Facebook Twitter Google +1     Admin
juegos gratis
juegos gratis

Se muestran los artículos pertenecientes a Septiembre de 2019.

Artículo Periodístico 390º: “Solitarios: Emil Cioran”.

Artículo Periodístico 390º: “Solitarios: Emil Cioran”[1].       

                   0. ¿Es imposible entrar en la conciencia de otra persona? ¿Quizás, es casi imposible, porque ni siquiera somos capaces de entrar en la nuestra propia? ¿Pero podemos analizar algo de sus palabras, ideas, hechos, actos y quizás, quizás al intentar comprender-entender al otro, desde dentro y desde fuera, podamos comprendernos-entendernos algo más a nosotros mismos? ¿Quizás asomarse a la biografía de otra persona tenga como una de sus finalidades, que nos sirva de espejo a nosotros mismos…?

                   1. Emil Cioran, 8 de abril 1911, Ràsinari, Rumania, 20 de junio 1995, Paris, Francia.

                   ¿Quizás intentar indagar y bucear en la conciencia de un ser humano es o sea una tarea imposible, pero quizás hacerlo en el caso de un pensador-escritor-filósofo como Cioran, sea una tarea aún más imposible…? ¿Pero tenemos que preguntarnos, qué nos enseña o presenta o nos dice algo con su biografía o con sus hechos…? ¿Aún sabiendo que lo que expreses sea parcial, limitado, erróneo por exceso o por defecto, es bueno y es importante intentar analizar algunas ideas y algunos hechos…? ¿Sin negar, que igual que toda persona, los pensadores evolucionan a lo largo de décadas y según vivencias y circunstancias…?

                   2. Quizás, lo primero que habría que indicar, es que su padre era pope ortodoxo, es decir, presbítero de la Iglesia Ortodoxa y su madre según su testimonio era atea y con un enorme amor a Bach. (Hay que decir que en la Iglesia Ortodoxa permiten a los popes o curas casarse). Realidad ambiental familiar, que parece ser le influyó demasiado en su biografía, en su concepción de la realidad, en su vida misma y en sus pensamientos. Siempre como algunos indican alternando entre dos extremos, entre la búsqueda de Dios y la desesperación, entre la alabanza de la santidad y de los santos y en el otro extremo cayendo en la angustia y desesperación máxima.

                   Cuenta Sabater que cuando anunció que deseaba realizar una tesis doctoral sobre Cioran, creían algunos en España que se estaba inventando un escritor y un pensador…

                   En tercer lugar, a mi modo de ver, podríamos definir a esta figura dentro del pensamiento como “neocínico o perteneciente al neo-cinismo”. A mi modo de ver, y por supuesto usted no tiene por qué estar de acuerdo, todos los movimientos de la helenística del pensamiento, se llevan repitiendo desde al menos dos siglos… por lo cual, diríamos hay un neoestoicismo, un neohedonismo, un neoepicureísmo, un neocinismo, etc. Sin negar que durante esos dos milenios han existido mil formas de neoplatonismo, neoaristotelismo, etc.

                   En cuarto lugar, Cioran tuvo una biografía compleja, relata que de joven o de su primera adultez en Rumania, paseaba de noche por las calles, porque era insomne, y al final, si no siempre, casi siempre terminaba en los burdeles. Hasta donde sabemos en Paris, dónde se trasladó, según mis datos no tuvo un trabajo regular, remunerado, y que tuviese que ir todos los días a la oficina…

                   También hay que decir, que como tantos otros, aunque no era tan solitario como se cree, y conocía a la gran intelectualidad parisina, aunque viviese un poco oculto. Como tantos otros cuándo empezó a tener la fama, le vino una enfermedad, el Alzheimer, y murió sin conocer toda la proyección de la existencia y de su obra, aunque él habría renegado de concepto de “la obra de un escritor o artista”.

                   3. No voy a ser yo, quién va a juzgar el nivel de moralidad y éticidad de una persona concreta. No tengo, ni suficiente datos, ni suficientes conocimientos, o mejor dicho, no tengo suficiente atrevimiento. Pero si podemos juzgar el valor de algunas ideas. Y que su vida y sus actos y sus ideas, a nivel personal, sean juzgados por el Gran Tribunal si es que existe.

                   - ¿Se puede uno preguntar, llevamos lustros haciéndolo si incentivaba y animaba al suicidio? ¿Propio o de otros, aunque él jamás lo hizo realidad…? ¿El suicidio como postura vitalista y filosófica…?

                   Es casi imposible matizar y concluir sobre este tema, porque además fue evolucionando. Alguna vez, dice o indica, que pensar en ello, le permite vivir y sobrevivir mejor, ser más consciente de la realidad. Pero visto desde mi modesta opinión, hay que decir, que según cifras actuales cerca de un millón de personas en el mundo y cada año, toman esa opción. Por lo cual, creo que los pensadores-artistas-científicos sociales y todo profesional de cualquier profesión, sin negar la angustia y el sufrimiento de la vida, debe incentivar el bien, la vida, la vida humana individual, que los seres humanos soporten el sufrimiento y que mañana será otro día. Por consecuencia, ningún pensador debe dejar de analizar ningún tema o cuestión, pero debe ser lo más prudente posible… Si tengo alguna autoridad intelectual y moral, debo indicar que creo que en este tema, Cioran no tuvo prudencia. Y no sabemos las consecuencias de sus frases habrán tenido en momentos de mala situación de tantas personas, intelectuales o lectores… Creo que en este tema ha sido disolvente y negativo para la sociedad. Otra cosa es su responsabilidad moral sobre esta cuestión, cosa que yo no puedo juzgar, porque depende si tenía alguna carencia psicológica o bioquímica cerebral, por lo cual no tenía suficiente libertad, suficiente conciencia moral, etc. Si exagero la realidad vivencial de la segunda guerra mundial, si exagero la realidad de la bomba atómica y el enfrentamiento a muerte entre los dos bloques y las dos ideologías, etc.

                   - Parece ser que declaró una vez “jamás he trabajado”. De alguna manera siempre quiso guardar su supuesta libertad intelectual.

                   Creo que esta idea es propia del cinismo antiguo reconvertido en la actualidad. Pero no olvidemos que existimos y vivimos en un continente de origen cristiano, en gran parte, dónde la frase de Pablo de Tarso o de Saulo de Tarso, “el que no trabaje que no coma”, se ha metido en las neuronas más profundas, cierto es más en las tradiciones luteranas-calvinistas que en las corrientes católicas y de las iglesias ortodoxas…

                   Toda persona tiene un problema, que puede serle consciente o inconsciente, o ambas cosas a la vez. ¿Pensamos como vivimos o vivimos como pensamos o ambas cosas se retroalimentan…? ¿Justificamos con ideas y pensamientos y conceptos y frases y enunciados, nuestra forma de vivir-existir en el mundo, o vivimos y existimos según nuestras vivencias, traumas, historia, heridas personales y ambientales y familiares, y después inducimos y deducimos ideas y conceptos y máximas y enunciados…?

                   ¿Pero un científico natural, debe dejar aparcado, en la medida que pueda sus prejuicios y enfrentarse a lo viviente y natural, tal como es o lo más cercano a lo que es, le guste o disgusten el ornitorrinco o los virus tales realidades existen…? ¿Por consecuencia un pensador-intelectual-filósofo-científico social no debería esforzarse durante toda la existencia, y analizar lo que hay, siguiendo las intenciones de Husserl por ejemplo, y por tanto esforzarse en aceptar la realidad, aunque no le guste o no encaje con su ideología o sus vivencias…?

                   No debe el intelectual o el pensador o el escritor, que su trabajo es elaborar ideas y preguntas y datos y observaciones, no debe intentar ser lo más racional posible, lo más razonable posible, lo más prudente y mesurado posible, y lo más imparcial posible. Al menos esforzarse en ello.

                   Igual que el alcohol cura, también las ideas curan o enferman. El pensador tiene la responsabilidad de intentar curar los males de la sociedad o al menos algunos, es decir, siguiendo el adagio griego, “no tiene valor ninguna filosofía que no intente curar algún mal humano…”. Me temo, lo digo con toda la prudencia posible, me temo que Cioran no siguió demasiadas veces, este adagio… Pero a veces, parece que Occidente y Europa sufren de un masoquismo intelectual generalizado, por parte de todo tipo de escritores, filósofos, artistas. Todo en Europa parece que es malo y negativo, todo parece que es pernicioso. Y no es justo, ni es cierto. Europa es la patria de los derechos humanos, además de otros cientos de aspectos positivos y buenos de la realidad social y antropológica y política…

                   Otro día, quizás continuemos analizando otros aspectos de Cioran…

                   4. Para terminar, una conclusión y una reflexión y una pregunta, según Cioran se puede tener un conocimiento mayor sobre la vida y la existencia siendo barrendero que siendo pensador o filósofo o… Por eso él no se consideraba pensador, ni filósofo, ni siquiera escritor. ¿Usted que cree? ¿Usted que conocimiento y experiencia y vivencia tiene de la vida, y de su propia vida…?

                   © jmm caminero (16 noviembre-01 diciembre 2015 cr).

Fin artículo 390º: “Solitarios: Emil Cioran”.

                                                                  *



[1] Enviado al Euromundo Global.com, el día 01 de diciembre del 2015. Publicado 02 de diciembre 2015.

Domingo, 01 de Septiembre de 2019 10:11 soliloquios #. Artículos Filosóficos y Filosofía

Artículo Periodístico 391º: “Solitarios: Modigliani”.

Artículo Periodístico 391º: “Solitarios: Modigliani”[1].

                   0. ¿Toda vida es un misterio y un enigma? ¿Toda y la de cualquier ser humano? ¿En el caso de los artistas, sean pintores o escritores o literatos o músicos o poetas también? ¿Qué nos puede decir Modigliani en ese doble misterio entre vida y obra, entre su cotidianeidad y la posteridad?

                   1. Amadeo Modigliani, 12 de julio 1884, Livorno, Italia, 24 de enero de 1920, París, Francia.

                   No voy a escribir este artículo por la noticia de que su cuadro Desnudo acostado, ha obtenido el 10 de noviembre de 2015, un precio records de 152 millones de dólares a precio de martillo. Pero si que nos fijemos mínimamente sobre la realidad del artista y la realidad del precio o del mercado y la realidad del valor del arte.

                   ¿Pero cómo se puede pasar de malvivir en los pocos años de existencia que tuvo a un siglo después alcanzar esos precios…?

                   Se puede ver una especie de rasgos paralelos entre Van Gogh, Modigliani. En los mentideros del arte se decía hace lustros, que en ambos casos, artistas jóvenes que fallecieron, algún o algunos marchantes se pudieron quedar con casi toda la obra, y fueron los que lanzaron el gran boom, sin negar que tengan un enorme valor estético y conceptual.

                   En el caso de Basquiat, también fallecido joven. En este caso el lanzamiento internacional fue en vida…

                   2. No me gusta el concepto de “malditismo” en el arte. Concepto que tanto se ha empleado. Porque tantos marginales en las artes han existido, que han estado pululando por las capitales del arte, hayan sido músicos, poetas, escritores, pintores, y no se han comido una rosca.

                   Ese halo y ese color de romanticismo de la marginalidad de los artistas. Me parece que es negativo para las personas que se dedican a estas actividades, y sobretodo para jóvenes ingenuos, que han caído en esta tentación. Y ha habido muchos a lo largo de estos dos siglos, especialmente desde el movimiento romántico europeo que se extendió por toda Europa y todas las artes.

                   A mi entender, un artista debe intentar especializarse oficialmente en su arte. Por tanto, en la medida de lo posible tener estudios similares o conexionados con su arte, sea el que sea. En segundo lugar, tener una doble vertiente profesional, una, diríamos un oficio o profesión normal, si es posible relacionado con su vocación, y en segundo lugar, en el tiempo libre, dedicarse en lo que pueda a ese arte que ha escogido o que le ha escogido a él o a ella. Y en ercer lugar, estaría el tiempo que debe dedicar a las actividades de la vida, al descanso, a su familia…

                   Creo que de esta forma no se caería en tantos errores, como tantos, quizás docenas de miles de artistas de todas las artes han caído durante décadas y sobretodo en estos dos siglos y pico…

                   Un caso es Modigliani, que además de tener una enfermedad grave, pues parece ser que cayó en algunas adicciones. Todo se le juntó. Ni tampoco, que a la muerte de Modigliani, su pareja, como se diría hoy, embarazada de su hijo, anuló las esperanzas de su futuro y de su hijo todavía no nacido… Ni tampoco si se juntó, en su momento, la negación a su obra y a su persona, el ser o pertenecer a una ideología-religión concreta… Todo se le juntó…

                   Es muy romántico pensar que solo se es artista, y que el mundo te conocerá, si trabajas mucho. Y siguiendo la fórmula del Premio Nobel español, que ya hace pronto, el centenario de su nacimiento, “en España el que aguanta gana”.

                   No es verdad. Muchas personas y artistas en todas las artes, cientos, miles, docenas de miles se han ido quedando por los cafés, por las calles, por las salones de artistas desde hace dos siglos. ¿Porque cuántos artistas habrá ahora mismo vivos y activos en el mundo, conocidos y desconocidos en el mundo, geniales y mediocres en el mundo…? ¿Un millón, dos millones entre todas las artes y todos los géneros de esas artes…?

                   Es un mal consejo romántico el que se ha dado, el que se ha incentivado, el que se ha creído durante tantas generaciones. Quizás, quizás ahora esa situación ya ha cambiado… los artistas estudian oficios y profesiones relacionadas con sus vocaciones, y hacen ese tiple juego o actividad que antes indicábamos…

                   3. ¿Es cierto como se demuestra en este caso, y en tantos otros, que una obra artística o un artista, sube al candelero más alto si se produce tres firmas de un cuadro, una la del autor, otra la de marchantes poderosos, si es posible internacionales, y otra la aceptación final, de coleccionistas importantes y público en general, museos especializados…?

                   ¿Y cómo se suele decir, si una obra, en general, cientos de producciones realizadas por un autor, no tiene esas tres firmas de aceptación, esa obra y ese autor, irá mermando en el tiempo, irá disminuyendo su valor, o irá no creciendo su valor? ¿Valor artístico, valor cultural, valor económico…?

                   ¿Cuántas obras de autores vemos que no despegan, incluso creyendo ellos o ellas que han abierto nuevos caminos al arte…? ¿Cuántos habiendo estado en el candelero, van pasando los años, y van reduciéndose su presencia en los circuitos artísticos, van reduciendo su presencia y su valor…?

                   ¿Ahora que ya el mundo es internacional, ahora ya un artista no tendrá que competir, con su comarca o su país, o su continente o su cultura, sino con el mundo…? ¿Ahora al analizar el arte o la poesía del siglo quince, ya no se tendrá en cuenta ese autor en su lengua o en su estado, sino en su continente, y en su cultura, pero también en el mundo…? ¿Qué quiere decir esto, que ahora la obra de un autor, tendrá la competencia del mundo entero, de lo que se ha hecho en su época, y lo que se ha hecho antes de su tiempo y lo que se haga después, y con los parámetros mundiales…?

                   ¿Es fácil un artista genial, Dante, ya no se verá a los ojos de Europa o de Occidente, sino de otros poetas y escritores, de su misma época, árabes, chinos, hindúes o de cualquier otro lugar…?

                   4. Es lamentable tantas penurias como Modigliani, pasó, según se dice, ciertamente, algunas por caer en adicciones no correctas, pero es lamentable que a los pocos lustros, después de fallecido empezase su obra a irse valorando, valorando en todos los parámetros… Aquí, en este pequeño artículo, además de nuestro pequeño homenaje, a él y a tantos como se han quedado en las cunetas de la historia de las artes o de la vida. Además de ello, hemos buscado una pequeña reflexión sobre este autor, sobre las artes, sobre el arte plástico, sobre el valor del arte, de la estética, el valor estético y el valor cultural y el valor económico…

                   La pregunta hoy y siempre es ¿cuántos Modigliani, quizás sin tanta tragedia, pero si con tanto fracaso se habrán quedado en el camino, o cuántos se estarán quedando hoy día…? ¿Por no querer buscar sistemas más racionales de gestión y de organización de la cultura y de las artes? ¿Por no querer los cientos y miles de museos, fundaciones, departamentos universitarios hacer simplemente un directorio de cuántos autores se dedican a tal o cual arte, sin seleccionar por ningún parámetro, sino solo recoger lo que se hace…? ¿Y después el tiempo y la crítica irá decantando el valor de cada obra, de cada autor…? ¿Hoy que con Internet se podría hacer, un museo equis, digamos regional, tendría obras en depósito, obras en exposición de cien o mil artistas, pero después tendría una página en Internet, donde estarían incluido los cinco mil artistas de esa región, tengan o no tengan valor hoy, con sus nombres, curriculum, fotografías de sus obras…? ¿Qué coste económico tendría esta medida…? ¿Pues nada o casi nada…? ¡¿Cuánto valor estético y cultural y documental tendría, pues casi infinito…?! ¡Esto es hablar a las piedras en las cuevas del desierto!

                   ¿La gran pregunta, ya que la cultura y las artes, son tan importantes para la evolución humana, para la economía real de cada época, no habría que buscar formas y maneras más racionales de organización y de gestión del patrimonio cultural y artístico…? ¿Fórmulas más sensatas, más científicas, más racionales, y no tan irracionales, más causales y no tan casuales y tan azarosas…? ¿No es un ejemplo Modigliani, que se rescató, pero se podría haber perdido perfectamente? ¿Y esto aplicado a todas las actividades culturales, de creación y de investigación, a todas las artes y a todos los saberes…?

                   © jmm caminero (19 noviembre-01 diciembre 2015 cr).

Fin artículo 391º: “Solitarios: Modigliani”.        

                                                                  *



[1] Enviado a MiCiudadReal.es, el día 01 de diciembre del 2015. NP.

Enviado a Euromundo Global.com, el día 07 de diciembre del 2015. Publicado el día 08 diciembre 2015.

Domingo, 01 de Septiembre de 2019 10:13 soliloquios #. Artículos Arte y Manifiestos artísticos


Artículo Periodístico 392º: “Voluntad popular o, y errores del pueblo”.

Artículo Periodístico 392º: “Voluntad popular o, y errores del pueblo”[1].  

                   0. Hay temas que son imposibles de tocar, pero uno de ellos, ¿es si el pueblo se puede equivocar en una votación o referéndum o elección o consulta popular?, ¿o el pueblo, la voluntad popular jamás se equivoca, y el voto colectivo siempre está acertado y refleja el bien general y el bien común y el bien de la mayoría y el mejor bien para el futuro?, ¿o el pueblo puede  equivocarse en su voto? ¿Pero las elites también se pueden equivocar y no solo el pueblo o incluso ambos…? ¿Y cómo sabemos si el pueblo o, y las elites gestoras de las sociedades y Estados se equivocan?

                   1. El problema de todo escritor que tenga un grado suficiente de libertad intelectual es que tiene que atreverse a plantearse cualquier pregunta, le guste o disguste, y con razonamientos y datos y argumentos dar su opinión. Honesta opinión sea errónea o no lo sea. Si algún papel tiene la clase intelectual o el estamento intelectual es ésta…

                   Y ésta es una de las cuestiones más difíciles y más duras de contestar y de abordar, y todo lo que se diga, siempre estará errado, por exceso o por defecto, pero es absolutamente necesaria hacerse esta pregunta y otras similares…

                   2. ¿El pueblo, y yo soy pueblo, en general, incluso admitiendo la voluntad general de Rousseau, puede equivocarse…? ¿Porque no tiene suficientes datos de la realidad, porque no conoce suficiente economía teórica y práctica, porque no conoce y sabe suficiente ciencia política, a nivel teórico o práctico…? ¿Por un exceso de emocionabilidad o de sentimientos, sea a favor de una posición o en contra de otras…? ¿Por pasar una crisis enorme, sea política o institucional o económica o histórica, y por tanto equivocarse en el análisis de la realidad concreta, o equivocarse en los fines o intereses…? ¿Puede errar en sus verdaderos intereses, como individuo o como familia, o como sociedad…?   ¿Por haber sufrido un proceso de endogamia política y económica, que no es totalmente correcto con la realidad del momento de presente…? ¿Porque sus propios intereses  personales o de su familia no le deja ver el horizonte a medio plazo, y solo se ha encabritado con intereses a corto plazo…? ¿Por una educación o sistema educativo que le ha ido llenando la cabeza de unos ideales que van en contra de otros, de unas ideologías frente a otras…? ¿Etc.?

                   3. ¿O planteémoslo de otra manera y de otra forma, en un determinado marco geográfico y territorial y político, sea ayuntamiento, región, nación-Estado en estos treinta últimos años el pueblo o sectores del pueblo de determinados territorios ha podido equivocarse o se podría equivocar en la elección mayoritaria que ha realizado en el pasado o pueda realizar en el futuro…?

                   ¿Usted cree que en todas las elecciones, de distinto orden que han sucedido en los últimos lustros o décadas, en distintos ámbitos de territorialidad política cree que el pueblo se ha equivocado? ¿Han salido unas mayorías o minorías que han estado equivocadas, o han ganado elecciones ideologías o formaciones políticas que han sido un error, y se ha visto que después han sido un error…?

                   4. ¿Comprendo o comprendemos que estamos analizando, la esencia de la democracia, es decir, si la voluntad general o la voluntad popular o la mayoría del pueblo puede errar o equivocarse, en algunos momentos históricos o en determinadas coyunturas sociopolíticas o socioeconómicas o psicopolíticas…?

                   No tengo que decir, que pienso como parece ser así decía Churchill, que la democracia es la menos mala de las formas de gobierno y la menos mala de las formas de Estado. Pero precisamente, por eso mismo, porque creemos que es la forma más correcta, o el mal menor o el bien mayor, como diría Tomás de Aquino, tratando de otros temas, tendremos que intentar reflexionar un poco sobre esta cuestión… O dicho de otro modo, como minimizar los errores, estructurales y coyunturales de la democracia, tanto a nivel de Estado, como a nivel de sucesivos gobiernos… Y para disminuir los males y aumentar los bienes de este sistema sociopolítico, hay que aceptar que tiene deficiencias, o al menos que puede tenerlas…

                   5. No nos engañemos, existen dos tipos de personas y dos tipos de ideologías, que se insertan en dos radicalismos en este asunto, los fundamentalismos democráticos, por denominarlos de alguna manera, que piensan que la democracia es un sistema perfecto, y la historia de estos dos últimos siglos ha demostrado que no siempre lo es. Y aquellos, que con sofismas o larvadamente, no quieren la democracia, y le ponen un montón de adjetivos, y lo único que desean, es aprovecharse del sistema democrático para llevar a la sociedad a un sistema no democrático… De esto último en estos dos últimos siglos también han existido muchos ejemplos. Pongan ustedes nombres y apellidos en su pensar en este tema, y enseguida le vendrán concreciones…

                   6. ¿Pero la pregunta profunda y esencial es la siguiente, en las próximas semanas en la Piel de Toro, el pueblo, la mayoría, la voluntad popular se puede equivocar a la hora de emitir su voto, y por tanto, se produzcan unos resultados que pueden llevar a la sociedad, al Estado, a los diferentes territorios a una situación que podríamos denominar no de rampa de solución, una salida correcta a todas las crisis que sufrimos, sino a hundirnos en un mar o en volcán de realidades imprevisibles…? ¿Y que es el pueblo, la mayoría del pueblo, sea en determinadas regiones, sea a nivel nacional, el pueblo se puede equivocar… o jamás el pueblo se equivocará…?

                   ¿En definitiva el pueblo acertará de forma correcta, la mayoría acertará de forma correcta, en saber cual es el bien general o el bien común y la voluntad general adecuada para la situación actual…? ¿O el mal menor, o bien conveniente, o el bien útil aunque no perfecto, lo bueno y lo conveniente aunque no sea lo mejor, ni lo óptimo, el sentido común y la razón prevalezca sobre la irracionalidad…? ¿Y las elites económicas y políticas y culturales y religiosas y militares serán capaces de gestionar de forma correcta esa voluntad general o esa voluntad del pueblo…?

                   ¿Los individuos o los colectivos o parte del pueblo o el pueblo en general sabe armonizar sus legítimos intereses como individuos o entidades, con los graves problemas que tenemos en estos momentos, a nivel económico o socioeconómico, a nivel de valores como base de graves y las grandes soluciones, a nivel institucional o político territorial? ¿Además las cuestiones de problemática potenciales en el Mediterráneo, las problemáticas del terror, y las problemáticas de una economía globalizada con una capacidad de competitividad enorme...?

                   ¿O ni unos, ni otros, ni el pueblo o sus mayorías, ni las elites tendrán el tiento y el sentido común, la racionalidad, el conocimiento, el equilibrio para saber lo que conviene al bien común y al bien general, para ahora, y para las siguientes generaciones…? ¿O al menos no lo sabe siempre, por diversas causas o intereses o por necesidades primarias graves no satisfechas, en una parte del pueblo…? ¿Se ha enseñado al pueblo, con los medios técnicos de comunicación actual existentes, los conocimientos teóricos y prácticos de economía, política, realidad internacional para que tome las decisiones adecuadas…? ¿O el pueblo o parte del pueblo oye y escucha lo que quiere oír, pero no lo que conviene oír…?

                   ¿O se cumple el principio que se denomina de la “inteligencia colectiva o de la sabiduría de las masas”, véase el famoso caso del buey de Plymouth en 1906 y los estudios del estadístico Galton? ¿Dicho de otro modo, la voluntad popular nunca se equivocaría, como conjunto…?

                   ¿¡Estamos en una tesitura, y esta es la verdadera realidad, y las decisiones en forma de voto que optemos pueden condicionar el futuro de varias generaciones y del territorio de Hispania en los próximos lustros!? ¡Cosa que creo todo el mundo sabe o debe saber…!

                   © jmm caminero (18 agosto-05 diciembre 2015 cr).

Fin artículo 392º: “Voluntad popular o, y errores del pueblo”.

                                                                  *



[1] Enviado y publicado en el Periodista Digital.com, el día 05 de diciembre del 2015.

Domingo, 01 de Septiembre de 2019 10:15 soliloquios #. Articulos Sociopolíticos y Sociopolítica

Artículo Periodístico 393º: “Virtudes y desvirtudes: Maledicencia”.

Artículo Periodístico 393º: “Virtudes y desvirtudes: Maledicencia”[1].        

                   0. ¿Hemos caído en este error moral y psicológico y espiritual, y se ha convertido ya, en casi toda la población, en una forma de ser y estar, que ya no somos conscientes de él? ¡Se habla y se quita la fama del otro, sin motivos, sin datos suficientes, sin razones suficientes? ¿Nos entrometemos en la vida de los demás sin necesidad, sin causas…? ¿La maledicencia y el juicio temerario son dos caras de la misma moneda, que es una epidemia que se transforma en enormes males…?

                   1. Se puede definir aquella acción o acto que le quita de forma injusta la fama y el honor al prójimo. Muchas veces, sin necesidad y sin causa suficiente.

                   Este mal está tan extendido que ya parece una plaga o una epidemia, es más, ya este mal está tan universalizado, al menos en algunos territorios, sociedades, culturas, países que ya la mayoría de la población no es consciente de que es un mal, y un mal grave, y no es consciente de las consecuencias que para un individuo puede ocasionar esta forma de ser y actuar.

                   Ciertamente hay unos individuos o colectivos o grupos más propensos que otros. Y es cierto, que a veces, los medios de comunicación, o al menos, algunos han caído en este defecto, y han propiciado que ese error de conducta se extienda más por la población.

                   No estamos hablando, que por causas necesarias y justas, y en los lugares debidos, una persona, que haya sido perjudicada gravemente, tenga que indicar determinadas actuaciones de otra o de otras personas. No estamos hablando la justa defensa de una persona también en este problema. No vamos a negar que una persona ante tribunales legales y legítimos tengan que narrar los hechos, hechos de personas y con datos. No vamos a negar que las personas, tengan derecho justo y legítimo a la defensa de su fama y de su honor…

                   Pero todo en esos casos también tiene que estar con medida y con mesura y con racionalidad y con sentido común y con prudencia y con proporcionalidad.

                   Es lamentable que demasiadas veces, no somos conscientes, que ante una situación hay que escuchar a las dos partes. Y solo se oye y escucha y se tiene en cuenta una parte.

                   Como en todo, la prudencia debe ser la madre y la fuente de quién hay que tomar consideración. Ciertamente los actos malos, no podemos decir que son buenos, los buenos no podemos definirlos como malos. Pero las circunstancias de las personas, las circunstancias de las situaciones son, casi siempre terrenos en los que casi nadie de fuera, muchas veces, tampoco de dentro, conocen todas las variables…

                   2. Los juicios temerarios, es decir, indicar expresiones y juicios sin suficientes datos, sin suficiente competencia de la realidad o sobre la realidad, o sobre esas personas es un mal enorme. No podemos negar que hay que escuchar a la mente y al cerebro, y escucharlo y tenerlo en cuenta, porque a veces, el cerebro se adelanta ante un peligro, antes que la conciencia sea consciente. Pero una cosa es escuchar a su propio yo, no llegando a los radicalismos y extremos, porque podrías caer en sin sentidos, y otra cosa, es decir, cualquier cosa de cualquier persona, por un simple indicio o signo.

                   Es más, habiendo visto una actuación negativa o perniciosa de otra persona, si no te compete, no tienes por qué decir nada… Este consejo te evitará muchos enemigos, muchos adversarios, muchos problemas…

                   El prójimo y el otro, además que nadie tiene derecho a quitarle su chaqueta o un trozo de tierra o diez dólares, también tiene derecho a que nadie le quite la fama. Otra cosa, es las excepciones que antes hemos indicado. También debemos pensar que no podemos valorar lo mismo las obras buenas de las personas, que las obras malas, porque muchas veces, en la discreción, los malos van engrandeciéndose y muchas veces, los buenos, se van empequeñeciendo. Y esto ocurre, muchas veces, en las familias en sentido amplio, en los lugares de trabajo, en las vecindades, en los pueblos o en multitud de colectivos y asociaciones… muchas veces, las personas de buena voluntad, son las que quedan como malas, y las personas con menor buena voluntad, como buenas…

                   El que arrebata injustamente la buena fama de otra persona, está cometiendo un grave mal o maldad. Habría que preguntarse, si el que se calla ante la buena fama de otra persona, habiendo hecho un mal grave, si no está de alguna forma haciendo un daño también grande. Pero en esto, algunos tratadistas indican que es mejor la prudencia, porque el mal que haya hecho una persona a otras personas, si no compete decirlo en este momento, es mejor la prudencia y el callar. Porque de todos se puede decir algún mal. Por supuesto aquí estaría el problema de que un mal puede ser moral, pero también moral y jurídico o legal. Por tanto, las consecuencias y las obligaciones pueden y son diferentes…

                   3. Los tratadistas de moralidad clásicos decían que el juicio temerario y la maledicencia era como una especie de asesinato y homicidio a otra persona. Porque quitarle la fama y el honor, con palabras, más con hechos a otra persona es causarle un mal enorme, que puede tener consecuencias para ella, durante lustros y décadas. Cuándo yo leía este aserto o esta definición de joven, creía que era una exageración de los moralistas clásicos, pero el tiempo me ha enseñado, viendo en multitud de casos y personas, que esto es verdad, que es una realidad. Y es peor, en algunos casos que un asesinato, porque hay personas que durante décadas llevan un sambenito, se diga o no se diga, pero otras personas los sienten o piensan o sienten, que les condicionan toda su existencia, incluso las de sus descendientes…

                   El sentido medio aristotélico, en esto como en cualquier otra cuestión moral y ética y espiritual es enormemente complejo. Porque es bueno que las persones conozcan algo de los demás, de sus virtudes y sus defectos. De sus virtudes para alabarlas, de sus defectos para defenderse. Cuántas veces, no conocer algún defecto del prójimo, puede llevar a otras personas a que caigan bajo el dominio y el mal de esas personas…

                   ¿Dónde el equilibrio, dónde el sentido común, donde la racionalidad, dónde la mesura, dónde la prudencia, donde las verdaderas causas y hechos y datos…?

                   4. La murmuración es un mal enorme. Murmuración que va acompañada o es hija o padre del juicio temerario y de la maledicencia. Se juntan las tres creando enormes males en la sociedad y en los colectivos y en los individuos…

                   Por cierto en el DRAE de 1992 todavía esta palabra o término no está en nuestro gran diccionario. Supongo que después la habrán incluido. Lo cual nos indica que quizás ciertos conceptos o palabras que llevan siglos con nosotros, no las hemos incluido, porque ni siquiera las grandes autoridades y las grandes mentes de nuestra lengua, hasta ese momento, no sé después, no se habían fijado en ellas, aunque si en la palabra coño y otras similares… No es criticar a nadie, ni menos a la Academia de la Lengua, sino fijar un detalle, que puede ser importante a la hora de analizar esta cuestión.

                   Dar información falsa, malediciente a otra persona, es un mal no solo a la persona objeto de dicha juicio, no solo al que lo realiza, sino también al que lo escucha. Y un rumor, cierto o falso, no sabemos las consecuencias que puede tener…

                   No hablar mal de nadie, nunca, a no ser en situaciones límites y extremas, y ante la autoridad necesaria, y en una absoluta y defensa clara y evidente y necesaria. Se puede uno defender ante multitud de males y problemas sin tener que atacar a nadie, sin tener que hablar mal de nadie. Cierto que es difícil, pero hay que desarrollar el sistema de la defensa propia sin atacar a nadie. No debes achacarte un mal que no has cometido, e incluso un mal cometido, tienes derecho a tu defensa, pero si es posible, no atacando a nadie. Ciertamente, los que hemos probado este método, tantas y tantas veces, la verdad, es que a veces resulta difícil. No achacar a nadie ningún mal, no quitar la fama a nadie, pero tampoco que a ti te echen un carro de basura… Como en todo, la medida, la mesura, el sentido común, la racionalidad, la prudencia, la equidad debe primar…

                   Una persona ha podido tener un defecto grave, o tú mismo haberlo tenido pero ya haberlo superado… Una persona se le critica una cosa mala, pero no se valora las diez buenas que ha hecho o te ha hecho o se le valoran las diez buenas que hace y se olvida una mala, pero una mala que es muy mala, al menos hacia otra u otras personas.

                   Muchas personas le llenan la cabeza a otros de mal, de mal de otras personas, incluso en las familias en sentido amplio, sin haber escuchado jamás a esa otra persona… Y lo mismo ocurre en los lugares de trabajo, etc.

                   Tampoco puedes y debes alabar a alguien, que ha cometido o comete graves errores, no caer en el otro extremo. Si alguien no tiene grandes virtudes o grandes actos buenos tampoco hay que darle una fama y un honor que no merece. Una cosa es no quitárselo, y otra cosa es darle honores y famas que no tiene o no dispone… Porque entonces, el mal se hará más grande. Porque lo que intentamos es reducir el mal, no elevarlo, no engrandecerlo… Muchas veces, bajo la excusa, razón, manta de la discreción y de lavar los trapos sucio en casa se tapan muchos males, y esos males se hacen más grandes o afectan a otras personas, o los buenos quedan como malos y se les sigue haciendo mal por eso, y los malos quedan como buenos y se les sigue haciendo bondades y bienes por eso…

                   Se debe analizar y criticar el mal, pero en abstracto, y no referirlo a ninguna persona, se puede decir que el juego de cartas o la adicción al juego es malo, pero no hay que concretar en tal o cual persona. Así de ese modo se defiende el bien, se incentiva el bien, se critica el mal y se critica las consecuencias del mal, pero no se quita la fama a nadie concreto…

                   No te creas todos los males que de otras personas se dicen, pero tampoco los rechaces, calla y observa, y con tus ojos, valora si es una cosa o es otra. Así de ese modo, si esos juicios son falsos, no habrás contribuido a su engrandecimiento de un mal y del mal a una persona. Pero si son ciertos, te habrás preparado para la defensa de una persona y ante una persona, para que así al prepararte podrás defenderte del mal de esa persona contra ti.

                   Porque no olvidemos que una persona puede hacer un bien a muchas, pero no a otras, o hacer un mal a algunas o a muchas, pero no a otras… Y es la misma persona…

                   5. No caigas en la costumbre tan extendida de alabar a una persona al principio, para después pegarle el puyazo y criticarla hasta los tuétanos…

                   Podríamos resumir este pequeño artículo, sobre una cuestión que es interminable, de una forma sencilla, “no toques la fama del otro, que es quizás su única propiedad de la que dispone, no eres juez, ni parte, en la fama del otro, busca tu defensa, en situaciones necesarias, si es posible, sin tener que quitar la fama al otro, y sin echarte la culpa a ti, tampoco…”. ¡Qué difícil es el término medio señor Aristóteles…!

                   © jmm caminero (19 noviembre-05 diciembre 2015 cr).

Fin artículo 393º: “Virtudes y desvirtudes: Maledicencia”.

                                                                  *



[1] Enviado y publicado en el Diario Critico.com, el día 05 de diciembre del 2015.

Domingo, 01 de Septiembre de 2019 10:16 soliloquios #. Artículos Ética y Moral

Artículo Periodístico 394º: “Sobre el trabajo".

Artículo Periodístico 394º: “Sobre el trabajo”[1].

                   0. ¿Habría que preguntarse si una sociedad o comunidad o territorio ha caído en una grave crisis económico o socioeconómica política, uno de los factores es una concepción teórica y práctica errónea en cuanto al trabajo? ¿A la concepción profunda del trabajo? ¿Una concepción que se ha ido heredando de padres a hijos, desde hace varias generaciones, y que desde luego intervienen muchos factores y variables y ponderaciones y funciones, pero una, o una de las más importantes es una concepción o mentalidad errónea en cuanto al concepto teórico y práctico del trabajo?

                  1. Todo escritor o pensador o intelectual o amante de la filosofía, lamentablemente tiene que ir más allá, muchas veces, más allá del sentido común y de lo dicho en los mentideros de la calle y de la cultura. Por lo cual, tiene que hacer y hacerse preguntas que no son agradables, y que muchos, potencialmente muchos, individuos o grupos o colectivos o ideologías no gustarán hacérselas, y menos responderlas de un modo o de otro…?

                   ¿Qué unas regiones de una sociedad y Estado estén mucho más desarrolladas a nivel industrial, con mayor PIB, por supuesto se debe a muchos factores y muchas variables, pero quizás uno de ellos, uno de los más esenciales y profundos y que nunca se habla es la propia concepción del trabajo, del dinero, de la rentabilidad, de la plusvalía, del rendimiento, de la inversión, de la producción, etc.?

                   ¿Se dice por poner un factor que nunca se señala, que una determinada región, se ha industrializado más que otras, porque en los matrimonios por derecho existía la separación de bienes, desde hace siglos, entre conyugues, diríamos de oficio?

                   2. Quizás el ser humano no valora suficiente la importancia del trabajo, sintetizaremos algunos rasgos, siempre que el trabajo sea legal y moral, y si es posible bueno o correcto espiritualmente, en sentido estricto:

                   - Colaboramos en la perfección de nosotros mismos, con un trabajo honesto y moral y legal.

                   - Colaboramos con la perfección y las necesidades de otros seres humanos. Existen cientos de miles de productos en el mundo, que fabrican los seres humanos, además de multitud de servicios. Ningún ser humano podría producir todo, como es obvio y evidente. Por lo cual, con el trabajo colaboramos para y por el bien de los demás.

                   No hay nada o casi nada, que no exija algún nivel de trabajo, incluso la simple y antiquísima recolección de algún producto, sea pesca o sean setas exigen un trabajo, una dedicación de tiempo, esfuerzo, conocimientos de la naturaleza, etc.

                   - Desde la perspectiva de casi todas las grandes religiones, es una forma de colaborar con el plan del Ser Supremo sobre el mundo, y de perfeccionar colaborando con el Ser Infinito, perfeccionando la naturaleza, perfeccionando el ser mismo del ser humano, de la sociedad, etc.

                   - El trabajo también, de alguna manera puede perfeccionar a la tierra, a la naturaleza, porque integra diríamos otros significados a lo puramente natural. Siempre que sea respetuoso con la naturaleza, siempre que sea respetuoso y respetando los derechos de otros seres vivos, utilizando un lenguaje actual, etc.

                  - Un trabajo bien hecho, que pueda perdurar en el tiempo, que la persona que a cambio de ese producto o ese trabajo que tú has realizado, esa otra persona ha tenido que estar realizando otro u otros trabajos. Pues esa otra persona se sienta a gusto, pueda cuando disfrute de ese trabajo, se diga, y recuerde a esa persona, que pueda estar viva o fallecida, que “eras una buena persona”, no que piense que le has engañado en la realización de la ventana o de la puerta o en cualquier otra cosa. Y ahora tiene que volver a gastar más dinero, más sudor de su sangre, porque tu avaricia o tu pereza no hicieron un buen trabajo.

                   - El trabajador merece su salario, sea empresario o sea inversor o sea personal laboral o sea personal especializado. Pero el trabajo y el trabajador no pueden caer en errores como la avaricia. Nadie niega la ganancia y la plusvalía recta y correcta, pero tampoco caer en los males de la avaricia y de la codicia sin medida y sin razón y sin lugar. Sea avaricia o codicia de unos o, y de otros, porque en la avaricia caen o caemos todos los miembros de todos los estratos sociales.

                   - Debemos pensar que se necesitan mercancías, se necesitan servicios, para eso se necesitan inversores y patrocinadores y emprendedores y empresarios, por tanto, necesitamos que haya personas que creen empresas, y que tengan beneficios, porque así habrá personas que puedan trabajar en ellas, habrá mercancías, y por consecuencias personas que podrán vivir digna y honestamente de sus salarios, crear sus familias, vivir sus existencias, dejar el testigo a la siguiente generación. Es un error grave, no tener en cuenta la situación del mundo, y cada vez, irnos empobreciendo más y más, por no incentivar que existan empresas y por tanto empresarios, que creen nuevas mercancías y servicios, y por tanto, existan trabajadores, especializados y no especializados en esas empresas. Y por consecuencia personas que pueden crear y fundamentar sus vidas en su trabajo, crear sus familias, criar a sus hijos, tener una esperanza de futuro…

                   Debemos admitir con sosiego, pero con realidad, que existen ideologías, grupos, colectivos, que por tal o cual ideal, no se dan cuenta, que teóricamente crean pobreza, en vez de crear riqueza, crean emigrantes de sus propios territorios, crean conflictos entre estratos sociales, en vez de buscar formas de colaborar, digno salario, pero también digna ganancia para quién pone la idea, la inversión, la industria… ¡Qué nos tiene que pasar en algunos territorios y regiones para entender y comprender la realidad, lo real, no el mundo que nos gustaría que existiese, sino el mundo conveniente, correcto, no el mejor, sino el bueno…!

                   - A veces, existe mucho desorden en el mundo del trabajo, sea desorden debido a los fines, desorden a la naturaleza del trabajo, desorden a la concepción o a la ideología del trabajo en sí, desorden a los actos o a las mercancías que se construyen, desorden en los fines y en las metas, desorden en…

                   - Demasiadas veces, el trabajo está deficientemente mal realizado, se hace poco y mal, no se perfecciona en y el trabajo. No somos conscientes que otras personas obtendrán beneficios de un trabajo bien hecho y perjuicios de un trabajo mal hecho. Somos seres humanos y nos equivocamos, pero hay que intentar corregir errores. Un accidente de tráfico por un conductor en malas condiciones mentales por ebriedad o demasiada rapidez, un diagnóstico mal hecho por un ejecutivo comercial o económico o médico, una conexión eléctrica mal hecha por un electricista y por tanto, una rotura del sistema eléctrico con enormes consecuencias, etc.

                   - Unas personas trabajan en exceso, y hay que recordarles, que el ser humano debe ocuparse dignamente de sí, de su familia, de un ocio y descanso que repare fuerzas, y que sirva para perfeccionar su cuerpo y su mente. Y no olvidar los horizontes espirituales de cada ser humano.

                   O por el contrario se trabaja demasiado poco, con defectos en cantidad y calidad y contenidos, y se hace un trabajo mal o regular hecho, sin interés, de mala gana, siempre quejándose, siempre o casi siempre planteando distintos grados de queja, haciendo del mismo trabajo algo peor de lo que es, olvidando los fines legítimos y no sintiéndose orgulloso de lo que cada uno realiza o trabaja…

                   - No negamos que todo hay que perfeccionarlo, no solo tecnologías, sino relaciones de trabajo, relaciones económicas, relaciones entre estratos sociales y económicos y culturales e ideológicos. Pero hacerlo con equilibrio, armonía, colaborando en paz y en acuerdos todas las personas y estratos sociales implicados. Con sentido común, eficiencia, racionalidad, sin olvidar la situación del mundo, y no solo unos ideales, y desde luego no dejarse llevar por la codicia y la avaricia o la pereza o la acidia o la soberbia o la vanidad o el engreimiento o la petulancia, por el mal carácter, sean de unos o sean de otros. Porque a veces, siempre se dice de los gestores o propietarios de los medios de comunicación, pocas veces, de empleados o clientes o consumidores de esos servicios o mercancías…

                   No olvidar el respeto y la estima de los de arriba y de los de abajo, los de abajo estimen a los de arriba, y los de arriba a los de abajo. Esa armonía social y esa armonía en los lugares de trabajo es esencial para mejorar el producto, para la eficiencia de la entidad empresarial, para la constancia del futuro de la empresa y por tanto de la remuneración y de los salarios, etc. Y desde luego el respeto al cliente, respeto en todos los sentidos, no caer en el engaño por avaricia, a las medias verdades, a la mentira.

                   Un buen cliente que se le ha tratado bien, se obtiene más y mejores beneficios, que no engaños. Quizás la obtención de objetivos, y los sueldos, no fijos, sino según objetivos están deteriorando mucho la relación entre personas que trabajan en las empresas, entre clientes y trabajadores, sean del nivel que sean… Porque muchos clientes se sienten ya no personas, sino objetos de los que se obtienen beneficios y objetivos…

                   - Todo ser humano en la medida de lo posible, con medios legales y morales, debe intentar aspirar a perfeccionar y perfeccionarse y aspirar a nuevos trabajos, según sus posibilidades, capacidades, vocación. Así de ese modo armonizar su vida familias, su vida personal, su vida laboral, su vida vocacional. Para eso las autoridades y gestores de la empresa pública y privada deberían buscar sistemas y soluciones y canales para que este objetivo se haga realidad.

                   Es un enorme mal, como si estuviésemos en la época de la servidumbre y de la edad media en la época de los siervos de la gleba, en la cual una persona con una titulación equis, se pase treinta años, en una empresa de mil trabajadores, cuatro o cinco puestos más inferior que su capacidad y su titulación. Y esto sucede y ha sucedido y sigue sucediendo… es como si un cura lo tuviesen cuarenta años de sacristán, o un médico cuarenta años de conserje o portero…

                   Y, ni unos, ni otros, de un color o de otro, parece que buscan soluciones, siempre con equidad o justicia, sentido común y racionalidad, eficiencia y moralidad evidentemente…

                   - Hay que intentar realizar el trabajo con paz y en paz interior y con alegría. Porque sea un trabajo modesto o sea un trabajo de gran relumbre social, si es honesto y legal y moral, se está colaborando para el bien propio, de otros, de las generaciones futuras, en la perfección de la naturaleza y de la tierra, e incluso si se es creyente en la colaboración con el Ser Supremo, como causas segundas, según la tradicional filosofía clásica.

                   - No hay que olvidar que el ser humano merece su digno salario por su digno trabajo, y que el ser humano debe ocuparse de su familia e hijos, del descanso propio, de un ocio legal y moral, y de su perfección. Por tanto, el trabajo es muy importante, pero el autotrabajo de perfección y de cultivo de su ser, de nuevos conocimientos y de cultura es también esencial para el bien de la humanidad. Demasiado trabajo en horas y en esfuerzos y en pensamiento y preocupación puede hacer olvidar que una persona tiene deberes ineludibles consigo mismo, con su propia familia, con la sociedad y si cree en el Ser Supremo, con la Causa Primera.

                   3. Recordemos el puente de Alcántara, por poner un ejemplo, se supone en parte hecho por esclavos, en parte hecho por las legiones romanas, en parte hecho por ingenieros libres romanos… ha perdurado dos mil años, cuántos millones de personas habrán pasado por él, a cuántos millones de personas les habrá hecho un bien, habrá reducido el tiempo de pasar el río Tajo, a cuántas personas con sus mercancías…

                   ¿Dirás, pero es que yo, yo no voy a construir un puente similar al de Alcántara…? ¿Pero acaso con tu trabajo, sea rutinario o menos rutinario en cuánto bien puedes colaborar y puedes realizar y puedes influir…? ¿Porque nuestro trabajo puede influir en otras personas, e incluso de forma directa e indirecta en otras generaciones…? ¿Cuántos siglos lleva hecho una carretera de tu pueblo o el hospital de tu ciudad o el campo de fútbol o…? ¿O una simple camisa, cuántos años llevas poniéndotela y te ha servido o el diagnóstico correcto de un abogado, un médico, un empresario…?

                   © jmm caminero (30 noviembre-07 diciembre 2015 cr).

Fin artículo 394º: “Sobre el trabajo”.

                                                        *



[1] Enviado y publicado en el periódico digital, MiCiudadReal.es, el día 07 de diciembre del 2015.

Domingo, 01 de Septiembre de 2019 10:18 soliloquios #. Artículos Politica y Economia y Salud


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris