Facebook Twitter Google +1     Admin
juegos gratis
juegos gratis

Se muestran los artículos pertenecientes a Septiembre de 2015.

Epopeya Filosófica, XXVIII. VERSOS, VII. © jmm caminero

                        Epopeya Filosófica, XXVIII. VERSOS, VII[1]. © jmm caminero

                                                           VII, 1.

                        Se abre nenúfar flor de la mañana

                        Respira los ojos la alegría de un nuevo mundo

                        Nuevos seres hoy nacerán

                        Y no nacerán otros seres

                        Otros habrán terminado su tiempo de estar

                        De respirar de este silencioso aire nubes sol

                        Cada uno bese su pequeña verdad y bondad

                        Y así de existir la eternidad ella te cobijará

                        Y de no existir dejarás menos mal y más bien

                        No tengo otra fórmula que regalarte

                        Para calmar la tristeza y desasosiego de tu alma

                        Perdona que no sea más sabio, ni más bueno.

                                                           VII, 2.

                        Pones tu vela encima de la cabeza

                        Vas mostrándola en todos los rincones

                        Evasiones de sillas escondidas revueltas

                        De temores que engrandecen los ojos

                        Solo puedes mostrar tu buena voluntad

                        La mayoría la pisan en turbias raíces.

                                                           VII, 3.

                        Creíste que donando amor y sacrificio

                        Acabarían por estimarte y quererte

                        Pero esos vientos no eran suficientes

                        Solo te esperaban huracanes

                        De todos los colores y dientes.

                                                           VII, 4.

                        Soñaste miles de páginas de narraciones

                        Las compusiste en papel de racimos abiertos

                        Todos fueron negaciones de especialistas

                        Ya no sabes si tienes talento mínimo

                        Para narrar un mundo dentro de las palabras.

                                                           VII, 5.

                        Cuándo no saben curar una dolencia psíquica

                        Siempre la culpa y el motor es de los padres

                        Algo en ello tendrán pero olvidan sociedad

                        Naturaleza genética ambiente y escuela

                        Cuántos con menos sacrificios obtienen

                        Buenos galardones para sus pupilos

                        Y otros con algunos errores, menos

                        Que los anteriores solo sufrimientos y penas.

                                                           VII, 6.

                        Estás en una encrucijada con muchos dilemas

                        No tienes inteligencia, ni conceptos para escoger

                        Te pierdes en medio de soledad sin nada

                        Como atar el futuro al presente

                        Corrompidos los muebles de vidrios de vestiduras.

                                                           VII, 7.

                        No sabes para que unes un verso a una pared de realidades

                        No conoces el silencio y la caída de Icaro y Atenea juntos

                        Encierras un mundo en líricos conceptos que a nadie

                        Gustan o interesan en la solicitud de una voz mano garganta.

                                                           VII, 8.

                        Memoria se ha olvidado de la memoria

                        Escondes un silencio en un vaso de vino agujereado

                        No puedes competir con recitadores de páginas

                        Tú que tanto has pensado y reflexionado

                        La memoria ha huido de tus lares

                        Solo te queda aceptar e veredicto

                        Y volver si los humanes desean a tu cobijo antiguo

                        Para ganar unos euros que te permitan sobrevivir

                        E irte muriéndote de pena como ya estuviste dos décadas

                        A nadie le interesó tu silencio enclaustrado de soledad

                        Ahora solo te resta llamar otra vez a esa puerta

                        Y morirte de melancolía intentando no caer en ninguna desvirtud

                        Apenas hablar nada de nada con nada de nada en nada.

                                                           VII, 9.

                        Ansiaste verdad y bondad y belleza y veracidad

                        Y utilidad y modestia y humildad y paz y pan

                        Ansiaste quizás demasiado en este valle de naranjas y abrojos.

                                                           VII, 10.

                        Término de tiempos sobrepasando las nubes de amores

                        Se han destrozado las esperanzas caídas en palabras vacías

                        Nubes tempranas con terremotos abiertos cristales

                        Se han roto las campanas de tanto teñir alegrías tristezas

                        Con lo cual se ha abierto el árbol de preguntas al corazón

                        Todo el mundo ha oído la voz de lo profundo del ser.

                                                           VII, 11.

                        Mariposas abiertas de soledades tempranas cenicientas

                        Gafas abiertas a los misterios del mundo interiores

                        El trono de las paredes de las mesas con lo que es

                        Sentir soñar y tener y temer que se han descendido a lo mismo

                        Han acontecido pieles abiertas en trozos llenos de púas

                        Aquí soñamos somnolientos caminos de esperanzas

                        Derechos y miedos en los que se han alejado el yo

                        Caminar por la paz en las tinieblas de lunas empequeñecidas.

                                                           VII, 12.

                        Se han abierto las bocas

                        Y se rompen los brazos

                        Deseando las ganancias

                        Más lujuria y avaricia

                        Se gestionan los pueblos.

                                                           VII, 13.

                        Sientes lo esencial del ojo

                        Los poemas esenciales

                        Huyen de la vanidad soberbia.

                                                           VII, 14.

                        Unas bocas caen en la lujuria

                        Otras manos en la avaricia

                        Llena está la tierra de las uniones

                        De los siete errores morales capitales

                        Unos caen por una ladera

                        Otros por la otra pendiente

                        Que pocos ojos no están llenos

                        De alguno de los lodazales.

                                                           VII, 15.

                        ¿Qué es un poema?

                        ¡Algo que no es literatura!

                        Algo parecido a la metafísica

                        Del silencio.

                                                           VII, 16.

                        Mis coetáneos me expresan con silencios y vacíos

                        Que no tengo ningún talento como narrador

                        Ni artista de belleza con colores y formas

                        Solo me queda esperar si como ensayista

                        Y como poeta tengo algún lugar en la acera

                        Si también todos son negaciones deberé aceptar

                        Que no me ha dado la naturaleza talento     

                        Ni creatividad, ni imaginación, ni innovación,

                        Ni profundidad, ni esencialidad

                        ¿Pero qué talento me ha repartido los tiempos?

                        ¡Acepta la sentencia ninguno!

                        ¡Ni siquiera el de descubrir alguno que tengas!

                        La tarde noche va cayendo y la tristeza llena tus dedos.

                                                           VII, 17:

                                               ¿Para ser un poeta?

                        La bondad es la máxima perfección del poema

                        Verdad y bondad se deben besar cada madrugada

                        Puede que te cierren miles de puertas

                        Intentar cantar el bien y alabar lo más verdadero

                        Simpleza de ser

                        Te hundirán tantas manos y voces en el silencio

                        Desierto más profundo de tu alma

                        Pero tú ama las palabras con verdad y bondad

                        La belleza es esa combinación

                        La moda ya llegará a tus versos.

                                                           VII, 18.

                        Cada mañana cuentas y numeras los euros

                        Cada atardecer restas y divides los céntimos.

                                                           VII, 19.

                        Te han caído dos cruces tan grandes

                        Que te han doblado la espalda más de lo que está

                        No sabes por donde respirar

                        Dónde hacerla más liviana

                        A eso hay que sumar las otras ya de lustros

                        Y décadas

                        El Buen Dios, el Buen Dios

                        Parece que desea que las arrastres

                        En silencio y sollozo

                        Porque todos llevan sus maderos.

                                                           VII, 20.

                        Cansancio por dentro y por fuera

                        Agotamiento interior tan profundo y esencial

                        Que respirar te cuesta trabajo

                        No puedes hablar

                        Con nadie

                        Estás en tu rincón buscando salidas

                        Aplastado estás por circunstancias y errores

                        Del presente y del pasado

                        Por tristezas y enfermedades e irracionalidades

                        Clamas a todos los santos que intercedan

                        Ante el Nazareno Dios

                        Y pasa cada día y esperas el milagro.

                                                           VII, 21.

                        Han erradicado al Ser Supremo del corazón humano

                        Creyendo que así serían más libres y más felices

                        Y nos hemos llenado de púas y sufrimientos

                        Porque ahora cada uno desea imponer sus normas

                        Y el ser humano no puede descansar ni de día, ni de noche

                        Acumulados de penas es ahora la mente humana.

                                                           VII, 22.

                        La Mancha silencio desierto mar semimuerto

                        Abren la boca los seres que la habitan para respirar

                        Calor como nube que envuelve todo en verano

                        Frío que hiela la sangre en invierno

                        La Mancha siempre está manchada de lugares de paso

                        Pocos quedan cada generación

                        Su destino es siempre emigrar a otro lugar

                        Estas son las olas desde hace siglos

                        Miras los ojos que viven y mueren aquí

                        Te encuentras un fondo de soledad y melancolía

                        No entienden, no comprenden nada

                        Porque quizás saben demasiado de la existencia

                        Después de una época y cultura vendrá otra

                        En medio estarán ellos y sus descendientes

                        Su calor y su frío intenso y somnoliento

                        Manos cerebros piernas ubres de la Mancha

                        Cuándo vais a despertar de milenios de letargos

                        Cuándo vais a estar de pie y decid

                        ¡Basta!

                                                           VII, 23.

                        Suena un lugar

                        Pero no es un espacio

                        Suena un lugar

                        Pero no es un lugar

                        Suena un lugar

                        Pero es un tiempo

                        Un recuerdo.

                                                           VII, 24.

                        Antes que yo

                        Antes que tú

                        Te han precedido millones de generaciones

                        Progenitores de progenitores

                        Cuántas historias están antes que tú

                        En tus genes

                        Solo sabes algo de tus abuelos

                        Pero han pasado antes bisabuelos y tatarabuelos y…

                        ¿Qué sería de sus existencias?

                        ¿Hace tres o cinco o diez o veinte o cincuenta o mil siglos?

                        ¡Qué misterio!

                                                           VII, 25.

                        Observo la realidad

                        Medito los conceptos

                        No entiendo nada

                        De la vida

                        Del existir la existencia

                        Solo estoy y soy

                        Pero no comprendo nada

                        Nada

                        Casi nada.

                                                           VII, 26.

                        En 1930 dicen que existían trescientos poetas norteamericanos fichados

                        Cincuenta años después había aumentado a cuatro mil con nombres y obras

                        Según el Directorio Norteamericano de Poesía

                        Me pregunto cuántos existirán en la Piel de Toro

                        Cuánto en la Europa

                        ¿Por qué no se realiza una nomenclatura de este tipo?

                        No seleccionar por calidad y categoría

                        Solo nombre y obra publicada

                        Para conocer cuántas plantas tiene este bosque

                        Lo mismo en todas las ramas de la cultura

                        En poco tiempo aumentaría el saber

                        Se racionalizaría la industria de la creación cultural

                        Dad al César lo que es del César…

                        Se conoce cuántos bares existen en un territorio

                        Cuántos supermercados y peluquerías

                        ¿Pero se desconocen cuántos poetas, pintores, filósofos, músicos...?

                        ¿Matemáticos, físicos, químicos, sociólogos, psicólogos…?

                        ¿Queremos organizar el mundo mejor y más racionalmente?

                        ¿O no?

                        Si es no, continúen como hasta ahora

                        Si es sí, empiecen a realizar directorios por especialidades

                        Las nubes se alejan y se mueren en las montañas.

                                                           VII, 27.

                        Fue                                                     una palabra

                        Sentida                                               balbuciente

                        Silenciosa                                           respiradora de nada

                        Se aleja                                               a trompicones

                        Cemento                                            huye de sí mismo

                        El ojo caído                                        retumba la tarde.

                                                           VII, 28.

                        Siempre hay más contenidos

                        En una palabra o una imagen

                        Siempre hay un metaconcepto

                        Metaobservación de algo que muere

                        Se silencia el viento en lo que es

                        Se muere la tarde en lo que no es

                        Todo acontece con fiebres abiertas

                        Crean mala fama a personas

                        Y la mancha no se borra en años

                        Queda lo que no queda en silencio

                        Zozobras de piedras abiertas en nada

                        Se han mostrado los silencios escondidos

                        Un cuerpo muere en este instante

                        Y se enfrenta con el Alma a la Inmortalidad

                        ¿De qué lado habrá quedado eternamente?

                                                           VII, 29.

                        No sé nada

                        Nada no sé.

                                                           VII, 30.

                        Solo sienten las fauces de pasiones sexuales

                        Olvidan que hay mil pulsiones instintos

                        Que rodean cabeza y cuello y mente y alma

                        Construyen su castillo con cuatro deseos.

                                                           VII, 31.

                        Crisólito          flojura                         guacharaca      pantalán          carasol

                        Pugilar            temporario      ubio                 vituallar           refregadura

                        Peciluengo      insidiador        cuartán            poligalia          amusgar

                        Capaceta         panal               ptosis              sofrenar           vaquear

                        Zangaburra     sabelianismo   kirieleisón       huidero           cortijero.

                                                           VII, 32.

                        Los que han llegado a un pedestal en parte por piedad y misericordia

                        Se olvidan de sus tiempos pasados y ya no tienen ni una cosa, ni otra.

                                                           VII, 33.

                        Te echan

                        De un sitio y de un lugar y de una posibilidad y de un puesto

                        Y te olvidan

                        Pasan lunas y circunvalaciones de la tierra

                        Y nadie se acuerda ya de ti

                        De lo que podrías haber aportado

                        No existes

                        Vienen nuevas generaciones

                        Nuevos nombres

                        Nuevos rostros

                        Te echaron

                        Y ya dejaste de existir

                        Te vuelven a saludar

                        Porque ya saben que no eres un competidor para ellos

                        Ya están con sus laureles

                        Y tú te mueres en el rincón del silencio.

                                                           VII, 34.

                        Te dijeron ponte una armadura de moral correcta y adecuada

                        Que conquistarás al mundo y te conocerás a ti mismo

                        Será verdad porque el bien y la bondad siempre triunfan

                        Pero tú en casi todo lo que has bailado has salido sin zapatos

                        No comprendes nada de los vientos del mundo

                        Y estás en la tierra porque hay que soportar el deber

                        Pero los trozos de carne y sangre te has ido dejando en los minutos

                        Cada día menos ojos te reconocen y menos manos te saludan

                        Vives en la buhardilla con docenas de banderas del fracaso.

                                                           VII, 35.

                        A nadie has deseado engañar con palabras

                        A nadie has deseado manipular con ideas

                        A nadie has deseado mentir con hechos

                        Solo has deseado ser en la mirada de lo verídico

                        Has pasado la vida contemplando la realidad

                        Tantas veces sin entender el momento.

                                                           VII, 36.

                        Por qué te admiras

                        Te contesta en qué.

                                                           VII, 37.

                        Qué puede curar un verso matrimonio de imagen y concepto

                        Qué herida puede hacer más suave y más limpia

                        Qué alma y mente y cuerpo puede hacerle bien y bondad.

                                                           VII, 38.

                        Somnolientos han estado los sollozos de la tarde

                        Respiraderos de deseos ideas que esperaban el amanecer

                        Encontrar un torbellino de mares abiertos en flor

                        Se quedan rezagadas las piernas levantadas en cuevas

                        Mira el tiempo el atardecer del vivir existiendo incógnitas

                        Has visto un trozo de infinito limitado y allí tú has sido

                        Ya sabes que eres mortal y no temes la muerte

                        Deseas que exista el Bien Infinito y ponga cada música

                        Con la música exacta y real de la bondad y del bien.

                                                           VII, 39.

                        Se espesa el tiempo

                        Se espesa la mirada

                        Cada minuto.

                                                           VII, 40.

                        Se besan los pies enternecidos

                        Huérfanos de experiencias de sentido

                        Vivencias de amor y desamor en flores de arco iris

                                               Retumban las cataratas de las fauces abiertas en desaliento

                                               Ha ocurrido el tiempo en un espacio cerrado del pasado

                                                                       Se han alejado las estrellas de esperanzas abiertas

                                                                       Nomenclaturas de cimientos rodeados de dientes

                        La flor de calefactor se ha encendido en los ojos

                        Resplandecen las miradas y comprendes el tiempo

                        Siempre habrá un más allá por muy lejos que pisen nuestros pies

                                               No conocemos, ni conoceremos, ni el pasado, ni el futuro.

                                               Los molinos de la fiesta continuarán bailando bajo los pájaros.

                                                           VII, 41.

                        Está frente al final de su existir

                        Quedan unos días con horas

                        Sus crímenes han sido horrendos

                        Ya se ha terminado el tiempo

                        De las automentiras con adornos

                        Ahora se enfrenta a la mismidad

                        Más profunda con un hueco de pozo

                        Ya sin engaños se enfrenta a su ser

                        Posiblemente también al Ser Supremo

                        Se pregunta si su vida ha sido baldía

                        Que habría sido de él en otro ambiente

                        Otros amigos, otros padres, otra ciudad

                        Pero no sabe responder a esos límites

                        Está en el corredor de la muerte

                        Quizás el pasillo de la Vida

                        Por la ventana oye el pájaro de la tarde

                        Demasiado tiempo para pensar

                        La cabeza le patina por tantos recuerdos

                        No tiene capacidad de asimilar con conceptos

                        Está perdido medio loco en sí mismo

                        Cuántos antes que él, sin juicio, sin sentencia

                        Se les ha aplicado la pena capital sin nombre

                        ¿Qué es lo otro, sino lo mismo de otra manera?

                        Tropiezan los dientes en las teclas del piano.

                                                           VII, 42.

                        Se ha roto

                                       Un sillón verde

                                                               Racimos de penas

                                                                                           Silenciadas de ojos vivientes

                        Ha caído un momento

                                                           Retumbando alfileres

                                                                                            De existencias verdes negras

                        Acontece un cambio

                                                       Respira la paz abierta

                                                                                        Tú te enterneces

                                                                                                                  Escondido en la nieve.                                                             VII, 43.

                        Nací

                               Con infinitos sueños

                        Posibles de ser

                                               Entumecidos los vientres

                                               De la tarde

                        Obscurecidos labios

                                                       Serpenteantes rincones

                                                                                           Del alma tapadas

                                                       Para no ser reconocidas

                        En el silencio de la tarde

                                               Duerme el alma deseando ser

                                                                                           Y tú te vuelves

                                               A ti mismo/misma para encender la vela

                        Luz de cenicientos caminos

                                               Que espolvorean esperanzas

                                                       Abiertas a la playa

                                                                                            Llena de sueños

                        Despiertos con armarios

                        De libros de cien ideologías

                                               Convertidos en frutas

                                                         De todos los colores y ansias

                                                                                              Es vivir. 

                                                                                              Es la vida.  

                                                           VII, 44.

                        No quiero imponer a los pájaros mis percepciones

                        Ni mis ideas, ni mis conceptos, ni mis penas, ni mis alegrías

                        Solo deseo hablar con las piedras y las estrellas.

                                                           VII, 45.

                        Ser que aún no ha nacido

                        Te contaré lo que te sucederá

                        Tendrás profundas alegrías

                        Tendrás profundas tristezas

                        Te tocará alguna guerra muy cerca de tus ojos

                        Fallecerá tu padre y tu madre

                        Quién sabe si algún hijo

                        Arrastrarás durante tu existencia

                        Varias penas muy profundas

                        Y algunos traumas esenciales

                        Que a nadie te atreverás a contar

                        Llevarás sobre tus hombros enormes pesos

                        Que nadie valorará

                        Si eres importante te envidiarán

                        Si no lo eres te despreciarán

                        Pocas personas te valorarán en lo que eres

                        Y es muy posible que tú tampoco

                        Te aconsejo que intentes no caer en el mal

                        Que en la medida de lo posible hagas bien

                        Que no dejes de sonreír nunca

                        Y cuando fallezcas desees que el Buen Dios

                        Te espera para ponerte a su derecha.

                                                           VII, 46.

                        Hay tantos aros de colores tentaciones en el mundo

                        Negatividades que aparentan ser bondades y buenas

                        Dilucidar con los ojos y los labios lo bueno y lo malo

                        Es una ciencia y arte que dura décadas

                        Los grandes héroes de la bondad son los santos

                        Saben que el mal se viste con ropas de bien

                        Y que el Tentador está siempre reventando

                        Conciencias y ojos y vientres y lenguas

                        Intenta amarte correctamente a ti y al prójimo

                        No olvides que el Buen Dios está a tu puerta esperando

                        Saluda al mundo con alegría de sonrisas

                        Sin olvidar que todo ente arrastra bombones y cuchillas

                        Hay tantos vasos de deseos y pasiones y pulsiones

                        Escoge el límite adecuado y el término verdadero

                        Del bien que atraviesa el alma y el cuerpo y la mente

                        Solo serás un tiempo en este vergel desierto

                        Que no te recuerden por haber hecho más mal al arado

                        Mejor que nadie te recuerde que lo hagan por males

                        Intenta sembrar bienes aunque nadie reconozca tu firma.

                                                           VII, 47.

                        Ni la naturaleza, ni Dios

                        Te han dado el talento de poeta

                        Siéntate en tu sillón

                        Reconoce tus límites

                        Aunque con tristeza

                        Preguntes al mundo

                        Tengo algún don

                        Tantas vasijas has empezado

                        Y todas se han ido rompiendo

                        Y tú con esperanzadora mirada

                        Has empezado otro cuenco

                        Otro saber y otras prácticas

                        Pero a los otros coetáneos

                        Jamás han valorado tus castillos.

                                                           VII, 48.

                        Cocodrilo blanco y violeta

                        Recorres las fauces del mundo

                        Entreabiertas la mirada

                        A quién reventarás hoy

                        A quién un trauma o una pasión

                        Le encaminarás al destrozo

                        Derribo moral o económico o espiritual

                        Le irás destruyendo las paredes

                        Hasta que agonice en un hospital

                        O en una calle turbia y negra

                        Con adoquines de colores.

                                                           VII, 49.

                        Cuentas las estrellas exteriores

                        Numeras las estrellas interiores.

                                                           VII, 50.

                        No entiendo a los otros ojos y manos

                        No comprendo tanta inmoralidad sin necesidad

                        Tanto intentar imponerse unos seres sobre otros

                        No conozco las reglas de este mundo.

                                                           VII, 51.

                        Cerebros cerrados con capuchas silenciosas de sangre

                        Enfriados árboles entenebrecidos de temores de líneas

                        Presentes futuros con colores abiertos de ruindades humanas

                        No comprendo nada entenebrecido con un golpe de mar

                        En los ojos de pigmentos de luces con líneas perdidas

                        Rojos de tonos enfebrecidos oberturas de sinfonías

                        Se repiten las flores en los encuentros de mariposas

                        Cabeza rota por una estaca con martillo silencioso

                        Fumador empequeñecido por realidad de vestido rojo

                        Nunca tendrás taller pintar lienzos al óleo con voces

                        Montañas como columnas cerradas en los ojos del viento

                        Suelas de zapatos lanzadas contra un rostro de miel y huevo

                        Amantes rozando sabanas con pinceles de botes de ojos

                        Mar lleno de escaleras que vuelan por galaxias de ladrillos

                        Casa que rodea cristaleras de colores somnolientos de nubes

                        Relojes que se han reblandecido en las manos del encéfalo

                        No sé lo que es el yo y lanzo miles de palabras y colores

                        Para comprender el misterio de mi mismidad y de la tuya

                        Vehículo con micrófono lanzando bicicletas de pensamientos

                        Canción de sueños con faros de ventrículos enternecidos de ser

                        Pasear por Nueva York a través de la carretera de Internet

                        Coche roto de colores con cien personas acostadas en la niebla

                        Electricidad de montañas con zapatos rotos de andar trabajo

                        No podremos servir para nada si no relatamos lo real en imágenes

                        Conceptos que se retuercen para intentar comprender el pájaro mar

                        Dos vientres rotos por el arco iris de las circunstancias somnolientas

                        Mundo cercano con hojas de libros pintadas de rosas enternecidas

                        Clavos rojos en médula de crucifixiones de roturas con gafas

                        Marrones de pinturas en líneas serpientes con maderas de cócteles

                        Manos rotas al captar las piedras que se tuercen en ventanas rosas

                        Ruedas sobre libros y sobre botas sobre bicicletas sobre montañas

                        Lunas casándose esperando el embarazo de nuevos universos

                        Poema es un todo sin todo renaciendo un mar en una boca

                        Piernas rotas en miles de guerras con bocas con dientes cuchillos

                        Ladrillos retorciéndose en planos en cristales con soles de túnicas

                        Cigarro en blancas líneas cerradas las puertas de soledades cantadas

                        Cabeza a medias rota por los clavos de neveras en soledades violetas

                        Herraduras de tristezas sobre ojos entumecidos de golpes mentales

                        Nunca has visto el viento de paz y sosiego que retuerce la esperanza

                        No tener talento para la pintura, ni la poesía, ni la filosofía y estar

                        Siempre enhebrando palabras con ideas y colores, condena eterna

                        Dulce es la palabra que ha ido más allá del sufrimiento en pena

                        Ventana con nieve y gato sentado volando sobre un perro verde

                        Se ha olvidado algo al mirarte cerrado sobre un libro miles de días

                        Barco que vuela contando retahílas de posibilidades de ser y seres

                        Ojos que sueñan con éxitos para vivir y sobrevivir que nunca llegan

                        Cortinas que se interponen con masas de azules en las niñas del silencio

                        Masas de lunas sobre el enigma misterio Nueva York, Jerusalén, Berlín

                        Pero sólo estas aquí en la tarde del ceniciento camino de una vida

                        Ocres revestidos de permanencia en el tiempo con sombras de ideas

                        Camareras vistiendo las luces de la esperanza en azufres de la noche

                        Vaso de vino de silencio que entumece la mente cerrada de verdes

                        Nunca hemos visto algo y como narrar la muerte en formas de sentidos

                        Trigales segados con miles de aceros que destronan la tierra en negros

                        Tableteo de ametralladoras volcanes de hierros que rompen almas

                        Puente de N.Y.C. con el color de la piedra entenebrecida de aires

                        Amarillo taxi de huidas calles con árboles rascacielos de cementos

                        Casa en la arena azul mar salado con libros dentro de serpientes de pensar

                        Velas que se obscurecen con laberintos de mentiras verdades huidizas

                        Solo pueden ser siete grandes genios de los colores o ideas o palabras

                        Tú, si tú, yo, ya estorbamos ya no estamos en esa fila, solo al final del final

                        Cacerola con espárragos que se pintan mesas con cucharas de luces

                        Piedras maderas encendidas con flores marchitas en tumbas de recuerdos

                        Botella que rompe corazones y familias y volcanes de soledades encerradas

                        Bombillas colgadas de suelos con fiebres que se ríen de haber sido

                        Todo está en algún lugar del cerebro de alguien de ahora o de mañana.

                                                           VII, 52.

                        Escondido en un rincón con sillón anciano de estar sentado

                        En soledad que nadie te busca y nadie te necesita en el aire

                        Casi nadie te mira y tú sin comprender lo que es la montaña

                        Tanto mal has realizado en la vida, que tanto te han silenciado

                        Para todos han tenido una excusa y tu intentas mantener sonrisa

                        Pides a Dios que sea tu escudo pero parece que espera

                        Minuto en lo que es enternecido de frutales arribados en lamentos

                        Teclas rabiosas de sentimientos abiertos en lontananzas de sufrimientos.

                                                           VII, 53.

                        No interesa mi poema a ninguna mano cerebro vientre

                        Redacto líneas palabras negras azules rosas amarillas

                        Empequeñecidas por el ser y estar del mundo que abruma

                        Rodeándome sin comprender entender nada de las miradas

                        He estampado mis pies en la nieve ascendiendo yoes

                        Montaña de alpinista intentando poner una bandera

                        Para que al ser vista desde lejos a alguien le alimente.

                                                           VII, 54.

                        Hasta ahora siempre nos ha esperado detrás de la esquina

                        Vientres destrozados por espadas metrallas cuchillos

                        Laberintos de ideas y hechos y conceptos y sangres

                        En cuevas o sótanos o aceras o campos de trigales

                        No sabemos como erradicar este mal epidemia constante

                        No ha nacido el Einstein, Newton, Freud, Pavlov

                        Que nos indique parámetros de verdad bondad utilidad

                        Solo sabemos llorar después de lo acontecido

                        Apretar los dientes y rellenar las vísceras de odio

                        Para que reluzca nazca una nueva en un futuro próximo

                        Se han abierto las orcas de la furia en mar de tierra

                        Buscad un método para que las matanzas sean pasadas.

                                                           VII, 55.

                        ¿Qué siente

                        Qué desea

                        Qué pulsiones

                        Qué instintos

                        Qué libidos

                        Qué piensa

                        Qué sentimiento

                        Qué afecto

                        Qué emociones

                        Qué ideas

                        Qué conceptos?

                                                           VII, 56.

                        Recoges con la sierra y la escoba hechos y emociones e ideas

                        Formas una escultura de luces y colores y vientos amarillos

                        Buscas la paz en una construcción de la mente y carne y espíritu

                        Intentar ser y estar mejor frente a ti mismo, en ti mismo, en los otros

                        Resplandece el deseo del Buen Dios esperando que exista

                        Y dé esperanzas de que todo tenga un sobresentido

                        Aunque no entendamos los Auschwitz, ni las palabras crueles

                        Porque todo empieza con ideas y deseos de conceptos dinámicos

                        Después se transforman en hechos de aires y carnes y salitres

                        Y al final se construyen edificios de realidades con púas y crematorios.

                                                           VII, 57.

                        No existen los mandatos de piedra del Buen Dios

                        Se saltan de palabra y de hechos sus normas y leyes

                        Después suceden barbaridades en la tierra

                        Y cuando han pasado se pregunta dónde estaba ese Dios

                        ¿El hijo no escucha los consejos del padre de sangre?

                        ¿Acaba en cárcel al saltarse mil normas de mil vientos?

                        ¿Y después escupe responsabilidades al padre de carne?

                                                           VII, 58.

                        Canción del mundo

                                   Monte relampagueante de sed

                                               Ser que estorba la cucaracha rancia

                                                           Se ha roto un tropiezo lleno papeles

                                                                       Negruras cenicientas en voces del yo

                                                                                  He estado en algún lugar esperando

                                                                                              Milagro para paliar dientes de dolor

                                                                                                          Olvida el momento de sed

                                                                                                                      Rodeada de laberintos

                                                                                                                                 Paz y bien y pan.

                                                           VII, 59.

                        Cara de hielo, torso vestido desnuda la espalda, cabello silenciado

                        Crucifixión mujer, verdugo familiares y extrafamiliares, dedos rotos

                        Panes abiertos de rosas, maniquíes que vuelan en pájaros de oídos

                        Pintar narrar lo de dentro, pez sexo vuela en las pasiones, olivos

                        Arlequín de naturaleza abierta en flor, triángulos rodeados de ostras

                        Pájaro que ronda la luna, graznidos de arenas en los ojos de oro

                        Feto abierto de animal rodeado de toros, seno del mar en huracán

                        Gallina con huevos violetas, tintas regalos colgados de higueras solas

                        Inconsciente, cerebro funciona como carnero sin nombre, animales

                        Bañista que rodea la mente de la estrella que se fuga dentro de seres

                        Enigma misterio de pasiones, libidos lívidas pulsiones cerebro desconocidos

                        Daga corazón cabeza de león, serpiente que se encuentra frente al espejo

                        Enigma que se rompe en los trozos de huevos rotos en graznidos

                        Monumento piedra montaña, destrucción del misterio enigma

                        Imagen triple del cerebro funcionando solo, como en los demás animales

                        Solo han llegado a sexualidad, finalidades de ventanas rotas en paredes

                        Sombra de piedra con borbotones de sangre, pegamento de flores rotas

                        Relojes huecos, vejez que rodea pechos que fueron, tuvieron ilusiones

                        Sueños renacidos en los tortuosos caminos de la mente, fondo del yo

                        Casa habitada en alguna habitación, arpa de baronesas segundas camas

                        Fantasías de persas con relámpagos de botellas, ojos olvidos de salitres

                        Libro sonriendo a un lector que no sabe leer, viseras de gorras azules

                        Puerta herida de crustáceos, cangrejos laberínticos contando palabras

                        Relojes huecos en pozos olvidados, ordeñar el cerebro de imágenes

                        Saltamontes abriendo las cajas de Pandora, paisaje con toros toreros

                        Aro sobre arena con velas verdes, símbolos que se estremecen vientos

                        Destete de ojos en nidos de pasiones, nidos de dientes que cantan números

                        Árbol hueco, lleno de arpa hedionda con mil músicas, póster de ser

                        Justicia de naturaleza ensolerada dulce, acumulación de lámparas retinas

                        Playas de helados de fresas chocolate, copas en mesas naranjas cenicientas

                        Baldosas vacías de diseños con arco iris de huevos, vestido de hielo nubes

                        Piel bastidor de lienzo, silencioso relampagueante de nieves aceros tubos

                        Paranoico de miradas lacerantes, otoño sintiendo una orquesta azul

                        Piedras volando con pinchos, paredes llenas de ventanas de cuadros

                        Batalla de cabezas con infinitas avaricias, narcisos con ropas de ideas

                        Pasillo rodeando esferas con bocas sin lenguas, montañas cerradas saladas

                        Pensadores con cuerpos reventados de conceptos, mitologías de ser y estar

                        Velas que rodean turbantes con bastones, sardinas que vuelan pintando

                        Estagirita ascético de pasiones silenciosos, diez dedos en una mano sin uñas

                        Cabeza de conejo hablando con la luna, dos trozos de pan y mil bocas

                        Peones de ajedreces mentales, lujurias de miles de poderes en lo que ha sido

                        Mil ojos dentro de unos ojos, guerra de mares contra la luna tierra roja

                        Dedos rotos esclavos de letras, centauros que vuelan esperando las arañas

                        Cinco edades: feto, y tres clásicas, más la eternidad: eso es tu ser, dicen

                        Usar el tiempo espacio mirando los cuantos que transforman todo lo que es

                        Obsesión sentidos en frutos recogiendo los círculos del viento nada sí

                        Equilibrio de ojos con retinas abiertas de torres que rezuman alegrías

                        Botella flotando en huevos de futuros de geopolíticas, no nacidas aún

                        Islas flotando sobre portaviones, cruzando ratas desiertos de mares dulces

                        Tristán e Isolda, Romeo y Julieta, Wagner bailando con las montañas rosas

                        Fusil con labios rojos, tormentas de piedras dulces pechos que brotan noches

                        Nobleza de pan coloreada de todo, tres silencios de un rostro de carne húmeda

                        Homero y el silencio en sueños eternos de haber sido, tentaciones de pasiones

                        Caballos con mil patas rodeados, copa de siete caballeros capitales enardecidos

                        Muelas rotas subidas en avestruces sobre delfines, Escoriales de sueños

                        Cuchara caracola de piernas dobladas, montañas silentes de ríos de amargos

                        Bote cúpula, rinocerontes arbóreos que pintan salobres dientes pezuñas

                        Cubos abiertos de torsos, siempre hay algunos dioses de milenios rotos

                        Hípercubo esférico de los tiempos rodeados en flores, mirando el tiempo

                        Huevo flotando con un hilo de una oreja, bandoleras crepusculares de vientos

                        Alabardas de flores con coronas de santos, apocalipsis de sueños humanos

                        Pies de corcho en espejo reflejados en sillas que se rompen, estereoscópicas.

                                                           VII, 60.

                        Camina el silencio

                        Misterio y enigma

                        Es el existir

                        Pocos los perciben

                        Menos los sienten

                        Pocos lo piensan

                        Menos los admiran

                        Camino el silencio.

                                                           VII, 61.

                        Suena ese eco en las rimas de los dientes

                                               Suena ese dolor en las sienes de los cerebros

                                                                       Suena esa ansia en los vientres del alma.

                                                           VII, 62.

                        Dormían los griegos y yo no había nacido aún

                        Ni tú tampoco estabas respirando el ajuar de la naturaleza

                        Murieron los griegos y todavía tú no entendías nada

                        En los sofás de los vientres amanecidos de paz

                        Se esconde un ojo que puede descubrirnos algún misterio

                        Esperamos las nuevas miradas que nos digan lo que somos

                        Lo que somos más esencialmente y sin oratorias barrocas.

                                                           VII, 63.

                        Tetralema combinado con espacio y tiempo

                        ¿Qué hacer? ¿Qué opción seleccionar?

                        Te limitará el futuro y el resto de tu existir

                        Se trastorna y disminuye la esperanza

                        Te pierdes en temores y posibilidades

                        Y tomas un camino que siempre será doloroso

                        Habrás dejado otras posibilidades silenciosas

                        Y tu pequeño existir se habrá ido agotando.

                                                           VII, 64.

                        ¿A quién le importa la migración de los ñúes?

                        ¿A quienes las migraciones humanas?

                        ¿Esos territorios serán un día llanuras llenas de vacas?

                        ¿Crear puentes para que las cebras atraviesen el río Mara?

                        ¿Disminuirían los cocodrilos de dos y cuatro patas?

                        Todo ser viviente sufre y tiene un proyecto de existencia

                        Consciente o inconsciente de su cerebro y percepción

                        Solo somos una especie que dispone de más consciencia

                        Por eso nos sentimos superiores a todas las especies

                        Tenemos manos que han construido mundos de posibilidades

                        Resbalan las horas en los ojos empequeñecidos de sorpresas.

                                                           VII, 65.

                        Solicitaste estar en algún lugar

                        No solo en un tiempo

                        Ser algo bajo algún árbol

                        Rotos los trompicones de los vientos

                        Empequeñecidos los ojos

                        Rumiando las paredes de errores

                        Aquí uno está frente a lo otro.

                                                           VII, 66.

                        Se rompe el alma corazón mente cerebro carne

                        ¿Quién después junta las partes?

                        La bondad es intentar no separar lo interior

                        Ni de ti

                        Ni de nadie

                        Los ríos se abren en mares infinitos

                        Rodeados de montañas de sonrisas.

                                                           VII, 67.

                        Cuatro palabras forman un mundo

                        Algunos lo llaman poema

                        Otros afloramientos de lo profundo

                        De un ser a la superficie de un tiempo.

                                                           VII, 68.

                        En noche se mecía el vientre del deseo

                        Pensamiento abierto en futuros posibles

                        Neuronas funcionan a su ritmo

                        Dirigen cuerpos y consciencias

                        Sin saber las ventanas diagonales

                        De círculos espirales laberínticos

                        Tú eres unas décimas más tardío

                        Que las mecánicas de tu encéfalo.

                                                           VII, 69.

                        Una silla se enfrenta a tus ojos

                        La rodeas de paredes de terciopelo

                        Interiores de sensaciones caídas

                        Se han roto los cimientos de la luna

                        Una forma que se usa sin dar las gracias

                        Es universal en su sentido

                        Humilde y modesta sin derechos

                        Nos tranquiliza el alma cada día.

                                                           VII, 70.

                        Despierta la voz

                        Abre los ojos

                        Obscurecidos labios

                        Horizontes sin tiempo

                        Se han cerrado pasados

                        Caminan pies anaranjados.

                                                           VII, 71.

                        Encerrados en tu mismidad

                        Cercados en tu interioridad

                        Apresados en tu profundidad

                        Cada par de ojos camina.

                                                           VII, 72.

                        Escucha paisaje la luz

                        Ceniciento camino de tarde

                        Libro abierto cansado de mirarlo

                        Otra conciencia en forma de letras

                        Agobiado de haber estado alguna vez

                        Estás porque debes estar presente

                        Olvidas los círculos del sillón.

                                                           VII, 73.

                        Es más fría mis palabras que tus ojos

                        No entiendes cuatro sonidos palabras

                        Canto al pájaro sentado en la cama

                        Para que no entiendas lo que entiendes.

                                                           VII, 74.

                        Siempre hay otro horizonte detrás

                        Siempre puede existir una mayor tristeza

                        Siempre hay detrás otra luna

                        Siempre puede existir una mayor sonrisa.

                                                           VII, 75.

                        Ninguna mirada tuya gusta a los de tu especie

                        Solo ya esperas cumplir con tus deberes

                        Y esperar que el velo del silencio

                        Rodee tus ojos y esté esperando el Buen Infinito

                        Cansado estás de tanto ofrecer casi gratis

                        A otras manos cerebros ojos

                        Cansado estás de siempre cerrarse los mares.

                                                           VII, 76.

                        ¿Quién inventó el Universo?

                        ¿Quién inventó el cerebro?

                        ¿Quién inventó la pregunta?

                        ¿Quién inventó la mirada?

                                                           VII, 77.

                        Dicen los hombres que me cierran casi todas las ventanas y puertas

                        Porque no tengo suficiente calidad talento creatividad imaginación

                        El producto de mis manos cerebro es mediocre sin lustre y genialidad

                        Tantas veces se han roto los dedos al cerrárseme portones y doseles

                        Que ya he aceptado el veredicto de mis coetáneos de especie cultura

                        Mi mente solo inventa mediocridades sin talento ni color ni figura

                        Toda mi existencia he estado creando pasteles de aire vacíos de nada. 

                                                           VII, 78.

                        Nuestro amor lo rompieron las circunstancias

                        Maldades de otras mentes humanas cercanas

                        Quejarse ya de los incendios que destrozaron

                        La cabaña que habías intentado colorear de azules

                        Ahora la rueda del sufrimiento de Buda continúa

                        Nadie se siente culpable responsable de nada

                        Si no existe equidad justicia aquí y dicen

                        Que tampoco habrá Otro Mundo después

                        Se les llena la boca de repetir que nada hay

                        Detrás de la valla después del horizonte

                        No existirá una Justicia que armonice el mundo

                        Nuestro amor lo minaron las situaciones

                        Maldades de cerebros humanos cercanos.

                                                           VII, 79. 

                        Ellos hablan de cosas

                        Yo hablo de ideas

                        Dos mundos que no se entienden

                        Solo se rozan

                        Dos soledades desoladas.

                                                           VII, 80.

                        Aún crees que una sonrisa tiene valor

                        Porque el otro rostro

                        Pobre o rico o violeta o azul

                        Es un ser con ser

                        No es un solo estar

                        No es un mueble

                        No es un objeto de placer

                        Es un ser como tú

                        Una sonrisa es sonrisa.

                                                           VII, 81.

                        Encuentro de seres que buscan la partícula de lo real

                        Entiendes perdido que estás en algún lugar

                        Huidos caminos de piedras sentadas en la mente

                        Gentiles que reconocen otra manera de mirada

                        Cojines edulcorantes de sollozos que simplifican el ser

                        No conocer al Buen Dios que respire tus orejas

                        Residuos de nuevas vidas en los cenicientos caminos

                        Un poema es un aliento de ser natural mental

                        Todo ser humano es una combinación de palabras.

                                                           VII, 82.

                        Fe, esperanza, caridad para entenderse en el mundo

                        Rocinantes caminos de lo que siendo no es

                        Edificios llenos de cristales de ideas rosadas

                        Aquí caído sin comprender estás percibiendo lo otro

                        No conoces nada más que piedras clavadas en maderas

                        Esperas y amas y crees en lo racional de lo Inmutable

                        Para que en algún Lugar la Justicia y Equidad sea.

                                                           VII, 83.

                        Entre tus errores de todos los colores

                        Más las injusticias y envidias y avaricias de otros

                        Estás clavado en la tierra del pozo

                        Sollozando en tristeza dolor pena

                        Tirado en la soledad de la historia

                        A nadie tu rostro le conmueve

                        Solo cansado esperas el silencio.

                                                           VII, 84.

                        Tropiezas con la piedra de ámbar y cemento cruzándose los dedos

                        Del firmamento que abre sus dientes con rejones de hielo verdinegro

                        Tan íntimo son los sueños despensas de futuros que pueden acontecer

                        Uñas que revientan luces de periódicos de letras con aspergeos de luces

                        Millones de milagros ocurren cada instante, millones de pan se hacen Dios

                        Árbol se cruza con el viento del pájaro aire que encandila los montes ojos

                        Anticuario de uno mismo buscador esencial del río interior que florezca.

                                                           VII, 85.

                        Hueco de mente rodeado de espinas

                                   Lúgubres caminos de esperanzas

                                               Arriba el gentío de una hueca luz

                                                           Imágenes de un yo con escudo de luces

                                                                       Platón siempre está presente en neuronas cerradas

                                                                                  Todas las cosas se parecen a un sonido

                                                                                              Cada uno con su purgatorio adornado

                                                                                  Buscamos un cariño de caricia o de mirada

                                                                       Susurros de laberintos enciclopédicos de teorías

                                                           Pocos aman armonizar sus pasiones pulsiones

                                               No puedo darte la fórmula de la felicidad

                                   Mente que la mejilla aparenta estar con luz

                        Solo soy como tú un trozo de carne con alma.

                                                           VII, 86.

                        N dedo es todo un universo encerrado en un gesto

                        Tememos la muerte y tememos la vida

                        Rozamos cenicientos caminos de lombrices

                        Evolucionadas de páramos que duermen en inconsciente

                        Somos más de lo que deseamos

                        Somos menos de lo que sentimos

                        Somos lo que pensamos

                        No soy más que usted, no soy menos que usted

                        Solo soy una rama que piensa en el viento de este amanecer

                        Me consuela un combinado de palabras

                        De usted o mías

                        Siempre he estado soñando tener un paraguas de laurel

                        Pero mis imágenes metáforas conceptos no calan el corazón

                        De ninguna sombra de mano abierta

                        La lluvia hoy cae en desazón sobre los ojos de la ventana

                        Lira canta desde la interioridad esperando una respuesta de sinfonía

                        Lo blanco se hace negro en la noche, lo negro blanco al amanecer

                        La belleza besa a la verdad con amor y nos da un nuevo suspiro hoy.

                                                           VII, 87.

                        Yo/tu tenía/s también un corazón con ramas y nidos que deseaban amar

                        Unos cortaron y podaron unas ramas, otros quemaron trozos del tronco

                        Perdido me encontré en mi guarida, cada vez más pequeño de madera

                        Antorchas se hicieron con las hojas de color ennegrecidas de penas

                        No tener mentores para que algunas palabras se levantasen como banderas

                        Roca se convirtió mi crisálida cristal de esperanzas que soñaban mundos

                        Cigarra de la mente cantaba soñando mares interiores desaparecidos

                        Hacer emerger una imagen palabra de dentro que cure mi/tu corazón.

                                                           VII, 88.

                        Adoran las máquinas

                        Masacran los hombres.

                                                           VII, 89.

                        Árbol de piedra crecido en las narices de los vientres que son

                        Mujer muñeca rota en cama de mármol que rompe ceniciento camino

                        Cuchillo roto en tres trozos incrustado en jamón de hielo ventana

                        Muñeco de nariz con boca abierta besando la luna cenicienta de cabellos

                        Una figura rota con dos pechos caídos besando una vaca toro con dientes

                        Laberinto de cenicientas vasijas que adornan racimos de miles uvas de ubres

                        Ríos de aguas que se enternecen camino de lo que ha podido ser, sombra

                        Pez de pollo con mil avestruces dentro de una ballena en un rascacielos museo

                        No comprender nada dentro de una hoja que bebe desánimo de pipa fumar

                        Ensombrecidas luces de dibujos que empequeñecen sombras tintas

                        Cabeza con caballo que llora lágrimas de noctámbulos guantes de boxeo

                        Silla cubierta de sandías rotas mezcladas con trozos de melones sanguinolentos

                        Dos líneas que se cruzan en pizarra con ruedas abiertas las bocas para herir

                        Se empequeñecen las estructuras de signos y símbolos que recorren mundo

                        Ha sido corazón que encabrita la nube de aspectos de serpientes peces

                        Pero te has ido alejándote de ti mismo, no conociendo ya lo que deseabas ser

                        Burros volando jugando al fútbol con peces ballenas con pelotas como lunas

                        Cuadrados cúbicos redondos que se enternecen al ver el Tajo ensombrecer

                        Terciopelos blancos de manchas pegadas a ojos de penas en negro sombras

                        Que soy yo sino un algo que no existía hace un siglo, ni dentro de uno aquí

                        No sé si allí, una oreja mano asiente la voz de un pájaro con signos fórmulas

                        Me he ido alejándome de todo lo que ha podido ser perdiéndome en palabras

                        Pero dónde estáis vosotros que nunca me habéis dado un vaso de agua.

                                                           VII, 90.

                        Pájaro blanco que rodea las sempiternas luces de piedras con blancos negros

                        Casas rodeados en la lógica de letras signos con colmillos de leones hambrientos

                        Tronco forma de toro ajedrez que reconvenga en el río de la pasión mar

                        Luces de colores con torbellinos, dos hojas rojas abiertas en un trozo de hierro

                        Hueco lleno de verdes con caballos disecados que aman a cocodrilos sin dientes

                        Mujer rota en una calle por una bomba pasión de avión lúgubre sin pedir permiso

                        No puedes construir el viento con alfombras rojas y cuchillos de dulce miel

                        Cruz roja verde violeta sobre tronco pecho para tapar color de cabello abierto

                        Triangulo cuadrado de serpiente que atraviesa la mar del útero vientre rojo

                        Mujer con tres bolsos camino de la soledad de la vida con hiriente pestaña

                        Zapato ronco de mirar un pájaro que vuela al lado de un barco de mil toneladas

                        Se han despertado algunas rosas en el corazón ceniciento de la mirada hueca

                        Sombras de lápiz con roturas internas de pesadas sonrisas de cuadrados rojos

                        No sé si podré trabajar con la frente y las manos dentro de dos meses días

                        Calefacción rota de terciopelo que en vaso plato de herrumbre con sardinas

                        Lata con jabón y pan quemado al aire con dulce piedra de retoque de árbol

                        Líneas de suaves círculos que se ríen en avispas de azules clavos ladrillos

                        Dos copas de color blanco pintadas de negro con signos de palos cruzados

                        Piano cerrado y tapado con miel y suave licor de abejas cera con piedra

                        Puerta que sonríe al mundo de la luna al abrase el ceniciento transporte de ser

                        Bolas de cemento sobre cabezas rotas encima de mesas con mil botellas vacías

                        Se han arruinado los colores cruzados de esperanzas en tiempos de nada y seres

                        Qué ha sido un conejo sobre una mesa de bolsillo con sombrero bicicleta

                        He oído como los pájaros se convierten en escobas que permiten la soledad

                        Papeles tirados en escaleras ascendiendo árboles machos y hembras

                        Rojos en forma de tazas de café de color negro que respiran estar en lugar

                        Casa con tres ruedas sobre bombonas de aire para luchar contra seísmos

                        Un trozo de viento amaestrado en una cueva de botella vacía hambrienta

                        Una sombra es lo que ha sido un cabello a la luz de la estrella sol con sed

                        Blanco es todo, blanco es nada, blanco es el ente, blanco es el ser, blanco.

                                                           VII, 91.

                        Se ha ido el viento mareado de percibir ideas

                        Experiencias de pasiones adornadas con sueños

                        Hemos muerto cada día que vivimos respiramos

                        Y al estar naciendo un nuevo ser, tú estás en tú

                        He visto olvidos de uno mismo en solo uno mismo.

                                                          (12 Abril – 28 abril 13 Cr).



[1] - 1ª Edic.: D.l. Cr-360-2015. Título: Epopeya. Poesía. Antología. (1 Dvd. 502 pág.)

       - 2ª Edic.: D.l. Cr‑541-2015. Título: Epopeya, XI, XXV, XXVI, XXVII, XXVIII. (1 Cd. 516 pág).

Lunes, 14 de Septiembre de 2015 09:59 soliloquios #. Epopeya XXVIII-Poesía-Epopeya Filosófica

Epopeya Filosófica, XXVIII. VERSOS, VI. © jmm caminero

                        Epopeya Filosófica, XXVIII. VERSOS, VI[1]. © jmm caminero

                                                           VI, 1.

                        Inmensa soledad de percibir la tierra naturaleza

                        Témpanos de templos abiertos en zonas silenciosas

                        Se abren las manos entumecidas de sirenas

                        Comprendes y no entiendes la totalidad del mundo

                        Ni trozos de esa realidad se satisfacen en lúgubres

                        Caminos que anhelan ser o estar de otra manera

                        Tú frente al inmenso universo del ser y estar

                        Se han enloquecido las ideas al mirar el mar infinito

                        De posibilidades abiertas en la tierra mundo.

                                                           VI, 2.

                        Enciendes una pequeña luz de vela

                        Una cerilla

                        Durante un pequeño tiempo

                        Para quizás alumbrar

                        Una pequeña mirada.

                                                           VI, 3.

                        Placenta sol abertura violín sinfonía

                        Color madero rostro señal símbolo

                        Tener un don o talento pero no saber cual

                        Haber tocado en tantas sinfonías

                        Pero desconocer la partitura de la gracia

                        No saber el lugar que debes ocupar en paisaje

                        Tener tantas posibilidades y ninguna florecer

                        Labios rojos de óleo pintados con narices huecas

                        Cómo encontrar el yo más profundo

                        Expresarlo en un saber o arte o símbolos

                        Ya existen grandes obras y autores de mi edad

                        Con enrome laureles en sus cabezas

                        Yo y mi trabajo ya no podemos tener un nicho

                        En ningún lugar de la materia cultura

                        Cigarros abiertos con humos llenos de pechos

                        Cuchillo corando un plato con lenguas secas

                        Árbol rojo en cielo violeta con esquís rompen

                        Cabezas y colgados de árboles vacas con ubres

                        Abierto un ser como vaca colgado de hierro

                        Congelador de supermercado de mil conceptos

                        Panes abiertos en trozos con gusanos dentro

                        Comidos por niños famélicos con mirada

                        Sin esperanza con guardias de sombreros fusiles

                        Alambradas con luces que embisten la lámpara

                        Realidades futuras con sempiternos caminos

                        Sombreros enlucidos de pasta de colores

                        Edificios blancos asesinándose entre sí con garras

                        Una vaca volando con rizos que va a su boda

                        Un hombre de cien años cobijando en sus brazos

                        Acunando a una mujer de cincuenta soles

                        Tropezar la realidad del ojo firmamento de ser

                        Humano bailando con un tiburón en discoteca

                        Ameba comiéndose un elefante rodeado de mil árboles

                        Sufrimiento refluye en los ojos como volcán de traumas

                        Heridas abiertas como seísmos que recorren cada existir

                        En todo has fracasado comiéndote negros peces

                        Si hubieses triunfado habrías abierto demasiadas botellas

                        Un verso es un golpe de boxeo a la conciencia interior

                        Dormidos los pies enfriados en una cubeta de hielo

                        Montaña violeta que flora sobre ciudad de diez millones

                        Seres humanos reheléenla de picos y palas en las calles

                        Has querido ser una cosa y otra y otra y no has sido casi nada

                        Para qué da la naturaleza esos impulsos para después matar

                        A esos seres en la tristeza, fracaso, desesperanza, sufrimiento

                        No encontrar el yo del propio yo y así entender el mundo

                        Poderlo plasmar con la imagen de una individualidad

                        Para qué tantas posibilidades que después se concretan en vacío

                        Dos seres tumbados vejando uno a otro en escalera adolescente

                        Comprender y entender lo que es y no es sintiendo el ojo

                        Tanto perdonar para que los otros te meen con botijos en cabeza

                        Que no te envenene y mate el fracaso que no te suicide el éxito

                        Imagen revuelta de colores embebidos en trementina alcohol

                        Mundo lleno de deseos inconfesables que se materializan en cristal

                        Comen los hombres y no son capaces de poner diques a sus pulsiones

                        Romper las piernas columna de cementos ladrillos coches

                        Lobo ascendiendo escalera que lleva al laberinto de una cama

                        Enturbia la mirada rodeado de motos en pupilas con velocidad

                        Placer que se entrevé en faldas y caviares y laureles y poder

                        Pocos desean controlar sus tiempos y sus manos y sus cerebros

                        Mil cuerpos de pie sin cabeza y sin pies cortados a tiburones

                        Silencios de rodillas hambrientas de ser estar en racimos de flores

                        Dos seres al lado conservando la autoridad del momento

                        Enriquecidos por estructuras e ideas que bailan cada época

                        Todos convencen el sentido del mundo y una flor se hiela

                        Estás en un pozo negro y no saber cual es tu rayo de sol para volar

                        Mesa de comensales comiendo con la cabeza hacia abajo flotando

                        Músicos tocando sinfonía con la cabeza hacia el suelo y violas flotando

                        Barcos, miles, flotando sobre la luna y el espacio en el cruce del ser

                        Relectura del ser con mariposas flotando en los ojos millones

                        Árboles volando en los rincones del alma de la ciudad y mente

                        Puntos de color ennegrecidos en orejas que bailan cuartetos

                        NYC tan lejos de mis pies y tan cerca de los deseos de triunfo

                        No solo dinero o poder o pasar a la historia sino de ser

                        De tener un pequeño lugar bajo la luz de este mundo soleado frío

                        Tarta flotando con mil velas de mil vueltas de la tierra al sol

                        Imaginad una vela columna de cien metros de alto y de un metro

                        De diámetro encendida durante días en la ciudad respeto DDHH

                        Revierte el tiempo en flor anaranjada de ojos pernoctando tiempo

                        Guerras abiertas de dulces amargos de uno mismo con pulsiones

                        En todo tus ojos han puesto sobre la mesa han fracasado

                        Nunca has sabido ser lo que debes ser sea vendedor de patatas

                        Sea contador de historias de conceptos sea artista o sea científico

                        No has hallado tu sombra debajo de tu carne te has perdido en ti

                        Y en el mundo en soledad cerrada de lo que ha podido ser

                        En lo que no es mundo, tu saber ninguna lengua endulza

                        Como mujer en la calle que todos utilizan y nadie pone anillo

                        Rostros abiertos con ojos naranjas y boca de ranas y orejas mariposa

                        No podías triunfar en este mundo vienes de la libertad

                        Ahora todos quieren súbditos pero hablan de ciudadanos

                        Pelo naranja sobre ojos sin vista con gafas y perro amigo

                        Pecho abierto al aire con volcán de pasión magma roto

                        Se enlutan los vestidos pero no el alma, ni mente, ni carne

                        Sentado sobre la cama en cuclillas exigiendo al mundo algo

                        Que quedará del yo en la pared mirada rota de blanco negro

                        Zapatillas que emiten luz roja en calle cubierta de cuadros silenciosos

                        No echar más dolor sufrimiento pecado al vaso del mundo

                        Sin esperanza dulzura gracia don alegría de sillones para sentirse ser

                        Tumbada la cabeza en seno mesa de estar racimo de poder contener

                        Mundo de libros sin palabras todos blancos al nacer niño

                        Ostro desdibujándose el color y cayendo como magma por los labios

                        Perdiendo orejas ojos boca nariz y abriéndose la frente por puñal

                        De ideas que contornea el cimiento del cemento del ser entender

                        Nunca te has centrado en nada porque los traumas no te han dejado ser

                        Te duele que te marginen algo de lo tuyo pero olvidas las veces

                        Que tú has pisado los cementos dromedarios del corazón de otros seres

                        Elevan a unos, cualquier espacio e ideología, denigran a otros

                        Esta ley es eterna hasta estas luces momentos ahora

                        Cuánto ser se perderá sin desarrollar su dignidad y luces

                        Hotel con pasillos enormes con cientos de dados vacíos por dentro

                        Donde millones de seres dentro materializan realidades internas

                        Necesidades de ojos y bolsillos y pasiones y partes de cuerpos unidos

                        No almas, ni mentes solo trozos de cuerpos que se enfundan en momentos

                        Genitalidad hecha arte comprada por carteras llenas de activos

                        Caído como un tronco roto por mil pedazos unos se mean otros madera queman

                        Composiciones incentivadoras del magma interior del cerebro de reptil

                        Árboles enrollados en sí mismos formando laberintos con sus ramas troncos

                        Ganan tantas veces la partida los menos buenos pierden tantas los más buenos

                        Banderas florero puertos de agua mar escaleras encanecidas sin pintura

                        Rellenar una imagen cubierta de óleo color y trapo para repintar lo blanco

                        Ojos están llenos de infinitos cielos e infiernos rodeados de ideales posibles

                        Cabeza pan de oro cubierta de rojos azules de serpientes que abren infinitos

                        Luz roja en estudio negro sin color intentando captar esencia de viento

                        Flor enriquecida de miel con vientre abierto de cámara con millones de imágenes

                        Silla deslumbrante arco romano iris de máquina de ordenador sin ideas

                        Enlutados lienzos cementos tapando el rostro con mil ojos llorando sentidos

                        Lo real es combinación que neuronas interconectan de dentro y fuera ideas

                        Hechos parábolas metáforas abiertas a mil océanos de significados posibles

                        Elefante volando en una habitación de dos metros cúbicos enfriando ambiente

                        Irá naciendo emergiendo lo interior en formas exteriores de colores formas

                        Cataratas de diez mil metros cayendo hojas de mercurio en planeta de galaxia                             Desconocido camino de ser en cuerda floja sobre cien metros de altura en

                        Otro sistema solar de otra galaxia abriendo ojos de mil metros de tamaño

                        Narras otras historias metáforas para comprender mejor este mundo de bípedos

                        Semiracionales de osos que crean catedrales y dioses que construyen casas

                        Imaginad plaza con cien columnas de mil metros de altura distinta materia

                        Distinto color y en cada trozo de ella miles de imágenes de todos conceptos

                        Casa de techos de sandalias tejas de trozos de miel rodeada de panes azules

                        Lagos con miles de barcos rellenos de aluminio líquido con flores de cemento

                        Hielo en boca que no permite hablar solo mudar la piel con vientres rojos

                        Pie4les cubriendo techos de casas amarillentas de nenúfares cielos tristes

                        Fotos con sonidos cubiertas de marrones engrisados de estructuras con palabras

                        De nadas abiertas en rocinantes sepulturas de seres que han existido

                        Millones de personas abiertas a metafísicas sin control desnublados

                        Rostro solo con cuello que se va alargando hasta cincuenta metros de alto

                        Espejo que se ríe de quién lo mira y engrandece los pechos centímetros

                        Pueblo perdido en tecnologías sociedades sin encontrar la paz interior

                        Bailan las luces en recinto cerrado de miles de colores cambiantes soledades

                        Sala de espera para estar frente al mundo cimiento, muerte, enfermedad, vida

                        Cabezas flotantes en un rincón de unas urgencias esperando alegría o muerte

                        Hemos ido más allá del ahora, pero sin comprender el presente inmediato

                        Comprendes miles de realidades fuera de tu círculo trabajo

                        Apenas sabes nada de quien te rodea de carne y nervios y sangre y hueso

                        Dinosaurio que llevamos dentro entre las vísceras y cerebro

                        Que mueve todo el cuerpo organismo sin saber el color del mundo

                        Todo tú eres el muñeco que se remueve en espacios de dentro

                        Crees que diriges tu existir cuando desde lo más interior del yo se conduce

                        Museo lleno de voces que se creen tocados de dioses y solo intentan vivir

                        Un momento y soportar el existir cansado de tantas pérdidas

                        Adornado de dólares para realizar más fácil la travesía del yo en este fluir

                        Conoces millones de ideas en unos cuantos afectos, estas paralítico emocional

                        Historia de amor que se ha ido desnudando de carne y estando afecto

                        Se han olvidado de buscar al Buen Dios y están perdidos en mil proyectos

                        Piscinas que rodean ojos y cabezas y orejas y mentes lúgubres seres de sí

                        Y no en enciclopedias de preguntas palabras llenas de racimos de silencios

                        Opas rotas en los ojos engrisados de penas y pensamientos y pesares

                        De todos los colores enfundados en cimientos grises de líneas que enturbian

                        El color del viento que se arremolina enana frente abiertas de seres estares

                        Grúas que arrastran pesos de millones de pinturas expuestas a cien metros

                        De altura con abecedarios que representan los yoes posibles del mundo

                        Infinitos lugares donde están las infinitas posibilidades de humanes

                        Nacidos o nacerán en trillones de posibilidades con trillones de combinaciones

                        Genéticas que arrastran luces y sombras y todas las posibles historias

                        Enlutado entristecido por que sabes tanto de muertos geniales

                        Tan poco de los vivientes humanes de sangre que están a tu lado sufriendo

                        Colores con palabras a borbotones a doscientos grados que nacen de las manos

                        Manchas sempiternas que descubren rosas silenciosos tenebrosos caminos

                        Se han roto los pies enlutados de sirenas con rojos medallones en orejas

                        Perros que son los dioses de hogares donde tantos fracasos afectivos han sido

                        “Hawk” trajes de color rosa que embisten las almas en edificios oficinas

                        Triple vidas de tantos seres que son y no son y están y no están

                        Cadenas de afectos e ideas y emociones y experiencias que son más duras

                        Que titanio y carbono formando estrías de millones de átomos unidos

                        Milton y Dickinson levantan la cabeza y besan a Kafka y Pessoa y Borges

                        No soy profeta laico, menos no laico, solo soy una voz que llora mirando

                        Rojas alfombras en monumentos vacíos de aire con miles de personas asistiendo

                        A un hecho cultural de proporciones cósmicas que se olvidará dentro de mil años

                        Ojos tapados de amarillos con trajes negros azules de sangre en el cuello

                        Vela con luz sobre botella rezumando cera en habitación de paredes con hielo

                        Ojo con pasión pulsión de labios abiertos en espera de las glorias terrenas

                        Tentación siempre de falta moral pecado mortal rompe la relación con el yo

                        Destruye la autovía al Ser Supremo de forma sobrenatural y el mar continúa

                        Rueda de sufrimiento tiene su raíz en inmoralidad de uno o antecesores

                        Internet ha cambiado mi pequeño mundo encerrado en la sal de mancha Mancha

                        Lo que ellos pintan esculpen instalan en tamaños colosales de colores y formas

                        Yo tengo que incrustarlo en una dimensión de cartulina blanca de aires vientos

                        No entienden, no comprenden, lo que ellos instalan en miles de palabras de oro

                        Ha nacido un ser Soliloquios con mil bocas y mil oídos y millones de metáforas

                        Mil sillones en sala de museo para comprender algo del mundo que enturbia la paz

                        Tienen tres asistentes para sus cuadros y tres secretarios para sus libros

                        Tú solo tienes tu cabeza, manos y a Dios y la soledad del enorme fracaso agriado

                        Inglés ya es real por Internet para mi pequeño mundo y mente ostracismo

                        Exiliado de todos los espacios y solo viviendo en la espera de todo caído en olvido

                        Rodeados moqueados de miedos temores ilimitados e infinitos seres pueblan

                        Las neuronas de todos los vivientes arrastrando a dioses traumas y sentires

                        Planes de pasado futuros laberintos mundos enternecedores de paisajes hambrientos

                        No comprenden que millones de especies existen, ésta estética es una más

                        Cabezas de prodigios violetas cabezas ennegrecidas de mil serpientes de adorno

                        Vivientes en ojos y bocas y labios, tantas personas no buenas has hallado

                        Ciervos que arrastran almas a fondos de negruras eternas con olores imposibles

                        Solo ser y si eres te amarás a ti mismo y no romperás puente con Ser Supremo

                        Ni con humanes romperás sus piernas, ni ojos, ni espaldas, ni vientos

                        Mil flores en una cama y un ser flotando sobre ellas rompiendo los conceptos

                        Plátanos que se arremolinan en ojos verdes grises de muelas pupilas vientres

                        Hierro fundido a mil grados con rayos de luz que intentan hacer escultura

                        De manos y pies, todo empezó con un meteorito chocando con mar naciendo                              Aminoácidos y después la evolución cambió todo, ese es el plan del Ser Infinito

                        Sentados que gustan estar en la cima de castillo de mil metros de alto

                        Olvidar la moral y el camino ascético místico hacia lo en sí y el Buen Dios

                        Es no ser lo que se tiene que ser y dormir en este vivir con muchos laureles

                        O ilimitados fracasos. No puedes esconder tu mismidad en solo materia

                        No solo eres nervio eres mente y alma que desea la eternidad del ser y Ser

                        Desierto de mar con toros clavados agujas banderillas abiertas en nieve

                        NYC, Madrid, Berlín, Londres, París, Shangai: espacios del ser que es

                        Del es que puede ser algún tipo de ser y dónde algún tipo de estar es

                        La cultura del besuqueo constante y del cuchillo detrás del bolsillo abierto

                        Cielo azul ennegrecido de penas con colores amarillos de estructuras que se abren

                        Pájaros nadando a mil metros de profundidad y peces volando a mil metros de altura

                        Envidia tener estudio taller con docenas de cuadros y papeles manchas e ideas

                        Silla de ruedas de cientos de miles por accidentes rotas columnas

                        Tristeza de mundos caídos interiores: una esperanza sea esta flor de palabra

                        ¿Cómo reducir los ochocientos millones de estómagos vacíos con muro muerte?

                        ¿Qué idea palabra color puedo inventar descubrir para romper la muerte hambre?

                        Soy mortal pecador como tú hipotético lector de realidad de vocablos metáforas

                        No soy mejor que tú, solo soy un miedo como el tuyo en espiral sin conocimiento

                        Siempre habrá un Holofernes tiritando en la calle para ansiar poder inmenso

                        Nerón, Calígula, Gengis Khan esperando detrás de la puerta con ideas y cuchillos

                        Dónde se colgarán millones de cuadros que todos los años se inventa la mente

                        Barba rodea la tez de todo rostro y se levanta como rastrillo todos los días

                        Boca de cocodrilo mordiendo oreja de anciano cubierta de perlas amarillas

                        No son artistas geniales sino geniales gestores industria cultural

                        No puedes vender el alma a nada, porque el Alma es del Buen Dios

                        Crismón es salvación y cruz de Redentor con Eucaristía de Paz Salvación

                        Manchas de azul pintando pies que enlodan y andan en pieles de otros

                        Cabeza de mujer rotas con botellas silenciosas de noches experiencias

                        Mancha blanca en una estructura negra completa irradiando luz esperanza

                        Todo empieza y todo termina y todo termina porque todo empieza.

                                                           VI, 4.

                        Cabeza rota rapada de colores negro y violeta y amarillo

                        Tropezando el ilimitado mental coche destruido accidente

                        Duns Scoto y el pensamiento posible de un cuadro con colores

                        No solo construir cultura, sino quien te la vende, soledad

                        Triángulos enriquecidos de yoes que se abren en disposición

                        Foto abierta de corazones atrapados en columnas de hierro

                        Cárcel de vientres enfebrecidos con guantes de flechas enanas

                        Versión dulce de amarillos rojos aguafuertes laberintos azules

                        Se odian desde la infancia problemas de celos grasientos

                        Se ha roto la paz en un ente familiar que ha decaído en locura

                        Financiar las patas del caballo que se ha decaído en bocas

                        Calavera de colores serpientes barcos de petróleo aberturas

                        Galaxias estrellas contrarios caballos asados en gran restaurante

                        Pubis amarillo azul escuela de ser y aprender el fin del límite

                        Se ha alejado el famoso yo de sí mismo y no se encuentra

                        Pobre niño que han hecho un genio del arte para después olvidar

                        Árbol espiral libro imágenes contactos en no abeja rota oveja

                        Duchamp se ha ganado el cielo de los humanes rompiendo yo

                        Pincel rotura de calamos ensangrentados de roturas aquí cosas

                        Allí el azul del pecho música tambor cruz león abierto en canal

                        Subido sobre caballo de huesos heridos de sangre gafas boxeos

                        Pez rotura de pescado alamedas rufianes encandilados rojos

                        Tenedor de coches que rompen vidas al enfrentarse las chapas

                        Rey reina sentidos como mares que crean galaxias de estabilidad

                        Ángel bueno que nadie escucha e intenta poner orden al mundo

                        ¿El cristianismo ha perdido el tren del arte literatura vanguardia?

                        ¿Por qué tanto dolor sin necesidad, por qué tanta angustia sufrir?

                        Permitir al tiempo que sea espacio, cáncer acribilladoras de vidas

                        En nuestro sistema técnico social solo podemos esperar un tiempo

                        De existir, habría que modificar tantas variables para alargar a

                        Doscientos años de media cada individuo: dentro de tres siglos

                        Ojos y huevos de color verde. Un vientre rodeado de incomprensión

                        Cuidar la propia vida es un deber de todo ser animal y racional

                        La mayoría dicen que aman el vivir pero no lo demuestran

                        No voy en contra del sistema, ni de parte de la arquitectura del mundo

                        No deseo ir en contra de nada, individuo o colectivo, ente ideal o real

                        Rodeo de búfalos hombres encima haciendo el pino con altavoces

                        Si éxito besa muy pronto destroza a los seres, si se acerca muy viejo

                        Ya los ha matado la vida, demasiado tarde llega el laurel del ser

                        Boxeador de la existencia doce millones dólares nacidos en polígonos

                        Industriales que se cierran al mundo de cristales de hojaldres negros

                        Cazador coleccionista de metáforas conceptuales ese es mi sentir profesión

                        Periódicos de noticias captando el ser del ente de lo profundo del yo

                        De cualquier cosa que rodea este mundo abierto en paz guerra

                        El tiempo es siempre lo otro engrandecido por la mirada forma

                        Pie herido de hojas de plátanos rotos con cuchillas grises

                        Avaricia más sin moralidad correcta hace nacer monstruos

                        Círculos de flechas en espirales de flechas en fractales conceptos

                        Enunciados de nuevos seres de ser estar acontecimientos de algo

                        Figuras sin emoción pero de carne y sangre: traumas abiertos al mundo

                        Huir de sí mismos sin desear conocer lo que se es graffiti en la frente

                        Tatuajes de cuadros de somnolientos oberturas de tercetos cuartetos

                        Basquiat en el ojo de la tarde: una vida troceada truncada en el amanecer

                        No amamos a los genios y genias, les envidiamos y nos aprovechamos     

                        De ellos, los llevamos al límite de su ser y se rompen por dentro

                        Luego deviene la rotura por fuera y la rueda laberinto de Buda

                        Sufrimiento continua hemos conocido los corazones deseamos

                        Aliviar un poco el sufrimiento de alguien sin nombre para mí

                        Otros harán realidades buenas para mi alma corazón y no conozco

                        Sus apellidos lenguas razas ideologías laberintos de sus existencias

                        Frágil para estar en este lugar, la fama destruye muchos seres reales

                        Almas perdidas en este mundo, olvidan que son de Dios Bueno

                        La ambición de la fama te destruye y solo uno de mil la besa

                        Pero la inmensa mayoría de esos unos, después se destruyen por el peso

                        Cisterna de hielo endurecido por millones de ideas erróneas prejuicios

                        Irracionales que rompen las estructuras del ser y del pensar y sentir

                        Cisne frito con caviar a la naranja cortinas de peines que limpian ojos

                        Dientes de pizzas con gafas entretenidas de seres lamentos huracanes

                        Jazz de colores e ideas y pinturas y letras: todo esto es Cuadernos

                        Una línea es solo una partecita de todo ese conglomerado estructura

                        Se desespera el ser humano ante el temor dolor de no tener esperanza

                        ¿Cómo han fabricado tan mal una familia que pudo ser feliz?

                        Televisión Internet es el reino de la naturaleza de hoy con ojos de luces

                        Loft de sillas y deseos proyectos de futuro de cuadros con rojo

                        ¿Qué hacer? ¿Independencia? ¿Cuánta para ser y no dejar de ser?

                        Vernissage de pensamiento y bailes de proposiciones que besan metáforas

                        Se presenta el tiempo roto de logaritmos de pensamientos sentados al reír

                        Casualidad y causalidad con perros dragones que se han ido vistos de perros

                        Qué pocos te han dado pésame. Ser que fue bueno sin ser perfecto

                        Tanto dinero en juventud puede romper los esquemas del ser sentir

                        Someter a un ser a enorme creatividad puede destruirle por dentro

                        Alacenas de ideas convertidas en imágenes o metáforas o conceptos

                        Rompiendo al ser que va construyendo un mundo: bebida de crear

                        Que mata a seres humanos tanto como otras dependencias laberínticas

                        Alcohol bomba que mata tantas personas familias y dura sus efectos

                        Durante generaciones, en biznietos que pagan todavía errores de bisabuelos

                        Cartas juego lujuria avaricia gula: tantos errores morales existen

                        Ahora se creen que todo es bueno. No. El mal existe y hay que saberlo

                        Para combatirlo en la tarde y amanecer de la existencia. Cada edad

                        Arrastra su tentación y sus pecados y sus faltas y sus verdades

                        Comprender entender este ojo de piedra es irse de uno mismo a otro lado

                        Hay que saber salir del ambiente. Todo círculo cierra, sea bueno o malo

                        Comprender el mundo desde otro lado del admirar y la emocionabilidad

                        Tristeza que está dentro de la mente más profunda y horada el alma y carne

                        Con vanguardia hacer bien y bondad y belleza y utilidad y hablar del Buen Dios

                        Ícaro y Penélope rompen las telas del mundo, un museo es laberinto mental

                        Alquitrán en los ojos teñidos de verde con cortinas de relámpagos amarillos

                        Naranja llena de infancia robusta en ojos ennegrecidos de pieles de gafas

                        Dos vehículos chocando y a los tres días lápidas de bípedos racionales

                        ¿Cómo disminuir las muertes de hambre, de tráfico, laborales, de guerras?

                        Oreja rota de afectividad del pasado. Cada ser, pequeño o grande es digno

                        De ser querido y estimado. Pobre o supermillonario. Todo. Ese es todo.

                        No estar en mi/tu lugar. Hermoso la forma de coger el pincel de palabras ideas

                        ¿Cómo hacer una obra maestra de cada verso, de cada concepto, de cada dibujo?

                        No a las drogas. Es mejor ser no creativo que tomar substancias

                        Que matan el corazón y la carne y la mente y el alma con luces de pseudofelicidad

                        No un héroe trágico sino un ser normal con límites en su todo lo que puede ser

                        Y en su creación. Somos seres de cuerpo y mente limitado, alma ilimitada

                        Locura de realidades sociales. Uniendo conceptos símbolos hemistiquios

                        Romper todo para crear algo nuevo y más verdadero y bondadoso

                        No destruir por destruir. Basándose en miles de años dar un paso más

                        Homenajeo a los que me precedieron. Si ellos estuvieran ahora cambiarían

                        Lo anterior. Lo hicieron en su época. No la novedad por la novedad

                        Sino encontrar nuevas facetas del ser. El encierro de sí mismo en lo real.

                        La maldad es crear sufrimiento sin necesidad. Conocer maldad de pequeños

                        Y grandes. De un color y otro. De un sexo y otro. De un estamento y otro.

                        Ningún ser desea sufrir pero todo ser que respira sufre y se alegra

                        Buscar el amor y amar. La huida de la banalidad. Sentimientos y afectos.

                        Ser tan visceral y cerebral al mismo tiempo crea muchas luchas internas

                        Avergonzarse del pasado futuro presente, temor de presente pasado futuro

                        No sé lo que es irónico y ser cínico y ser patético y ser perplejo

                        No entiendo muchas palabras que todas las bocas utilizan

                        Solo sé lo que es el bien y el no bien, el mal y el no mal en casi todos los colores

                        Great Jones, NYC, sentirse explotado por los humanes que rodean

                        Tantas tentaciones y tantas soledades. Si llega el éxito algún año bisiesto

                        No te lo creerás. Dirás para ti y los otros, demasiado tarde

                        Todo mi existir me habéis tenido en ostracismo exilio interior y exterior

                        Dejadme ahora en paz, comprad pinturas o versos o letras o ideas

                        Y olvidaos de mí, como si hubiese muerto hace tres siglos y medio

                        Sillón rojo en abrigo azul amarillento de nácar con luces de bohemia

                        Se matan para ser genios, se matan para ser creativos y necesitan algo artificial

                        Mejor es ser un desconocido que no caer en el torbellino de las drogas

                        O de la inmoralidad de todos los colores y formas y tentaciones

                        Es mejor ser uno más en el mundo que no pasar a la historia matando tu ser

                        El primer deber de un humano es cuidar su mente, cuerpo, alma

                        Olvidar el reconocimiento fama de los demás si no eres un genio

                        Sobrevivir a las críticas de los demás por decirte que eres mediocre

                        La vida es más que pasar a la historia o estar en un pedestal de famas

                        Muchos han elevado para después tirarlos desde montañas de cien o mil metros

                        Tú no debes olvidar eso. Muchos del pasado ya son nada

                        Sé modesto y humilde y ámate a ti mismo y ama a los próximos y al Buen Dios

                        Lo demás por añadidura. Si dicen que eres un genio bien. Si dicen que eres

                        Un mediocre también bien. Árboles de colores que horadan el cielo verde.

                        Muy triste dentro de la copa. Imagen persigue el recuerdo de tantos

                        Gordura como forma de evadirse de la realidad, de no sufrir tanto

                        De un placer la comida porque no tienes otros. Una casa en Hawai

                        La mar rodeando el infinito limitado de una conciencia que percibe soledad

                        New York; Madrid, Berlín, megalópolis cuántas muertes habéis causados

                        Cuántas vidas habéis creado en el fin de la ignorancia de lo todo

                        Basquiat homenaje, aprendan todos de las muertes innecesarias

                        Color sin color, líneas de manchas ideas de flores abiertas en relámpagos

                        La cultura es una escalera fractal sin fin, ojo que abre la ventana de la piedra

                        Amar a un ser vivo de la especie que sea pero tener cuidado con sus dientes

                        No mates de tristeza y pesar y sufrimiento al caballo que te lleva sentada

                        Sobre el negro completo una imagen de una finalidad sin fin encubierto

                        Los ojos de un mastín que abre la boca para defender al rebaño humano

                        Nadie se cree que un ser ha realizado cien mil dibujos/pinturas en papel

                        Nadie sueña que un ser ha realizado cuarenta mil páginas escritas

                        Pero el Buen Infinito Dios del que son todos los talentos sabe que es verdad

                        Una fuerza de la naturaleza como un volcán huracán seísmo. No es mérito

                        Suyo. Solo ha sido dado por genes, ambiente, educación, Dios

                        No es llenarse de vanidad y soberbia porque la piel del color es heredada

                        Y lo demás también. Solo que continúo en el fracaso pero pintó cristales.

                        Libertad abierta a la moralidad verdad bondad belleza utilidad

                        Color empecinado de pies que se endulzan en sentimientos buenos

                        Todo ser es un viviente que enrojece las flores de su estar mirando la ventana

                        Solo saben de tantos por ciento, otras veces ignoran las proporciones

                        Se ha roto la luz de los ojos pero la esperanza debe continuar cada día.

                                                           VI, 5.

                        Flor sempiterna de nubes blancas de labios

                        Se casaron un otoño en los cimientos de las rocas

                        Han oído las voces languidecer sempiternos labios

                        Obscura vegetación de la palabra rellena

                        Se ha olvidado el ser de estar frente al espejo de sí.

                                                           VI, 6.

                        Laboras cada mañana con tu mente

                        Creyendo que eres dueño de ella

                        Pero cuando te descuidas

                        Te lanza mil voces de mil personajes

                        Dentro de ti

                        Y tú te quedas atónito

                        Descubriendo un mundo dentro de tu mundo

                        Sin ser capaz de descifrar lo real.

                                                           VI, 7.

                        Bajaste al sepulcro de tu interioridad

                        Pero las escaleras estaban rotas

                        No te atreviste a saltar en el vacío

                        Y volviste sin saber lo que eras.

                                                           VI, 8.

                        Ansían la muerte y la llaman cada día

                        Para cuando venga en el silencio

                        De alguna tarde o noche o mañana

                        Empiecen a temblar como rosales

                        Frente al huracán del recuerdo.

                                                           VI, 9.

                        Dicen los coetáneos la naturaleza no te ha dotado de talento

                        Ni literario, ni filosófico, ni artístico plástico

                        Confórmate a tu existir

                        Y tú te dices, tampoco me ha dotado de tal y cual

                        Hasta vergüenza sientes al expresarlo

                        Y tú te mueres con esos fracasos íntimos

                        Y te dices, no tienes ninguna pequeña roca

                        Que brille más que el sol

                        Y con la cual puedas vender lo limitado

                        Al infinito de los ojos humanes

                        Te alejas llorando de la escena de la vida

                        Solo te echas tierra a la cabeza encanecida.

                                                           VI, 10.

                        Todo instante

                        Es eterno

                        Si es bondadoso y verdadero

                        No volverá a venir

                        Nunca jamás.

                                                           VI, 11.

                        Deseo que el Buen Dios exista

                        Sé que mi mente no es nada comparada a la suya

                        Pero no entiendo sus caminos

                        Con respecto a mis ojos

                        Puede que haya sido infiel

                        A lo que tenía pensado sobre mi

                        Y su providencia intente arreglar

                        Lo que yo he descosido

                        Pero sin que se entienda como blasfemia

                        No comprendo sus planes sobre mí

                        Me he pasad todo mi existir trabajo y estudiando

                        Intentando buscar la verdad y practicar la bondad

                        De forma modesta y humilde

                        Pero siempre teniendo ese fin como horizonte

                        Solo he recibido silencios de los hombres

                        Humillaciones y fracasos y silencios

                        Y del Buen Dios, no se tome como blasfemia

                        Parece que su silencio sobre mi dura décadas

                        O su voz es tan fuerte o tan tenue

                        Que no comprendo nada

                        Soy un autista a Sus Voces y Susurros.

                                                           VI, 12.

                        Hay luz y sombra en cada momento

                        Árbol atraviesa lamente con zozobra

                        Empequeñece el ser y estar de ojos miríadas

                        Que han caído en firmamento lúgubre

                        Ventanas de baños con ojos suspiros

                        Se han enternecido los vientos del mar

                        Andas con un peso de mil toneladas

                        Zozobras abiertas de pianos lúgubres

                        Un libro sin hojas con letras que flotan

                        Tu existencia no la entiendes y preguntas

                        A todos los pájaros entreabiertos

                        De soluciones de solfeos del existir.

                                                           VI, 13.

                        Inmortalidad es el nombre de todo

                        Parte entreabierta de corazones lánguidos

                        Ha destrozado el viento tez mar vientre

                        No entiende como los ojos son rosas

                        Caricias de perlas enrojecidas de soledades

                        Mira lo que acontece en cada minuto instancia

                        Ropa rellena de pasados pegados con dolor

                        Mira hacia la ruta de futura luna con esperanza.

                                                           VI, 14.

                        Ha sido un lugar

                        Sentado mirando

                        Ha estado un tiempo

                        Siente el viento.

                                                           VI, 15.

                        Se acerca la mar a mi vientre cerebro

                        No entiende sus frialdades

                        Encuentra lo que ha sido

                        Perdido en un rocinante camino de ser

                        Aquí está el laberinto de la huida

                        Permíteme que comprenda un día

                        Olvidadas estructuras de huevos

                        Se han rociado los firmamentos nuevos

                        Que es lo que no es

                        Que no es lo que es

                        Y un labio flor enmudece

                        Bajo la sonrisa del salado mar.

                                                           VI, 16.

                        Dormido frente a la nube

                        Empequeñecido desierto

                        De uno mismo frente a los ojos

                        Han estado abriendo las ubres

                        De las existencias de uno mismo

                        Que han roto los vientres

                        Preñados de deseos conceptos

                        Mira hacia otro lado de la tarde

                        Y encuentra un alguien que ha sido

                        Fue una rotura de cueva.

                                                           VI, 17.

                        Empequeñece la existencia ante la tragedia del temor del futuro

                        Se dobla el alma mente en un rincón

                        Y espera la Providencia que le cure el dolor enfermedad de angustia

                        Troceado en un sillón momento

                        Espera la luz que encuentre la puerta de la curación de la penalidad.

                                                           VI, 18.

                        Jugamos al complejo de ser dioses

                        Abrimos todas las cajas de Pandora

                        De la naturaleza olvidadas en los entes

                        Nos creemos como demiurgos de todo

                        Y los torbellinos de soberbia avaricia

                        Nos machacan en el momento silencioso.

                                                           VI, 19.

                        Se rompe el horizonte

                        Al verse en la nada.

                                                           VI, 20.

                        Mar detritus de seres de colores que envían voces a la piedra

                        Manos retorcidas entre las orejas soliviantadas de risas

                        Hueco de mar, dibujo señalando en la ruptura de mirada

                        Tierra soñolienta de la penumbra del dolor en la caída

                        Materia objeto de caída llena de limones de ostras abiertas

                        Cristales empequeñecidos de estimados espárragos eficaces

                        Goya y la penumbra de la guerra en el sufrimiento enternecido

                        Plano en lo que significa en el tiempo de finura caído objeto

                        Corteza de rumiantes de ser y sentir enternecido de pieles

                        Exceso de luz que crea sombra interior profunda en lo otro

                        Desierto blanco y negro, interior y exterior, arena y sangre

                        Desintoxicarse de uno mismo mirando una botella vacía de ojos

                        Pintor sin taller solo con el silencio en su cerebro abierto de nada

                        Encalar de nuevo los ojos abiertos sin cucharas y sin cuchillos

                        Las cosas son siempre otra realidad frente a nuestros ojos

                        Relacionar de otra manera el dedo con un ente de dentro o fuera

                        Concentrar filamentos de lo que ha sido una perspectiva del sentir

                        El señor de la fama todos son parabienes, para el fracasado silencios

                        Sollozos que se enternecen lo que han sido vistas las tardes negras

                        Cefalópodos son sonrisas que se abren a las galaxias de las ventanas

                        Manos rojas de enternecer caminos sempiternos obscuros de lo otro

                        Filamentos de cavernas sintiendo laberintos de mares profundos

                        Aparecer los monstruos de uno mismo en una palabra y color

                        Autorretrato de un corazón sangrando de penas y alegrías

                        Tradición innovación recogida las piernas abiertas de zozobras

                        Rupturas que enternecen los labios de nuevas ideas frías calientes

                        Unos han subido hasta mástiles de montañas y otros se hunden en cuevas.

                                                           VI, 21.

                        No dejar muertos detrás

                        Esa ha sido mi moral

                        Sintiendo el infinito camino

                        De luces y sombras enternecidos

                        Han caído las flores.

                                                           VI, 22.

                        Toro lúgubre en plaza de arena

                        Lleno los ojos de sufrimientos

                        Catarsis de mil pares de orejas

                        Llora la vaca del negro astado.

                                                           VI, 23.

                        Arena revienta la pared del ente

                        Se enternece sintiendo peldaños

                        Abiertas las lunas de racimos

                        Ennegrecidos caminos de sentires

                        Pero todo se ha alejado abriendo

                        Una ventana al cielo azul de la nada

                        Se ha obscurecido algún lugar en mente

                        Todo es una barca de recuerdos y futuros.

                                                           VI, 24.

                        Pintan cosas

                        Hay que pintar esencias de las cosas

                        Rellenar ideas de las cosas.

                                                           VI, 25.

                        Estas lunas son ensangrentadas de dolor

                        Se ha roto varios costados de presente futuro

                        Entenebrecidos de penas y simientes dolorosas

                        Todos los santos que intercedan para dar agua

                        A lengua sesgada de sed de pena entreabierta

                        La noche del Buen Dios se ha cebado en tus manos

                        ¿Qué querrá decirte con tanto dolor?

                        Acurrucado a sus pies le pides paz y misericordia

                        Peso tan grande como montaña de escombros fundida

                        En hielo con sombras de rasgos trazos negros

                        Ven, o moriré de pena y desierto interior enturbiado

                        Rojo azul que enturbia los labios de la esperanza pasada

                                                           VI, 26.

                        Misterio es siempre el olvido

                        Enigma es desear olvidar

                        Y no poder hacerlo.

                                                           VI, 27.

                        No quieren morir

                        No quieren vivir

                        No entendemos

                        Las bocas de unos

                        De otros.

                                                           VI, 28.

                        Aparece el dolor sin ser llamado

                        Demasiadas veces lo has estado criando

                        Durante años y años y dándole tu piel y leche

                        Pero no eras consciente porque e placer

                        Te hacía olvidar que estabas creando la caverna

                        Del sufrimiento futuro.

                                                           VI, 29.

                        Tu mirada

                        Podría ser

                        Podría estar

                        Tu mirada

                        Podría olvidarse.

                                                           VI, 30.

                        Nos crean infiernos y purgatorios en este mundo

                        Después vienen con los antídotos y curaciones

                        Así nos controlan y gestionan mejor aquí

                        Pueden hacer de nosotros lo que desean

                        Y llevarnos después al Infierno por desesperación

                        Han matado la moral correcta y al Buen Dios

                        Diciéndonos que así nos liberaban de las redes

                        Pero ha sido para hacernos esclavos de nuestras pasiones

                        Y así gobernarnos mejor y ellos hacerse de oro

                        Para que los adoremos por su alta cultura y su alto saber

                        Su alto poder y su alta clase social nacida del pueblo

                        Nos hemos dejado engañar por baratijas de colores

                        Lúgubres campos de la noche en lunas sangrientas.

                                                           VI, 31.

                        Solo en el sillón

                        Sola en su habitación

                        Dolor sobre dolor

                        Miedo al presente

                        Miedo al futuro

                        Ver como una persona va cayendo en las negruras

                        Esperar y esperar

                        No saber si vas a poder

                        Soportar tanto dolor

                        Tanta pena y angustia y tristeza

                        O si huirás de algunas de las maneras

                        Que el mundo te permite.

                                                           VI, 32.

                        Percibes el silencio callado de los traumas que matan a personas

                        Que las hacen vivientes sufrientes durmientes y dolores

                        Caminos que no llevan a la luz sino al sufrimiento

                        Árboles llenos de dolores y penas sin saber diagnóstico

                        Ni pronóstico, ni cura, ni solución

                        Esperar que las mentes encuentren el sosiego

                        Te hayas en medio de un mar borrasca huracán

                        Fue fácil solucionar problemas en su época +

                        Pero esos también tenían otros traumas precedentes

                        Siempre la rueda del sufrimiento del Gran Buda

                        Funcionando y dando vueltas y reventando

                        A unos y a otros y a los de más allá y los de más acá

                        Los pocos años de respirar este aire qué te quedará de oír

                        Siempre fuiste una persona de buena voluntad y de sonrisa fácil

                        Pero tantos te han cerrado los ojos y pegado palos en columna

                        Silenciosas ocultaciones de la que se reían los vientos

                        Solo nos queda que el Buen Dios escuche los gritos

                        Que noche y día y tarde y mañana le hacemos.

                                                             (05 Abril 13 – 12 abril 13 Cr).

 

 



[1] - 1ª Edic.: D.l. Cr-360-2015. Título: Epopeya. Poesía. Antología. (1 Dvd. 502 pág.)

       - 2ª Edic.: D.l. Cr‑541-2015. Título: Epopeya, XI, XXV, XXVI, XXVII, XXVIII. (1 Cd. 516 pág).

 

Lunes, 14 de Septiembre de 2015 10:02 soliloquios #. Epopeya XXVIII-Poesía-Epopeya Filosófica

Epopeya Filosófica, XXVIII. VERSOS, V. © jmm caminero

                        Epopeya Filosófica, XXVIII. VERSOS, V[1]. © jmm caminero

                                                                       V, 1.

                        Zozobras de vientres enardecidos en la luna

                        Racimos de escaleras ascendiendo al yo

                        Se han roto vidrios de la mar endurecidos

                        Relámpagos sempiternos de búsquedas

                        Del yo en el no y en el mundo del ser

                        Siempre entrando en un nuevo estar

                        Trenes de presente hacia futuros caídos

                        Pero cada día amanecen nuevos árboles.

                                                           V, 2.

                        Hundido ante el dilema de caminos

                        Silencios vientres de esparto rotos

                        Han emblandecido emblanquecido

                        Posibilidades rotas las manos

                        Huecos de vientres ojos ennegrecidos

                        Se han roto los sistemas del mundo

                        Has perdido en el existir diario

                        Todavía no has levantado tu tienda

                        No has encontrado solución a tu vida

                        Debes seguir anidando el campo

                        Encontrar esperanzas para los que vengan

                        Dentro de ti y fuera de ti en molinos

                        Se rompen los oídos frente a los muros.

                                                           V, 3.

                        Todavía los tiempos te permiten escribir poema esencial

                        En mundo roto fuera y dentro relleno de perplejidades

                        Aún puedes en paradojas de metáforas e ideas

                        Concentrar en unas líneas deseos pensamientos de todos.

                                                           V, 4.

                        Sientes que tus ramas y hojas se han roto

                        Caído en la tierra de sal y vinagre

                        Se han roto las posibilidades de futuros entumecidos de ser

                        Gafas abiertas de nadas y de todos

                        Has perdido muchos campos del vivir

                        Te duele sentirte caído en alquitrán de fracaso

                        Rodeados de vientos de vientres entumecidos

                        Jardines sempiternos de zozobras de realidades

                        ¿Por qué hay momentos que el aire te ahoga?

                        Necesitamos frutos de sonrisas y esperanzas

                        Has visto letras y bolígrafos romperse en mil trozos

                        No sabes que vereda escoger en esta tierra.

                                                           V, 5.

                        Crees que mereces una sonrisa honesta

                        Crees que no es mucho pedir a los vientos.

                                                           V, 6.

                        Dicen a los vecinos del lugar

                        En las calles no los saludas

                        Si los encuentras en otras tierras

                        Te acercas y preguntas al silencio.

                                                           V, 7.

                        El alimento es la soledad

                        Rodeada de ideas e imágenes

                        Conceptos, millonario de preguntas

                        Perdido en las soluciones abiertas.

                                                           V, 8.

                        Unos y otros un color y otro

                        te han ido cerrando esperanzas

                        Durante décadas de esperas

                        No puedes contar nada a nadie

                        Vivir tu silencio en el higo amargo

                        Solo ir muriéndote en nidos de tristeza.

                                                           V, 9.

                        Cogiste el tronco de la rama abierta en verde azulada de realidad

                        Tantos proyectos hundiste la mente y el corazón en ellos

                        Tropiezan las ánimas en recovecos de posibilidades

                        Nada ha emergido con labios azules de rosas

                        Siempre ha sido el no dado por lenguas o realidades

                        Cansado estas de hundirte en fracaso abierto a relojes de arena

                        Piedras tan grandes como catedrales sientes sobre el alma.

                                                           V, 10.

                        No quieres cantar negatividades desesperanzadas

                        Silencios rodeados de amarguras negativas

                        Deseas abrir los labios y vulcanizar flores de olores dulces

                        Existen días, semanas que las sabanas se hacen hierro duro

                        La copa se llena de agua enturbiada de miserias gusanos

                        Un Everest se te ha metido en el vientre horadándote el alma

                        Miras al pasado de reojo y sientes tanta equivocación

                        Demasiada por ti mismo y demasiada por la maldad de otros

                        Caído estás en gafas de preguntas e incógnitas de casi todo

                        Para qué un verso más para tirarlo al estercolero del mundo

                        Tropiezas contigo mismo sintiendo una maceta rota

                        Crees en Belén y en el Gólgota y en el Tabor y…

                        Pero la mente se te llena de pesadumbres avinagradas

                        Azufres abiertos de ropas intestinas de soporíferos cristales

                        Cantas lo que no deseas hablar y silencias las alegrías

                        El mundo está negro pero más allá existen millones de soles

                        Trillones de flores están dando color a las piedras del mundo

                        Millones de bocas sonríen cada día a sus hijos nacidos

                        El mundo es bueno dentro de las oleadas de miedo y sangre

                        El mundo es esperanzas para millones y también para ti

                        Levanta tu cabeza de la zozobra del momento

                        Y respira cómo el mar también te cobijará tu alma.

                                                           V, 11.

                        Hay amaneceres

                        Que se han roto las piernas de las estrellas

                        Hundidos los ojos

                        En cristales de hierro.

                                                           V, 12.

                        Te acuerdas de Pessoa, Dickinson, Kafka

                        Delante de tu sillón realidad vaso mesa casa agua puerta

                        Te sientes tan solo en soledad como ellos

                        Sin saber presente futuro

                        Solo pasados de zozobras grises

                        En tu pensamiento muere tu mundo.

                                                           V, 13.

                        Temes soportar comprender

                        Pasiones iniquidades maledicencias

                        De hombres

                        Igual que comprendes los vaivenes de la naturaleza

                        Temes aceptar todo lo humano

                        Porque entonces tú harías lo que imagines.

                                                           V, 14.

                        ¿Por qué no te apuntaste a una ideología?

                        Y bajo ella abrazar tu mundo futuro

                        Subir los escalones de ese edificio

                        Negar otras miradas

                        Siempre esta hablando de tolerancia

                        Y no soportar una opinión diferente

                        Habrías tenido padrinos

                        Y te habrías bautizado con dólares y poder

                        Este es el mundo

                        ¿Por qué no te pusiste bajo un paraguas?

                        Es lo mismo sea bueno o malo o acertado o erróneo

                        Eres ciudadano de tercera en tu propio redil

                        Porque nunca has estado bajo un bando manada.

                                                           V, 15.

                        ¿Por qué tienes hoy el alma rota en mil pedazos?

                        ¿Siempre has intentado caminar a la sombra del bien?

                        ¿Has buscado deseado verdad y bondad sin límites?

                        ¿Has buscado la realidad y lo real en ello?

                        ¿Has cambiado de gafas para no copiarte a ti mismo?

                        ¿Pero en el medio camino no sabes si soportarás?

                        ¿Más calor, más frío, más huracanes de la vida?

                                                           V, 16.

                        Da lo mismo llenes el mundo

                        De pinturas dibujos poemas versos cuentos relatos

                        Aforismos ensayos novelas teatro

                        Conceptos ideas sugerencias preguntas

                        Dan lo mismo los árboles que tales y colorees

                        Ni tu figura

                        Ni tus palabras

                        Ni tus conceptos

                        Gustan a tus coetáneos

                        Y los del futuro no llegarán tus sonidos

                        Confórmate al silencio de la arena que tapa tu vientre boca

                        Tranquiliza tu mente en placer saborear una redonda naranja.

                                                           V, 17.

                        Has llenado tu vida de libros de ideas y preguntas

                        No la vida de vida

                        Ahora te comes las manzanas avinagradas del pasado.

                                                           V, 18.

                                                           V, 17.

                        Has llenado tu vida de libros de ideas y preguntas

                        No la vida de vida

                        Ahora te comes las manzanas avinagradas del pasado.

                                                           V, 18.

                        ¿Por qué me llenaron la cabeza de ideas de libros?

                        ¿De mil utopías de moralidades y éticas?

                        Otros laboraban el campo real material

                        Tú siempre soñando en caminos de ideales

                        No te has conformado con vivir en un sillón

                        Con jardín de flores pequeñas

                        Soberbia y avaricia espiritual te han matado

                        Codicia de tanto saber y tantos laureles

                        Te han matado y ahora sientes el cuchillo en carne

                        Atravesando con cristales puntiagudos los ojos

º                      ¿La conciencia se ha roto en palillos de jamones salados?

                        Un libro es un viento de grises.

                                                           V, 19.

                        Hoy

                        No te sosiegan

                        No te consuelan

                        Palabras de oro y plata

                        Hoy el alma se te está rompiendo a trozos

                        Y penas

                        Y hoy la sangre te sale a borbotones del vientre.

                                                           V, 20.

                        Sentir zozobras viajes del espíritu

                        Enroscado en presentes posibles.

                                                           V, 21.

                        Has visto morir

                        Planes y esperanzas.

                                                           V, 22.

                        Ni la carne

                        Ni la mente

                        Ni el espíritu

                        Te han sofocado la mirada.

                                                           V, 23.

                        Tantos años detrás de la silla

                        Escondido en el seno de la mesa

                        Esperando un tronco abierto.

                                                           V, 24.

                        Da lo mismo las variedades de cacerolas

                        Que tus manos y mente fabriquen en silencio

                        Ninguno de tus barros serán deseados

                        Por bocas o lenguas o sangres.

                                                           V, 25.

                        Camisa rota llena de bolígrafos y colores

                        Azul blanquecina al lado de la silla

                        Se sienta la esperanza al lado de la espera

                        Pijama enternecido de ilusiones rotas

                        Se acercan los días y el dilema se rompe

                        Han abierto sillones de hierro blanco

                        Que la nada no agote la sangre

                        Que no sea la última palabra muerte y fracaso

                        Oh Buen Dios por qué no das sombra a esa garganta

                        O si la das por qué no reconoce ese oído tu voz

                        El trigo espera en la tierra amarilla agrisada.

                                                           V, 26.

                        Temes volver al laberinto de paredes

                        Con voces en desarmonía

                        Temes lo poco de existir que te reste el aliento

                        Llenes tus miradas de cuerpos destrozados

                        Insertados en almas y mentes rotas

                        Por mil causas y batallas desconocidas

                        Temes que ni esa esperanza se cristalice

                        Temes y temes ambas realidades.

                                                           V, 27.

                        Todas las figuras de cristal de colores abiertos al mundo

                        Has fabricado en zonas de soledades y esperanzas

                        Se han roto en mil pedazos de grises negros

                        Saboreas un café negro avinagrado de sal

                        Todos los trajes han sido retazos llenos de fracasos

                        No entiendes los azules y pájaros claros sinfonías

                        Vienes abiertos los dedos de puñales enhiestos

                        Corazones partidos en mil operaciones eres tú mismo

                        Maderas rodeadas de letras colores en basuras

                        No encuentras una palabra de consuelo para ti mismo

                        Cómo alguien de tantos valores y tantos esfuerzos

                        Ha roto su existencia en la sangre muerta de cerámicas rotas.

                                                           V, 28.

                        No encuentras una palabra imagen de consuelo

                        Para decirte a ti mismo y volver a levantar tu alma.

                                                           V, 29.

                        Triste está tu carne y mente y alma

                        En tu monte de los Olivos

                        Todas las criaturas tienen su Tabor

                        Su Canaán

                        Su Gólgota…

                        Todos los seres que respiran…

                                                           V, 30.

                        Triste está la carne

                        Triste la mirada

                        Triste la mente

                        Triste el alma

                        Triste está triste

Entristecida.

                                                           V, 31.

                        Para qué un verso más lleno de imágenes metáforas ideas

                        Para qué un dibujo más lleno de colores conceptos representaciones.

                        Para qué un concepto más lleno de posibilidades preguntas ignorancias.

                                                           V, 32.

                        Sientes el alma lleno de púas

                        Cadáveres muertos de ti mismo

                        Trincheras con azufres y alambradas

                        Recorres la vista hacia atrás y se llenan de sangre maloliente

                        Cúbicos caminos de hierros fundidos de venenos

                        No sabes recomponer el traje del alma

                        Ni por dentro, ni por fuera

                        Solo estás con ella y deseas conservar su vida esperanza

                        Un trueno de periódico de letras se te cae de las manos

                        El ojo se ha roto en mil pedazos

                        Avaricioso de ideas y de saber y de elocuencia

                        Ahora te encuentras con un mar de sapos y culebras

                        Muere tu silencio

                        Pero todavía tienes deberes al alba y en el horizonte

                        Has sido algo que pudo florecer demasiado

                        O creías que tenías talento para rodear la tierra

                        Solo eres un ser más entre miles de millones

                        Nada de creatividad originalidad innovación genialidad

                        Nunca has comprendido que solo eres

                        Un viento en una carne nada más.

                                                           V, 33.

                        Triste está mi alma mano labios sangre vientre

                        Mi alma corazón mente labio piel está triste.

                                                           V, 34.

                        Detrás de una revolución viene otra

                        Será científica o social o política o religiosa

                        La rueda de los cambios no termina

                        Todo fluye a borbotones y despacio

                        Ideas se pegan al cerebro piel de los humanes

                        Y quieren aplicar esos cambios al mundo real

                        Huyen, huimos los seres humanos siempre de un lugar

                        Creemos que deseamos poner los labios manos en otro

                        Conflictos solubles en un tiempo después se convierten

                        En huracanes imposibles de armonizar controlar

                        En nombre de grandes ideales el caínismo aparece

                        Opresores y oprimidos y después cambian las tornas

                        Ambos son siempre ambas realidades y ambas banderas

                        Nunca hablan de las polifonías de voces que duermen

                        Que pierden todos algo y mucho en la siembra del existir.

                        Cómo hallar sistemas de jueces para revoluciones y cambios

                        De ese modo no se llegue a los cuchillos de hierro paredones

                        Campos de muerte en redes de ideas y púas en los oídos.

                                                                       V, 35.

                        Cruzas la acera

                        Da la vuelta a la esquina

                        Te encuentras al destino.

                                                                       V, 36.

                        Leer a los ojos en sus hechos

                        Leer a las manos en sus ideas

                        Actos y hablas y hechos y voces

                        Vivir y mentir existen seres con ese axioma

                        Hayas sus voces en muchos lugares espacios

                        Estratos sociales culturales y colores de corazón

                        Un poema es una esencialidad de un algo

                        Hoy nos toca describir un trozo del corazón

                        De todos y de aquellos y de los otros

                        Ha sido el retemblor de las nadas.

                                                                       V, 37.

                        Dicen que las musas no te han dado suficiente talento

                        Que las barbas de la genialidad no han mojado tus labios

                        Relámpagos de fracasos de todos los colores cosechas

                        También sabes que has existido en un desierto

                        Que muchos aguijones de venenos se han cruzado

                        Que no tienes genialidad debes aceptar el veredicto

                        Porque una obra tiene dos firmas, autor y tiempo

                        Si la segunda parte actor y creador no la admite

                        Caerán sobre ella muerte y silencio y nada

                        Millones de creaciones nacen y mueren nacidas

                        Tengo que aceptar la sentencia de mi época

                        Los dioses no te han otorgado creatividad.

                                                           V, 38.

                        ¿Por qué en el juego del existir

                        Ganan tantas veces los menos buenos?

                                               ¿Por qué en tantas horas los más buenos,

                                               No perfectos doblan sus rodillas en la pena sufrimiento?

                                                           V, 39.

                        Sentado en el sillón

                        Sientes caer las paredes del tiempo

                        Cada día te queda menos de respirar este silencio

                        Sentado en el minuto…

                                                           V, 40.

                        Han sentenciado con razón esperamos

                        Que no sirves como pensador, ni filósofo, ni escritor,

                        Ni novelista, ni ensayista, ni pintor, ni dibujante

                        Ni tantas cosas, ni tantos ambientes medios silencios

                        Han juzgado que no tienen tu cerebro boca labios manos

                        Suficiente talento para crear nuevos mundos mentales

                        No me quejo de no tener creatividad conceptual

No ser capaz suficiente de inventar un mundo real

Imaginario de palabras e ideas y metáforas

                        No soy culpable de ser blanco o ser alto o ser mediocre

                        Mediocre pensador escritor inventor descubridor

                        De mundos que retuercen las realidades de símbolos

                        Solo me duele que aunque mis palabras sean débiles

                        No ocupen el último lugar del Parnaso Academia

                        Solo reclamo a los dioses humanos ese pequeño desprecio.

                                                           V, 41.

                        Deberían mis manos cerebro

                        Haberse dedicado a vender cosas

                        No a crear imágenes símbolos ideas

                        Ese ha sido mi error más profundo

                        Ahora ya próxima la cizaña

                        Comprendo que he desperdiciado mi existir

                        Siempre detrás de una nueva verdad con bondad

                        Y en todas las trincheras campos has ido perdiendo

                        Solo trabajo y estudio y sufrimiento y pena

                        Nunca tus dedos ponían una frase correcta

                        Vivir desvivir en el silencio prudente

                        Has muerto en vida

                        Solo quién haya pasado por estas noches

                        Entiende su significado

                        Y el buen Dios parece que admite

                        Que la sinfonía que has creado tampoco tiene suficiente valor

                        Mientras otros valiéndose de menos talento aún

                        Pero con menos escrúpulos y apoyados en banderas

                        Del color que conviene en cada territorio

                        Han ido escalando peldaños de poder y vivencias

                        De placeres y descanso y de notables triunfos

                        Y tú y tu moral y tus bondades y tu sonrisa

                        Se han muerto en las aceras de la vida

                        Ahora solo temes el Juicio de Dios

                        Por si te sentencia que has perdido la vida

                        El poco talento siguiendo nubes de fantasmas de genialidades

                        Ahora temes haber perdido esta vida y la Próxima

                        Silencio es tu alimento y bebida cada sorbo de minuto.

                                                           V, 42.

                        Qué haces imbécil idiota ignorante idealista insulso

                         A las cinco de la mañana uniendo palabras imágenes ideas

                        Creando versos que jamás nadie valorará

                        Y que ninguna boca cerebro le alimentará

                        Que hago yo autor de símbolos sin significado a estas horas.

                                                           V, 43.

                        Mueves los párpados

                        Y rezuma de dentro

                        Un sufrimiento que creáis apagado

                        Pero que retorna cada tiempo

                        Como el volcán no extinto.

                                                           V, 44.

                        Amor se ha ido transformando en desamor

                        El desamor se ha ido camuflando en amor

                        Ambas realidades se dan en un mismo sentido

                        Un mismo ser

                        El misterio del amor amar y del amar amor

                        Rezuman los papeles sangre vertida de desaliento

                        Sacrificios que nunca se han valorado a ojos

                        Has dejado más que la piel en el silencio

                        Rotos los asteriscos del existir vivir

                        Han nacido para el silencio

                        Vivir sin nacer, nacer sin vivir

                        Difícil es no caer en una opresión inmoral

                        En los círculos laberintos dónde existimos

                        Malos tiempos son todos los tiempos

                        Unos en unos rostros y otros en unas ideas

                        Tantas tentaciones pasiones existen para sorber

                        Y te maten las entrañas de los corazones.

                                                           V, 45.

                        Vivimos tiempos y todos los tiempos vivimos

                        Pasiones deseos pulsiones instintos

                        Que no ponemos límite

                        Unos escogen o son seleccionados por unos

                        Otros por otros

                        No todos caemos en los mismos errores morales

                        Pero la biología o el tiempo o la mente

                        Nos selecciona unos placeres tentaciones

                        Sin límite, ni armonía, ni color nos encenagamos en ellos

                        Antes le llamaban pecados mortales y errores morales graves

                        Ahora las sinfonías de las ideas han cambiado

                        Y les denominan libertad y liberación del color que sea

                        Unos límites, pequeños y desdibujados la ley impone

                        Pero en tantos cientos de millones de cerebros andando

                        La mayoría encuentran como saltarse esas cadenas paredes

                        Unos, caemos en unos pozos y otros, en grandes estanques

                        Pero si el Buen Dios existe y si existe Juicio

                        Y si existe Cielo y No Cielo

                        Más de uno nos veremos en una estancias y otros en las de al lado

                        Porque nuestras pulsiones no armónicas

                        Han traído el dolor a la tierra

                        Casi siempre a otros seres más débiles que nosotros

                        Que han desmenuzado sus existencias pequeñas

                        En los dolores que les han infringido nuestras pulsiones sin medida

                        Puede que tantas lenguas indican que no exista nada Detrás de la Puerta

                        Puede que exista Algo detrás de la Muralla Final

                        De existir o de poder existir

                        Más de uno

                        Me temo que millones llenaremos el No Cielo de rabia y lágrimas eternas

                        Aún tienes tiempo

                        Unos minutos o meses o años o décadas

                        Arrepiéntete de lo pasado y no caigas en los nuevos errores

                        Vicios que se visten de libertad y perfección y necesidad y arte

                        Todavía tienes tiempo porque aún te queda un minuto o cincuenta años

                        De respirar aire y amasar pan en tus ojos labios estómago

                        En este lugar planeta de oxígeno y tentaciones…

                                                           V, 46.

                        Todos

                        Pequeños y grandes y débiles y fuertes

                        Todos tienen poder

                        Mayor o menor

                        Poder para romper otras almas

                        Además de la suya

                        Todos alfabetos o analfabetos

                        De un color o de otro

                        De un sexo u otro

                        Todos tienen poder

                        De abrir la puerta del bien o del no bien

                        De romper algún alma en el camino

                        Tú, tú, yo, yo podemos abrir una botella

                        O romper un cántaro.

                                                           V, 47.

                        No dejes el ser bueno

                        Arrepentirte

                        Para el último momento de tu existir

                        Es dogma que si te arrepientes te salvarás

                        Pero no dejes para tu último aliento

                        Minutos o días para cambiar de vida

                        No dejes tu sentencia eterna para ese instante

                        Porque no sabes las tentaciones

                        A las que serás sometido

                        Por el Tentador en esos minutos

                        Cuando te pongan delante tantos hechos y actos

                        Y deseos e intenciones y fines y tu corazón sin mentiras

                        Puedes caer en la desesperación más profunda

                        Y tú mismo te condenarás a no estar con el Buen Dios

                        Tienes aún tiempo y espacio

                        Meses o décadas para cambiar de camino vida

                        No sueñes que aún te queda mucha autopista

                        No sabes si esta tarde

                        Te llamarán al Juicio de tu propia conciencia ya sin engaños

                        Sin fraudes de ti mismo contigo mismo

                        Quizás exagerando lo malo que has sido

                        Ninguneando lo bueno que has estado

                        De existir Dios y Juicio será el mayor negocio de tu existencia

                        Aquí y Allí

                        Ten misericordia y piedad de ti mismo

                        Y aunque no creas en nada

                        Respira este aire como si existiera Otro Mundo

                        Porque de no existir no pierdes casi nada

                        Pero de Ser Real habrás perdido todo

                        Recuerda argumentos de Pascal y Unamuno.

                                                           V, 48.

                        Estás tirado en el suelo

                        Sentado

                        En la pena de los dilemas.

                                                           V, 49.

                        Has querido ser tantas cosas

                        No sabes por qué tantas vocaciones

                        Que no has sido nada

                        Ninguna

                        Solo has vivido en sufrimiento

                        Coleccionador de fracasos

                        Ya tienes un tronco medio seco

                        No sabes cuándo el rayo tumbará

                        Tus ramas y hojas

                        Ya has muerto en vida

                        No sabes ya de qué botella respirar.

                                                           V, 50.

                        La generación de sus abuelos y bisabuelos nos llevaron a una guerra

                        Para evitar que les requisarán sus industrias

                        Ahora sus nietos y biznietos nos llevarán a la secesión

                        Al hambre humillación pauperismo

                        Para satisfacer sus codicias y avaricias con más industrias.

                        La excusa es siempre la eterna razón:

                        Bandera, idioma, cultura, historia, nación, religión…

                        Los corazones los tenemos llenos de sufrimiento

                        Por el temor de nuevas desgracias y sangre revienten

                        Nuestras cabezas y manos y cabello y boca y ojos

                        Y el alma está destrozada perpleja en el torbellino

                        Huracán catarata del temor del futuro.

                                                           V, 51.

                        Sobre la esencialidad de lo del que era

                        Sonido abierto en bruces de sinfonía

                        Lamento de lo que ha podido ser

                        Mira andando el cimiento de estructura

                        Ha caído el viernes silencioso de retruécanos

                        Pero la vida continúa con un aliento.

                                                           V, 52.

                        Era un aliento animal que se avecinaba

                                               En la ventana abierta de las mucosas del

                        Pensamiento que se ensordecía de ser

                                               Estar abierto a las ubres de la vida

                        Y muriendo la mirada nace el alcohol del deseo

                                               Se ha muerto un ser en la tentación de

                        La pasión sin medida botijos encubridores del ser

                                               En lo que es en tiesto pino del mirar

                        Se ha abierto un ceniciento camino de esperas

                                               Una hoja de papel con letras en la frente

                        Sempiternos caminos de mesas abiertas a sinfonías

                                               Mueren las esperanzas en los instintos.

                                                           V, 53.

                        El suelo se convierte en trampolín para el infinito pesar pensar

                        De remiendos de vida encintados en vestidos rojos azules

                        Carcomidos las pasiones abiertas desde la prehistoria antigua

                        Se han ennoblecido las manos buscando el ilimitado límite

                        Corazones enternecidos y somnolientos vaivenes de estar

                        Se han superado los relojes y caídos las variables estructuras

                        Gafas abiertas con espera sin esperanza enluta el momento

                        Ha caído la garganta caverna cascada de hielo blanco

                        Rompen las ventanas verdes cojines de silencio

                        Suelo se convierte en pista de hielo carne condensado en ser

                        Termina la representación de la vida y la mirada lejana

                        Silenciosos parámetros de que no solo de carne pan vive

                        La humanidad también anhela lo Metafísico del ser y Ser.

                                                           V, 54.

                        Siempre hay una tentación nueva en el camino

                        Una dicotomía dilema de si y no

                        De posible e imposible, de correcto e incorrecto

                        De moral e inmoral

                        Siempre hay un escollo en el camino

                        Seas joven o anciano, niño o niña, hombre o mujer

                        Prepárate para el dolor del dilema

                        De la lucha de lo bueno y lo menos bueno

                        De lo real que parece irreal, de lo irreal que se pinta real

                        Y en esa lucha eterna del mundo de cada boca y ser humano

                        Tú en situaciones imposibles de imaginar

                        Tienes que encender la vela o apagarla.

                                                           V, 55.

                        El autobús de sempiterno camino abierto el borde

                                               Racimos de flores encendidos caminos de la nada

                        Por lo que acontece en cimientos de libros escritos con palabras de oro

                                               Se han sentido las gafas abiertas reducidos caminos de oro

                        En el sempiterno camino de variantes células sufrientes

                                               De estrechos variantes oberturas de nadas con arcos blancos

                        Se ríen los mundos al visitar las manos de los hombres cenicientas

                                               Estructuras de ideas con materiales de la tierra

                        Endulzan fríos relámpagos de las obras carcomidas de pena e ilusión

                                               Rompen las estructuras al abrirse una esperanza

                        Atada a las manos cerebro de futuro temblor amarillo anillo

                                               El ser humano levanta la cabeza y aspira metafísicas

                        Dormido durmiente sueña con ser y estar en el mundo de todo y algo

                                               Encumbra la mirada y siente que la creación es recreación.

                                                           V, 56.

                        Caen cascadas de gota de hidrógeno con oxígeno y mojan las manos

                        Interiores de todo ser que respira en el momento formando cauces

                        Microríos de sentires que amanecen florecidos en alquitrán

                        Microamazonas en la negra tierra artificial natural de la calle turbia

                        Sin luz abriéndose al cementerio de ideas pausadas y pasadas

                        Que rememoran las tinieblas por emerger de lo infinito escondido

                        Y tú frente a lo que moja exterior sientes el interior que evade de la cárcel

                        Rompe el castillo y recuerdas aquello que escondido creías muerto

                        En el silencio de años y años de lunas pernoctando creías ya no ser

                        Pero lo que fue y grabaste en la mente profunda como música de fondo

                        Enturbia o alegra la sonrisa de tus labios mente al oír otra vez su rumor.

                                                           V, 57.

                        ¿Por qué llora tu mente interior?

                        Siente la nostalgia

                        Miedo del ser y estar

                        Del temor de un árbol del futuro

                        ¿Por qué te enlutas antes de ser la negrura?

                        Viertes en gris

                        Pesares que nacen del cerebro de reptil

                        Te amarga los días

                        Buscando una nueva forma de cazar

                        De vivir y de sobrevivir.

                                                           V, 58.

                        No tengo que copiar plagiar ninguna estética

                        Ya han pasado muchas lunas interiores exteriores por mis ojos

                        Solo tengo que fijarme en mundos interiores

                        En naturalezas exteriores

                        Y pintar con pequeños cambios de lo real

                        No necesito apoyarme en ningún bastón de piedra o

                        Palabras

                        Solo tengo que abrir los ojos de párpados y cerebro.

                                                           V, 59.

                        Tanto hay en el interior de la caja llamada cultura

                        Tantas imágenes metáforas silencios conceptos e ideas

                        Que de tener mil vidas de mil años no agotaría los significados

                        Sé que la luz de mis ojos son solo una infinitesimal parte

                        De las posibles formas de narrar una parte de un ente

                        Con asome conformo querido lector crítico de ojos violetas

                        La inmensidad de lo real es superior a mi pequeño yo.

                                                           V, 60.

                        Miraba inseguro en la nueva ciudad que mis pies pisaron

                        Había caído en el charco después del autobús

                        Neones sonaban a los ojos con mil percepciones de color

                        Perdido en la tienda de mil estructuras de cemento y ladrillo y cristal

                        Huido de ti mismo sin saber donde ir y qué palabra oír

                        Con miedo y temor millones de seres llegan una primera vez

                        Al gran monstruo sagrado devorador y Papá Noel de la gran ciudad.

                                                           V, 61.

                        He recibido el don de construir el mismo poema de mil maneras

                        Selecciono según el momento y según la luz de la tarde en el cristal

                        Después el crítico comedor de versos abre la puerta según su corazón

                        Si se cruzan ambos caminos en la misma plaza y puerta se enciende

                        La luz y es admitido por el parnaso del momento y del futuro

                        Si cada uno camina por una acera o distinta calle no se encuentran

                        Y la muerte silenciosa aparece a ese conjunto de enunciados

                        Muriendo en el silencio del olvido de haber sido engendrado sin nacimiento.

                                                           V, 62.

                        Pérdida del mundo angosto camino del nenúfar abierto al sempiterno

                        Deseo de luz y de ser

                        Nueva enfermedad encoge los hombros ahítos de estar coloreados

                        Dromedarios silenciosos

                        Recorren los peldaños del sentir estar contenidos en azufres pasiones

                        Se duerme la conciencia

                        Y emerge lo irracional sin lógica de límites y matando la razón

                        El pájaro vuela sin rumbo

                        En la tarde de la acción se convierte un acto en recuerdo al principio suave

                        En la lejanía doloroso.

                                                           V, 63.

                        Meces las miserias

                        De tus ojos dormidos

                        Le pones adornos

                        Flores y perfumes

                        Para que no te mate

                        Las pequeñas alegrías

                        Del presente

                        Y puedas otro día

                        Continuar el surco

                        Del vivir existir.

                                                           V, 64.

                        Sienten el gorgoteo del yo que como paraguas cerrado se clava en ojo de conciencia

                        Has rumiado mil veces la misma historia y has contado tu historia a ti mismo

                        Millones de variedades de estructuras y sistemas lo que pudo suceder y no ocurrió

                        En miles de situaciones y en miles de lugares y estando acostado y de pie y en metro

                        Pero la realidad es que tomó su camino por una puerta estrecha y angosta

                        Y tú quedaste sentado en aquel lugar esperando dando vueltas al silencio.

                                                           V, 65.

                        No interpretes cada coma como rasgo biográfico del plasmador de palabras

                        No tendríamos vida ni mil años podrían existir para tanta experiencia

                        Acumulada en miles de líneas de metonimias y metáforas y versificaciones

                        Todo es tomado de lo real externo y algo de lo interno

                        Solo es observar y el ingenio del oficio de barrer las miradas de los otros

                        Concretando una sinfonía de posibilidades que rezuman vino agrio y dulce

                        No te engañes hipotético lector todo es teatro de acentuaciones de lo posible.

                                                           V, 66.

                        Siempre hay un nuevo silencio

                        Detrás de cada silenciosa puerta.

                                                           V, 67.

                        Puntos silenciosos rellenos de colores abiertos en círculos

                        Retrato del yo en una estructura carmelitas abiertos a un tronco

                        Música sonido gutural de la palabra hoja sombra de ser

                        Nidos de algo existe en todo lugar con puntos concretos

                        Donde existan un colectivo de abejas siempre dos colores

                        Montañas ríos caballos dromedarios orangutanes cérvidos

                        Montaña de pinos con riachuelo aprender de lo natural

                        Nube abierta de gotas de rocío que besa la piedra del árbol

                        Sombras en la mente del que siente percibe observa desea

                        Una mota de polvo macha negra de color sobre papel viento

                        Unir en un lazo color y palabra e idea naciendo algo no natural

                        Como una brizna de aire enloquecer por expresar lo profundo

                        Color cortado en vasija abierta de puntos olvidando ser estar

                        Todo es imaginario posible espejo de lo real percepción olvidado

                        Torrente de líneas palabras para marearse en el infinito percibir

                        Pintar escribir pensar: todo es el mismo fin del pincel

                        Unir tinta papel a la idea con lo externo de la piel aire pinos

                        Pausados caminos rascando el caballo del ser mirada volviendo

                        Ver la mente interior expresar algo de ello en una cinta de color

                        Susurrar todo es efímero: Unos segundos o mil años de ser mirado

                        La agonía de la caverna recorre el viento caballo de nada siempre.

                                                           V, 68.

                        Color de ojos

                        Amarillo verdoso

                        La cigüeña blanca

                        Nube se aleja del arco iris

                        Color es todo.

                                                           V, 69.

                        Arropan los pensamientos la ropa de la tarde oberturas de sinfonías

                        Rezumando sonidos de vientres manos enlutecidos por soledades

                        Tropiezan las palabras en diques doseles de barroquismos sin sentido

                        Se han roto las piernas del firmamento en avenidas de páramos calurosos

                        Que es la realidad verdad sino destiempos y deslugares vacíos llenos

                        Una rama se asoma a la ventana conyugal y pregunta finalidades.

                                                           V, 70.

                        Hambre de paz

                        Sed de justicia

                        Hambre de Infinito

                        Sed de sosiego.

                                                           V, 71.

                        El pantalón exige su autonomía de ser y estar en espacio tiempo

                        Reconocen las voces de laberintos círculos fractales de pensamientos

                        Miradas enternecidas de ocasos que pudieron ser y ocultarse en ojos

                        Tú has sido encanecido por sufrimientos sin sentido y sin raíz

                        Que han roto tu alma y desanublado el amor en el seno de un amar

                        Cántaros vacíos y llenos se han roto en las tinieblas del tiempo

                        Amanecen sillones enlutados adornados con flores rojas y blancas

                        Horizontes llenos de temores y penas y angustias cada mañana en labios.

                                                           V, 72.

                        Volvía a la esperanza

                        Hogar con nombre

                        Azul viento amanecido

                        Nuevo silencio

                        El rojo se vertía en la lengua.

                                                           V, 73.

                        Regaba el amor con dulzura pasión

                        Pero la negrura de la maldad acechaba

                        Detrás de bastidores de estrellas

                        Firmamentos enlutecidos

                        Cada año más dolor sufrimiento

                        Más egotismo solipsista autismo amoroso

                        Y se fue rompiendo los corazones

                        En brechas y heridas autovías

                        Y la mesa se fue llenando de sapos

                        Cada luna llena un nuevo dolor

                        Fueron muriendo los hacedores del mal

                        Pero ya el virus de la muerte del amar

                        Se había cristalizado en nuevos eternos

                        Sufrimientos a esos dos seres

                        Que mirándose en la soledad

                        No se entendían, no se comprendían

                        Aunque sabían que se habían amado.

                                                           V, 74.

                        La naturaleza se organiza de un modo

                        Y nace una flor, hombre, camello, pino

                        Dicen que el origen del vivir

                        Estalló cuando un gran meteorito

                        Unificó aminoácidos en su fuerza

                        De ahí la evolución hizo todo lo demás

                        Dicen pero tú eres un ente que estás aquí

                        Durante un tiempo y espacio

                        Y luego te desintegrarás y tus átomos

                        Formarán parte de otros entes y seres

                        No sabes si detrás de esta muralla existe

                        Paraíso abierto a la eternidad con el Ser

                        Deseas que sea para descansar en la Verdad

                        Infinita y Amor Infinito y Compasión Infinita

                        Pero de momento sabes que estás en tu vasija.

                                                           V, 75.

                        Te duele el alma

                        No el cuerpo

                        No la mente

                        No la sociedad

                        No la cultura

                        No la ideología

                        Te han roto

                        Te has destruido el alma

                        Y no sabes cómo curarla.

                                                           V, 76.

                        Un botijo miraba al árbol y se planteaba cómo un ente podría crecer

                        Moverse estando en la quietud del momento empequeñecido de ser

                        Su pasta de arena, silicio, tierra, caliza ansiaba el agua y el fuego

                        Para ser forma contenida en vericuetos de existir con finalidad

                        Servir para algo y servirse de un espacio para ocupar un lugar

                        En el mundo y con esa soledad sentir que se es algo amanecido

                        Un botijo sentía como un libro enseñaba cosas a los humanes

                        No comprendía como algo material que no se mueve, ni habla

                        Podía recorrer las sombras de lo que no es inteligible a lo que es

                        Se han revuelto los entes materiales exigiendo derechos de ser

                        Han creado la revolución de lo material frente a lo inmaterial

                        Rompen filas y caminan por las calles con uniformes de faena

                        Al paso del ganso atraviesan el destino de la historia mundana

                        Que solo es sentir que tienen un lugar en la mente humana.

                                                           V, 77.

                        Acerqué cuatro juguetes

                        Y se los doné

                        Era mi pequeña vida

                        Era dar mi futuro

                        Pero no tenían suficiente

                        Siempre existía un problema

                        Revolucionarios de antaño

                        Que parece se convierten al sistema

                        Y siempre arrastran ese dolor trauma

                        De la infancia

                        Solo se consuelan destruyendo a otros

                        Pasan décadas

                        Y sientes que te has quedado sin mundo

                        Y casi sin nada

                        Regalaste tus juguetes que era tu futuro.

                                                           V, 78.

                        La rueda del sufrimiento de Buda

                        Sigue siempre dando vueltas y recorridos

                        En un hogar toca de una manera

                        En otro se ha dispuesto de otra diferente

                        En algunos los comensales son conscientes

                        Y detienen los radios en gran medida

                        En los otros se convierte de un dolor en otro

                        Han tropezado siempre en paredes

                        Evoluciona el trauma y el síntoma

                        Pero se arrastra de generación en generación

                        Se olvidan los dolores de los antecesores

                        Pero siempre el mismo dolor

                        Que se concretiza en cada ser de distinta manera.

                                                           V, 79.

                        Angustia enorme redoble mi mente y alma y carne

                        Un dolor encerrado y escondido de niebla en conciencia

                        De saber que mañana más sufrimiento y más pena +

                        Y más angustia es lo que me espera y gana

                        La desesperación obscura y fría y caliente y dura

                        Rezas a todos los santos del Cielo que intercedan

                        Unas letras palabras consuelan un poco los labios.

                                                           V, 80.

                        Dónde encontrar una manta suave y caliente y dulce

                        Que tranquilice y suavice la mente y el alma.

                                                           V, 81.

                        No sabemos si será ignorancia o mala percepción o erróneos conceptos

                        Pero tantas veces percibimos que debajo de la rueda del carro

                        Está tirado y casi muerto por la vida y por los otros no la persona

                        Malvada sino demasiadas veces, la persona de buena voluntad

                        Destrozado se debate en sus heridas y levanta la mano sangrienta

                        Pero todos miran hacia otro lado a lo sumo un silencio de piedad

                        Sigue destrozado debajo del caballo de la existencia rodeado de pus

                        Pero el menos bueno se pasea con los colores del éxito con corona de alegría.

                                                           V, 82.

                        Angustia de crear una metáfora

                        Idea o imagen

                        Que exprese algo profundo

                        Lavadora de la cabeza

                        Se trastorna de dar vueltas

                        Al besar verdad con bondad

                        Y belleza.

                                                           V, 83.

                        Rueda del destino

                        Camino rodeado de cipreses y rosas

                        Con espinas y laureles

                        Tú te haces tu destino

                        Tú y los que te rodean

                        Uno o millones

                        El bien y el mal tiene muchos

                        Nombres y apellidos

                        Se cruzan en un ser ambas realidades

                        Nube tranquiliza el ojo del

                        Que lo siente.

                                                           V, 84.

                        No hay más grande animal

                        Que un ser racional humano

                        Que no controla sus emociones

                        Ni sus pasiones

                        No hay un animal más grande.

                                                           V, 85.

                        Corrupción de dineros pregonan en todos los teatros de informaciones

                        Desintegración de ahora con temblores de todos los colores y banderas

                        Olvidan endogamias de nombres y cargos y plazas durante lustros

                        Pero entonces todos callaban y solo los que se iban quedando en las aceras

                        De la historia sabían y padecían el dolor de siempre cerrárseles una puerta

                        No desean recordar que una ha traído a la otra, unas manos a otros bolsillos

                        No desean sentir que tantas esculturas situadas sin la formación adecuada

                        Han sido tantos millones de bocas que han tenido que callar para obedecer

                        Y pocos les interesaba decir que el huracán y el rey estaban desnudos

                        Porque los que hacían los vestidos los pusieron en las sillas no por su valor

                        Sino porque tenían en cartera un trozo de papel que armonizaba con el poder.

                                                           V, 86.

                        Tela de araña dulce y amarga

                        De colores rodea el corazón

                        Manos y pies

                        Descuidadas las piernas

                        Laberintos de seda de araña

                        Rodea cerebros e ideas

                        Ensombrecen y tapan bocas y oídos

                        Los que sufrieron se olvidan de los que hoy sufren

                        Los que hoy sufren olvidarán los que mañana sufrirán

                        Así es la historia quién hace tres décadas sentía lágrimas

                        Porque su padre se había tenido que ir a Holanda

                        Hoy su nieto se ha ido a Cancún a tomar el sol

                        Y se ha olvidado de quién ahora se muere de tristeza

                        En el terruño o en Dinamarca

                        ¡Esa es la vida!

                        –dicen, que ese es el existir-.

                                                           V, 87.

                        Regalaste un anillo

                        Redondo y sin límite

                        Simbolizar amar sin tiempo

                        Pero vinieron roturas de almas

                        Sufrimientos sin sentido

                        Se agrietaron labios y carnes

                        Temores y dudas nacieron en corazón

                        La eternidad sin límite

                        O el límite sin eternidad

                        Se fue resquebrajando de ser

                        De ser un hiato entre dos miradas

                        Ahora están cultivando

                        Antiguo amor en amar

                        Para que n muera el último calor

                        Y el color de la sonrisa

                        Vuelva a amanecer temprano

                        Algún día vuelva a nacer.

                                                           V, 88.

                        Adoramos tantos dioses

                        Pero creemos que somos ateos

                        Pero detrás de nuestros pies y manos

                        Hemos olvidado al Buen Dios

                        Pero somos siervos de miles de

                        Dioses de todos los colores

                        Se llaman pasiones sin armonía

                        Pulsiones sin límite

                        Deseos sin equilibrio

                        Instintos sin racionalidad

                        Pero esto no lo digas en el foro

                        No puedes pregonarlo en el ágora

                        Porque si lo haces te cerrarán

                        La boca y el alma a pedradas.

                                                           V, 89.

                        No te gustan mis palabras imágenes ideas versos

                        Tú tienes razón, tú estás tocado por las musas y dioses

                        Tú tienes una claridad mental que yo no llego a tus pies

                        No te gusta mi rostro, ni mis andares poéticos

                        Tú tienes la verdadera razón y yo soy un ignorante

                        Pero déjame en paz, no tienes que humillarme

                        No tienes que hablar mal de mí, no tienes que cerrarme más manos

                        No son geniales mis palabras, no merezco más castigo de hombres

                        Déjame en paz que me vaya muriendo de tristeza en mi rincón

                        No es suficiente castigo ya con ese redoblar de conciencias

                        No es demasiada condena dedicar toda tu pequeña existencia

                        A crear belleza y verdad y que todos digan que eres nefasto poeta.

                                                           V, 90.

                        Ya que no has obtenido las glorias del mundo

                        Ni poder

                        Ni grandes experiencias

                        Ni laureles egregios

                        Ni enormes famas

                        Solo medio vivir

                        Medio respirar

                        Dejadle que descanse sus últimos años

                        En el sosiego tranquilidad del perdedor

                        Destruido por sí mismo y por el aire del existir

                        Por su misma mente y por los brazos de los coetáneos

                        Dejadle que muera con sosiego y paz

                        Ya que ha sabido que no ha sido casi nada

                        Descansad su mente en sus últimas miradas.

                                                           V, 91.

                        Miran los mirlos a los gorriones

                        Y se preguntan que serán si también vuelan

                        Pero no son como ellos en sus colores y formas

                        Pero se parecen tanto que no comprenden

                        Lo que son o lo que podrán ser

                        Miran los jilgueros a los mirlos

                        Que son ellos mismos que tanto son mirados.

                                                           V, 92.

                        N poema no es un poema

                        Un verso no es un verso

                        No es literatura

                        No es filosofía

                        No es pintura

                        Es algo más

                        Algo que no sabemos que mirada color es.

                                                           V, 93.

                        Todo número primo es un misterio para la mente humana

                        Redobla sus argumentos para intentar asimilar la realidad

                        Cómo algo nacido del cerebro humano es esencial

                        Para explicar la realidad no humana de galaxias y átomos

                        Siglos llevamos con esta pregunta de todos la formas

                        Cómo algo que nace en lo más profundo del ser racional

                        Es necesario para explicar lo más recóndito de todo ente. 

                                                           V, 94.

                        Se ha enlutado mi mirada

                        No sé como darle alegría

                        Sosiego azul y blanco y verde

                        Se ha perdido mi alma en mi alma

                        No sé dónde se ha caído la llave

                        Para abrir el candado de la sonrisa

                        Esperanza de que mañana

                        Tendrá una mejor luz.

                                                           V, 95.

                        Mañana, dentro de mil años estallarán por el sistema solar

                        Nuevas especies humanas racionales con distintas facultades

                        Mañana, dentro de mil años los humanes serán injertos

                        De tecnologías e informáticas y nanotecnologías y genéticas

                        Mañana, dentro de mil años no sabemos si mi especie

                        La tuya también seguirá existiendo como una más

                        O habrá como docenas antes desaparecido de la faz del aliento.

                                                           V, 96.

                        Hipotético lector que la tierra de estos versos

                        Te sea suave y descanses en paz

                        En la eternidad de cada instante de este estar vivir

                        Morir en este mundo

                        No pierdas la confianza y esperanza

                        En ti

                        Sin soberbia

                        No olvides que detrás de la muralla

                        Es posible que exista el Buen Dios Eterno.

                                                       (30 Marzo – 05 abril 2013 Cr).

 

 

 

 



[1] - 1ª Edic.: D.l. Cr-360-2015. Título: Epopeya. Poesía. Antología. (1 Dvd. 502 pág.)

       - 2ª Edic.: D.l. Cr‑541-2015. Título: Epopeya, XI, XXV, XXVI, XXVII, XXVIII. (1 Cd. 516 pág).

 

Lunes, 14 de Septiembre de 2015 10:07 soliloquios #. Epopeya XXVIII-Poesía-Epopeya Filosófica


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris