has sentido que no eres superior a un ateniense esclavo

                        No eres superior en sus sentimientos y afectos

                        Solo cambian circunstancias esenciales desde luego

                        No te sientes superior, ni inferior a ningún humano

                        Tengo muchos diamantes o muchos agujeros sus vestidos

                        Sea mujer o sea niño o sea hombre o sea anciana

                        Algunos días comprendes que una mosca tiene cosas en común contigo

                        Solo si existe alma inmortal puedes ascender a la cumbre

                        Da lo mismo, sientas lo que sientas,

                        Tienes la obligación de ser bondadoso contigo y con los demás

                        Es tu deber de estado y de esencia y de especie

                        No puedes abdicar de ascender esa escalera

                        Saber que el otro, de al lado, ya no puede más

                        Esa es una enorme sabiduría que ignoramos la mayoría

                        No comprendes por qué solo una clase de tiranos van a los juicios

                        Contra la humanidad

                        Tú continúas en tu silencio de rincón sin entender el mundo

                        Se puede hacer mucho mal con banderas de idealismos

                        De un color y de otro

                        Cuando a estos no se le ponen medida y límites

                        Temes las utopías y los materialismos

                        Porque ambos se besan por las noches

                        Detrás de cada puerta puede existir un bien y un mal

                        Existen peligros graves y grandes

                        No todos están en el Estado, no todos en la sociedad, no todos en el individuo

                        Se mezclan y combinan los bienes males y males bienes

                        Grupos de bandas se organizan para tiranizar pueblos

                        En todos los territorios del mundo

                        Se olvida este mal

                        Que puede tener una bandera de utopía o necesidad o materialismo

                        O idealismo

                        Un libro siempre está detrás

                        Secular o no secular

                        Según zonas, según neuronas debajo de cabellos

                        Hay tanto bien

                        Hay tanto mal cada mañana

                        No seas ingenuo al analizar el mundo

                        Al comprenderte a ti mismo  

                        En el silencio de las zonas que se abren en el vientre del horizonte

                        No tiene culpa del mal y del bien solo un estrato social

                        Ni una sola ideología

                        Ni un solo colectivo

                        Ni solo un individuo

                        Atrévete a mirarte con mayor grado de verdad.

                                                           IX, 71[3].

                        Mirar

                        El silencio

                        Caído.

                                                           IX, 72.

                        Se levanta

                        La mano tirada

                        Azul celeste.

                                                           IX, 73.

                        Respira

                        La flor alambre

                        Tumbada.

                                                           IX, 74.

                        Camino ancho

                        Sin tapaderas de tierra

                        Banco blanco.

                                                           IX, 75.

                        Acércate, ven acércate

                        Al silencio

                        De mis manos húmedas.

                                                           IX, 76.

                        Silla levantada

                        Madera de forma gris

                        Ser mirando.

                                                           IX, 77.

                        Cae una tristeza mejilla

                        Lágrima agua

                        No entiende el aire.

                                                           IX, 78.

                        Demasiado lamento

                        Convierte

                        Carne en muerte.

                                                           IX, 79.

                        Respira unos ojos

                        Bajo agua

                        Arco iris de vida.

                                                           IX, 80.

                        Si acercase sus ojos

                        A papeles

                        Entendería al que duerme.

                                                           IX, 81.

                        Abren los ojos a las nubes

                        Conejos alquitrán

                        Traspasados por ruedas.

                                                           IX, 82.

                        Andando ojos hambrientos

                        Relucientes fulgores

                        Se detiene en ventana.

                                                           IX, 83.

                        Con tristeza ojos

                        Anudo pensamiento

                        A palabra hecho.

                                                           IX, 84.

                        Mil maneras de estar mirada

                        Una de existir

                        Diez mil estilos de ser.

                                                           IX, 85.

                        Mil alientos voces

                        Suenan rincones

                        Tropiezas con tu alma.

                                                           IX, 86.

                        Toda la noche un pensamiento

                        Sueño

                        Abre amanecer día.

                                                           IX, 87.

                        Ha olvidado lo que era

                        Siente el espejo

                        Se ha alejado en la puerta.

                                                           IX, 88.

                        Da lo mismo alabes

                        Este verso

                        Busco mi mente alma.

                                                           IX, 89.

                        No sé si existe

                        Lo que existe

                        O es solo un es.

                                                           IX, 90.

                        Han caído mil hojas

                        Unidas

                        Una mirada las creó.

                                                           IX, 91.

                        Un aire se hace voz

                        Apaga aliento

                        Rezuma nuevo camino.

                                                           IX, 92.

                        Rezan las manos

                        Se detiene corazón

                        Vuela el alma crepúsculo.

                                                           IX, 93.

                        Ha oído la flor hablar

                        Sonríe la sal

                        Mar canta a la luna.

                                                           IX, 94.

                        Sitúa dos cristales ojos

                        Siente el interior

                        El pájaro deja la jaula.

                                                           IX, 95.

                        Ruido sollozo

                        Aliento

                        Cava la flor tierra.

                                                           IX, 96.

                        Se despierta solo y sola

                        Levanta el fuego

                        Arde el bosque sin aliento.

                                                           IX, 97.

                        Todas las mañanas

                        Aspira el aire

                        Encontraras hoy mi lugar.

                                                           IX, 98.

                        Cortina rota cada mañana

                        Dolor de afecto

                        Negrura de lo que pudo ser.

                                                           IX, 99.

                        Edad traspasa carne

                        Sentir pendiente

                        Se acerca final horizonte.

                                                           IX, 100.

                        Sonríe al espejo corazón

                        No llores sin llorar

                        Mañana tendrá alegrías de piedra.

                               © jmm caminero (18 mayo -25 mayo 2013 Cr).                  

 

[1] - 1ª Edic.: D.l. Cr-360-2015. Título: Epopeya. Poesía. Antología. (1 Dvd. 502 pág.)

       - 2ª Edic.: D.l. Cr‑541-2015. Título: Epopeya, XI, XXV, XXVI, XXVII, XXVIII. (1 Cd. 516 pág).

[2] ¿Algunos Koan? ¿IX, 1 al IX, 20?

[3] ¿Haikus? ¿Del IX,71 al IX,100?

Viernes, 14 de Agosto de 2015 07:24 soliloquios #. Epopeya XXVIII-Poesía-Epopeya Filosófica

Epopeya Filosófica, XXVIII. VERSOS, VIII. © jmm caminero,

                 Epopeya Filosófica, XXVIII. VERSOS, VIII. © jmm caminero[1].

                                                                       VIII, 1.

                        ¿Siempre hay un Stalingrado nuevo que nos espera?

                        Rotas las cadenas del afecto todo es posible en los ojos

                        Huye del mal, de la maldad que anida en cada mente

                        Aléjate de ella para que no te mate en cada noche día.

                                                           VIII, 2.

                        Se ha caído el sol al verse reflejado por la luna

                        Entorpecido saliente de la ruptura del yo

                        Se ha estrellado la mano en los ojos del espejo

                        Camina por la senda de la tarde esperando el algo.

                                                           VIII, 3.

                        Vuelven las emociones olvidadas de sí mismas

                        Miran al rostro

                        Se alejan despavoridas

                        No comprendiéndose en el ser de su mismidad.

                                                           VIII, 4.

                        El aliento

                        Se ha hecho

                        Piedra

                        Fabricada de cal

                        Soñar y sonar

                        Tubería campana

                        Abierta al mañana

                        Se ha roto

                        La cadena

                        De la sed.

                                                           VIII, 5.

                        ¿Eres tú?

                        ¿Qué eres tú?

                        ¿Eres tú, lo que yo te hago que seas?

                        ¡Eres tú lo que piensas que eres tú?

                        ¿Eres tú lo que deseas ser tú?

                        ¿Eres tú lo que tú has hecho de mí?

                                                           VIII, 6.

                        Ante un dilema de caminos viaductos de existencia

                        ¿Qué hacer? ¿Qué vericueto seleccionar y buscar?

                        ¿No conoces el futuro? ¿Pero tienes que decidir entre dos ramas?

                        ¿La tristeza te embarga desde dentro hacia fuera y desde fuera hacia dentro¿

                        Te sientes perdido en el combinado de mundo

                        Huido y caído sin saber

                        Volver hacia atrás

                        No saber que sucederá dentro de dos lunas

                        No saber qué puerta debes llamar en su silencio

                        Perdido en todas las posibilidades

                        Qué pocos granos de trigo y arroz han surgido

                        Tanto sembrar, tanto arar, tanto regar, tanto esforzarse

                        Siempre acabamos en la pared del silencio

                        Cansado angustiado apenado entristecido fracasado

                        Te metes en tu rincón con tu sillón y tu pequeño verso

                        E intentas que la luna sonría tus labios amarillos

                        ¿Qué pierna debes mover?

                        ¡Tantos y tantas con menos trabajo, menos mérito, menos esfuerzo?

                        ¿Menos estudios, menos buena voluntad han triunfado más que tú?

                        ¿Y tú, si tú, parece que eres un coleccionista de fracasos y frustraciones?

                        ¿Siempre perdido y destruido en el mundo?

                        Las gaviotas se ríen de ti

                        Esperas que el Buen Dios te sugiera la palabra

                        Y el camino a andar.

                                                           VIII, 7.

                        Estás metido como gusano en el nido de tu sufrimiento

                        Apenado en tu pequeña jaula de pesares sin ventanas

                        Estás rodeado de temores combinados con recuerdos

                        Tuviste también pequeños y medianos sueños

                        Qué pocos se han hecho realidad delante de tus ojos

                        Te comparas con otros seres que también respiran

                        Y sabes que también tendrán sus frustraciones

                        Ser humano es siempre no estar contento nunca

                        Pero tú crees has puesto más bondad y más sudor

                        Pero casi nunca había una entrada para tu entrar en…

                                                           VIII, 8.

                        ¿Qué haré cuando mis palabras versos no gusten a nadie?

                        ¿Los seleccionados de concursos no los estimen valiosos?

                        ¿Olvidaré las rimas internas y conceptos con metáforas?

                        ¿Abandonaré páramo de ríos con mieles que a nadie sacia?

                                                           VIII, 9.

                        Conoces más nombres y biografías de mortales fallecidos

                        Que seres que respiran en estos momentos a tu lado.

                                                           VIII, 10.

                        No sé la diferencia

                        Entre lo que creo ser

                        De lo que soy.

                                                           VIII, 11.

                        Si hubiese llenado los folios de pasiones y deseos

                        De todos los colores y formas y maneras

                        Si hubiese llenado los corazones de percepciones

                        Y sensibilidades para tentar hacia el mal

                        Habría tenido más oídos que me habrían aplaudido

                        Mi voz habría sido tomada como liberadora

                        Y algunos sillones se me hubiesen abierto

                        Pero como siempre he intentado besar la paz

                        Con el mayor grado de bondad y verdad

                        Pues en todo ha tenido que estar la vara comedida

                        Armoniosa de palabras y deseos y percepciones e ideas

                        Equilibradora de grupos e individuos

                        Intentar formar y conformar conciencias en paz

                        Limitar pasiones y conceptos y vocablos

                        Construir en sosiego para que el corazón florezca

                        De forma pacífica y sonriendo a las estrellas.

                                                           VIII, 12.

                        Puse un horizonte en los labios

                        Un vaso de esperanza en la mano

                        Todos los días fuiste a sacar carbón

                        Esmeraldas de posibilidades de ser

                        Se han roto los cimientos de la tarde

                        Te encuentras frente a la pared muralla

                        Cerrada con púas y silencios

                        Otro proyecto que se ha roto entre los dedos

                        Te quedas sentado en tu butaca

                        Diciéndote qué puedo hacer ya con mis ojos

                        Qué nuevo proyecto debo empezar

                        Dejo caer las manos a los pies del suelo

                        Lloro y lamento mi tristeza de fracaso.

                                                           VIII, 13.

                        Volver a encerrarse entre cuatro paredes

                        Oír los gritos y olores y llantos y voces

                        Y estar siempre pendiente para que la muerte no les llegue

                        Volver otra vez a encerrarte

                        En unos muros de sufrimiento del otro

                        Intentar sosegar un poco sus dolores y sufrimientos

                        Poco puedo construir de felicidad

                        Pero siempre he intentado aliviar un poco

                        Un corazón de alguien enfermo.

                                                           VIII, 14.

                        Ni tú

                        Ni tu sabes lo que eres tú

                        Ni tú

                        Ni tu sabes lo que soy yo.

                                                           VIII, 15.

                        Solo quería vivir en paz consigo

                        Solo deseaba estar en armonía con todo

                        Solo esperaba ser en sosiego con el Buen Dios

                        Sólo anhelaba morir tranquilo en silencio.

                                                           VIII, 16.

                        ¿Para qué un verso más?

                        ¿Para qué un creador más?

                        ¿Si existen millones de poemas?

                        ¿Si existen millones de poetas?

                                                           VIII, 17[2].

                        Cabeza            pincel              negro               estructura        sillón               silencio

                        Azul                cuenco            si y no                         ojos verdes      lienzo              rotura

                        Pechos            cobra               sinfonía           sol vientre       boca                mesa

                        Toro                endulzar          silaba               relámpago       ceniciento       soledad

                        Mano              bosque            medusa           cobaya            obertura          montaña

                        Hojas              barcos             lámpara           multitudes       ordenador       olvido

                        Mesa               nube                árbol                estar                viento              risas

                        Música            viento              tropiezo           cera                 paz                  último.

                                                           VIII, 18.

                        Tristeza sobre toneladas de tristezas acumuladas de generaciones

                        Tristeza que paren nuevas tristezas acumuladas de tristezas

                        Tristezas como sedimentos cada año formando centenas de metros

                        Tristezas enlatadas color vinagre que ha matado el corazón esperanza.

                                                           VIII, 19[3].

                        Lejos                           de agua                       oberturas de luz

                        De la                           venida                         somnoliento en todo

                        Piedad                        en paz                         estiércol

                        Que se                        de caída                      buscando lo que es

                        Abre                           rompeolas                   en todo viento

                        En pozo                      se ha enlutado            papeles blancos

                        Horizonte                   la camisa                     caballos dormidos

                        De nenúfar                 reluciente                    sillas azules

                        Constreñido                de sed                         ordenador de pies

                        De viento                    el rincón                      camisa de arco iris

                        Soledad                      de botón                     atravesando huracán

                        En corazón                 que enluta                   lo que nada es nada

                        De nada                      la mirada                     fue un momento

                        Serpiente                    se ha alejado               acaecida en un mueble

                        Abierta                       la paz                          todo ha sido

                        En soledad                 en algún lugar             flor amarilla

                        Qué es                        sillón                           se ha alejado el viento

                        Yo                              de piedra                    rezumando frío calor

                        Racimo                       gafas                           un alucinante adiós.

                                                           VIII, 20.

                        Siempre hay un algo más

                        Detrás de cada horizonte

                        Siempre hay unos labios

                        Más allá de cada montaña

                        Siempre hay una lejanía más

                        Detrás de cada corazón.

                                                           VIII, 21.

                        Encerrado aquí

                        En mi sillón

                        Con los pensamientos

                        Se caen como hojas

                        Laberintos de posibilidades

                        Aquí perdido

                        En mi mismo

                        No sabiendo

                        Qué va a ser de mí

                        En el horizonte

                        Se ha alejado

                        La paz obscura

                        Que es lo otro

                        Sino un yo

                        Olvidado

                        Que se ha muerto

                        A sí mismo

                        Encrucijada de sed

                        Ser que aparece

                        Lo que no es

                        Siendo

                        No siendo

                        No siendo

                        Siendo.

                                                           VIII, 22.

                        Dicen, te explicas a ti mismo

                        No tienes ningún talento especial

                        Campanas de deseos solo eres

                        Acumulador de glorias y famas

                        De parnasos y literarias y de saber

                        Acepta el veredicto de los tiempos

                        Te dices, a ti mismo,

                        Ni los dioses, ni la naturaleza

                        Te ha dado una visión suficiente

                        De un nuevo volcán dentro de ti

                        Acepta, millones de seres

                        Se mueren sin aire, ensangrentados

                        De que te quejas de no tener talento

                        Tienes dignidad, que es el mayor regalo.

                                                           VIII, 23.

                        Huyes, toda la existencia huyendo

                        Esta es la historia de la humanidad

                        Cada uno, de su dolor trauma

                        Toda su existencia hasta que cae

                        En el polvo y ya solo al árbol alimenta.

                                                           VIII, 24.

                        Vine el otoño y calienta la mano boca con la desnudez del silencio

                        Horroriza el camino abierto de ternura entristecida con gafas oídos

                        Se ha roto la pierna al ascender un año de existencia entrecortada

                        De flores amarillentas que rebuscan en su interior una razón de estar

                        Aquí estamos escondidos en el recinto de la posibilidad que emerge

                        Cómo cantar un verso que pueda servirle al mañana galáctico

                        Se rompen los huesos troceados de existencia somnolienta verde

                        Creemos que estamos despiertos solo somos en duermevela constante

                        Se han roto los raíles del ferrocarril de la existencia empequeñecida

                        Por ruindades abiertas del pasado que intentan tragar el existir presente

                        Perdidos en nosotros mismos estamos anhelantes de ser alguna vez

                        Un algo que sea capaz sobre la roca levantarse y decir soy

                        Estoy seguro de ser, para siempre, por la bondad del Buen Creador.

                                                           VIII, 25.

                        Recuerdo oír en las noticias que a un pastor le regaló un presidente

                        Una máquina de escribir porque fabricaba miles de palabras

                        Miles de poemas. Me pregunto que habrá pasado de ese ser hacedor, 

                        De la máquina, de los versos a docenas de miles, dónde habrán terminado

                        Aquel vate que la naturaleza creó y la naturaleza olvidó

                        Alguna frase puede que nos haya descubierto algo de nosotros mismos

                        Y ahora dormirá en una alacena carcomida de polvo y troceada

                        Por el tiempo. Recuerdo oír esta historia en la prensa ya olvidada

                        Cuánto se construirá y cuánto de autodestruirá a lo largo de los ciclos

                        Miro por la ventana e intento averiguar cual es el canto del silencio.

                                                           VIII, 26.

                        Aquí sentado con el peso del aire sobre la frente

                        Arrinconado con la masa de la gravedad sobre el vientre

                        Temeroso del futuro que se puede avecinar con dolores de parto

                        No saber qué camino recorrer en la ventana del día

                        Aquí rompiendo mi conciencia averiguando la opción

                        Esperando que el Buen Dios me sostenga las manos

                        Pueda acertar alguna vez qué flor es la de mejor olor presencia

                        Y pueda seguir existiendo en este mundo con el color de la dignidad

                        Se han abierto rocas enhiestas de petunias con olor a caramelo.

                                                           VIII, 27.

                        En, dentro de una cámara

                        Pasan las horas

                        Silencioso de percepciones

                        Esperando que mañana

                        Sea mejor

                        Que el de hoy

                        Y un ser no se pierda

                        En los torbellinos de la conciencia

                        En un sillón

                        Se desarrolla toda la lucha

                        Toda la historia del pesar

                        De un ser arrinconado

                        Por las circunstancias

                        Las bondades y maldades

                        Que fabricaron otros

                        Y ahora tumbado

                        Por el penar del sufrimiento.

                                                           VIII, 28.

                        Languidece el viento mirando los escudos de la existencia

                        Mentes se retuercen buscando deseos perdidos en la memoria

                        No hemos sido lo que hemos deseado pero hemos deseado ser

                        En el acontecimiento de la tarde del existir miras de reojo

                        Como un mundo se va destornillando en cemento de papeles

                        Se ha ido la memoria y el recuerdo se aleja de tu vientre cerebro.

                                                           VIII, 29.

                        Te vas hundiendo

                        Más y más en la tristeza

                        Cada día un poco más

                        Te vas cayendo más y más

                        En un pozo sin fondo

                        Y a quién le cuentas

                        Tu dolor y tus pesares y tus penares

                        Vives porque tienes que respirar

                        Tienes que seguir viviendo

                        Pero es una losa cada día como tonelada

                        A nadie puedes contarle nada

                        Tanto esfuerzo de tantas décadas

                        Vives en la soledad de tu mirada

                        No comprendes nada del mundo

                        Caído debes seguir escuchando

                        Levantarte otro día y empezar

                        Hacer bien tu deber pequeño o grande

                        Juntar palabras con sonrisas

                        Que nadie note las cruces que te atraviesan

                        Esperando la piedad del Buen Dios

                        Te faltará alguna sustancia bioorgánica

                        Y las ramas de la esperanza esperas

                        Millones malviven mil veces peor que tú

                        Y sonríen por qué tú te debates en tristeza

                        Crees que has puesto mucho en el arado

                        Y has recibido poco salario de recompensa

                        Solo silencio y silencio y silencio y trabajos.

                                                           VIII, 30.

                        ¿Para qué un poema más en el mundo?

                        ¿Para qué una sonrisa más en el orbe?

                                                           VIII, 31.

                        He perdido ya tantas batallas

                        No sé cuánto tiempo aún me calentará el sol

                        Solo intentaré cumplir mis deberes de estado

                        Mis deberes con el Buen Ser

                        Miraré al mundo y lo intentaré pensar

                        Comprender

                        Sentir

                        Entender

                        Percibir

                        Soñar

                        Y pasaré a pensamientos, poemas, pinturas

                        Algo de todo ello

                        Lo mostraré al mundo

                        Y ya sé que la respuesta será el silencio

                        Y la nada de la no existencia de esa mirada

                        Después iré al Juicio Particular del atardecer

                        Y esperaré en la infinita misericordia

                        De la Bondad Infinita.

                                                           VIII, 32.

                        Antes que yo

                        Después que yo

                        Han pasado

                        Por estos caminos

                        Miles de millones de ojos

                        Pasarán

                        Yo no los conozco a ellos y ellas

                        Ellos y ellas tampoco sabrán de mi existencia

                        Pero todos habremos respirado este aire

                        Llorado y reído

                        Vivido y muerto

                        Todos habremos sido nada

                        Antes

                        Para después ser

                        Ser un algo humano

                        Y al final

                        Unos dicen que solo volvemos al polvo

                        Y otros creen que tenemos una eternidad.

                                                           VIII, 33.

                        Si hubiese cogido aquella puerta

                        Dónde habrías ido

                        Si no hubieses entrado por aquella ventana

                        Dónde estarías ahora

                        Pero estás dónde estás

                        ¿Y mañana qué muro tienes hoy que levantar?

                                                           VIII, 34.

                        Acepta el veredicto de tus coetáneos

                        No tienes suficiente calidad

                        Ni ingenio, ni creatividad, ni innovación

                        Ni como escritor, ni como poeta,

                        Ni como artista, ni como pintor,

                        Ni como pensador, ni como filósofo

                        Humano acepta la sentencia de los otros

                        No te engañes más buscando nuevas razones

                        Asimila la realidad y al menos vive en paz

                        Vive en la tranquilidad del espíritu y mente

                        Y alma y carne y cuerpo

                        Los dioses, el ambiente, la genética, la educación

                        Te han dado la creatividad e ingenio suficiente

                        No es un delito ser un mediocre artista

                        Un mediocre pensador filósofo

                        Un mediocre escritor poeta

                        No es un delito tener el color de piel o la altura

                        Que la naturaleza te ha proporcionado

                        Soporta y limita tu ambición

                        Creías y querías ser un nuevo Hegel

                        O un nuevo Miguel Ángel o un nuevo Homero

                        Pero no eres nada de todo ello

                        Sino un simple ser humano

                        Que deseo pasar a la historia de la cultura

                        En alguna de esas facetas

                        Y que tarde se ha dado cuenta

                        Que debería haberse dedicado a comprar y vender

                        Algo, de alguna cosa, sean tangibles o intangibles

                        Pero no ideas, no pinturas, no pensamientos, no filosofías

                        ¡Pero la vida ya está pasada en más de la mitad!

                        ¡Y ya no se puede rectificar los ojos del camino!

                        Ya no sabes nada más que hacer poemas insufribles

                        Pinturas indigestibles, ensayos filosóficos pésimos

                        Solo tus ojos y mirada sirven para esos menesteres.

                        Confórmate e intenta respirar en paz el aire que te queda.

                                                           VIII, 35.

                        Ni has ganado el reino del cielo en la tierra

                        Ni el reino de la tierra en la tierra

                        Ni en la tierra sabes si ganarás el reino del Cielo

                        Ni frío, ni caliente, ni fuego, ni hielo

                        No has servido para nada

                        Solo sabes sonreír y sufrir la sonrisa

                        La mayoría de los seres de tu entorno

                        Han triunfado más que tú

                        Han disfrutado más que tú

                        Han trabajado y esforzado menos que tú

                        Tú solo has estado llevando trozos de piedras

                        Y tierra de un lugar a otro

                        Nunca construyendo nada

                        Nada que a otro ser le sirva para algo

                        Has vivido en el sueño despierto.

                                                           VIII, 36.

                        Todos alaban la cultura

                        Todos los versos

                        Todas las pinturas

                        Toda la filosofía

                        Todos los ensayos

                        Todos alaban siempre

                        La cultura de los otros

                        Nunca alaban ni un verso de tus manos

                        Ni un dibujo de tus ojos

                        Ni un aforismo de tus labios.

                                                           VIII, 37.

                        El pensamiento se rompe en trozos en la espalda de la mente

                        Rodeado de arpas que atan percepciones a deseos y conceptos

                        Se lee a sí mismo para intentar comprender el misterio del mundo

                        Todo se ha alejado de una voz hambrienta de rocinantes esperas

                        Se ha endurecido los ojos intentando comprender un alma

                        La propia o la de otros. En ese camino se ha muerto a trozos.

                                                           VIII, 38.

                        El mundo es la totalidad de trillones de entes con trillones de funciones

                        El acaso del ocaso de todo lo cruz y raya con línea abierta al infinito

                        Posible de relámpagos que se entremezclan entre sí: lo otro es la mirada

                        Moebius y su cinta es el universo, millones de universos posibles

                        Solipsismos que se entremezclan con los que han sido permutas de sillón

                        Todo ser que respira anhela y lamenta, se entristece y se alegra al ser

                        Pero los ríos de los seres desean anhelantes estar en el mundo del yo

                        Tú que estarás bajo las nubes un tiempo espacio sientes el lodo y gloría

                        Se han reído de ti mismo cada organización de moléculas y átomos

                        Perduran los vientos entristecidos que se doblan en los volcanes

                        De la mismidad que se acontece en cada solución de momento, hoy.

                                                           VIII, 39.

                        Se han roto las fresas del corazón

                        Han entumecido las piernas

                        Matado las esperanzas del estar

                        Existe el bien y existe el no bien

                        Nos hemos tropezado rompiendo

                        Uñas de caracolas de cadenas

                        Reheléenlas de combinados

                        De deseos entumecidos por el tiempo

                        He olvidado lo que podría haber sido

                        Sentado en un sillón buscar verdad

                        Bondad, verdad bondad, bondad verdad.

                                                           VIII, 40.

                        Río húmedo

                        Abierta alma

                        Senectud de silencio

                        Con lo enternecido

                        De las primarias

                        En número obscuros.

                                                           VIII, 41.

                        Aguzados pies en laberintos de palabras

                        Rodeando la cabeza seduciendo deseos

                        He visto tantos conceptos bailas en cabeza

                        Que ya solo intento comprender hechos datos

                        Me estoy durmiendo de esta vida

                        Cansado me estoy alejando a cuarteles de invierno

                        Estar abdicando de la vida

                        Cada día más silencio va rodeando los ojos.

                                                           VIII, 42.

                        Escribes y llamas a la puerta

                        Deseas una exposición en lugar público

                        Relleno de libros y conceptos

                        A vuelta de electricidad

                        Te indican que ese proyecto es negado

                        Y tú miras a la pared y te dices

                        Qué hay que tener en este país

                        Para que te abran algunas puertas

                        Ni siquiera donde duermen los libros.

                                                           VIII, 43.

                        El bidón

                        De la tarde

                        Reúne palabras +

                        Imágenes

                        Que se pelean

                        Por ser y estar

                        En la mente

                        De muchos.

                                                           VIII, 44.

                        Acontece luz

                        Desparramada. Vientre y mano

                        Endulzada

                        No eres tú

                        Si eres una imagen

                        Te has perdido en

                        Existir. Existencia.

                        Olvido de ti.

                        De todo.

                                                           VIII, 45.

                        Los de la cruz

                        Siempre soportando violencias

                        Sacrificios mártires

                        En todas las épocas de ojos

                        Siempre hay una bandera

                        Que quiere levantarlos en maderos

                        Alguna razón suave o vinagre

                        Para encerrarlos en la tierra

                        Por dentro.

                                                           VIII, 46.

                        Se enturbia la mirada

                        En el foro electrónico

                        Serpenteando pensamientos

                        Deseos donde caminan los vientres

                        Tu puesto es el silencio observador

                        El sillón es lo que permanece.

                                                           VIII, 47.

                        No comprender nada, ni entender nada

                        Estar perdido en el mundo

                        Pones un calvo y se desclava

                        Entregas pan y lo tiran a la cara

                        Regalas ideas con colores y las pisan

                        Tirándolas a la ciénaga de la basura

                        Estar perdido en el huracán del momento

                        Caminar solo al féretro.

                                                           VIII, 48.

                        Preguntar para vaciar soluciones

                        Responder con nuevos edificios de preguntas

                        Millones de cabezas pelean por unas treintena

                        De ideologías que no se entienden

                        Desde siglos, milenios que muerden

                        Y el mar lo convierten en rojo de hemoglobina

                        Natural

                        ¿Dónde la solución paz?

                                                           VIII, 49.

                        La campana del mal suena más fuerte

                        Que los truenos de millones de bienes

                        Bondades y sonrisas

                        Se silencian en su bondad.

                                                           VIII, 50.

                        Amanecer noche

                        Tomas el círculo de cuatro ruedas

                        Languidecen ojos: Malagón, Fuente Fresno, Yébenes,

                        Orgaz, Mora, Villamuelas, Villasequilla, Añover

                        Recorre tu espalda ideas a la mente

                        Intenta enseñar conceptos y valores

                        Cansado con calor y frío según el sol

                        Vuelve de vuelta en tus pensamientos

                        Al hogar.

                                                           VIII, 51.

                        Te quitan la fama

                        Luego te llenan de espinas

                        Y cadenas

                        Para anularte

                        Robarte algo

                        O la vida.

                        De quién menos te lo esperas.

                                                           VIII, 52.

                        Jugaba a intentar comprender el mundo

                        Cuando creí que entendía algo

                        Se me estaba terminando.

                                                           VIII, 53.

                        Cada día la caída

                        Más pena angustia desesperación

                        Troceada de melón de alguna realidad

                        ¿Qué hacer? El vientre se rompe

                        Respirar sin apenas esperanza

                        Pudo ser algo rutinario y normal

                        Lleno de amor y las penas normales

                        Pero desde el principio

                        Fueron al degüello de las miradas con besos

                        Ahora el mal ha pasado a otra generación

                        La pena del desconocimiento del futuro

                        Enfermedad y dolor que hunde los huesos vivos

                        A nadie puedes contar nada

                        Seguir bebiendo el silencio

                        Y que el Buen Dios ponga el paraguas

                        Pudimos haber sonreído pero destrozaron

                        Las caricias.

                                                           VIII, 54.

                        ¿Para qué un poema con caracol abierto?

                        ¿Qué a nadie sentirá la emoción concepto?

                        ¿Para qué una línea más de alegría llanto?

                                                           VIII, 55.

                        Se acerca el fin de una escalera

                        Etapa de tu pequeño ser

                        No sabes que habrá después del horizonte

                        Te has caído en el umbral de la nada tarde

                        ¿Qué ha sido del viento alegre?

                        Los pájaros no sabes como volarán

                        Dentro de dos meses…

                        Después.

                                                           VIII, 56.

                        Reuni9stes millones de palabras

                        Imágenes de un mundo interior

                        Exterior de brezos y laberintos

                        Millones de cuestiones

                        Nadie ha deseado beber de esa agua

                        Se han roto los cimientos de

                        Civilización abierta en tus ojos.

                                                           VIII, 57.

                        Lloras lágrimas de palabras

                        Al Buen Dios Trino

                        Intercediendo por todos

                        Beatos y santas

                        Esperando que sea desierto

                        El dolor.

                                                           VIII, 58.

                        Se abrió posibilidad puerta, futuro

                        Te tiraste por hueco volcán del vivir

                        Caíste en rincón de tu alma

                        Te perdiste en ti mismo y en ambiente.

                                                           VIII, 59.

                        Tantas vueltas ha dado la peonza

                        Que has olvidado tu yo

                        En miles de conceptos deseos

                        Miras como cobaya el mundo

                        No entiendes sus instrumentos

                        Creíste que la bondad y la sonrisa

                        Te abrirían las puertas

                        Pero nunca has tenido mentor

                        Y siempre te has encontrado

                        La pared laberinto sin puerta

                        Quién sabe si mañana el paredón.

                        No quieren ojos libres con límites

                        Solo desean tener siervos súbditos

                        De ideas como papagayos loros

                        No desean la paz del alma mirada

                        Solo esclavos que sigan consignas

                        Todas las banderas y ejecutantes.

                                                           VIII, 60.

                        Te preguntas qué pintas en este local mundo

                        No sabes por qué han nacido tus pulmones

                        Miras a las estrellas y les dices que te digan

                        Tu nombre y cual es tu camino. Callan

                        Pero si una piedra tiene razón de ser

                        Tú pequeño saltamontes tendrás más destino

                        No pierdas la confianza y lucha con el aire

                        Porque tú, tú, si tú, también eres ser.

                                                           VIII, 61.

                        Degustas una galleta

                        Trigo y azúcar, historia

                        Valorarán ya estos versos palabras

                        O será otra campana

                        De fracaso

                        Y ya te retirarás a tu rincón sillón

                        Para siempre

                        Olvidando que hubo un observador

                        Pensador escritor.

                                                           VIII, 62.

                        Una versión del yo    

                        Cada luna mañana

                        Un tropezón en ti mismo

                        No sabes ya qué es máscara

                        Que es piel.

                                                           VIII, 63.

                        Ando y respiro

                        No es ningún mérito

                        Me salen de dentro ideas versos

                        Rimas de profundidad libres

                        No soy más que tú, más que nadie

                        No sé abrir un enchufe

                        Surgen metáforas imágenes visiones

                        A borbotones

                        Naturaleza cultura me ha hecho de este color

                        No tengo soberbia engreimiento

                        Es mi perdición destino

                        Pero ningún labio oreja

                        Se siente sentido

                        Es una tonelada de palabra en la cabeza

                        Roturan colores en los labios

                        Para olvidarlos se escriben en la pizarra

                        Dejar brotar otros

                        El agua del pozo no se agota.

                                                           VIII, 64.

                        Tanto tiempo has contenido

                        Gas en las entrañas

                        Adornado de nombres y colores

                        Has abierto un pequeño pozo

                        Y todo ha reventado en mil colores

                        Tú miras, sin comprender

                        Los racimos de sentidos.

                                                           VIII, 65.

                        He estado

                        En algún lugar

                        En un tiempo

                        En un espacio

                        Has estado.

                                                           VIII, 66.

                        Un proyectil

                        De futuro

                        Se dirige a tu alma.

                                                           VIII, 67.

                        Tienes el alma y cerebro y carne y mente

                        Agotada, centrifugadora

                        Derramada, triturada por

                        Los hechos

                        No encuentras la luz

                        A todas horas temores sufrimientos

                        Y tienes que mantener

                        Sonrisa.

                                                           VIII, 68.

                        Mi yo

                        Y el cobaya

                        En el mismo espacio

                        Yo intentando pensar futuros verdaderos

                        Él es un misterio

                        Para mis ojos

                        Qué recorrerá sus neuronas

                        Mentes de bebé que come solo

                        Anda mirando sin mirar

                        Dos mamíferos que están

                        En el mismo hueco del tiempo

                        Dos soledades en silencio.

                                                           VIII, 69.

                        La mente no memoriza

                        Datos

                        Perdido en la tristeza

                        Resquemor de pena

                        No graba conceptos

                        Y cada día más angustia

                        No eres capaz de saber ideas

                        Entretejidas de orden

                        No comprendes

                        A casi todas has buscado nuevas explicaciones

                        Nuevas preguntas

                        No eres capaz de memorizar la suma.

                        Se ha rebelado la mente

                        Se ha puesto en huelga

                        Tantas décadas sin descanso y sin ocio

                        Siempre abriendo un nuevo muro

                        A una nueva posibilidad.

                        Ha dicho ya basta

                        Y el caballo se ha destrozado el vientre

                        En la subida de la escalera.

                                                           VIII, 70.

                        No encuentran sosiego

                        Tus ojos, tus manos

                        Tu alma.

                                                           VIII, 71.

                        ¿Qué sucederá cuando

                        Los mil poemas

                        Respondan otras voces

                        Con el silencio

                        De la nada?

                        ¡No serás capaz de unir

                        Más palabras imágenes!

                                                           VIII, 72.

                        Cada edad un mapa de pensamientos

                        Cruzamientos de gafas de posibilidades

                        Se han limpiado los ojos en lágrimas

                        No comprender nada. Sufrimiento

                        Chaquetas abiertas de nuevos sistemas

                        Han reducido largos caminos lo que es

                        Enternecer simpatías de las miradas

                        Muslos se alejan hacia las estrellas.

                                                           VIII, 73.

                        Pies enternecidos de soledades

                        Acortase

                        Lámparas de cuellos relámpagos

                        Embestidos

                        Pero las palabras mito relucen

                        Sillones

                        Libros llenos de sangre vomitiva

                        Palabras

                        Violetas de plantas con soledades.

                                                           VIII, 74.

                        Generaciones

                        Abiertas

                        Soledades

                        Con los cruces

                        De las flores

                        Banderas

                        Olvidadas

                        En ojos murientes.

                                                           VIII, 75.

                        Tanta alegría, tanto sufrimiento

                        Mundo

                        Rodeado de volcanes deseos

                        Cojines

                        En lo que sucede la vida somnolienta

                        Belenes

                        Esperanzas que se han abierto flores

                        Libros

                        Cada guerra causa tanto dolor

                        Zapatos

                        Como reducir los vientos del mal.

                                                           VIII, 76.

                        Horca

                                   Reducida

                                               Todo viento

                                                           Entristecen palabras

                                                                                  Recorremos aguas

                                                                                                          Vientos azules

                                                                                                                      Torpedos de soledades.

                                                           VIII, 77.

                        Cae una tonelada de tristezas sobre tu débil cuello

                        Demasiados años acumulándoos penas sin sentido

                        Producidas por la maldad, no la necesidad de la historia

                        A nadie poder contar los números de lágrimas sin agua

                        Subastas de nuevas angustias al día siguiente, en silencio

                        Ver la soledad de la tragedia y el abismo del futuro.

                                                           VIII, 78.

                        Se enciende una

                        Luz

                        En el rincón

                        Te acercas a ella.

                        Se abre un

                        Hoyo negro

                        Volcán de pena

                        Incertidumbre

                        Una montaña

                        De pesar

                        Endurece tu mente.

                        Alejarte desearías

                        El tumulto

                        Se ha caído en

                        El Ebro.

                                                           VIII, 79.

                        Verde sobre marrón

                        Cerámica

                        Se yergue

                        En laberinto frente

                        A los ojos.

                                                           VIII, 80.

                        Nunca has comprendido

                        Una flor

                        Ni una sonrisa

                        Solo la percibes

                        Y mueres en ella.

                                                           VIII, 81.

                        Dickinson, Pessoa, Kafka

                        Tú

                        Y yo

                        Silencio sobre silencios.

                                                           VIII, 82.

                        Se pueden caer las piedras

                        Construir catedrales

                        Enterrar vidas.

                                                           VIII, 83.

                        Francisco de Asís, Martín de Porres, Pío de Pietrelcina, Felipe Neri,

                        Y cuatro mil más

                        Los Everest de la moralidad

                        Lo humano puede volar muy alto

                        En campo de bondad y bien y

                        Utilidad

                        Sus rostros se pierden en la memoria

                        Más lectura de ellos/ellas

                        El mundo daría vueltas más armónicas.

                                                           VIII, 84.

                        Soy algo

                        Que siempre está buscando

                        Una razón de aire

                        Y piedra

                        Dentro

                        Y fuera de este mundo.

                                                           VIII, 85.

                        Infinita Bondad

                        Rezuman sus dedos en átomos y universos enteros

                        Desear que exista

                        Millones de generaciones afirmándolo y buscándolo

                        Tú sentado en tu pared silla

                        Silencio retumbando el acontecer

                        De nada y todo

                        Se ha olvidado en los ojos

                        Lágrimas de pasados

                        Cojín roto

                        En cimentos de cada día

                        El Sumo Ser te espera cada segundo.

                                                           VIII, 86.

                        Te borras

                        Cada día

                        Aparentando ser y no ser

                        Bocanadas de aire

                        Tanto has esperado

                        Que ya cansado te arrinconas

                        En el mueble de tu pensar

                        Y esperas sin esperar

                        Estás sin estar.

                                                           VIII, 87.

                        Tejados han caído

                        Afirmando que han sido

                        Durando más tiempo que tu existencia

                        Zozobras que han estado

                        Seguirán después

                        De ti.

                                                           VIII, 88.

                        Todo tiene un sentido

                        Instante y permanencia

                        Cambios siempre

                        Rodeados de revueltas siempre

                        Comprender explicar

                        Árbol enternecido de movimiento

                        Opuestos y contradicciones y contrariedades

                        Complementarios

                        Racionalidad del silencio

                        Observación de la razón

                        Espíritu y alma, eterna lucha de búsqueda

                        ¿A qué te dedicas en tu futuro desde ahora?

                                                           VIII, 89.

                        No puedes pensar todo

                        Todo lo que se puede pensar

                        No todo lo que se puede entender

                        No todo lo que se puede comprender

                        Cada mente aumenta algo el pensamiento

                        Un bolso lleno de ideas

                        Uno.

                                                           VIII, 90.

                        Zapato relleno de huesos

                        Mujer rosa con flor y gato

                        Pájaros con piel de zanahoria

                        Piscina en blanco con verde fondo

                        Hielo silla tumbada en agua

                        Florero arico iris con piernas

                        Vehículo de mil colores verdes

                        Ducha de cabeza con pies de arroz

                        Montaña enturbiada de racimos

                        Mil tonos de azúcar en montaña

                        Agua volando hacia arriba fuente

                        Cortina de colores de muñecos

                        Simientes rosas de papeles rojos

                        Edificio construcción de palabras

                        Stop al silencio verborrea amarilla

                        Cojines con caballos sentados

                        Hambrientos de árboles olvidados

                        Terciopelos con gafas azules

                        Mesa con ojos abiertos sensualidad

                        Libros que comen cabezas humanas.

                                                           VIII, 91.

                        Tierra verdosa negra marrón gris azulada en la ventana de los ojos

                        Geranios terrosos con cobayas abiertos los ojos a galaxias azules

                        Olimpo de ahora, materia de materia, ocres verduras de pensamientos

                        Luces obscuras, mármoles de pinturas, teléfonos unidos a mares verdes

                        Billetes dinero, recogidos de mil maneras, estructuras calientes, ventanas

                        No olvides al Buen Dios, escultura de piedra azufre alargada como árbol

                        Seco, piedras que recogen firmamento, estrellas que enturbian el momento

                        No sabes lo que eres, no sabes lo que has sido, no sabes lo que podrías ser

                        Luz con rejilla, abertura y obertura en silencio, cantando la noche tarde

                        Cabeza redondeada de velas, con sillones pintados de tanques y armas

                        Se ha ensombrecido en árboles de mil metro de troncos azules negros

                        ¿Pero qué es lo otro? ¡Un reflejo de ti! Nube aire hielo de carne y sangre

                        Campos revestidos de flores cantadas sin ser y sin estar abiertas a lo otro

                        Campos de alambres revueltos para exterminar ojos con cráneos de vida

                        Ataúdes flotando por miles en mares de sal agrisados de estucos espejos

                        Dos vías que caminan a flor de aire gas, muerte de inocentes, sin sentido

                        Maldad con cuña rota por la temperatura del viento. Siempre llegamos tarde

                        Más bocas que alimentar que trigo, siempre una nueva revolución con banderas

                        Y miles, millones, rotos los ojos sin cuencas, en algún lugar bajo la luna

                        Libros de hierro apiñados con estuches de puñales en dedos, piedras verdes

                        Cuadrados redondos en medio de plazas con tumbas de mil guerras

                        Se han visto las esperanzas truncadas de cuerpos caídos algún día

                        No tenemos suficientes teorías y conceptos verdaderos para tantas bocas

                        Siempre es la misma historia. Flor cansada de buscar verdades bondades

                        Utilidades más profundas esenciales. Vestido de novia. Aparecidos relámpagos

                        Corte de espinas en barcos de papel cemento flotando en calle del siglo cuarenta

                        Ha enmudecido una escalera ascendiendo mil metros y sentándose en nube pan

                        He oído lo que ha sido un rizoma. Por lo que otros han estado. Altar de vida.

                        Volcán que duerme debajo de una cama con dos cabezas de setenta años

                        Humano solo bajo las estrellas, explotando millones de rayos gamma, olvidados.

                        Protección de palabras rodeando viernes saludables de manzanas pomelos melones

                        Se han alejado los vientos de salidas venidas a menos. Qué ha sido. Sino lo otro.

                        Nunca has entendido a los hombres. Demasiado a ti mismo. No comprendes.

                        Pantalla de ordenador refleja otra. Huyes de ti mismo. Esa es la historia

                        Emigrantes de todos los lugares tiempos. Torres de mármol sin huecos rojos

                        Koan sin comprenderlo. Lago azul del que emergen cien catedrales flotando

                        Creación y destrucción eternas, en ciclos de miles de millones de eones.

                        Nacen y mueren trozos de universos con millones de sillas en el vacío

                        Acontece algún lugar con árboles flotando bailando en ritmos de sonetos

                        Ha acontecido. El temor se ha convertido en carne tiempo. Vestido de novia

                        Roto por mil maneras de sentimientos. Todo/as las miradas desean oír paz

                        Alegría con racimos de nenúfares calientes. Cajas redondas con corazones rotos.

                        Cuatro garras que sientes laberintos de gatos perros monstruos osos sin color

                        Nunca estuvimos en aquel lugar, habiendo sido en aquel lugar, chuletas mesas

                        Esparcidas lunas que se ronronean en tropiezos de obscuros mares que flotan

                        Millones de ideas y cuadros que jamás saldrán de un mar de neuronas en redondez

                        Libros cerrados con sillas, sentados en ojos de conejos que Alicia busca

                        Se han ido. Rostros sin ojos con medusas de orejas y balancines de narices

                        Dos tinajas en dos sartenes metidas con mil pepinillos de tomates rosados de vino

                        Se ha vertido la espalda en la historia del momento, un mar de sopas de esperas

                        Esperanzas, movimientos tectónicos del alma, con caracoles de paellas azules

                        Líneas sin formas que acontecen, con pinceles de pensamientos sin lienzos

                        Barcas que flotan en la sopa de un minotauro que busca controlar las partes

                        Laberinto de toro incrustado en una galaxia y punto negro masivo de ideas

                        Plaza de toros como monumento de entierros de millones de almas

                        Existe el infierno. El purgatorio. La nevera de la frialdad sin Dios.

                        Ostras obscurecidas en bocas sin alientos. Sin palabras. Mueren los hombres.

                        Viven los hombres y mujeres. Entendiendo desear un lugar en algún tiempo.

                        Ha permanecido la tarde rota de sillas. Acontecidas las partes del sí y del no.

                        ¿Qué ha sido y estado el mundo? Tropiezos de vaivenes acontecidos de algo.

                        No tener palabras en la mente. Solo imágenes y conceptos. Se ha ido el viento.

                        Melones que desean ser estrellas. Laberintos de palabras buscando estrellas.

                         (c) autor: jmm caminero (28 Abril - 18 mayo 2013Cr).



[1] - 1ª Edic.: D.l. Cr-360-2015. Título: Epopeya. Poesía. Antología. (1 Dvd. 502 pág.)

      - 2ª Edic.: D.l. Cr‑541-2015. Título: Epopeya, XI, XXV, XXVI, XXVII, XXVIII. (1 Cd. 516 pág).

[2] Leído o sentido este poema en vertical o, y horizontal o, y diagonal.

[3] Se puede y debe leer este poema en vertical cada columna o en horizontal o diagonal.

Viernes, 14 de Agosto de 2015 07:28 soliloquios #. Epopeya XXVIII-Poesía-Epopeya Filosófica


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris