Facebook Twitter Google +1     Admin
juegos gratis
juegos gratis

Se muestran los artículos pertenecientes a Octubre de 2015.

Epopeya Filosófica, XXVIII. VERSOS, IV. © jmm caminero.

            Epopeya Filosófica, XXVIII. VERSOS, IV[1]. © jmm caminero.

                                                           IV, 1.

                        Ansia la libertad el cepo atado a un pie

                        Abierta herida de pedernal rojizo de estrellas

                        Rompimiento de huesos tendones nervios carne

                        Ha solicitado el vientre la libertad de ser

                        Abren cavernas de caminos los deseos

                        Pensamientos llenos de estructuras de células

                        Abierta la boca por la sed del mundo.

                                                           IV, 2.

                        En la puerta del jardín de la mirada

                        Se enfrentan las perspectivas de racimos rubios

                        Entrecortados de espumas abiertas a la espera

                        Habrían sido horizontes de deseos pulsiones

                        Solo se quedaron en oberturas al final de la boca

                        Palabras solo restan y el desaliento del porvenir

                        Racimos de plumas sillones de pensamientos

                        Se han encolerizado los dioses con las retinas.

                                                           IV, 3.

                        Cruz de madero Nazareno abierta a la tierra

                        Gólgota rezumando sangre dolor sacrificio

                        Curar las heridas de trillones de deseos

                        Aconteció el cambio del mundo en dos partes

                        Sol de trillones de estrellas nació en ese morir

                        Tú solo tienes que recoger sus frutos de amarlo

                        Ha reventado la historia con esa pasión de Ser.

                                                           IV, 4.

                        Sueñan los humanes en miles de universos posibles

                        Dejan pasar mientras tanto el presente mundo real

                        En lo bueno y malo de las raíces de las flores enhiestas

                        Responden sillones abiertos de espesuras de colores

                        Contrarios a las realidades de lo invisible carcomas

                        Acaso el tiempo es los sueños velados y desvelados

                        De millones de bocas cerebros abiertos al firmamento

                        Todo ha sido alguna vez idea del viento marrón.

                                                           IV, 5.

                        Se han enturbiado flores revueltas de estiércol de la mañana

                        Canciones rotas en trituradoras redondas de círculos de naves

                        Esperanzas cansadas de ser y estar en racimos laberintos de mar

                        Copas nacidas de pasiones olvidadas en odres rojos de almíbar

                        Solo queda el momento recuerdo de empuñaduras de sies y noes

                        Molinos de mil aspas son las bocas sangrientas de soledades

                        Se han olvidado cruces acompañadas de batines rojos de sueños.

                                                           IV, 6.

                        Quizás un día fuiste y no supiste lo que eras

                        Quizás un día quisiste ser y fuiste sin saber que eras

                        Quizás un día seas lo que quisiste ser sin saber que quisiste

                        Quizás un día serás sin saber que eres lo que quisiste…

                                                           IV, 7.

                        Madera doblada espaldad en trozos

                        Rezumando sufrimiento penas gotas de ser

                        Abiertas las espesuras de laberintos troceados

                        Piel de madera cansada agobiada acostada en su atardecer

                        Se han roto esperanzas laberínticas de futuros

                        Ha quedado palabras y posibilidades rezumando viento

                        Que es la tarde sino un instante resumido de vida

                        Derrota de otro ser que ha caído en instante desánimo

                        Hormigas no entienden el ser pero viven el misterio

                        Del momento retorcidos en las penumbras químicas

                        Agua recaen destrozadas por arcos de piedra.

                                                           IV, 8.

                        Se siente un verso

                        Regalarlo al mundo

                        Solo entiendan palabras

                        Algo de la música

                        No el sentido de cueva

                        Eterna que siembra

                        Ideas en imágenes.

                                                           IV, 9.

                        El grano es retorcido en la totalidad del grupo

                        Vaivenes de la estructura que engendra el individuo.

                                                           IV, 10.

                        Serás lo más unido al Ser

                        Todo corazón alma mente cuerpo carne espíritu

                        Adorarás al Único Ser

                        Al que es

                        No cerrarás un ojo cada segundo

                        Sin sentir su suavidad.

                                                           IV, 11.

                        Siempre está la figura elíptica detrás

                        Abuelo abuela madre padre

                        Real ausente silencioso entrecomillar

                        Paredes abiertas de nenúfares caídos

                        Sin teleología de hojas ennegrecidas de sal

                        Pasiones pulsiones libidos están en la infancia

                        Epigenética o revulsivos inconscientes

                        Que hacen al hombre o mujer

                        Después lo adorna de racionalidad

                        Volcán vertido en magmas de deseos

                        Endulzados con cuatro ideas conceptos.

                                                           IV, 12.

                        Tolerancia exige relatividad del instante

                        Relativismo del todo a la finalidad

                        Puede cambiar todo según fuerzas y tensiones

                        Equilibrios de ramas abiertas y cerradas

                        Evitar los males radicales negruras hediondas

                        No debilita los males relativos claroscuros.

                                                           IV, 13.

                        Olvidaron al Ser Supremo Único Misericordioso

                        Han convertido al Individuo o Sociedad o Estado

                        En el dios de cada día con finalidad e instrumento

                        Todo cabe en los límites de la conciencia

                        Doble moralidad del individuo y del todo

                        Los árboles preñan vacas y nacen ovejas.

                                                           IV, 14.

                        ¿Deseamos el bien lo suficiente?

                        ¿Bienes anhelamos lo suficiente?

                        ¿Bien Persona lo ansiamos lo suficiente?

                                                           IV, 15.

                        No comprendo las estrellas de cada instante

                        No entiendo las voces de los pájaros de los momentos

                        Existo perdido en aislamiento de ideas

                        Maremagnum de percepciones conceptos.

                                                           IV, 16.

                        Combinar morales o injertar árboles

                        Hallar el más fuerte y verdadero y feliz y verdad

                        Como unir lo individual y lo general

                        Lo concreto y la totalidad en el bien verdad belleza

                        La bondad hay que ansiarla y desearla

                        Valores están en las cosas o en la mente o en ambos mundos

                        Lo material y lo inmaterial teniendo una cita en cada instante

                        Existe una escala en todo algo de más a menos

                        Ante una situación diversidad de caminos de más o menos bien

                        Bondad es seleccionar los frutos de posibles bienes concretos

                        Ojo mano mente humana es limitada para todo y para el bien

                        Pero el bien es el bien que está claro y evidente

                        Si tu carne y tu mente y tu espíritu lo has ido entrenando

                        En el maratón de ir abriendo las puertas convenientes

                        En los miles de días que te han precedido ante este momento

                        Amasar un pan de ideas y emociones para ansiar valor bien

                        Saltar las vallas de Kant y Nietzsche y Freud

                        Y crear y pastar en un prado de belleza con bondad y bien

                        Felicidad de ser y saber el bien y lo bueno

                        Limitación de tu conciencia en la captación de lo práctico

                        Luchan el bien y el valor sabiendo que ambos son lo mismo.

                                                           IV, 17.

                        Un mar tempestad magmática de tristeza pesadumbre

                        Se cierra el futuro y el presente en lodazales de temores

                        Hasta dónde la mente y el cuerpo soportarán el sufrimiento

                        Temor de presente y temor de futuro y temor del pasado.

                                                           IV, 18.

                        Atrae tanto el desbien

                        Pasiones del desvalor

                        Instintos libidos pulsiones del no bien

                        Pulsiones del mal.

                        Madera doblada o pecado original

                        Concupiscencia no racionalizada

                        Irracionalidad sin límites

                        Desde la prehistoria se conoce

                        Han cambiado mil nombres

                        Mil adjetivos hipótesis teorías

                        Sucumbimos a millones de bocas labios manos

                        Cada generación en los suyos

                        Cae la tarde y mañana nuevas galaxias. 

                                                           IV, 19.

                        Cuatro paredes rodean bocas cuchillos hielos tempestades

                        Se viven truculentos dramas silenciosos en ojos abiertos

                        Rodeados de magma laberínticos somnolientos cercados

                        Respiran tardes abiertas de esperanzas muertas del pasado

                        En dados interiores habitadores de humanes se rompen

                        Ojos lenguas manos corazones piernas almas y futuros.

                                                           IV, 20.

                        Te representas a ti mismo en imágenes colores retratos

                        Vestido de ámbar o de luz o de negro o de lo que ha sido

                        Se ha terminado el silencio rodeado de granos de arena

                        Han permitido ser algo y no ser algo en lo que fue y no fue

                        Todo parece que se ha alejado del yo y del no yo

                        Una foto es algo que es y no es en el círculo del existir

                        Termina la sesión del percibir y de ser percibido en silencio.

                                                           IV, 21.

                        No cuezo palabras e imágenes en verso para que los entiendas

                        Sino al enfrentarte a ellos se perciba tu imagen interior

                        No son combinaciones para el autor sea elevado al parnaso

                        Sino que el lector encuentre algo de sí mismo en sí mismo.

                                                           IV, 22.

                        Millones de bípedos parlantes hemos vivido por encima

                        De nuestras marcas y manos y modas y soberbias

                        La realidad de los números siempre golpea al silencio

                        Refluyen las crisis y rompe corazones y carnes y almas

                        Poner barreras para que el hambre no termine en balas.

                                                           IV, 23.

                        Se oculta una palabra detrás de otra

                        Una imagen detrás de otra

                        Un concepto detrás de otro

                        Mímesis de encuentro entre besos y conceptos.

                                                           IV, 24.

                        Sabes de todo y no sabes de nada

                        Es el drama de tu corazón

                        Tantas tierras has sembrado

                        Ninguna te ha dado flores de colores

                        Caminas entristecido por el ser del mundo

                        No comprendes nada de nada

                        Solo has metido fracasos en el saco

                        Tu existir esta perdido en ti mismo

                        Nadie te reconoce de los suyos

                        Ni tú ya tampoco de nadie.

                                                           IV, 25.

                        Te inunda la tristeza y el pesar

                        Laberintos de temores de presente

                        Se cierran puertas de futuro

                        No sabes como respirar el silencio

                        Caes en tardes aproximada del yo

                        Remiras el holocausto de sentimientos

                        Telón de hierro y cemento inunda emociones

                        No encuentras la llave de solución.

                                                           IV, 26.

                        La carne se rompe en los huesos

                        Los huesos se encienden en los nervios

                        Todo igual desde hace miles de lunas.

                                                           IV, 27.

                        Siente serpiente de la tentación desesperación

                        No encuentras camino de salida

                        Retozando estructuras de cemento nervios

                        Relampaguea el papel hecho letra negra

                        Avariciosos caminos de nenúfares podridos

                        Enganchado a la pena temor del presente

                        Futuro lleno de tormentas de hielos nadas

                        Ver un ser o dos estar hundiéndose

                        En abismo de nada de nada de vacío.

                                                           IV, 28.

                        Cae el telón de piedra negra de sufrimiento

                        No encuentras una rendija de espera

                        Tantos meses ya de lucha sin término

                        Ni límites en los cuchillos caninos dientes

                        Todo puede ser siempre peores ojos palabras

                        Tropieza la lámpara de la cortina con tus manos

                        A quién llamar y cómo encender luz de color

                        Comerse un volcán de tristezas penas.

                                                           IV, 29.

                        Vuelo de pájaros negros de futuro se arremolinan en mi mente

                        Seísmos de tristezas presentes engrandecidas en futuro

                        No saber a qué puerta llamar con que fuerza y sonido

                        Te revientas en el sillón de la duda a gorgoteos de sufrimiento.

                                                           IV, 30.

                        No encontrar agua que alivie tu calor interno

                        No encontrar sosiego al temor tristeza

                        No encontrar esperanza a la preñada angustia.

                                                           IV, 31.

                        Sabes que todo puede ir peor en las manos y ojos

                        Te conforta un poco la sed de espera esperanza

                        El aguijón de mil nubes de hielo en los labios

                        Pasan los días y la puerta no se abre del todo

                        Se va cerrando más y más y la mente claudica.

                                                           IV, 32.

                        Abre las fauces lo irracional inconsciente

                        Creías que lo tenías dominado hace lustros

                        Pero el hambre de agua salada enturbia la mente

                        Se cercena la carne y nervios formando imágenes

                        Poner límite al desear pensar a edades tardías

                        Cómo ogros de caverna profunda emerger desean

                        Sitúas mil trampas para continúen domesticados.

                                                           IV, 33.

                        Todo verso de metáforas palabras imágenes

                        Son mentiras de conceptos enunciados ideas.

                                                           IV, 34.

                        Seres existen que desean matar la inmortalidad que arrastran

                        Silencios extraños de ojos ruidosos de volcanes rotos

                        Aspavientos de brújulas sin norte levantando aires

                        Desean asesinar lo Trascendente que arrastran dentro

                        Para ser otra cosa ser solo un muñeco de sí mismo.

                                                           IV, 35.

                        Lo que sujeta la mano a la cabeza

                        Una impresión de ser y sentir y desear y hablar

                        El Nazareno espera luciendo bajo la flor de la puerta

                        Espera tanto esperar y pocos ojos desean unir su alma

                        A Él engrandecidos los ojos de nuevas miradas.

                                                           IV, 36.

                        ¿Para qué un verso más que en ningún corazón anidará?

                        Palabras abiertas preñadas de imágenes conceptos

                        Laberintos estertores de lucientes refrigerios de soledades

                        Se han afincado en piernas cerradas de labios turbulentos

                        ¿Para qué una metáfora más nueva al aire de ningún oído?

                                                           IV, 37.

                        Qué pocos labios

                        Te dieron el lo siento

                        Por la perdida

                        De progenitor

                        Tú que siempre lo has dado

                        Si la noticia ha llegado a tus ojos labios oídos

                        Vivir en un mundo que no entiendes su escritura

                        Penar constante de un mar de inmensa inmoralidad

                        Estamos encenagados

                        Timidez te ha roto la espalda

                        Y tantos huesos que ya no puedes contarlos

                        Tanta miseria moral en época

                        En tanta abundancia de adornos de riqueza.

                                                           IV, 38.

                        Dolor tristeza ambiente temor

                        Caída la estructura del ser y del sentir

                        Racimo noria abierta al mar y al azul

                        Relámpagos de sufrires sin entender

                        Dónde dije dime ahora digo dile

                        Se han abierto las lámparas de las sombras

                        El hueco del corazón muere en rincón.

                                                           IV, 39.

                        No temas tanto al morir muerte

                        Si existe el Buen Dios

                        Dispones de una gran esperanza y endogamia

                        Si no existe nada Después para ti

                        Existe este mundo como si existiese

                        En ambas posibilidades abras abierto las dos puertas

                        Posibles de caminos y laberintos

                        En ambas partidas habrá ganado.

                        Solo hay un artículo escrito en naturaleza

                        Intenta ser seriamente buena persona.

                                                           IV, 40.

                        Abrir un ojo en un horizonte

                        Arena con pirámide trepana tierra cielo

                        Bicicleta sobre la mar toda

                        Mar casi nada.

                                                           IV, 41.

                        Aparenta el mundo

                        Que los de mejor buena voluntad

                        Pierden más veces partida del existir

                        Que los de menor buena voluntad

                        Aparentan los ojos…

                                                           IV, 42.

                        Tiembla el dedo en mano

                        Usted no respete al maestro

                        Puede que mañana su descendiente

                        Haga lo mismo con usted

                        Solo es cuestión de tiempo

                        Tiembla la historia en la boca.

                                                           IV, 43.

                        Venden cuerpo alma mente

                        Por placer

                        Por plata

                        Por poder

            Por laureles

            Por famas       

                        Por eternidades

                        Por experiencias

                        Por dominar

                        Por…

                        ¿Existirá Cielo y No Cielo?

                                                           IV, 44.

                        Te revienta

                        Alma carne mente

                        De pesadumbre.

                                                           IV, 45.

                        Solo existe un tipo de grandes héroes

                        Llenan el mundo de más color que de negrura

                        Han curado soberbia lujuria envidia ira gula pereza vanidad

                        Llevan coronas en templos de madera piedra barro hierro

                        Ellos se sienten humildes y modestos aunque brillen como estrellas

                        Los pueblos les llaman santos y santas.

                                                           IV, 46.

                        Se les hace juicios justos y equitativos y deseables

                        A los que han cometido crímenes desde el Estado

                        Pero solo a los de un color de bandera

                        Casi nunca a los que pintaban otros colores

                        ¿Por qué si la sangre que se ha derramado es humana en ambos casos?

                        ¿Por qué si los que malmorían en redes de campos con electricidad

                        Tienen carne y nervios y huesos similares?

                        Nacen las estrellas cada noche y nunca viaja la solución.

                                                           IV, 47.

                        Árbol que rodea el mundo

                        Columna que sostienen las nubes

                        Cortinas de lámparas que rodean grises

                        Adoquines de sillones esperando músicas

                        Tejados abiertos en periódicos de letras

                        Ver y no decir, decir y no ver.

                                                           IV, 48.

                        Harapiento de glorias y famas

                        Novedades entroncadas en racimos de laberintos de olmos

                        Han pasado los vaivenes de la historia mirada

                        Silencios entregados al instante

                        Sucede todo muertas las manos

                        Te queda el consuelo de unir palabras

                        Imágenes que se reflejan al espejo de ti mismo

                        Un teclado de letras es tu cerebro.

                                                           IV, 49.

                        Huye el verano de tu corazón enhiesto

                        Laberínticos momentos de la tarde

                        Zozobras de fracasos hundidos en ti mismo

                        Unas gafas es la síntesis de una biografía.

                                                           IV, 50.

                        Lega la mirada de la penumbra de futuro

                        Te recoge dentro de una silla descifrando

                        El mundo rodeado de silbidos de palabras

                        No comprendes lo que es un trozo de piedra

                        Rellenas los huecos de cabellos blanquecinos

                        No comprendes vasos vacíos de aire.

                                                           IV, 51.

                        No descubras más palabras imágenes metáforas

                        Nada llega al corazón del otro

                        Todo se diluye en árboles de aire de colores

                        Plazas vacías de ojos humanos escuchan.

                                                           IV, 52.

                        Zumbidos de estiércol rodeado de dulces sabores

                        Hambrientos rumiantes de experiencias

                        Se han roto los deslumbrantes caminos de nadas

                        Libro lleno de mierda de vivencias

                        Un túnel se ha abierto en tu vientre cansado

                        Cojines de laberintos de sensaciones

                        Que la sinfonía del existir no descifra al aire.

                                                           IV, 53.

                        Sentado en tu rincón de hora y lugar

                        Esperando mano de caricias de viento

                        Soportas gravedad del instante cíclico

                        No comprendes lo que eres

                        No entiendes lo que has sido

                        Tantos dolores sin necesidad, ni fin

                        Tanta no bondad, tanta no verdad

                        Camino llenos de tachuelas de hierro

                        Sangrantes los dedos de los cuchillos

                        Se han abierto las luces de la tarde

                        Para qué otra persona se quede en cuneta

                        Mirándose lejanías de sinfonías negras

                        El gallo canta a cada ser que existe existirá

                        No una cruz sino varias le tocan a cada espalda

                        Un televisor canta las vacaciones de millones

                        Tú en soledad miras el resto de la tarde

                        Del existir en tu morada y en tus ojos.

                                                           IV, 54.

                        Destino o naturaleza o ambiente o sociedad o cultura

                        No te ha dado talento especial para nada

                        O no has descubierto cual es el que te han donado

                        Llega al último tramo de tu existir

                        Y moras sin saber lo que has sido

                        Sin conocer lo que deberías haber sido.

                                                           IV, 55.

                        No es el morir ese instante

                        Es la tentación de colores

                        Tantas los seres humanos tienen que soportar

                        Caminantes de estructuras redondeadas

                        Laberintos mundos sempiternos

                        Zozobras en lo que es y no es

                        Avaricias lujurias codicias como liberaciones

                        Se han roto las cadenas de racionalidad moralidad

                        Y en el camino vientres abiertos están estancados

                        He visto un mar de cuerpos cabezas en fuego eterno.

                                                           IV, 56.

                        Ansiar la unión eterna con la Trinidad Infinita Santa

                        Estar en este mundo real y de paso y de teatro y veracidad

                        Extremos se rozan y se separan en condición de nombre

                        Zapatos vueltos a andar sueltos sin piernas

                        He sentido infinito camino de pernoctaciones frías

                        Se levantan murmuraciones contra el menos injusto

                        Lo crucifican en espirales de palabras y supuestos hechos

                        Rompeolas de sufrimientos sin sentido a un ser

                        Todo el mundo le puede enseñar moralidad y equidad

                        Cuando sus manos y lengua no están manchadas

                        Temerse que siempre los caínes parece que ganan a los abeles

                        Pero la historia siempre va hacia el bien y el Bien y la Bondad.

                                                           IV, 57.

                        Desde mi rincón

                        Silencioso y pequeño

                        He deseado contar el mundo

                        Desde mi sillón.

                                                           IV, 58.

                        Una rama se ha roto dentro de uno mismo

                        Empequeñecidos caminos abiertos de solturas

                        Siempre se han destrozado vaivenes de esperanza

                        Escuadrones huérfanos de percepciones sin concepto

                        Han abierto cajas de Pandora para obtener beneficios

                        Ansían dominar sobre cuerpos mentes de otros

                        Soberbia es el príncipe de los males agujereados

                        Rompimientos de nenúfares al amanecer.

                                                           IV, 59.

                        Mienten labios volcanes de magma

                        Medias mentiras medio temores

                        Enloquecidos caminos serpenteantes

                        La naturaleza no da todo a todos

                        Selecciona recursos variables talentos

                        En la cima de la verdad está el silencio

                        Se han enloquecido los caminos de la mirada

                        Lo bueno queda como obscurecido

                        Lo menos bueno como abrillantado

                        ¿Estamos asistiendo al final del yo bondadoso?

                                                           IV, 60.

                        Tiempo nada silencioso retumbar de estrellas abiertas

                        Se han secundado los caminos de flores rezumando fiestas

                        Agrietando caminos de perezosos silenciosas avenidas

                        Tuercas abiertas de pámpanas celosías de maderas

                        No se entienden las sensibilidades de oberturas

                        Sinfonías relampagueantes de deseos pulsiones

                        Incontrolables por una moralidad incorrecta

                        Necesitas un ejército de racionalidad suficiente

                        Se han abierto ordenadores de sufrimientos pesares.

                                                           IV, 61.

                        Se cruzan letras y números en el cerebro lucientes

                        Te han llevado al desierto del rincón de tu ser

                        Han ido alejándote de la vida histórica

                        Cansado te has refugiado en ti mismo en un sillón

                        Ver pasar los árboles del camino

                        Esperar sin desesperación que la campana muerte

                        Arribe a tu carne y descanses en el silencio eterno

                        Si existe el Buen Dios con él a su derecha

                        Si no existe el Ser Infinito Personal el olvido

                        La vida te ha vencido y te ha destruido

                        La mediocridad malvada de tantos te ha echado

                        A las cunetas del olvido de la historia.

                                                           IV, 62.

                        Hemos llenado botellas de palabras y colores

                        Para que otros sean más sonrientes en sus minutos

                        Tanto dar de tu arena y campo

                        Sin agua se ha quedado tu mente y carne y alma.

                                                           IV, 63.

                        Nos hemos mirado dentro de una luz casa

                        Enhiestos árboles de trufas rodeadas de silencios

                        Relámpagos abiertos de carnes sempiternas de deseos

                        Glorias y famas que jamás respirarán cimientos

                        Se han olvidado gafas y tornillos en las estanterías

                        No comprendes estos versos hijo hermano humano

                        Están pensadas para el silencio del alma

                        Emerjan de ti otras palabras recuerdos

                        Y ese es el verídico verdadero poema de tu alma.

                                                           IV, 64.

                        Solo sé de fracasos

                        De la carne

                        De la mente

                        Del espíritu

                        Solo sé de frustraciones de casi todos los colores

                        Abiertas en el tiempo

                        Casi todos han sido muros

                        Tú, tú sin ser perfecto

                        Siempre has ido con buena voluntad

                        Buenas palabras

                        Buenas intenciones

                        La silla vacía siempre estaba para otro ser

                        Solo has aprendido la ciencia del fracaso.

                                                           IV, 65.

                        ¿Cuándo los robots aprendan a pensar?

                        ¿Imaginar y crear y diseñar futuros posibles?

                        ¿Qué será de nosotros humanos biológicos?

                        ¿Daremos el salto de mitad humanos y mitad robots?

                        ¿Se abren nuevos horizontes al yo colectivo?

                        ¿La luna y el sol tendrán otro significado?

                                                           IV, 66.

                        Tienes ideas y conceptos y experiencias y vivencias

                        Con ellas organizas tu mundo y el mundo de los demás

                        Pero has pensado alguna vez de dónde son esas convicciones

                        Qué o quienes te las han grabado a hierro y oro y sangre.

                                                           IV, 67.

                        No sé hablar

                        Porque ante una palabra frase idea

                        Se me abren distintas posibilidades mentales

                        Y no existe tiempo para dilucidar la correcta

                        Se han alejado los yoes de la paz.

                                                           IV, 68.

                        Cansado amaneces

                        Derrotado atardeces

                        Una luna y otra

                        El pasar de tu existencia

                        Te dan envidia los seres irracionales

                        Que sufren pero no comprenden su dolor.

                                                           IV, 69.

                        Todos hablan de justicia y de verdad

                        Pero todos tienen una puertecita

                        Escondida para saltarse los principios

                        Siempre hay un razón para ello

                        Y siempre tú te quedas detrás rezagado

                        Para ti nunca existe la copa del premio

                        A tus esfuerzos trabajos estudios

                        Tú no perteneces a ninguna nómina

                        Has perdido tu vida en la vida

                        Y ya no sabes que camino debes andar

                        Cansado esperando las últimas bocanadas

                        En un mundo que es más irracional que racional

                        Más teatro que realidad de verdad bondad

                        Cuántos beneficios se obtienen de palabras.

                                                           IV, 70.

                        Desearía que esta fuese la última frase buena o mala

                        Último dibujo pintura que mis manos hiciesen

                        Porque ningún oído mente le interesa mis palabras

                        Muero en la tristeza de haber sido un ser que respira

                        Caer en la desesperación es pecado mortal

                        Huyo de la desalegría y desfelicidad del desaliento

                        Pero ha caído una montaña de sufrimiento sobre mi alma

                        Acumuladas plusvalías de derrotas y banderas rotas

                        No sé como andar un día más en los muros del mundo

                        No pierdas la sonrisa esperanzada en todo

                        ¿Será bueno conmigo el Buen Dios al final de este camino?

                                                           IV, 71.

                        Parece ser que ni la naturaleza

                        Ni el Buen Dios Infinito

                        Me ha dado talentos de filósofo pensador

                        Escritor artista

                        Soy un mediocre que ha aspirado al Parnaso Glorioso

                        Tantos campos has arado y sembrado

                        Solo nacen viñas medio enfermas y medio sanas

                        No tienes creatividad ingeniosidad excelencia

                        No te machaques

                        No te martirices por ello

                        Pero el tiempo ha pasado

                        Ya no sabes el lugar bajo qué sombra y bajo que flor

                        Tienes que refugiarte tus últimos soles

                        Aún tienes deberes ineludibles que sembrar recoger

                        Pero no tienes fuerzas para soportar el peso del aire

                        La gravedad de la vida que te aplasta en tu silencio.

                                                           IV, 72.

                        Estás en tetralemas de tu existir

                        Qué hacer cuando aterrice el final de junio

                        A qué sombra acercarte

                        Qué cartas abrir

                        Nunca has tenido inteligencia práctica emocional

                        En casi todos los renglones te equivocas

                        Solo sabes de preguntas conceptos

                        Duermes tu alma adornada en pena.

                                                           IV, 73.

                        Tu mundo se ha hundido en tu carne

                        Tu mundo ha muerto en ti mismo

                        No sabes si podrás soportar más años

                        Solo tienes obligaciones y trabajos y penas

                        Para una pequeña alegría cien infelicidades

                        Para una pequeña felicidad mil tristezas

                        Para un pequeño descanso mil preocupaciones

                        Temores de deberes y caminos sin salida

                        Esperar que personas vean la realidad

                        Y no llega el momento solo temor más temor

                        No sabes si vas a soportar más años la sonrisa.

                                                           IV, 74.

                        Tus coetáneos racionales humanos

                        No les gustan tus novelas cuentos poemas

                        Aforismos ideas ensayos pinturas dibujos

                        Nada de lo que fabrica tu mente y sanare

                        Les parece con un nivel suficiente de calidad

                        Innovación profundidad creatividad veracidad

                        Tú te mueres de tristeza en la amargura del silencio

                        No sabes a qué tecla dar y qué color presionar

                        Qué pregunta responder y qué concepto defender

                        Te has perdido en tu mundo silencio de silencio.

                                                           IV, 75.

                        Colecciona tu alma demasiados fracasos

                        Tus ojos y carne demasiados proyectos

                        Tus pies y ojos demasiadas esperanzas rotas

                        De sobra sabes que cientos de millones de ojos

                        Viven en una indignidad miseria enorme

                        Y tú no

                        Tú agradeces la enorme fortuna y suerte

                        Pero en todos los tambores que has puesto tus manos

                        Todos se han roto en mil pedazos.

                                                           IV, 76.

                        Te sientas en tu sillón

                        Intentando de la tristeza

                        Amasar un pan de alegría

                        Te sientas en el silencio de la mirada.

                                                           IV, 77.

                        Se rompen las palabras en la boca

                        Las ideas se estrellan en la lengua

                        Un mundo interior lleno de prisioneros

                        Sin poder emerger a la libertad.

                                                           IV, 78.

                        Baldosa de piel

                        Jugaba un clavo sonriendo el último centímetro

                        Avispero de ideas con emociones silenciosas

                        Se han destrozado los ojos

                        Intentado captar misterio

                        Y enigma.

                                                           IV, 79.

                        Entramos en infiernos de nosotros mismos

                        Experiencias o vivencias de peldaños de oro o caramelo

                        Por probar un nuevo color o una nueva sensibilidad

                        Nos matamos a nosotros mismos en algunos recovecos

                        No nos importa pasar aquí purgatorio y mañana infierno

                        Dictadura de la vivencia experiencia placeres

                        Poderes de todo tipo vendemos el cuerpo y el alma.

                                                           IV, 80.

                        No todo lo posible debes saborearlo

                        Existen hojas dulces que después son amarguísimas como el cólera

                        No todo debes probar en el silencio de la tarde

                        Ninguna campana te dirá que estás en veredas de mal

                        No tendrás ningunos ojos que te mostrarán error

                        Pero no todos los guijarros del camino

                        Sirven para alimentar tu cuerpo, ni tu mente, ni tu alma

                        Pascal Unamuno recuerda sus enigmas

                        Vive como si existiese el Buen Dios

                        Porque si existe acertarás y si no existe también.

                                                           IV, 81.

                        Una mirada

                        Un cosmos

                        Un mundo en un grano de arena.

                                                           IV, 82.

                        Gafas que cierran la voz

                        Cristales que abren las pulsiones

                        Rezando para superar tentaciones

                        Un día y un camino nuevo

                        Retozan las palabras en los deseos

                        Saltar el mar azul gris dulce

                        Un paso más hacia la verdad real

                        Todo está lleno de máscaras

                        De juegos de ser no ser irreal

                        Hemos visto tantos cuerpos almas

                        Rotas en los caminos

                        Tantos deseos pasiones pueden rellenarse

                        Hoy en cualquier esquina del camino

                        Siente el silencio para caminar ser…

                                                           IV, 83.

                        De noche el silencio cosía ideas

                        Trenes de deseos se imponían realidad

                        Zozobras de posibilidades

                        Al amanecer, a veces, volvía la cordura.

                                                           IV, 84.

                        Un número

                        Signo y señal y símbolo

                        Realidad mental

                        O cosa.

                                                           IV, 85.

                        Para alguien que cree que el lenguaje natural es muy defectuoso

                        Cuántos millones de palabras escritas ha estampado en superficies

                        Blancas o electrónicas o pinturas o dibujos o papeles

                        Para alguien que cree hay que inventar algo más eficiente y perfecto

                        Ha pasado todos los días de su existencia coloreando vocablos.

                                                           IV, 86.

                        Poner armonía en la mente

                        En la mirada

                        En el oído

                        En el silencio

                        En el alma.

                                                           IV, 87: Mesa:

                        Silencio horizontal.

                                                           IV, 88.

                        No comprender casi nada

                        La mente se ha roto de tanta agua acumulada

                        En el horizonte tetralemas posibles

                        No saber que sendero caminar

                        No entender casi nada.

                                                           IV, 89.

                        Creías que te querían en algo

                        Creías que te estimaban en algo

                        Creías que te amaban en algo.

                                                           IV, 90.

                        El pensamiento tiene fuerza sobre la realidad

                        Lo real tiene atracción sobre el pensar.

                                                           IV, 91.

                        Miras la plaza redonda y silenciosa

                        Verde y piedra

                        Quijote y hierro

                        Te miras en el círculo exterior tu interior

                        Tu carne va envejeciendo

                        Quedan menos duplicaciones de células cada día

                        No temes aún la muerte

                        Pero temes que exista el Buen Dios

                        Y caigas en el lado negativo de la eternidad.

                                                           IV, 92.

                        Ningún relato, ninguna novela

                        Que tus imaginaciones neuronales han preñado

                        Es aceptada por los seleccionadores de cultura

                        En tu rincón silencioso y lloroso sin lágrimas

                        Te preguntas tan poco talento y creatividad

                        Tienen mis ojos, mis manos, mi mente

                        Y ya no sabes si es mejor emborronar una línea

                        O en el sillón con café sentarse ante un film

                        Ya has perdido la batalla de la creatividad

                        Los que gestionan los veredictos de las musas

                        Han sentenciado que tus miradas ideas colores

                        No tienen valor suficiente para ser recordadas

                        Y tú, tú te vas muriendo en el silencio de las tardes.

                                                           IV, 93.

                        Tantas personas has conocido y has hablado con los labios

                        Ya no sabes si has importado de verdad a más de diez almas

                        En este trajinar de mundo y de tierra y de aire y de cemento

                        No sabes si de verdad tu mirada a algún ojo le ha confortado

                        Si tus dolores y penas a cuántos de bondad les han hecho llorar.

                                                           IV, 94.

                        Se ha roto algo

                        Entre dos seres

                        Que parecía iba a crecer

                        Tú desde fuera y algo desde dentro

                        Solo deseas en tu corazón lo mejor para los dos

                        De momento te has quedado más en soledad

                        Mirando la rotura afectiva de dos mentes cercanas

                        De dos en un posible proyecto vital

                        No puedes decir nada

                        Solo esperar y reesperar

                        Semanas y meses vendrán de nuevo preguntar

                        Que el Buen Dios sus dedos ponga en esos ojos

                        Y la paz y el bien lluevan sobre esas dos carnes.

                                                           IV, 95.

                        Canción de la noche el arpa seduce al violín

                                               Ambos rezuman esperanza y deseo

                                                                       Placer y noche y somnolientos caminos

                                                                                              Estructuras del ser y del estar alivio

                        Cantan nenúfares en la tarde de la vida

                                               Atando la soga del yo a otro ser

                                                                       Instante mediador de copas relucientes

                                                                                              Se aleja el ser del estar: noche.

                                                           IV, 96.

                        Canta la garganta al arco iris del vientre rezumando vino dulce

                        Se abren mejillones de esperanzas terrenas en momentos silenciosos

                        Rezuman perfumes abiertos de colores en las miradas de ojos pintados

                        Hojas de libros con letras de oro y sangre con puertas al firmamento

                        Se han oído estructuras de volcanes sísmicas de percepciones momentáneas

                        Todo ser anhela su cerebro reptiliano placeres de millones de años

                        Inscritos en lo más profundo del estar del ente cavernícola profundo

                        El neocortex intenta poner orden en la barahúnda de deseos y palabras

                        Lucha que dura hasta el último segundo de respirar bajo esta tierra

                        Unos triunfan y otros pierden batallas y banderas en los caminos del ser.

                                                           IV, 97.

                        Casi diecisiete soles disponían mis carnes en esta tierra

                        Y tuvieron los humanes el don de otorgarme un pequeño premio de poesía

                        Cuatrocientas o quinientas pesetas si la memoria no olvida

                        Desde aquella lejana mañana solo he recibido silencios y naderías

                        Nada. Ahora en esta tarde de santo viernes. Recuerdo. Solo recuerdo.

                        Volverán otra vez las pequeñas glorías ocupar un lugar en el Parnaso

                        Dormirán mis palabras con verso y sin poesía en la memoria humana

                        Todo se olvidará y se romperán los cántaros con agua o sin agua

                        Espero la sentencia de los seres humanos con sus sinfonías de razones

                        La tristeza ha habitado mi carne mente alma porque todo ha sido fracaso.

                                                           IV, 98.

                        ¡Crucifícalo, crucifícalo!

                        Y un ser que respiraba daba sus últimas gotas de oxígeno

                        Tuvo una historia

                        Tuvo unas miradas

                        Tuvo unos silencios

                        Tuvo unas ideas

                        Millones han sucumbido al caínismo

                        Por un color o por otro

                        Pero Crucifícalo, crucifícalo era

                        Es el Rey del Universo por la Eternidad Infinita

                        Y Pilato sitúo INRI

                        Yo soy un Poncio también

                        ¿Y tú?

                                                           IV, 99.

                        Todo blanco caverna externa salvo color de la piel

                        Todo gris piscina interna salvo color rojo de venas.

                                                           IV, 100.

                        Canta la sombra

                        Avarienta de ser

                        Estiércol hecho ansía de oro

                        Peldaños hacia la batalla soledad

                        Rompen los huesos

                        Al atardecer del vivir

                        Preguntas qué he hecho.

                                                           IV, 101.

                        Grieta caída de escalera obertura de arco iris

                        Retumban las palabras

                        Te han engañado tantos a los que amabas

                        Rompen las olas

                        Tu cabeza corazón mente se hace añicos

                        Solo querías un gesto

                        Codicias envidias maledicencias han matado

                        La sangre de lazos

                        Montaña se levanta negra de dolor en año bisiesto.

                                                           IV, 102.

                        No me enseñes tantas veces la bandeja

                        De que no me has querido

                        Siempre mi palabra era el último

                        Tus traumas y complejos nacidos en infancia

                        Han roto tantas veces las manos corazón

                        De quién solo quería quererte

                        Pero tan sorda estás en la tarde mañana noche

                        Que el mar salado de vinagre

                        Ha matado la esperanza del amar.

                                                           IV, 103.

                        Nunca sé lo que dicen las palabras

                        Tienen su independencia

                        Buscan ellas metáforas e ideas

                        Y las lanzan desde lo profundo

                        Al exterior del volcán y cae en lago

                        Tú te detienes mirándolas sin comprenderlas

                        Un pájaro vuela al lado y te mira

                        Se ríe de la escena de los mortales.

                                                           IV, 104.

                        Soy animal pero no sé que especie

                        Soy racional pero no sé que especie

                        Soy animal racional pero no sé que especie.

                        Soy animal racional con alma pero sé que especie.

                                                           IV, 105.

                        Estaba despierto

                        Violín de sinfonía arco iris

                        Visité con la mirada su realidad

                        Comprendí que no comprendí nada.

                                                           IV, 106.

                        El Buen Dios me tiene que tener un lugar bajo este sol

                        Todo mi aliento ha sido encontrar ese viento calor

                        Nunca he sabido qué silla o sillón era mi descanso

                        Pasan décadas y llega ya la espada curvada

                        No sé cual era el arado talento que debí esculpir.

                                                           IV, 107.

                        No saber si el hierro cura o mata. Esperando luna

                        Que abre las piedras del desamor. Siempre nube

                        De hojas encarriladas al firmamento. Obscuras ruindades

                        Atraviesan el alma recuerdo. Se ha oído la firma

                        De la tarde que abre el corazón. Candado de piedras

                        Memorias y aspavientos sencillos. Se ha roto las piernas

                        No conocemos el mar del mal. El bien se aleja

                        De la mirada cambiante del deseo. Tú has sido.

                                                           IV, 108.

                        Gusanos rotos en la mente interna del dolor pasado

                        Quieres anular esos recuerdos que trepanan tu cerebro

                        Día y noche y mañana bisiesto y no bisiesto

                        Recorren las agujas de tus dientes que te matan a ti mismo

                        Cómo has sido tan ignorante que todos te han engañado

                        Ahora tú vives en el silencio del abismo de la derrota

                        Otros subieron sobre tus hombros y besan la luna del éxito

                        Araña con telares de oros y brillantes recorren ojos

                        Se han abierto torres de campanas de hielo con agridulces

                        Caramelos de posibles y tú te vas muriendo en la piedra.

                                                           IV, 109.

                        Soy como un asno que atraviesa la calle con peso y palos

                        Sin entender ni a los amos, ni a los dueños del mundo

                        Ni a vecinos, ni a otros que como yo son asnos

                        Pero se creen hombres racionales con sentido común

                        Ando sin entender como las emociones controlan las manos

                        Procesiones por dentro con tambores de roturas negras

                        No tener donde reposar cabeza sino en varias cruces.

                                                           IV, 110.

                        Todo está en silencio de palabras

                        Ver como llega el temor de futuro

                        Al presente rozando el hambre

                        Círculos abiertos negros de fauces

                        Sempiternos caminos de espera

                        Que será de nosotros mañana

                        Si en el ahora no cumplimos

                        Con el deber de hoy cada día. 

                                                           IV, 111.

                        Niebla y nube

                        Abierta el alma

                        Rompe huesos

                        Pernoctar tiempo

                        Obscuros sueños.

                                                           IV, 112.

                        Carros de colchones abiertos esperanzadores

                        Se han alejado en viernes de noches días

                        Son los que se han oído árboles sin voz

                        Pensamientos enhiestos de nubes

                        Caminos asados de seres de penas

                        Hemos visto tantas utopías blancas negras

                        Unos caen en un hoyo, aquellos en otros.

                                                           IV, 113.

                        Absoluto es el tiempo, absoluto es el espacio

                        Totalidad de las noches abiertas en trozos partes

                        Cantos en el futuro roznado cimientos aires

                        Estructura gafas huecos pozos simientes

                        Torbellinos de peldaños tresillos de deseos

                        Cascadas de aberturas a futuros inciertos

                        Ver como un ser se va destronando en sí mismo

                        Perdido en bosques de pasiones y pulsiones

                        Perdidas en el camino de nenúfares somnolientos

                        ¿Dónde ha quedado la bondad armonizada con razón?

                        Siempre intentando dirigir la mano en la bandera

                        Se han abierto las penas de hoy y las penas del futuro.

                                                           IV, 114.

                        Musgo rodea mi alma de tristeza

                        Sé que hay esperanza eterna

                        En Nazareno abierto a inmortalidad

                        Pero el surco de hoy es ácido amargo

                        Salado de penas endurecidos

                        Vientres caminos de esperanzas pies

                        Han sucumbido las palabras en desalientos

                        El Buen Dios pido sea mi paraguas de pararrayos

                        Una luz se percibe en el fondo horizonte

                        De la caverna abierta en obertura en soledad

                        Esperando y esperando en presente largo.

                                                           IV, 115.

                        Es dueño el ser del sentir

                        O el sentir del estar

                        O el estar del ser

                        Huyen las manos alejadas de la nada

                        Pero la nada se convierte en Big-Bang

                        Todo se aleja y todo se acerca

                        Todo será esperanza después del huracán

                        La lluvia ha quedado olvidada en memoria

                        Huir de uno mismo para hallarse en uno mismo

                        Vehículo de lo que es y ha sido

                        Existimos en una tormenta de no entendimiento

                        Pero la sonrisa no se pierde de los árboles.

                                                                       (12 Marzo – 30 Marzo13 Cr).

 


[1] - 1ª Edic.: D.l. Cr-360-2015. Título: Epopeya. Poesía. Antología.

      - 2ª Edic.: D.l. Cr‑541-2015. Título: Epopeya, XI, XXV, XXVI, XXVII, XXVIII.

 

Lunes, 05 de Octubre de 2015 11:57 soliloquios #. Epopeya XXVIII-Poesía-Epopeya Filosófica

Epopeya Filosófica, XXVIII. VERSOS, III. © jmm caminero.

                        Epopeya Filosófica, XXVIII. VERSOS, III[1]. © jmm caminero.

                                                           III, 1.

                        No engaño

                        Busco gloria terrena

                        Con palabra metáforas ideas

                        Versos.

                                                           III, 2.

                        No deseo confrontaciones

                        De ningún color

                        De ninguna forma

                        De ninguna manera

                        No deseo peleas dialécticas

                        Solo deseo mirar una flor en silencio

                        Solo deseo observar una silla, callado.

                                                           III, 3.

                        No sirvo para nada

                        Ni poeta, ni escritor, ni pensador, ni artista pintor

                        Nada de lo que surge de mis labios manos boca

                        Atrapa ninguna nube de racimos blancos

                        He intentado hacer un palacio con neuronas sin cemento

                        Todo el edificio se ha caído en el susurro de la tarde

                        He puesto la mano en algo

                        Muchos algo ya a lo largo de décadas

                        Casi nada ha florecido

                        Parece que el Buen Dios no le gusten mis rebaños

                        ¿Me ha abandonado el Ser Supremo?

                        Casi toda el agua que hecho en la vasija se derrama.

                        Creo que su mano es misericordiosa conmigo

                        Y contigo.

                                                           III, 4.

                        ¿Qué es la conciencia?

                        ¿Qué siente la conciencia?

                        ¿Qué piensa la conciencia?

                                                           III, 5.

                        Tenía la voz como huracán en torbellino

                        Hueco de cántaro y altisonante de animal herido

                        Pero sensibilidad de microsegundo

                        En silencio retomando la paz de nada

                        Miraba por la ventana el árbol sin hojas.

                                                           III, 6.

                        Quisiste ser poeta

                        No eras consciente

                        De que no se puede intentar ser

                        Sino ser o no ser

                        Como una tragedia.

                                                           III, 7.

                        Todos queremos que todos los estómagos tengan comida

                        Todos los cuerpos ropa

                        Todos los huesos cobijo

                        Todas las manos trabajo

                        Todos deseamos esa bandera

                        ¿Pero quién sabe como ascender esa cumbre?

                        ¿Si alguien la conoce nos diga su secreto?

                                                           III, 8.

                        Siento cercano el silencio en el hoyo

                        De Pessoa, Kafka, Dickinson…

                        Me siento cercano a su soledad

                        Pero debo admitir que los dioses

                        No han coronado mis neuronas

                        De esa sabiduría genialidad

                        Solo sentir sus lamentos.

                                                           III, 9.

                        Cada vuelta al sol

                        Sientes habitar peor

                        Este planeta.

                                                           III, 10.

                        No puedes entender

                        A quién sin dejar de esforzarse cada día

                        El mes siguiente vive peor que el anterior

                        No puedes comprender a quién sin dejar de sembrar cada día

                        Cada nueva luna tiene más problemas que la anterior.

                                                           III, 11.

                        Qué pocos te han dado una llamada de lamento

                        Por duelo y desaparición de este planeta

                        De un ser tan cercano a ti

                        Tú cuándo has sabido de alguien de esta clase

                        Has dado con palabra el “lo siento” y pésame

                        Porque siempre lo has sentido

                        Aunque comprendas que es ley de naturaleza

                        Qué pocos han tocado tu puerta con el lo siento.

                        No crees haberte portado tú tan mal

                        Con cientos de personas que se han cruzado con tus ojos

                        Llevas décadas de casi monje

                        Solo durmiendo y cumpliendo tus deberes

                        En la soledad y silencio del desierto de cemento solo

                        Habrán pasado muchas lunas y muchos duelos

                        Y si no has dicho que esta voz es tuya

                        Es porque no has conocido la noticia

                        Esa es la diferencia entre tú y la mayoría.

                                                           III, 12.

                        Muchos olvidan

                        Que por muchos obispos que tengas en el lecho de muerte

                        Y te absuelvan unas mil veces en cinco días

                        Muchos olvidan

                        Que efectivamente todos tus errores son perdonados

                        Muchos olvidan

                        Que aún les espera

                        Nos espera la última tentación del Tentador

                        Que es recordarnos ya sin tapujos

                        Exagerando y mintiendo y engañando incluso

                        Lo que hemos hecho y dejado de ser

                        Con claridad y con exageración muchas realidades

                        Muchos olvidan lo que antes se decía

                        Que muchos no seremos capaces de superar esa tentación

                        La tentación de desesperación

                        Porque entre lo que nos recuerden de verdad

                        Y lo que se exagere

                        ¿Cuántos habrá que serán capaces de no caer en angustia última

                        Desesperación plena y olviden la infinita misericordia perdón

                        Del Buen Dios?

                        Si los grandes santos sufren

                        La mayoría grandes tentaciones en sus minutos y horas últimas

                        ¿Por qué tú vas a ser menos que ellos en comparación?

                        ¿¡O estas palabras son erróneas!?

                                                           III, 13.

                        Vivo en una tierra

                        Que el deporte nacional

                        Es envidia y lujuria y codicia avaricia

                        Unos de una manera y otros de otra

                        Unos mienten y engañan con unas palabras

                        Y otros con gestos

                        Unos porque se dicen ateos agnósticos

                        Otros porque están los días en servicios religiosos

                        Se unen tres ogros dragones serpientes

                        De lujuria codicia envidia

                        Y matan a millones de bocas almas mentes

                        Ahora y después del Ahora.

                                                           III, 14.

                        No corriges las palabras frases acentos ritmos

                        Cómo crees puedes perfeccionar una idea emoción

                        No tienes la paciencia del repaso perfección.

                                                           III, 15.

                        Se rompe un gran trozo de cuerpo alma

                        El futuro se rompe a trozos

                        Pena angustia llena de temores rellenan cerebro

                        Angustia sobre angustia peinando el momento

                        Te golpea la vida muerte sin muerte.

                                                           III, 16.

                        Huevo ha nacido roto

                        Con pájaro de cinco picos

                        Se ha levantado la tormenta de tristeza.

                                                           III, 17.

                        Se tropieza la boca

                        Con pared de mármol

                        Frío y ausente.

                                                           III, 18.

                        Dos horizontes

                        En el camino

                        No saber cual pisar.

                                                           III, 19.

                        Aquellos hace unas décadas de lunas resplandecientes de glorias

                        Laureles abiertos al infinito no olvido de siglos

                        Hoy sentimos se pierden sus colores en nublados de olvidos

                        Parecían que eran Virgilios y Homeros sus palabras serían de hierro

                        Piedra mármol tungsteno carbono más duras eternas que soles

                        Humildad y modestia el mar está tragando sus nombres imágenes

                        Se creían inmortales tocados por dioses de genialidad

                        Atrapa una generación más el amanecer sus nombres se van olvidando.

                                                           III, 20.

                        Sientes una uña

                        Percibes el color dolor

                        Modesta parte de tu ser

                        La miras e intentas comprenderla

                        Ella te dice: Soy de tu vivencia

                        Nunca te fijas en mi olvidados fines

                        También existo en la totalidad de tu mundo.

                                                           III, 21.

                        Superficie blanca

                        Embarazada de signos

                        Palabras e imágenes e ideas

                        Pueden cambiar mundos.

                                                           III, 22.

                        Quise ser famoso por los milenios

                        Juntando palabras símbolos

                        Descubriendo otros mundos en éste

                        Caí en orgullo vanidad soberbia

                        De intentar pasar al recuerdo de siglos

                        En hombres y mujeres y niños y ancianas

                        Algo de mi ser permaneciese en ellos

                        Caí en el fuego petulancia que no me olvidarán

                        Empecé mil caminos vocaciones

                        Buscando laureles de plata

                        Ahora al lado del calor de noche que llega

                        La meta fin de mi existir

                        Comprendo he perseguido nube sueños.

                                                           III, 23.

                        Tanto cultivar el campo de conocimiento cultura

                        Apenas me ha regalado alegría de aceite pan. 

                                                           III, 24.

                        Caballos que destruyen la luna

                        Huracanes cenicientos de pasiones

                        Los menos buenos ensucian la sal

                        Tristeza empaña los menos malos.

                                                           III, 25.

                        Nubes embargadas de tristezas

                        Bondad se rompe con maldad

                        Pero el bien nunca muere

                        Los males se van hundiendo en túmulos.

                                                           III, 26.

                        Dolor de la vida

                        Vida de dolor.

                                                           III, 27.

                        Desaliento abierto en temblores con racimos en noche

                        Silenciosos aspavientos de nubes abiertas de melocotones

                        Cangrejos que recorren bocas cerradas de dientes

                        Esperas en arco iris subiendo por descendimientos lúgubres

                        Ansiando atardecer relámpagos ennegrecidos de ojos muertos.

                                                           III, 28.

                        Siempre hay una guerra que te espera

                        Siempre aunque huyas con vientos de nada

                        Siempre hay una muerte que te desea

                        Siempre aunque corras la tuya.

                                                           III, 29.

                        Cae un rincón en un lugar

                        Mira el tiempo de lo que ha sido

                        Relámpagos de recuerdos

                        Tormentas de ser y estar

                        Dioses nos creemos condenamos

                        A otros al dolor de décadas.

                                                           III, 30.

                        Se abre el vientre el monte de las células

                        Aparece un pensamiento que hay que esconder

                        Rezuman vientos de estercoleros negros

                        Arrastramos un pozo de obscuridades

                        Arropamos un pozo de enorme luz

                        Todo ser tiene que seleccionar su camino

                        Entre dos puntos que se repelen y atraen

                        La mano acaricia el aire de la mañana.

                                                           III, 31.

                        Una sala te enseña el ser del estar

                        Te muestra el estar del ser

                        El teatro que ocurre en medio

                        Es cosa de dos mentes o de solo una.

                                                           III, 32.

                        Produces palabras e imágenes y sonidos

                        Recambios de la pestaña caída en la sombra

                        Se ha alejado el miércoles de las nubes

                        Y tú en medio no sabes qué hacer

                        La sociedad no te da un producir algo

                        Y te sientas frente a ti mismo

                        Rodeado de viernes infinitos

                        Esperas que los sabios de este mundo

                        Otorguen la dignidad para comprar pan

                        Con el sudor de tu frente abierta en canal.

                                                           III, 33.

                        Se les llena los dientes y lengua

                        De discursos de abrir nuevos horizontes

                        Llegas tú con tu pequeña esperanza

                        Colección de palabras

                        Y te niegan pan y sal y tierra para enterrarte.

                                                           III, 34.

                        Para escribir la esencialidad de una imagen concepto

                        Verso

                        No necesitas que mil te alaben las florituras de los sonidos

                        Solo encontrar lo profundo de lo profundo.

                                                           III, 35.

                                               “Poesía y poema”:

                        Uniendo versos que entrelazan esencias

                        Sumando ecos de lo inconsciente

                        Lo no conocido se expresa en retablos de matices

                        No es literatura es ir más allá del nombre

                        Del hombre o mujer

                        Más allá de los ojos conceptos imágenes emociones

                        Unir lo no y lo sí

                                                           III, 36.

                        Pesábamos el espacio

                        Pesábamos el tiempo

                        Nos pesábamos a nosotros mismos

                        No encontramos la esencia del yo.

                                                           III, 37.

                        Nieve que destruye la palabra

                        Hoy ha sido otro hoy

                        Nuevo y perdido en el piano de las miradas

                        Estás

                        Soportas lo que hoy vendrá

                        Temor de presente futuro

                        Han abierto las fauces sandías rellenas de alientos

                        Han mordido las fauces las tristes realidades.

                                                           III, 38.

                        ¿Para qué un verso más?

                        En un mundo sin empatía profunda

                        El otro es un objeto para ti

                        Para la mayoría de ojos el otro es un instrumento de medios

                        Te han cosificado tantas mañanas

                        Se han abierto las piedras en sangre.

                                                           III, 39.

                        Teclado de ojos mirando a cuerpos sin cuencas

                        Retoman vientres abiertos por esperanzas de paraísos

                        Tierras rellenas de afilados dientes de oro espadas

                        Con grandes lemas han llenado paredes de barricadas

                        Millones de manos cortadas en campos con púas

                        Las grandes ideas acarrean también mares de sangre.

                                                           III, 40.

                        En un rincón metido y escondido miro el aire

                        Asustado de ser y de estar comparto dolor y nube

                        Huido de mi mismo y de todos y los otros

                        Serpiente de temor ata mi alma al momento

                        Temor de mañana y temor del hoy

                        En un rincón con sillón te mueres de pena.

                                                           III, 41.

                        No matéis a los dioses buenos y morales y justos

                        Porque asesinareis grandes zonas del corazón humano.

                                                           III, 42.

                        Cada rostro lleva en su cartografía geografía sus alegrías y penas

                        Cada uno en sus vivencias historias pasados y presentes

                        Atan las mieses de lo que pudo ser y no fue

                        De lo que fue y no deseaste que fuese

                        Te engañan las palabras propias y de los otros

                        Y te encuentras con actos y vivencias

                        Que pesan como montañas en tus frágiles hombros

                        Hombres encierran a hombres por mil taxonomías

                        Y tu perdido en este mundo no comprendes nada

                        Te obscureces en tu esencialidad y accidentalidad

                        Acabas yendo del trabajo a tu casa

                        Esperando que la nada o el Todo te rodee pronto.

                                                           III, 43.

                        Dar aliento y esperanza                     

                        A los otros ojos

                        Que sus dientes rezuman sangre y sufrimiento y pena y desaliento

                        Un verso que tranquilice un alma

                        Y permita que sonría un día más.

                                                           III, 44.

                        Saboreas un chocolate de cacao en la tarde tranquila como otras

                        Sentado en silla detrás de una mesa de mármol blanco de siglos

                        Comprendes  y entiendes como han ido pasando generaciones

                        Civilizaciones y culturas y siempre hay un ser con ojos y labios

                        Que en un rincón de su pequeña existencia degusta un sorbo.

                                                           III, 45.

                        No sé nada más que juntar palabras

                        Combinadas con ideas y colores

                        Solo sé fabricar artilugios de ese tipo

                        Lo llaman Literatura y Filosofía y Pintura

                        Solo sé preparar esos platos de todas las maneras y formas

                        Pero nadie da un dólar por una pequeña ración.

                                                           III, 46.

                        Miro al frente

                        Y atrás

                        He fracasado con los ojos

                        Al crear un mundo de cultura

                        Ninguna mente

                        Le gustan mis imágenes y espejos

                        Del mundo.

                                                           III, 47.

                        No sabes si dentro de dos vueltas de la tierra alrededor del sol

                        Tendrás metal para cambiar por utensilios e instrumentos para vivir.

                                                           III, 48.

                        ¿Para qué la naturaleza te ha dado tanta riqueza cognoscitiva y mental?

                        ¿Si el resto de ojos y bocas y labios no les interesan tus producciones?

                        ¿Para qué la naturaleza te ha otorgado ese hambre infinita de saber?

                        ¿Si el resto de comensales jamás les interesa coger una cucharita de tu comida?

                        ¿Para qué Dios, la naturaleza, la sociedad, el ambiente, tu familia

                        Te ha hecho diferente de los demás con un ansia enorme de creación

                        Para que mueras en la tarde de décadas en silencio

                        Llorando con tus creaciones e investigaciones que a nadie alimentan?

                        ¿Para qué crear seres de ese modo y ese lugar para que sufran setenta años?

                                                           III, 49.

                        Lámpara encendida

                        Encima de la mesa

                        Calentando un trozo de silencio

                        Miras el aire y su espesor

                        Envuelve tus minutos.

                                                           III, 50.

                        Haces lo que tus deseos te señalan

                        Bueno o malo o regular

                        No pisas un templo sagrado

                        O estás dentro de él todos los días

                        Pero olvidas el dolor que causas

                        Tus antiguos traumas rodeados de aire

                        Pronto ya te enfrentarás al Juicio.

                                                           III, 51.

                        Si tus palabras y pinturas no te dan la gloria en este mundo

                        Que no te conduzcan a la no gloria en el Otro Mundo.

                                                           III, 52.

                        Días rompen la espalda del sollozo

                        Argamasa de sarmientos clavados

                        Corazón de almas hambrientas de Sed

                        Negrura del alivio amanecer

                        He oído el susurro de esperanza.

                                                           III, 53.

                        No saber que pasará mañana

                        Dentro de ciento veinte días

                        Eternos recodos de pies manos envejecidos

                        Se han ido alegrías buscando la noche

                        Los pies y manos y cabeza sin producción.

                                                           III, 54.

                        Una manta de tristeza y temor embarga la mente

                        Carne y alma unidas buscando rendija de luz

                        Comen los pensamientos a los mismos pensamientos

                        Mesa ha caído rota con gafas púrpuras

                        ¿Has reventado tu pasado arando la mar?

                        Sueños de todos los colores has adornado

                        Se han visto zozobrar aquellos caminos

                        Reventadores de racimos verdes y grises ácidos.

                                                           III, 55.

                        Has dejado media vida por hallar un verso perfecto

                        Ahora tú eres carne y necesita dólares como todos

                        Aquellos solo buscaron la plata y ahora la tienen

                        Tú dormido en laureles la gloria eterna cultural

                        Ahora ni tienes parnasos ni plata

                        En el hoyo del sufrimiento te mueres en soledad.

                                                           III, 56.

                        No tienes teléfono para llamar a nadie

                        Se han borrado los números de todos los vientos

                        Muecas abiertas de luces bohemias relanzando nubles

                        En el camino trozos de dedos rotos

                        Ansiaste amistad pero tu cara y lengua

                        No gustaba a casi nadie

                        Por mucha moral y respeto que siempre ofrecías

                        Ni murmuraciones y siempre te silenciabas

                        Tu piano no desentonara de la media

                        Has dormido bisiestos a bisiestos en hueco del árbol

                        El aire y las flores te miran con sonrisa

                        La naturaleza te consuela de tanto en silencio soledad

                        El cajón del existir se ha roto en espalda.

                                                           III, 57.

                        Pides poco

                        Siempre has solicitado poco

                        Te han dado menos

                        Casi nada.

                                                           III, 58.

                        Buscas algo nuevo

                        En tus ojos miradas

                        Silenciosas de nenúfares sin flor.

                                                           III, 59.

                        Queda la cantidad

                        Se ha perdido la cualidad

                        Resta la cualidad

                        Se ha olvidado la cantidad.

                                                           III, 60.

                        Un buitre en la memoria

                        Cadáver de recuerdos

                        Somnolientos de miradas

                        Han acontecido campanas

                        Retorcidas sin llaves.

                                                           III, 61.

                        Se han roto las vestiduras del yo

                        Firmamento con estrellas cayendo al mar

                        Te has perdido en ti mismo

                        No encuentras el hilo de Ariadna

                        Que te conduzca a tu hogar

                        A ti mismo mirando desde el sillón.

                                                           III, 62.

                        Notas en sus palabras

                        Alguien que no ha pasado de la adolescencia

                        Tanto odio e inquina al ser humano

                        Al otro

                        Camufle de sonrisas o de dolor

                        Que pide al destino que no le otorgue un alto cargo

                        Alta responsabilidad en el futuro.

                                                           III, 63.

                        Superficie blanca y lisa

                        Mesa de nenúfares y naranjas

                        Sonríe el alma al oírla.

                                                           III, 64.

                        Nace el diluvio volcán de dentro

                        Obscuro y blanco

                        Si no controla su poder

                        Agrandas lo claro y reduces la sombra

                        Te comerá y deglutirá

                        Destruyendo mucho bueno de ti

                        Y sus olas como seísmo atraparán

                        A otros ojos inocentes.

                                                           III, 65.

                        Nuestro silencio

                        Es tu voz.

                                                           III, 66.

                        Sueño de árboles abiertos en canal esperando el firmamento de estrellas

                        Rodeados de túmulos cabestros encerrados en sistemas de pensares

                        Laberintos que ansían desvelarse a los ojos de mente de nada.

                                                           III, 67.

                        Poder y deber

                        Deber y poder.

                                                           III, 68.

                        Canto al ser que respira

                        No importa el color de ojos y piel y cerebro

                        Habite en un trozo de tierra o de agua o de mar o de aire

                        Canto a cualquier boca.

                                                           III, 69.

                        Pude tomar muchos caminos estéticos

                        Muchas fondas y muchos dilemas

                        Hice lo que deseé era más verdad y más bondad

                        He pagado un alto precio de dolor quemado al aire

                        El tiempo si permanece dirá si tiene algún valor.

                                                           III, 70.

                        No pienso ya solo en mi terruño

                        Canto a todo ser que bucee en el mito de Europa

                        Un día seremos un Estado

                        Todos los colores de sus playas y montañas

                        Formando una unidad en un horizonte de futuro

                        Tantos siglos de deseos de una unidad

                        Tantos milenios esperando ser un Algo Unidos.

                                                           III, 71.

                        Besé miles de páginas con miles de imágenes pinturas

                        De ambos nació una arquitectura conceptual cultural

                        Se han roto las mieses de todos y nadas

                        Ver el silencio abierto en canal estrecho de tarde.

                                                           III, 72.

                        Te encadenan tantos brillantes clavos de blancos cordeles

                        Ideas aspirando a ser y estar en trozos de pensamientos

                        Laberintos abiertos de la tarde rezumando fríos escorias

                        Se han alejado miércoles de estufas abiertas en redobles

                        Camina la flor perdida en su esencia de ser estar.

                                                           III, 73.

                        Compongo palabras conceptos con aires de nadas y todos

                        Ya es tiempo de no pensar sentir en laureles parnasos

                        Solo expresar algo de algo de una mente con una neurona

                        Besándose los ojos con las vivencias de experiencias

                        Posibles caminos de ser en los caminos de los otros.

                                                           III, 74.

                        No comprendes imágenes palabras conceptos colores

                        De estas palabras llenas embarazadas de posibles

                        Se han roto las luciérnagas en caminos abiertos

                        Tú no los entiendes pero tu cerebro sí

                        Hablo a las neuronas inconscientes de tu cabeza

                        Al consciente ya recibe tantos millones de pasajes

                        Tiene demasiados emisores solo busco el silencio

                        De tus labios abiertos en unas gafas preñadas al sol.

                                                           III, 75.

                        El junco cae destrozado por la circunstancia

                        Aire o hielo o fuego o sequía

                        Ha destruido un tiempo y un espacio.

                                                           III, 76.

                        Me duelen los escándalos en las altas coronillas de carmesí

                        Seres de buena voluntad y buena inteligencia y sin hijos legales

                        Si estos algunos caen en las tentaciones

                        ¿Es que es tan malo el ser humano?

                        ¿Si los buenos tropiezan en tantos árboles con hierros en sus púas?

                        ¡Dios, dios que no saboreo el aire!

                                                           III, 77.

                        Labios que abren esperas esperanzas

                        Se detienen las pasiones inconfesables de ser

                        Tentaciones deseos emocionales escondidas

                        Creáis que todo lo tenías metido en latas controladas

                        Ahora comprendes que se han muerto tus paredes

                        Hombre es un volcán magmático de deseos de todo

                        Lava con agua de hielo el interior que no explote

                        Te mate tu ser ahora y en flores de eternidad

                        Creías que todo estaba bajo los diques de racionalidad

                        La ventana de la moralidad puede hacerse añicos

                        No desees y no percibas y no pienses

                        Átate a la cruz madero clavado del Nazareno

                        Soporta los seísmos de la interioridad

                        Que desea clavarte el clavo de las pasiones.

                                                           III, 78.

                        Siglos

                        Malaria

                        Aire fuego

                        Viento

                        Racimos

                        Uvas negras y blancas

                        Enrojecen ojos

                        Estrella amanece.

                                                           III, 79.

                        Nadie enseña verdad con bondad belleza

                        Pasión de deseos volcán bomba

                        Cómo poner paredes de moral al río de lava

                        Fluyente desde el interior

                        Dormido creías el pájaro de pasión

                        Entrecortada de voces laberínticas

                        Décadas has controlado el fluir de todo

                        Ahora que está muriendo la carne

                        El espíritu alma lucha en muerte mortal

                        Para que antiguo asno no mate al ser futuro.

                                                           III, 80.

                        Patata caliente obertura de boca abierta

                        Esperando deseos imposibles

                        Imaginaciones olvidas imaginarias de árboles

                        Con frutos de colores y despertando lo hundido

                        Comprendes ahora como tantos han caído

                        En sinfonías de todos los sabores y gustos

                        Ahora te haces más humano sin piel y con nervios

                        Te caes del pedestal sin probar nada

                        Solo sufriendo la tempestad de la irracionalidad imposible.

                                                           III, 81.

                        ¡Qué futuro espera a ese ser?

                        ¿Si no estudia y no trabaja la mente?

                        ¿El temor se adueña de tus pensamientos profundos?

                        ¡Pides a Santísima Trinidad que abra su corazón mente!

                        Día tras día la derrota es tu postre del atardecer

                        Retomas cada mañana al Nazareno más súplicas

                        La pena te embarga meses y años y dúos de años

                        Esperas el día del milagro del cambio de voluntad.

                                                           III, 82.

                        ¡Cuánta angustia dolor tristeza pena sufrimiento remordimiento!

                        Se derraman lunas y lunas sin color

                        En horizonte.

                                                           III, 83.

                        Gafas abiertas a las estrellas

                        Rompedoras de cristales

                        Encontrando hallando el misterio del mundo

                        Acercas la mano al saber de palabra

                        Se olvidan los cimientos de las nubes.

                                                           III, 84.

                        No es este poema lo esencial

                        Es tu mente que se enfrenta con esta montaña

                        De imágenes palabras conceptos colores

                        En esa batalla de campanas resuena

                        Un labio suspiro de ser

                        Tu interioridad

                        Ese es el verdadero verso de tu ser.

                                                           III, 85.

                        No temas la censura

                        Nadie te cortará una palabra o un color

                        No hay ningún ojo que saboree tus palabras

                        No tienes ningún ojo que aplauda o lamente o critique.

                                                           III, 86.

                        Coloqué un nombre modesto de paja

                        Cuadernos

                        Allí metidos están tantas miradas.

                                                           III, 87.

                        Dolor mal

                        Qué lugar y flor enseña al mundo

                        Brillo y bien y bondad es todo

                        Lo negativo solo es un traspié tentación

                        Lo inmenso blanco es infinitamente más mejor

                        Que lo negro punto

                        Metidos en la piel sobrevaloras lo frío negro obscuro

                        Pero la Infinidad del Calor Luz Absorbe Todo

                        Ganará la inmensidad partida del universo

                        No lo dude tu corazón alma carne.

                                                           III, 88.

                        No sabes si dentro de 120 amaneceres

                        Si volverás a recibir un salario por tu sudor

                        O ya en el silencio de esta vida dormirás esperando

                        Nadie querrá ya tu poco saber

                        Nadie que tus manos realicen un algo

                        Que sirva a otros en el silencio anónimo de millones de bocas

                        Han cruzado los vientos de soles

                        Tantas piernas cruzaron sus huesos para que cayeses

                        Para que recordar tantas maldades de infamias de tan pequeños seres

                        Que pequeñas manos rompieron muchos de tus huesos

                        Tú no eres perfecto

                        Pero la buena voluntad y buena intención y buen corazón

                        Jamás se te ha roto en otros vasos

                        Pero tanta miseria moral has conocido en tantos ojos

                        Tantos labios dulces que chorreaban maldad en pequeños borbotones

                        Han tropezado tu corazón en las púas de otros ojos

                        Has perdido tantas batallas guerras que no has buscado

                        Casi siempre has ido a recoger el pan

                        Y dentro estaba la amargura del fracaso

                        Había uno más esperando detrás de la puerta para ti

                        Tanto esfuerzo y semillas se quedaban paralíticas sin agua

                        No entiendes por qué tanto alejamiento de la sonrisa del éxito

                        No quieres romper los huesos de nada nadie

                        Solo deseas que el arado produzca frutos también para tus labios.

                        El Buen Dios también te ama a ti pequeño lamento

                        Esa esperanza luz te hace respirar un nuevo minuto.

                                                           III, 89.

                        Quería plantar solo un árbol libro

                        Con miles de hojas páginas

                        Miles de Conceptos e imágenes pinturas

                        Críe un solo árbol

                        Enorme se convirtió con millones de palabras dibujos

                        Pero nadie deseaba sentarse a su sombra

                        Ni que sus frutos le calentasen el estómago

                        Y el criador del árbol mirando desde lejos

                        Sentía una enorme tristeza pena desaliento ahogo

                        Caía doblado por tormentas fuego agua piedra

                        Miraba desde la tierra de barro agua

                        La sombra que las hojas tapaban las piedras.

                                                           III, 90.

                        No desees la carne que no te pertenece

                        Olvida tentaciones y miradas

                        No desees los huesos que no te ha dado la Providencia

                        Olvida instintos y libidos y pasiones

                        No desees los nervios que no te ha dado la historia

                        Olvida pulsiones y la animalidad de tus cuevas magmáticas.

                                                           III, 91.

                        Un día te pesarán el corazón

                        Frente a la pluma

                        ¿Y hacía donde rodará el plato?

                                                           III, 92.

                        Te obsesiona en la cabeza

                        Te martillea por dentro

                        Creías que habías superado esos laberintos

                        Te destroza las neuronas

                        Recuerdos y olvidos se destruyen

                        Salir a la playa de tranquilidad sosiego sol

                        Lucha interna de bien y no bien y de mal y no mal

                        Creías que esas fauces de dientes ladrillos tiburones

                        Estaban sosegados desde hace bisiestos

                        Pero las púas detrás de la tarde han caído

                        No son reales solo pensamientos deseos tentaciones

                        Te rompen la mirada

                        Sabes que está detrás el Malo

                        Conoces ya sus dedos y garras y garfios

                        Un viejo conocido de tantos recovecos

                        Ya entiendes algo de sus viajes y sus colores y pecados y pesares

                        No eres ya el adolescente imberbe sin experiencia solo con ideales

                        Ahora ya conoces sus engaños vestidos de bienes o temores o males o deseos

                        Pones tu luz en el Altísimo Crucificado Eterno Dios

                        Y miras hacia Él para que te caigan sus lágrimas y sangre

                        Te cure por dentro las neuronas y por fuera de la piel y el exterior de los cabellos

                        Y esperas

                        Esperas el próximo dilema tentación

                        Siempre hay uno

                        Uno más que te espera detrás de la curva de la tarde puerta

                        Hasta el último suspiro

                        Que vendrá en forma de desesperación y escrúpulos

                        Y tú tendrás que atarte a la Inmaculada que te lleve con su rostro

                        Al Señor Eterno Inmortal Infinito Santísima Trinidad

                        Te acoja su misericordia como escudo y tape tus ojos de la caída.

                                                           III, 93.

                        Acoge una mano

                        A un pie

                        Y ambos luchan

                        Por contarse quien es el más esencial

                        Pero ambos cansados caen cada noche

                        Siempre amanece una nueva contienda.

                                                           III, 94.

                        Algún día tuvieron buena voluntad

                        Buenas intenciones y buenas obras

                        Son altos personajes del misterio

                        Tienen más inteligencia que la media

                        Saben más conceptos que la mayoría

                        Pero han caído en tentaciones de diversos colores

                        ¿Es que los humanes somos tan malos?

                        Detrás está buscando a quien reventar y deglutir en sus fauces

                        Recuerdas y entiendes y comprendes

                        Que no puedes alejarte del árbol de cruz Salvador.

                                                           III, 95.

                        ¡¿Qué he sido!?

                        ¡¿Qué seré!?

                        ¡¿Qué he sido hace veinte años!?

                        ¡¿Qué he sido!?

                        ¡¿Qué he sido hace mil años!?

                        ¡¿Qué seré dentro de mil años!?

                                                           III, 96.

                        Se rompe la estructura de la ropa

                        Aspavientos de carne y sedientos de aire

                        Rezuma el viento la fragancia de lo que fue

                        O la negrura del recuerdo

                        Siempre ha sido el ocaso de un tiempo

                        No de un ser que admira las estrellas

                        Cambian las penumbras de las tildes

                        Te encuentras perdido en ti mismo

                        Todos son yoes que quieren entrar

                        En la historia del mundo

                        Unos con un clavo otros con una madera

                        Yo también he caído en la avaricia de gloria

                        Reconozco que ha sido mi soberbia

                        Décadas he intentado que mi nombre

                        No se olvide por los tiempos

                        Avaricia de vanidad de vanidades

                        Miles de millones de ojos me han precedido

                        No quedan apellidos solo los ecos de sus actos

                        Debo volver a comprar la bondad verdad

                        Y arar cada día mi campo con el bien

                        Ese es el gran monumento de todo ser

                        Lo poco que sea bueno en el atasco del existir.

                                                           III, 97.

                        Soñaste que podrías besar la verdad bondad belleza

                        En el caos de cada día lleno de rutinas irracionales

                        Con algunos icebergs de racionalidad sensata.

                                                           III, 98.

                        Obscuridad del silencio

                        Viene el viento y arrastra el temor

                        Estás en una situación con varias tetralemas

                        Camino que silencie la pierna o el brazo

                        Temor ante la salida no verdadera

                        Penas en el penar diario

                        Percibir lo evidente y seleccionar lo erróneo.

                                                           III, 99.

                        Intentar poner nombre a lo interior

                        Cuevas y mares y volcanes y brisas

                        Ni el que lo arrastra lo conoce

                        Ni el que lo sufre lo entiende

                        Somos un misterio para cada uno

                        La hoja cae y percibimos su vuelo

                        Pero no captamos los millones

                        De movimientos de neuronas

                        Cada parpadear de conciencia

                        Inconsciencia en laberinto del mundo.

                                                           III, 100.

                        Un movimiento del aire en el interior de la habitación

                        No ha movido las moléculas externas sino las internas

                        Rezuma laberintos de gafas y papeles con letras

                        Algo se ha deslizado en la isla interior de uno mismo

                        No importa mi yo y si importa mi yo

                        Todos somos iguales en el noventa por ciento

                        Con similares alegrías y tristezas y pasiones y codicias

                        Estar como el árbol existiendo sin preguntarse por qué.

                                                           III, 101.

                        No escribir un poema

                        Para que tea alaben generaciones futuras

                        No

                        Redactarlo para olvidarlo de tu conciencia

                        Esas imágenes y palabras te dejen dormir esta noche.

                                                           III, 102.

                        Hay cien oídos cerebros labios

                        Que transportan la gestión de los poemas

                        Desde hace décadas

                        Habrán leído y pensado docenas de miles de versos

                        Si llega mi imagen con palabras y conceptos

                        A sus cerebros

                        Y no le dan valor

                        Debo sentir reconocer sin duda

                        Que la esencia de mi mirada no es suficiente profunda

                        Aceptar el veredicto sin lloros

                        Ni cascadas de lamentos.

                                                           III, 103.

                        Crean rumores

                        Crean dolores

                        Son tan lúgubres

                        Ni valor dan a un pésame

                        Tan alejados de compasión.

                                                           III, 104.

                        Cayó una semilla al tiempo

                        Nació una esperanza con cabeza.

                                                           III, 105.

                        Brazo roto se cura con semanas

                        La herida o falta es perceptible

                        Roto algún artilugio de la mente

                        De aliviarse dura meses o lunas

                        Tantas veces va empeorando

                        El penar no tiene límite

                        Rezuman gafas recogiendo gotas.

                                                           III, 106.

                        No ennegrezco esta hoja blanca para ti

                        Porque no sé si estas uvas llegarán a tus labios

                        O morirán sin tierra en este cajón electrónico

                        Tengo miedo del hambre y lleno líneas

                        Sin ritmo pero con conceptos e imágenes

                        Para que un comité de sabios de lo último

                        Acaricie estas palabras en sus neuronas

                        Abriendo una puerta a un pequeño laurel.

                                                           III, 107.

                        Dicen que hay un lugar sin espacio

                        Dicen que hay un tiempo sin tiempo

                        Le llaman eternidad con el Yo soy.

                                                           III, 108.

                        Desearía sentir

                        Que puedo hablar con el Omnipotente

                        Que me escucha

                        Que me alivia corazón

                        Que me borra mancha

                        Que me quita dolor profundo.

                                                           III, 109.

                        Están todas las elucubraciones

                        Qué cardenal se convertirá en blanco

                        Todas las quinielas abiertas

                        Mi mente solo desea que sea bondadoso.

                                                           III, 110.

                        A mi edad tantos ya habían conquistado

                        Cátedras

                        Imperios

                        Laureles

                        Experiencias

                        A mi edad tantos esfuerzos

                        No sé si en cien días

                        Sentenciarán que no necesitan mis manos

                        Ni mis neuronas.

                                                           III, 111. “Ciudad”.

                        Una hilera de piedras sobre piedras

                        Dentro corazones sobre corazones.

                                                           III, 112.

                        Se mueve una gota de agua en un torbellino

                        Se conmueve un torbellino en una gota de agua.

                                                           III, 113.

                        No comprendo nada

                        No entiendo la vida.

                                                           III, 114.

                        Porque tienen ropa y saben hablar

                        Se creen superiores a todos los seres vivos

                        Cuando somos más irracionales que los irracionales.

                                                           III, 115.

                        Después de diez años de aquel instante

                        Aquí en esta tierra solo quedan huesos

                        A los cien años solo moléculas de polvo

                        A los mil años solo vacío de polvo

                        A los diez milenios aún quedarán ecos

                        Torbellinos de tus acciones y palabras

                        En millones de sujetos que nunca sabrán

                        Quienes realizaron esos gestos.

                                                           III, 116.

                        A ti desconocido que tus ojos observan estas palabras

                        Solo puedo decirte que deseo tu felicidad

                        Pero que yo he fracasado en casi todo

                        Espero que de existir el Buen Dios

                        Me acoja en su seno y tenga misericordia de mis ojos.

                                                           III, 117.

                        Desearía morir pensando que un ser humano bueno

                        De verdad bueno sin engaños y sin mentiras

                        Es mejor que un racional muy sabio o poderoso

                        Desearía fallecer deseando que un racional santo

                        Está más elevado en la montaña espiritual

                        Que otro que haya conquistado imperios de oro o tierras.

                                                           III, 118.

                        El eco resuena en la flor

                        Mueves los labios

                        Rezuma canto del silicio.

                                                           III, 119.

                        Miro hacia atrás y siento pena

                        Miro hacia delante y siento temor.

                                                           III, 120.

                        Tantas veces ver a persona buena es pisada

                        Tantas a la menos buena donan laureles.

                                                           III, 121.

                        Desearías que el Buen Dios existiese

                        Y que su mano acariciara tu rostro

                        Tantos ojos te han despreciado

                        Que solo deseas que exista Otro Consuelo.

                                                           III, 122.

                        Pierde la razón y las palabras a borbotones hieren el aire

                        Por mucho que deseas que se sosieguen los labios

                        Tormentas huracanes de desalientos desesperanzados

                        Habita el pequeño lugar donde pudieron haber sido felices

                        Han destruido su pequeña felicidad terrena

                        Solo sienten que les espera más fusiles de dolores

                        Si es que no pierden también la alegría de la Gloría

                        Todo podría haber sido fácil como el agua tranquila

                        Pero voces de mal horadaron la pequeña casa del amor

                        Y la rueda del sufrimiento de Gautama continúa.

                                                           III, 123.

                        Inmensa maravilla poseer diez dedos

                        Atrapan el silencio y el vacío

                        Inmensa alegría poseer carne y nervios

                        Adornado con mente y espíritu

                        Y estar respirando este aire que se abre al Infinito.

                                                           III, 124.

                        No sé lo que soy

                        Cada voz de palabras

                        Dicen que soy algo distinto

                        Perdido en laberintos de los mundos.

                                                           III, 125.

                        Dicen que el Omnipotente existe

                        Dicen que el Omnisciente habla

                        Dicen que el Omnisanto te ama.

                                                           III, 126.

                        Me miro al espejo

                        Y no me reconozco

                        No encuentro mi yo.

                                                           III, 127.

                        Miran las arrugas y sombras y lo blanco del cabello

                        Pero el existir te ha desgastado más por dentro

                        Observan la curvatura de ojos y espalda

                        Pero el vivir te ha entristecido más el interior.

                                                           III, 128.

                        Tendrás una pequeña alegría

                        Un pequeño triunfo

                        Seguro que existe un ser al lado

                        Que se incomoda por ello

                        O no es capaz de sonreírte.

                                                           III, 129.

                        Hay tantos poderes en este mundo

                        Tantos con tantas banderas e ideas

                        Tantas bocas con cuchillos y sierras

                        Que es casi imposible solo estar

                        Solo ser y estar y respirar y morir.

                                                           III, 130.

                        La mente es todo

                        En la tierra hay muchos caminos de las neuronas

                        Cada uno recorre unos cuantos de infinitos posibles.

                                                           III, 131.

                        Todos quieren cambiar la Iglesia de Roma

                        Todos saben el camino para el futuro del espíritu

                        Todos conocen cual es el cristianismo auténtico profundo

                        Todos sienten que arrastran con ellos la verdad esencial

                        Pocos se plantean que solo hay una puerta: bondad gracia.

                                                           III, 132.

                        Buscar una vocación proyecto de existir en algo

                        Has ido de un árbol a otro jamás dándote fruto ninguno

                        Te encuentras ahora en el silencio de tu existir

                        Sin saber lo que has sido y lo que puedes ser

                        Perdido en los millones de instantes

                        Cómo mover la rueda del mundo para un futuro.

                                                           III, 133.

                        Se reúnen en una mesa cualesquiera cuatro lenguas ocho orejas

                        Deciden un rumbo para un mundo

                        Sin papeles escritos ni firmas solo aire y silencio

                        Se transforma algo bueno o malo

                        Nadie jamás sabrá de dónde ha nacido el arbusto orden.

                                                           III, 134.

                        Miraste un hilo de tela flotando en el aire

                        Cayó de bruces en sentimientos del sillón

                        Que era una realidad o una fantasía mental

                        Un arrobo de ser o un estar de una entidad

                        Todo se ha roto destrozado en los labios.

                                                           III, 135.

                        Pusiste tanto esfuerzo sacrifico

                        Dejaste tantas opciones y posibilidades

                        Han pasado tantas lunas, cientos de lunas

                        Todo se ha roto en una vasija sin agua y sin barro

                        Pudo haber sido un gran árbol

                        Nieve y frío han acompañado los labios.

                                                           III, 136.

                        Un soplo de aliento vivo

                        Tantos arados has cogido tus manos espaldas

                        En todos has fracasado

                        El sudor a raudales

                        Ojos rotos ennegrecidos de dolor y sangre

                        Por qué ninguna fortuna me ha besado los pies

                        Casi todo ha sido dolor y pena

                        Se han roto tantas esperanzas solo en esperas

                        Y la aguja del pasar de este mundo a Otro

                        Se va acercando

                        Cuando oigas la voz del Buen Dios

                        Solo podrás decirle

                        He empezado tantas cosas y en todo he fracasado

                        Acéptame estas manos vacías

                        No pienses en los planes providentes que tendrías

                        Para estos ojos y estas manos

                        Retoma tú el timón y dirígelo con otro a mejor destino

                        Y permíteme que esté eternamente a tu lado.

                                                           III, 137.

                        A tu edad tantos habían construido grandes glorias hazañas

                        Cátedras de todo tipo acumulación de poderes y dólares

                        Púrpuras o mitras o laureles o sabidurías o buenos asientos

                        Otros llenos de experiencias y placeres

                        Solo miras lo que pudo ser y solo saboreas el vaso de vinagre.

                                                           III, 138.

                        Dentro de lo dentro

                        Interior de lo interior

                        En el círculo de todo

                        Está un yo

                        Pero perdido en su laberinto

                        Esperando en el aire

                        Suspiro

                        Una palabra de verdad bondad.

                                                                  (11 Feb.- 12 marzo 2013 Cr).

 


[1] - 1ª Edic.: D.l. Cr-360-2015. Título: Epopeya. Poesía. Antología.

       - 2ª Edic.: D.l. Cr‑541-2015. Título: Epopeya, XI, XXV, XXVI, XXVII, XXVIII.

Lunes, 05 de Octubre de 2015 12:01 soliloquios #. Epopeya XXVIII-Poesía-Epopeya Filosófica


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris